UN QUIXOTE QUE VENCIÓ A LA MENTIRA DEL SIGLO XX

by

Jesucristo dijó muy claro que Satanás es el padre de la mentira. Con esto ya sabemos que el mayor crimen posible es la mentira sistemática que, a diferencia del homicidio, no mata al cuerpo sino que mata o intenta matar al alma, al espíritu de la verdad. Pero si el alma es inmortal, entonces la verdad prevalecerá.

No es cierto que la verdad sea una mentira repetida mil veces; aunque se repita un millón de veces, en aritmética, dos más dos no suman seis millones.

Un hombre hoy casi desconocido del gran público,Paul Rassinier puede ser considerado como el pionero,entre los historiadores revisionistas que se han atrevido a investigar y desmentir la mentira más repetida en el mundo desde 1945.

Rassinier fue diputado del partido socialista y alcalde de Belfort (Alsacia). Resistente contra la ocupación alemana, fue detenido por la Gestapo en octubre de 1943 y deportado a Buchenwald y luego a Dora.

En 1946 fue elegido diputado pero, asqueado del Parlamento parisino de la post-guerra, renunció a su acta y se dedicó a la propaganda del pacifismo.

En su libro “La mentira de Ulises” afirma que nunca hubo cámaras de gas en los campos de trabajo donde él estuvo internado, y niega, por imposible, la cifra de seis millones de muertos judíos. A partir de entonces y hasta su muerte tuvo que afrontar numerosos procesos; tenía que acudir a constantes apelaciones, las cuales pudo llevar a cabo gracias a la ayuda económica de sus amigos.

Entre sus numerosas obras, también destaca “El drama de los judíos europeos”, donde una vez más demuestra la imposibilidad física y demográfica de “gasear” a 6 millones de personas en aquellos años.

En “Los verdaderos responsables de la segunda guerra mundial”, con rigor documental, señala el papel desempeñado por el sionismo.

La abnegación de este adalid de la verdad histórica algún día será merecidamente valorada, escribe J. Bochaca en su libro “La nueva inquisición”, aludiendo al sistema penal inaugurado por el Tribunal internacional de Nürenberg en 1946.

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: