HERAKLITUS

by

 

 

Como afirmaba Heráclito, la Guerra es la madre de todas las cosas.

 

 

 

 

http://www.europans.org/thread.php?threadid=2566

Era conocido como “El Oscuro”. Se mantenía a distancia de la multitud, a la que consideraba falta de entendimiento. En él se percibe un rasgo común a muchos de los filósofos antiguos: el vivir una vida acorde a su filosofía. Con el paso del tiempo, a medida que la Filosofía se fue transformando en una disciplina, en un estudio, los filósofos fueron disociando su saber de su actuar. Pero entre los primeros encontramos pensadores que vivían las verdades y aparecían a los ojos de muchos como personas especiales o raras.

Según Heráclito todo fluye, todo cambia, nada permanece. “No podemos bañarnos dos veces en el mismo río”, dice en uno de los fragmentos que han llegado hasta nosotros. (Ni el río ni nosotros seríamos los mismos.) El devenir es el Principio de Todas las Cosas. Todo es fuego que se enciende y se apaga según una medida. El cambio, el devenir, está regido por el logos. El logos regula el devenir como una ley inmanente al mundo. El devenir se da según la lucha de los contrarios. La tensión entre los contrarios en lucha genera el movimiento; por eso a la paz sigue la guerra y a ésta nuevamente la paz. “La guerra es la madre de todas las cosas”, dice Heráclito. Y este movimiento retorna eternamente sobre sí mismo. Al terminar el gran año solar todo vuelve a comenzar y a repetirse (“eterno retorno”)

El escritor colombiano Lopez de Mesa, un verdadero clásico en tu país, personaje realmente impresionante por su vida y obra, poco conocido aquí pero estudiado y popular en Hispanoamérica, tiene una ‘Apología de la Guerra’ escrita hace ya un siglo, que viene muy a cuento en estas épocas en las que el mundialismo sionista nos intenta imponer el concepto de ‘fin de la Historia’

La obra se basa en la petición de Odín, dios de la guerra ario, de entrar en el cielo cristiano. Odín indica que ya Marte fue convertido, bajo el nuevo nombre de Santiago, santo militar y guerrero. Pero Odín es duro y no quiere cambiar de nombre. Las virtudes cristianas se escandalizan ante esa petición y van a pedir consejo a Logos, el dios de la sabiduría. Logos les dice:

“Vosotras virtudes estabais aun por entrar en el corazón del hombre cuando Odín azotaba el mundo con el golpe jamás devuelto de su calva. También yo ,como vosotras, quise detenerle, pero cuando mi voz airada iba a hundirlo en los abismos, la luz del Creador Eterno iluminó a Odín y paralizó mi palabra. Su ser repulsivo y audaz transformose al punto, y ví en el fondo de ese ser una misteriosa revelación: Odín es vuestro hermano.

Y mi hermano también. Poco sabeis vosotras del hombre y sus destinos. De modo muy lento vamos acumulando ,vosotras en el corazón y yo en la mente, nuevos sentimientos e ideas que crecen con los años, aveces con los siglos, los iluminan y atraen mutuamente hasta que parecen estallar en frutos de beneficiencia y sabiduría. Pero el pasado ,como un centinela, los ahoga, los interioriza y retiene infecundos. Entonces ellos enardecen la sangre y con un motivo a veces baladí ,esa sangre estalla en torrentes, y esos torrentes riegan por el mundo, exteriorizan y fecundan las ideas estancadas y los nuevos sentimientos. Cada idea entraña un principio de acción y de emoción que va creciendo a medida que se ilumina más.
Toda gran revolución es un estallido de energía lentamente acumuladas en forma de emoción que rompen con el raudal de la sangre los diques de contención que antigüas ideas ,estratificadas ya e inertes, oponen a la mutación del hombre. Si acaso un espaciamiento se percibe en las líneas gráficas de las guerras, ¿no percibís también una mayor intensidad compensadora?…. Dejad entrar al dios guerrero, no sea que la humanidad se estanque y anule… ¡Pero si quereis luchar, probad vuestra impotencia!.
Como llama agitada por el viento, irguióse la Fe temblando de emoción:

– Yo sé -dijo- que ha sido verdad cuanto deciis, arcano Logos. Pero la sangre de los hombres tiende a derramarse más y más tardiamente, se espacian sus crueles conmociones.
– Y todo anuncia -interrumpió la Esperanza- que un día ha de llegar cuando los hombres cumplan sus destinos y adquieran sus verdades en el seno cariñoso de la paz.
– Si -dijo el Logos ,ya desapareciendo- Cuando los problemas que le agitan carezcan de interés o cuando él carezca de emoción ante sus propios problemas. Entonces tambien vosotras, con el adusto Odín, habreis desaparecido”.

Un texto extraordinario escrito hace casi un siglo. El destino sionista, el de las ‘caridades’ y ‘paces infinitas’ es precisamente ese ‘fin de la Historia’ en el cual no habrá ideas por las que valga la pena luchar, en el cual no habrán hombres con energía y emoción suficiente para buscar nuevos horizontes. Una paz en la que los problemas reales sean ocultados y se les dé a cambio la vulgaridad del placer individual. Un Mundo dominado por la Economía Mundial, bajo el cual una masa infinita de enanos infecundos de raza bastarda bailarán al son del dinero.

Para romper con el Poder del Oro será precisa la guerra, Odín deberá cabalgar de nuevo, arrasando el montaje bancario, habrá que sembrar las nuevas ideas regadas con la sangre de financieros y usureros, una conmoción brutal deberá despertarnos del sueño hipnótico que sufre el pueblo por medio de la prensa burguesa. Odín es terrible, pero más terrible es este dormitar individualista, vulgar y mezquino de una vida como esclavos del Oro.

La Nueva Idea, la que acumula deudas de sangre, es la Raza. Los pueblos son expoliados por el Oro y desenraizados de su origen racial, se les humilla su orgullo de pueblo, su identidad. Los arios son invadidos por las razas oscuras, las emociones de la nación se han convertido el pecados de lo ‘politicamente incorrecto’. La presión va aumentando, cada día se descarga tensión sobre la casta racial. La Raza es el Mal demoníaco para los miserables poseedores del Oro. Odín será el nuevo redentor, solo la sangre podrá limpiar la mancha del Oro infame.

Eso o la paz… de los cementerios, de las cámaras acorazadas de los bancos, la paz del Venusberg, de la corrupción y la decadencia.

 

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: