la falacia de los “feministas” profesionales

by

Es un truco oportunista muy miserable: Se defiende aparentemente todo tipo de derechos y privilegios para las mujeres y, como resultado se beneficia uno de una clientela agradecida.  Es la táctica de demagogos como Zp y otros varones que en cuanto se encuentran con mujeres adoptan una postura beligerante contra el “machismo”, la “familia poatriarcal” etc… con lo cual sólo muestran su cobarde oportunismo y además ignoran que es una muestra de debilidad que siempre es objeto de desprecio por toda mujer cabal.  Es interesante constatar que los “hombres que no aman a las mujeres”, es decir, los maricas, son siempre fervientes “feministas”…

Estas consideraciones son resultado de haber leído en el blog filosofía crítica  un artículo que puede leerse completo aquí:

http://nacional-revolucionario.blogspot.com/2009/11/los-hombres-que-si-amaban-las-mujeres.html

Su autor, Jaume Farrerons, pone de relieve cómo el conocido “revolucionario” Leon Bronstein fue un teórico defensor de masacrar a los “contra-revolucionarios”. No menciona a otro teórico también marxista , el se supone que francés Merluau-Ponty, que en su obra “Literatura y Revolución” justificó los campos de la muerte posteriormente llamados “Gulag” por el premio Nobel ruso Solyenytsin. El artículo está ilustrado con la fotografía de una mujer asesinada al ser violada en Prusia Oriental por la soldadesca soviética que obedecía las consignas de odio del agitador de propaganda de guerra psicológica Iliá Ehrenburg, el cual no era precisamente de etnia eslava… Es sabido que unos dos millones de mujeres alemanas fueron violadas tras la capitulación de 1945… Este drama histórico, evidentemente, nunca es mencionado por los conocidos “feministas” profesionales que, curiosamente, tampoco suelen denunciar los abusos que sufren las mujeres… cuando los abusadores no son de etnia europea…

Tras este preámbulo, me parece que vale la pena leer lo que se publica en el blog  filosofía crítica:

“(…/…)

Quienes creyeran alguna vez que ser trotskysta constituye una garantía moral frente al estalinismo, eran, al parecer, unos simples indocumentados. Estamos hablando del despiadado Trotsky, nada menos que el forjador del Ejército Rojo; en la obra citada, este asesino en serie manifiesta de manera inequívoca su desprecio por los derechos humanos:

“Por lo que a nosotros se refiere, nunca hemos perdido el tiempo en las charlatanerías de los pastores kautskystas y de los cuáqueros vegetarianos acerca del ‘valor sagrado’ de la vida humana”(Trotsky, op. cit., p. 158). ”

De manera que las masacres de las hordas soviéticas en la Alemania vencida y, especialmente, el trato dado a las mujeres alemanas, representarían una expresión de la política de terror que Lenin improvisó, el trotskysmo teorizó y Stalin se limitó a perfeccionar de forma sistemática. No creo, pues, que un trotskysta como Larsson sea la persona más adecuada para hacer novela crítica “antifalofascista” de maltrato a la mujer. Al menos, para las mujeres alemanas que conocieron las exquisiteces morales del bolchevismo, la nauseabunda trología “Millenium” constituye una auténtica burla viniendo de quien viene.

Cada año, los medios de prensa controlados por los filosionistas fabrican, mediante la prevaricación de una crítica literaria teledirigida políticamente, algún best seller que mantenga viva la fe antifascista. Se trata de auténticos bodrios, como “El niño del pijama a rayas”, pero a fuerza de insistir los medios en su genialidad, la gente los termina comprando y se inocula, sin saberlo, de la necesaria dosis de ideología-veneno al servicio de una anticívica ceguera voluntaria. Luego viene, por supuesto, la inevitable película, que el cretino de turno también irá a ver al cine o en video, financiando por partida doble el dispositivo de lavado de cerebro construido por los nacionalistas judíos a escala mundial. En tales circunstancias, dudo que se escriba jamás una novela titulada “Los hombres que sí amaban a las mujeres”, en la que se explique la experiencia de las mujeres alemanas con aquellos progresitas y humanistas soviéticos que en su día fueran nutridos doctrinalmente por trostskystas como Larsson. No obstante lo cual, Anthony Beevor en su “Berlín: la caída” nos permite columbrar que se trataría de una obra mucho más feminista, objetiva y real que la mamarrachada pseudo progresista de Larsson.

Etiquetas: , , , , , , ,

Una respuesta to “la falacia de los “feministas” profesionales”

  1. los feministas, los auténticos enemigos de las mujeres « YRANIA Says:

    […] en polémicas, lo más práctico es leer el post que copiamos a continuación, tomado del blog HURANIA, el cual blog, a su vez reproduce parte de un artículo publicado en el blog filosofía […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: