ideas “progresistas” de autodestrucción

by

Esta fotografia tomada en Jerusalem con motivo del

Jerusalem Pride Parade 2005

nos sirve para ilustrar lo que podríamos llamar síndrome autodestructivo o de autoodio, que es resultado de la pérdida de la fe en la propia identidad y en los valores tradicionales. Aunque la fotografía se refiere a Israel, donde unas “provocadoras” lesbianas afirman que se acuestan con mujeres palestinas… esa situación puede aplicarse con más motivo a Europa donde mucha gente ha sido engañada por las patraña malthusianista de que no hay que tener hijos…”porque el mundo está sobrepoblado”…  ¿El mundo sí… pero la raza blanca, los hombres y las mujeres europeas están / estamos en peligro de extinción…!

Para mayor abundamiento en esta tesis, a continuación reproduzco íntegramente un post de la yijad en eurabia:

Por AMDG el Sábado, 6 Febrero, 2010

Si tenéis tiempo, leed el testimonio de este mejicano que residió varios meses en las Islas Canarias por una de esas curiosas vueltas y revueltas que da la vida.

Vino tras conocer una mujer auténticamente paranoica. Un espécimen de esos que están conduciendo a España y a toda Europa hacia el abismo.

Este es al artículo: Una canaria apañada. Así empieza:

Es increíble las cosas que uno hace para salir del apremio económico. A raíz de la tragedia ocurrida en el hogar, el tema central de mis Hojas susurrantes, me quedé sin profesión u oficio. Por correo electrónico, el año pasado, una mujer de Gran Canaria llamada Teresa me propuso que me casara para obtener permiso de trabajo en España. Aunque posteriormente no se hizo lo del matrimonio, y aunque jamás hubo el menor roce romántico entre nosotros, ni mucho menos, Tere inició unos trámites para que, con el tiempo, obtuviera permiso de trabajo en su país. Dado que, según creí a primera instancia, era una ayuda altruista yo acepté para librarme de esperar la herencia familiar, y poder por fin publicar mis Hojas susurrantes sobre mi familia.

(…)

Como en mi cándida ingenuidad y buena fe yo siempre hablo de mis proyectos y lecturas, cometí el error de decirle a Tere que me había involucrado en el movimiento anti-yihadí; esto es, en el movimiento de la blogósfera preocupado por la islamización de Occidente.

Oh error… En los meses en que viví en su departamento sin poderme salir por falta de trabajo y por ende de dinero, Tere me acosó con telefonazos, mails y, cuando visitaba Canaria (ella trabaja en Madrid), incluso personalmente.

Así fue el encuentro con la chica:

Cuando llegué a España después de un cansado viaje desde México, Teresa me recibió con el comentario de que ella se había sentido extasiada, e hizo una cara de éxtasis precisamente, al ver cómo caían las Torres Gemelas durante los atentados del 11 de septiembre de 2001. Tere dio a entender que era casi un orgasmo existencial para ella el ver así caer a “¡El poder…!” según la frase que usó.

La patología de esta mujer estriba en el hecho de que no tiene la más remota idea de quién está enfrente (yo me siento más norteamericano que mexicano). Al igual que toda la gente que rabiosamente odia a Occidente y en especial a los Estados Unidos, Tere es un espécimen típico de resentimientos abismales contra sus padres; resentimientos no procesados, y trasladados, a figuras sustitutivas—en este caso los Estados Unidos—a los que la sociedad permite descargar los dos minutos de odio. Tere no se percató que con su extática declaración no sólo se me cayó su figura apenas llegaba yo a Europa, sino que por haber dicho eso se convirtió automáticamente en una enemiga.

La primera impresión fue demoledora. La continuación estuvo a la altura de las circunstancias:

Mientras más pienso en sus taras ideológicas, más me percato de que, a pesar de que como ella yo fui maltratado de chico, ella no guardó en su corazón un apego positivo con el medio, cultura o familia. Tere misma corroboró esta interpretación cuando fue de Madrid a Las Palmas, al departamento donde yo vivía solo, para visitar a su familia. Afortunadamente, sin que Tere se percatara llegué a anotar verbatim lo que me decía. A finales de agosto me dijo:

“Yo lo veo como algo negativo siempre [a la familia]… Que no haya ninguna”.

Es decir: Tere quiere que se extingan todas las familias del mundo. También capturé esta otra gema:

“Yo abomino de la familia. Creo que la familia siempre daña.” [énfasis de Tere]

(…)

El 12 de julio de 2009 Tere me hizo unas confesiones por teléfono que corroboraron de maravilla el análisis que había hecho de ella. Tere me dijo:

“A mí me da igual que la sociedad se hunda”.

Esta es una gran clave para entender a esta mujer. Hay varios críticos que dicen, especialmente en el mundo anglosajón, que el móvil de los izquierdistas no es un magnánimo liberalismo que busca el bien de todos, sino la destrucción de las sociedades en las que viven.

Esto es crucial, para entender la decadencia de nuestras sociedades:

La decadente familia de Tere

Teresa no es hija única. Tiene dos hermanos: Jorge y José. En la isla conocí a uno de ellos, y Tere me hablaba mucho del bebé del otro. De los tres hermanos, apenas a sus cuarentas uno de ellos había procreado: un solo bebé en tiempos de mi visita. Según Tere, sólo hasta que su padre murió su hermano decidió reproducirse. Su renuencia a tener hijos había sido una venganza por los maltratos que le habían infligido de chico: no quería darle nieto alguno a su (ahora difunto) padre.

El hermano que conocí era aún peor para la sobrevivencia de nuestra etnia. Al igual que Tere, tenía cero hijos. También conocí a su guapa esposa, una mujer güera y esbelta por cierto. Como muchos otros europeos, incluso en sus cuarentas esta pareja se niega y reniega a reproducirse.

Si Europa va a morir es precisamente por gente como la familia de Teresa. De hecho, esa familia es un paradigma perfecto para entender no sólo la decadencia de España, sino la decadencia de Europa en general. Es más que obvio que—la verdad que tanto enfurecía a Tere—si la Unión Europea deja de tener niños, se diluirán paulatinamente hasta su desaparición. Los advenedizos de etnias tercermundistas que emigran allá tienen proyectos muy distintos de nación. ¿No sería una máxima ironía que los moros reconquistaran España?

La decadencia de Europa se muestra en una comida que tuve con Tere, su hermano no reproductivo, y la anciana madre de ambos en un restaurante de Las Palmas. Este hermano tiene un buen puesto en el banco y vive en una zona privilegiada de la isla (no donde vivía yo, en la zona de La Feria: que al no contar con automóvil me parecía muy alejada de mi querida playa). Con toda naturalidad, este banquero me informó que, como hobby, se dedicaba a viajar por todo el mundo; contándome sus aventuras en diversos países, incluyendo de África. Desde los primeros días en la isla me enteré que unos amigos de Tere hacían exactamente lo mismo: en lugar de usar el dinero de sus muy bien pagadas profesiones para los hijos, tenían absolutamente cero descendientes, y en su lugar se dedicaban a viajes internacionales o a placeres inanes que no los comprometieran, en lo más mínimo, con el futuro de nuestra civilización.

La islamofilia anticatólica no podía faltar en el retrato de esta despreciable fin de raza que intento suicidarse:

El 6 de agosto de 2009 Teresa reveló sus verdaderos colores. Se le salió que le gusta la invasión mora en España para restarle fuerza a Roma. Que hace unas décadas las mujeres casadas no podían salir de España sin permiso del marido; que las mujeres no alcanzaban mayoría sino hasta los veintiún años; y que estaban a los cuarenta o cincuenta años tan traumatizadas como las moras que les practican la extirpación del clítoris: algo patentemente falso, como se colige en una entrada de mi blog. Además, Tere dijo “¡Divide y vencerás!” (a Roma).

Finalmente, Chechar ha podido poner agua de por medio entre la suicida paranoica y él. Le deseamos la mejor suerte.

Nota de HURANIA: El texto completo de la narración de Chechar puede leerse en su blog “El universo personal de Chechar”

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: