Archive for the ‘Arte’ Category

Gandalf está vivo y lucha con nosotros

3 03UTC enero 03UTC 2017
 tolkien

Tolkien no concibe la fantasía como una simple evasión. Para él, el mito es una vía de descubrimiento siempre en relación con la verdad, que es insoslayable, y la fantasía literaria no es una ficción, sino una “segunda creación”.

Tolkien es uno de los autores más sugestivos del siglo XX. Hoy, gracias al cine, se ha convertido en uno de los más influyentes del siglo XXI. Su trilogía El Señor de los Anillos ha entrado en la cultura popular. Con ella, el mundo ha encontrado una voz que nos recuerda el valor del sacrificio y del heroísmo, y la importancia de salvar las cosas que dan un sentido profundo a la vida.

John Ronald Reuel Tolkien tuvo una infancia difícil. Vale la pena contarla, porque en ella aparecen muchos rasgos que después serán determinantes en su obra. Había nacido en Bloemfontein, Sudáfrica, en 1892, en una familia inglesa. Su padre se dedicaba a vender diamantes para el Banco de Inglaterra. En aquel país desgajado entre bóers y británicos creció Tolkien hasta que una serpiente le mordió; los sucesivos problemas de salud del pequeño Ronald (así le llamaban) llevaron a la familia a volver a Inglaterra. Su padre permaneció en Sudáfrica con la idea de reunirse después con ellos, pero murió al año siguiente. Y así la familia Tolkien, madre y dos hijos, se encontró en el más absoluto desamparo.

Un maravilloso mundo interior

Este niño Tolkien descubre dos cosas muy importantes. Una: la fe católica de su madre, Mabel, una auténtica heroína que se mata a trabajar para sacar a sus hijos adelante. Dos: los idiomas, que el pequeño Ronald estudia con pasión de coleccionista. Ronald es un buen estudiante. Su madre le ha enseñado el valor del esfuerzo. También le ha enseñado latín. Con cinco años lee y escribe fluidamente. El sacrificio de su madre y la aplicación del propio Ronald le permiten estudiar en buenos colegios. Pero Mabel muere a su vez en 1904, víctima de una diabetes. Los dos niños, Ronald y Hillary, quedan al cuidado de un sacerdote católico amigo de la familia, Francis Xavier Morgan. El padre Morgan, que era jerezano, enseñó a Tolkien unas nociones de español. Gracias a este cura encuentran los dos huérfanos un lugar donde vivir y un colegio donde estudiar. Ronald escoge la carrera de Filología Inglesa en Oxford.

¿Cuándo empieza Tolkien a concebir su obra? Desde muy pronto. Quizá porque no la concibe como una obra propiamente dicha, sino cómo un auténtico mundo interior. Tolkien está fascinado por lo medieval: lee las sagas escandinavas y el Kalevala finés, estudia las lenguas nórdicas y célticas, la filología griega y el anglosajón, frecuenta la compañía de hadas y caballeros. Con sus compañeros de Oxford crea un club (el “Tea Club of the Barrovian Society”) que reivindica la belleza medieval frente a la fealdad moderna.

Todas esas referencias eruditas, de tipo histórico y literario, se mezclan en el interior de Tolkien, como en un proceso alquímico, con los materiales de su vida cotidiana. Paisajes, edificios y personas adquieren un valor legendario. La granja de su tía es Bag End, Bolsón Cerrado. Las torres del orfanato de su infancia serán las torres oscuras de sus relatos. Viaja a Suiza en 1911 y descubre las montañas nevadas por donde viajará Bilbo Bolsón. Pasea por Cornualles y adivina acantilados poblados por elfos. Cuando su novia baile para él, surgirá la escena de amor entre Beren y Luthien. Todas y cada una de sus experiencias vitales se transforman en elementos de un relato que aún no tiene forma, pero que pronto la encontrará; Tolkien lo llamaba su “legendarium”. De momento, ese mundo imaginario de Tolkien está naciendo. Años más tarde, el propio Tolkien describirá así ese comienzo del mundo, entre la música aérea de los Ainur:

“Entonces les dijo Ilúvatar:
-Del tema que os he comunicado, quiero ahora que hagáis, juntos y en armonía, una Gran Música. Y como os he inflamado con la Llama Imperecedera, mostraréis vuestros poderes en el adorno de este tema mismo, cada cual con sus propios pensamientos y recursos, si así le place. Pero yo me sentaré y escucharé, y será de mi agrado que por medio de vosotros una gran belleza despierte en canción.
Entonces las voces de los Ainur, como de arpas y laúdes, pífanos y trompetas, violas y órganos, y como de coros incontables que cantan con palabras, empezaron a convertir el tema de Ilúvatar en una gran música; y un sonido se elevó de innumerables melodías alternadas, entretejidas en una armonía que iba más allá del oído hasta las profundidades y las alturas, rebosando los espacios de la morada de Ilúvatar; y al fin la música y el eco de la música desbordaron volcándose en el Vacío, y ya no hubo vacío.
Nunca desde entonces hicieron los Ainur una música como ésta, aunque se ha dicho que los coros de los Ainur y los Hijos de Ilúvatar harán ante él una música todavía más grande, después del fin de los días. Entonces los temas de Ilúvatar se tocarán correctamente y tendrán Ser en el momento en que aparezcan, pues todos entenderán entonces plenamente la intención del Único para cada una de las partes, y conocerán la comprensión de los demás, e Ilúvatar pondrá en los pensamientos de ellos el fuego secreto”.

Mencionábamos antes a la novia de Tolkien. Hay que contar la historia, porque es muy reveladora sobre el carácter de nuestro autor. Era 1908 cuando Tolkien, dieciséis años, pupilo del orfanato, se enamoró de Edith Mari Bratt, tres años mayor que ella. ¡Y ella le correspondía! Pero el padre Morgan, el cura jerezano, temiendo que Ronald abandonara sus estudios, le prohibió tener ningún tipo de relación con ella, ni siquiera epistolar, hasta que cumpliera la mayoría de edad. Tolkien obedeció al pie de la letra: el mismo día que cumplió 21 años, escribió a Edith declarándole su amor y proponiéndole matrimonio. Ella ya estaba comprometida –creía que Tolkien la había olvidado-, pero devolvió su anillo. Se casarán tres años más tarde, en 1916, en plena guerra mundial, después de que Edith, por insistencia de Tolkien, se convirtiera al catolicismo. Tendrán cuatro hijos; el mayor se ordenará sacerdote.

Tolkien era un hombre leal, tanto a Edith como al padre Morgan… y a Inglaterra. Se graduó, en efecto, en Filología Inglesa, y con honores, tal y como el buen cura pretendía. Era 1915. Acto seguido, Ronald ha de atender sus deberes militares: Europa está en guerra y él se enrola como alférez en los fusileros de Lancashire. Antes de partir para Francia, al frente, se casa con Edith. Estará en la batalla del Somme, donde contrae la fiebre de las trincheras. Durante su convalecencia, de nuevo en Inglaterra, comienza a trabajar en El libro de los cuentos perdidos, la base de El Silmarillion, que es la guía, el plano general del “legendarium” de Tolkien. También termina de elaborar los alfabetos imaginarios de los elfos y los gnomos. El mundo de Tolkien empieza a tomar forma.

El valor eterno del mito

Con la guerra concluida, la vida de nuestro autor pasa a ser la de un típico profesor universitario: trabaja en Oxford, enseña en Leeds, vuelve a Oxford… Aquí constituye otro grupo de aficionados a la literatura, los Inklings, en el que traba amistad con C.S. Lewis, el autor de Crónicas de Narnia. Tolkien comienza a escribir El hobbit: es sólo un libro para sus hijos, pero empieza a circular entre sus alumnos, de mano en mano. Lewis le insiste en que debe publicarlo. El hobbit aparece en 1937; será un best-seller inmediato. La editorial, Allen & Unwin, quiere más. Tolkien envía El Silmarillion, pero los editores lo consideran demasiado complicado. Comienza entonces a escribir la fantasía épica El Señor de los Anillos, a partir del mismo mundo retratado en El Hobbit. Le llevará diez años.

Tolkien no concibe la fantasía como una simple evasión. Para él, el mito es una vía de descubrimiento siempre en relación con la verdad, que es insoslayable, y la fantasía literaria no es una ficción, sino una “segunda creación”. Tampoco se trata de una alegoría, sino que hay que verla como un camino para encontrar los arquetipos de la existencia, también y sobre todo en lo moral. Eso es lo que Tolkien llama mythopoeia.

Mientras tanto, el tiempo pasa y la guerra vuelve. Las ideas políticas de Tolkien son claras: católico, conservador, anticomunista. Ama la tradición, la tierra, la naturaleza. Como muchos ingleses de su tiempo, temía más a Stalin que a Hitler. Los acontecimientos, sin embargo, se desatarán por sí solos. Estalla la segunda guerra mundial y uno de los hijos de Tolkien, Christopher, parte como piloto al frente de batalla. A la mente de Tolkien vuelven los años de la Gran Guerra, los compañeros muertos. Así escribía el padre al hijo:

“A veces me siento aterrado al pensar en la suma total de miseria humana que hay en este momento en el mundo entero: los millones separados los unos de los otros, estremecidos, prodigándose en días sin provecho… aparte de la tortura, el dolor, la muerte, la desgracia, la injusticia. Si la angustia fuera visible, casi la totalidad de este planeta anochecido estaría envuelto en una oscura nube de vapor, oculto de la mirada asombrada de los cielos. (…) Todo lo que sabemos, y en gran medida por experiencia directa, es que el mal se afana con amplio poder y perpetuo éxito… en vano: siempre preparando tan sólo el terreno para que el bien brote de él. Así es en general, y así es también en nuestras propias vidas. Pero aún hay alguna esperanza de que las cosas mejoren para nosotros, incluso en el plano temporal, por la clemencia de Dios. Y aunque necesitamos todo nuestro coraje y nuestras agallas (la vastedad del coraje y la resistencia humanos es estupenda, ¿no te parece?) y toda nuestra fe religiosa para enfrentar el mal que pueda acontecernos (como les acaece a otros si Dios lo quiere), aún podemos rezar y tener esperanzas. Yo lo hago.”

Tolkien escribe constantemente a su hijo y, en la distancia, le implica en la creación de El Señor de los Anillos. Es impresionante leer esta correspondencia porque, una vez más, el mundo interior de Tolkien y el mundo exterior se anudan y entrelazan hasta constituir una sola realidad. ¿Cuál es esa realidad? La del triunfo del mal y el ocultamiento del bien. En el bien entendido de que, aquí, bien y mal no son conceptos políticos, que uno pueda atribuir a ninguno de los bandos en liza, sino que se trata de conceptos interiores, de carácter espiritual. En plata: los aliados no serán mejores que Alemania. Esto escribe Tolkien a su hijo:

“Estamos intentando conquistar a Sauron con el Anillo. Y (según parece) lo lograremos. Pero el precio es criar nuevos Sauron y lentamente ir convirtiendo a Hombres y Elfos en Orcos. Esto no quiere decir que en la vida real las cosas resulten tan claras como en una historia, y empezamos con un vasto número de Orcos de nuestro lado (…) No se puede luchar con el Enemigo con su propio Anillo, sin convertirse uno a su vez en Enemigo; pero desdichadamente la sabiduría de Gandalf parece haber desaparecido con él hace mucho en el Verdadero Oeste”.

El Señor de los Anillos apareció en tres volúmenes entre 1954 y 1955. Fue un éxito mundial inmediato. El tranquilo profesor de Oxford se vio convertido en una celebridad. Era demasiado oropel para un hobbit de gustos sencillos, como Tolkien: nuestro autor se mudó a una casa de campo, dejó su trabajo como profesor y se dedicó a cuidar de su mujer, Edith, aquejada de una parálisis progresiva. Mientras tanto, los personajes del mundo tolkieniano pasaban aceleradamente a la cultura popular, también al activismo político. Una célebre pintada en una calle italiana, en los años setenta, proclamaba: “Gandalf está vivo y lucha con nosotros”.

A Tolkien siguieron lloviéndole los reconocimientos: fue nombrado doctor honoris causa en Cambridge y Edimburgo, la reina le hizo comandante del imperio británico… Pero nada de esto tenía ya demasiada importancia para el hobbit, entregado a su mujer hasta el último suspiro. Edith Mary murió en 1971, con 82 años. Tolkien sólo le sobrevivió dos años: murió en 1973. Sus hijos escribieron en sus tumbas los nombres de Luthien y Beren, los dos amantes del “legendarium” tolkieniano.

El anciano profesor de Oxford, el niño huérfano acogido a la caridad de un cura jerezano, legaba al mundo otro mundo: la Tierra Media. El Silmarillion es la guía que permite entrar en ella. Mil avatares, desgracias y venturas se suceden en la Tierra Media, hoy destruida, mañana reconstruida. En esa historia de destrucción y resurrección se insertan las dos obras mayores de Tolkien: El Hobbit y El Señor de los Anillos. Y en esa fantasía épica que es toda la obra de Tolkien, el lector encuentra una clara imagen de la vida: sacrificio frente a hedonismo, familia y comunidad frente a individualismo, fidelidad e integridad frente al vértigo moderno, tradición y respeto frente a maquinismo, ecología y ley natural frente a la explotación de la Tierra… todo un programa.

¿Por qué, hoy, Tolkien? Porque nos ha devuelto la fe en nosotros mismos. Porque nos ha enseñado que podemos volver a ser héroes. Porque nos ha enseñado de nuevo el camino del bien, la verdad y la belleza, en un mundo que quería reducir todo eso a la nada. Lo que Tolkien viene a decirnos específicamente a nosotros, europeos y cristianos –queramos o no-, atribulados por el peso desconcertante de la Historia, es que el heroísmo siempre es posible, porque siempre será necesario conquistar anillos para ponerlos a buen recaudo. Por eso hay que leer a Tolkien.

 

JOSE JAVIER ESPARZA,  3 enero 2017

===

FUENTE:

http://gaceta.es/noticias/gandalf-vivo-lucha-03012017-2025

 

la verdad tiene muchas facetas

7 07UTC septiembre 07UTC 2012

filosofando … 7  sept 2012

Posted on 7 de septiembre de 2012by

 

Me gusta:

Be the first to like this.

expolio de arte románico en Hispania (y 2)

19 19UTC abril 19UTC 2012

parece que hay muchos más ejemplos en el territorio español… investigando me econtré con el Monasterio de Óvila en la provincia de Guadalajara…
Así era antes…
Y así esta…


De la wiki…
El definitivo fin del Monasterio comenzó en 1928, cuando el Estado lo vendió a un particular por 3.000 pesetas de la época: Fernando Beloso, director del Banco Español de Crédito en Madrid en aquella época y dueño del llamado Coto de San Bernardo en Óvila, con magníficas tierras de regadío, campos de cereal y montes en torno a Ovila. Fernando Beloso lo vendió, por partes, al magnate de la prensa estadounidense William Randolph Hearst (Ciudadano Kane en la película de Orson Welles). Asesorado por Arthur Byne, Hearst lo desmontó y envió piedra a piedra, no sin dificualtades, a Estados Unidos para instalarlo en su mansión californiana de San Simeón como un elemento más de su enorme colección de piezas artísticas españolas. Tras muchas complejidades legales, fueron desembarcadas en el puerto de San Francisco y desde entonces permanecen olvidadas, deterioradas y dispersas las piedras del claustro, la sala capitular, el refectorio y el dormitorio de novicios en los jardines y almacenes del Golden Gate Park de San Francisco. La portada manierista de su iglesia tuvo mejor suerte y está instalada desde 1965 en el Hearts Court del M. H. de Young Memorial Museum de San Francisco. Más tarde, esta portada fue donada a USF (Universidad jesuita de San Francisco) en 2002 y posteriormente en 2008 adherida a la construcción de un nuevo edificio denominado “Kalmanovizt Hall”.
José Miguel Merino de Cáceres: ?La destrucción de nuestros monumentos se ha hecho voluntaria y conscientemente?
Sacado de la anterior página… “desmontaje y traslado del Monasterio de Ovila a California, en los años 1930-31, piedra a piedra, y mediante 11 barcos que llevaron el edificio desde Valencia hasta San Francisco. El monasterio cisterciense de Santa María de Ovila, en el término municipal de Trillo (Guadalajara), es el monumento expoliado más importante de Castilla-La Mancha. El hispanista convertido en marchante de arte Arthur Byne ofreció en 1930 al magnate William Randolph Hearst expoliar este monumento, aprovechando la inestabilidad durante el cambio de régimen de monarquía a república.”
Lo peor es que en este caso ni se le dio un buen fin en EE.UU… parece que ahora esto va a cambiar…
Durante mucho tiempo este fue el estado del monasterio



Más información en las siguientes páginas:
Monasterio cisterciense de Ovila, cerca de Trillo, Guadalajara, España, Spain
San Francisco Shamans: The Sacred Stones
http://www.sacredstones.org/PDF/hist_ovila.pdf

===

Fuente:

http://www.urbanity.es/foro/viajes-ciudades-y-naturaleza-inter/15731-patrimonio-espanol-por-mundo.html

expolio vergonzoso del Arte Románico en Hispania (1)

19 19UTC abril 19UTC 2012

http://www.urbanity.es/foro/viajes-ciudades-y-naturaleza-inter/15731-patrimonio-espanol-por-mundo.html

 

Günter Grass: lo que hay que decir

12 12UTC abril 12UTC 2012

El escritor alemán, públicamente linchado tras denunciar que Israel puede desencadenar una Tercera Guerra Mundial.

 Así, Grass encarna al perfecto alemán de posguerra, alemán antialemán que se considera autor del Holocausto (“nosotros como autores”). Vulnerando todos los principios del derecho penal, que limita a autoría a los individuos perpetradores, Grass satisface a la oligarquía resucitando el viejo cachivache preilustrado e irracional de la culpabilidad colectiva. Alemana, por supuesto. Nadie protestó entonces, cuando Grass se describió a sí mismo como genocida. Al contrario: lo hizo en los términos que el estamento político “cipayo” de ocupación gusta de utilizar contra su propio pueblo, al que -moral y materialmente- se dedica a extinguir sobre la faz de la tierra para bien consumar, de modo paulatino e imperceptible, el plan Kaufman/Morgenthau diseñado en 1941 (verdadero desencadenante del holocausto en la medida en que existió algo remotamente parecido al relato que nos incrusta en el cerebro la prensa y la televisión al servicio de la oligarquía). Por ello, ante tan ejemplar sumisión, encarnada por Grass, resulta sorprendente que alguien pueda siquiera insinuar que el escritor alemán es un nazi, un antisemita o cosa semejante.

Los párrafos de arriba pertenecen a Jaume Farrerons quien, en su blog FILOSOFÍA CRíTICA, transcribe un pasaje de un libro que contiene afirmaciones no solamente antinacionalsocialistas, sino incluso antialemanas, vertidas en el año 1990 por el Premio Nobel Günther Grass en su obra Schreiben nach Auschwitz :

Escribe Jaume Farrerons: Se opone Grass, com es bien conocido, a la reunificación alemana y, a mi entender, argumenta una de las más penosas teorías antialemanas que nunca haya escuchado. Transcribo literalmente: “quiero, para terminar, enfrentar la ruptura, la quiebra de la civilización que es Auschwitz, con ese deseo alemán de reunificación. En contra de toda tendencia forzada por el estado de ánimo, en contra del poder adquisitivo de la Alemania occidental -un un marco alemán fuerte se puede conseguir hasta la unidad-, sí, incluso en contra del derecho a la autodeterminación, que corresponde indiviso a otros pueblos, en contra de todo esto habla Auschwitz, porque uno de los requsitos para lo monstruoso, junto a otras fuerzas motrices más antiguas, fue una Alemania fuerte, una Alemania unificada. / Ni Prusia, ni Baviera, ni siquiera Austria hubieran podido, por sí solas, desarrollar y aplicar los métodos y la voluntad del genocidio organizado: tenía que ser la gran Alemania. Tenemos todas las razones para tener miedo de nosotros mismos como unidad capaz de actuar. Nada, ningún sentimiento nacional por muy idílicamente que se coloree, ninguna afirmación de buena voluntad de los que han nacido después puede relativizar ni eliminar a la ligera esa experiencia, que, nosotros como autores y las víctimas con nosotros, tuvimos como alemanes unificados. No podemos pasar por alto Auschwitz. No deberíamos, por mucho que nos atrajera, tratar de realizar ese  acto de violencia, porque Auschwitz forma parte de nosotros, es una marca a fuego permanente de nuestra historia y -¡como ganancia!- ha hecho posible un entendimiento que podría expresarse así: por fin nos conocemos” (Grass, G., Escribir después de Auschwitz. Reflexiones sobre Alemania: un escritor hace balance de 35 años, Barcelona, Paidós, 1999, pp. 56-58).

Günter Grass se ha limitado a proclamar, con una extraordinaria e inesperada valentía, lo que piensan millones de personas en Alemania y en el resto de Occidente: la criminal hipocresía de la extrema derecha judía, el racismo supremacista del sionismo, el imperialismo israelí y, en definitiva, la amenaza que la banda asesina de Tel Aviv supone para la paz mundial:

schweige nicht mehr,weil ich der Heuchelei des Westensüberdrüssig bin
No sigo callando porque estoy harto de la hipocresía de occidente.
Doch warum untersage ich mir,jenes andere Land beim Namen zu nennen,in dem seit Jahren – wenn auch geheimgehalten -ein wachsend nukleares Potential verfügbaraber außer Kontrolle, weil keiner Prüfungzugänglich ist?
Pero ¿por qué me prohíbo nombrar
a ese otro país en el que
desde hace años —aunque mantenido en secreto—
se dispone de un creciente potencial nuclear,
fuera de control, ya que
es inaccesible a toda inspección?
Das allgemeine Verschweigen dieses Tatbestandes,dem sich mein Schweigen untergeordnet hat,empfinde ich als belastende Lüge und Zwang, der Strafe in Aussicht stellt,sobald er mißachtet wird;das Verdikt “Antisemitismus” ist geläufig.
El silencio general sobre ese hecho,
al que se ha sometido mi propio silencio,
lo siento como gravosa mentira
y coacción que amenaza castigar
en cuanto no se respeta;
“antisemitismo” se llama la condena.
¡Escándalo! !Intolerable! !Blasfemo! ¡Pretende pensar por sí mismo saliéndose del Esquema Narrativo Obligatorio! ¡Ofensor del Templo y NAAAAZI! Una termitera de insectos a sueldo de Sión se han arrojado inmediatamente sobre la yugular del escritor. No sólo eso: el delincuente universal Benjamin Netanyahu, jefe de la organización genocida más conocida como “Estado de Irael”, le ha recordado a Grass su pasado en las SS. En suma, asistimos a una comedia teatral del siguiente jaez: “se le otorgará a usted el Premio Nobel, pero siempre que se atenga al guión de Hollywood o, en el peor de los casos, se quede calladito. Si osa protestar, o sea, decir la verdad, tratando con ello de rentabilizar contra el antifascismo la autoridad moral del “prestigioso galardón” (concedido a terroristas judíos) o cuestionar el proyecto ultraderechista hebreo del Eretz Israel, de forma automática pasará usted a transmutarse súbitamente en un nazi indigno y, como tal, se le retirará el derecho de tomar la palabra desde el ‘lado correcto’ de la vida.” Porque “la palabra” está habitualmente comprada, pero cuando incluso el mecanismo de bochornosa autocensura no funciona, entonces, como un resorte, se desencadena el recurso a la difamación. Hemos conocido muchos casos similares, Günther Grass no es el primero ni será el último.
“Serví en las SS”
Günther Grass, “preceptor moral de Alemania”, confesó muy tardiamente, en 2006, y poco antes de publicar su autobiografía, que con 15-17 años había servido en las SS. Bien, ¿y qué? ¿No pactaron y colaboraron los fundadores del actual Estado de Israel nada menos que con la cúpula del III Reich? ¿No les ofrecieron a los SS alianza contra sus adversarios occidentales a cambio de la aplicación del programa sionista, que coincidía sin más con el programa nazi: expulsión de los judíos, traslado a Israel? ¿No se puso en marcha ese plan conjunto nazi-sionista hasta que el estallido de la guerra hizo imposible su continuidad? ¿No se emitió una medalla conmemorativa que hermana la Esvástica con la Estrella de David? ¿No intentaron entonces los nazis “librarse” de los judíos transportándolos a Madagascar? ¿No fue a la sazón precisamente Inglaterra la que imposibilitó la operación? Si los propios dirigentes israelíes han sido colaboradores de los nazis, si hasta el propio Habermas, cumbre del pensamiento filosófico alemán de izquierdas, tuvo que comerse una carta en la que cantaba loas al régimen nazi, ¿por qué iba a resultar tan especialmente grave que un muchacho alemán de la época se alistara en las SS? ¿Todavía no nos hemos enterado de que medio mundo fue nazi o pronazi, empezando por los propios sionistas? ¿De que en aquel tiempo el nacionalsocialismo arrastró a millones de personas de decenas de países, entre las cuales no sólo se contaban adolescentes inmaduros, sino, por ejemplo, la cumbre de la filosofía del siglo XX, Martin Heidegger (o Ferdinand Céline, Ezra Pound, Knut Hamsun y tantos otros)?
Quizá Grass esté empezando a comprender lo que en miles de blogs como Filosofía Crítica y en todo el mundo se viene repitiendo desde hace años a tenor de una simple lectura de libros de historia, obras que se encuentran ya en todas las bibliotecas públicas, pero que los medios de comunicación mantienen ocultos a las grandes masas que “no leen libros”, es decir, a aquellos que construyen su imagen del mundo a partir de la información selectiva que la televisión les transmite. Tal vez Grass haya entrado en un proceso de lento deslizamiento hacia posiciones antisistema y eso se nota incluso en sus “confusiones”… Porque Grass erró quizá el número de prisioneros alemanes exterminados en la URSS, pero se quedó cortó si a esos prisioneros sumamos las víctimas de los bombardeos terroristas aliados y las víctimas alemanas de posguerra, que suman, como mínimo, 8 millones de personas.
Pero lo más repugnante de todo el asunto es que, como venimos subrayando, en 1990 ya había Grass concedido de alguna manera su participación colectiva en el presunto Holocausto cuando habla de “nosotros, los autores”, refiriéndose a los alemanes. ¿No resultaba esto mucho más serio, moral y políticamente hablando, que servir como menor de edad en la SS sin disparar un solo tiro? Desde luego, antójase mucho más grave el mea culpa de 1990, pero éste rezumaba el aroma de lo políticamente correcto, mientras que una cosa muy diferente sería el hecho que un ex SS ostente el Premio Nobel y, de propina, se atreva a criticar a Israel. !Un SS no puede ser “inocente” aunque no haya cometido delitos pues la SS fue declarada, en su conjunto, una organización criminal a cuya mera pertenencia acarreaba una imputación de culpabilidad! ¿Hay SS “inocentes” y, además, escritores geniales? Grass mismo es la escandalosa prueba de ello. Así, mientras pisoteaba a Alemania, observamos que Grass no era culpable de genocidio a pesar de incluirse simbólicamente entre los perpetradores de Auschwitz. Pero Grass pasa a convertirse en un antisemita, a título individual, a pesar de que no hubiera cometido ningún crimen, por haber vestido el uniforme SS. Curiosa inversión del sentido del derecho y de la moral.  ¿La diferencia? !La política, sólo la política, que actualmente decide a placer sobre tales significados! Cuestionar la ingeniería racial -limpiza étnica, exterminio selectivo, deportación, colonización- de Tel Aviv lo cambia todo. Constatamos, en definitiva, por enésima vez, el torticero funcionamiento del universo mental antifascista, un mundo orwelliano en el que se pasa ad hoc de Premio Nobel a no-persona (“nazi”) en cuestión de horas y en función de los intereses, instantáneos y cambiantes, del régimen oligárquico.
Crítico del sistema capitalista liberal
Günther Grass no se ha limitado a vulnerar el tabú que prohibe a las personas “decentes” (=fariseos de la oligarquía) cualquier crítica de la política islaelí, también se atrevió a cuestionar el sistema en su conjunto en una entrevista tan polémica como veraz que parecía iniciar el camino de una disidencia:

Gunter Grass: “Urge poner en cuestión el sistema en su conjunto”

El patriarca de la literatura alemana arremete, indignado, contra la degeneración de la democracia
A sus 83 años, Günter Grass se muestra más enfadado que nunca. El patriarca de la literatura alemana arremete contra los bancos yel sistema financiero que, dice, anulan la democracia y secuestran a gobiernos y parlamentos. Grass se mete con los medios de comunicación, que para ser conformistas ya ni siquiera necesitan censura, denuncia la inadvertida transformación del ejército alemán en una máquina orientada hacia la intervención exterior y compuesta por “mercenarios”. La ocasión fue el décimo aniversario de una asociación de periodistas de Hamburgo, en la que el Nobel de literatura 1999 pronunció un discurso en plena sintonía con los indignados europeos.
En primer lugar los bancos. Sus directivos y grandes accionistas forman, “una sociedad paralela”, dice Grass. Los bancos viven “una vida propia”. “Las consecuencias de sus economías basadas en el riesgo, las pagan los contribuyentes”. “Han tomado como rehenes al parlamento y al gobierno”, pero son insaciables y “siempre están hambrientos”.
También los medios son prisioneros. Para extorsionarlos ya no se precisa censura, “basta con negarles publicidad”, dice. En esas condiciones es imposible “explicarle a la opinión pública los abusos de poder de los lobbies”. Contra ellos hay que interponer “estrictas barreras” de protección alrededor del Bundestag, el parlamento alemán, para poder mantener a raya a los lobbistas.
“La degradación de los ciudadanos de la antigua Alemania del Este y sus descendientes a la condición de alemanes de segunda clase se ha convertido en un hecho tan evidente que la mayoría de los jóvenes abandonan sus ciudades y se van al oeste. Algunas regiones empiezan a despoblarse y muchas veces los que se quedan son los radicales de extrema derecha, que son lo que dan el tono en las zonas abandonadas”, denuncia el escritor. Mientras tanto, Alemania pretende aplicar en Grecia una medicina de fideicomisos y privatizaciones, no muy diferente a la que condujo a esos resultados en Alemania del Este.
“La creciente deriva hacia una sociedad de clases con una mayoría empobrecida y una grasienta minoría rica, la montaña de deudas cuya cima está cubierta por una nube de ceros, la incapacidad y manifiesta impotencia del parlamento electo frente al poder de los lobbies y al completo dominio de los bancos”, todo eso, dice Grass, “nos urge a hacer algo inaudito: poner en cuestión el sistema en su conjunto”.
El capitalismo neoliberal , dice, “ha degenerado en una máquina de destrucción del capital, bien lejos de los éxitos de la economía social de mercado”.
Es un “Moloch asocial”, que “ninguna ley puede atajar”, dice. Y se plantea la pregunta: ¿tiene aun la democracia parlamentaria la fuerza y la voluntad de contrarrestar esta decadencia, o vamos a continuar manteniendo en el ámbito de lo no vinculante todo intento de reforma de los bancos con la excusa de que “eso sólo se puede arreglar a nivel global”?
Rafael Poch
La Vanguardia, 9 de agosto de 2011
No hace falta ser un monstruo para padecer la imputación de “fascista” (=criminal), acusar a Israel de abrigar intenciones criminales y reconocer a voz en grito que el sistema actual es un fraude. Hasta un Premio Nobel puede compartir estos rasgos con nosotros, pobres ratas de la RAO (Resistencia Anti-Oligárquica). Pero ya vemos que ni siquiera a Günther Grass le permiten disentir sin deshonor ni rabiosa diabolización. Como reconoce el sociólogo de izquierdas James Petras, el sionismo es el estalinismo de nuestro tiempo. La campaña de linchamiento resulta poca cosa, comparado con lo que nos espera, pero los latigazos del dispositivo oligárquico tienen también un efecto pedagógico: al obligarles a quitarse la máscara, los torturadores ya no pueden llenarse la boca con la bazofia de la “democracia” y los “derechos humanos”. Los torturadores están sentados en las poltronas. Los torturadores son los antifascistas. Y, al igual que bajo el régimen de Stalin, los disidentes serán acusados de “fascistas”, no importa qué méritos, morales o intelectuales, presenten en su descargo.
Günther Grass defiende su poema ante los ataques de la termitera sionista:
http://www.cuartopoder.es/detrasdelsol/las-razones-de-gunter-grass/1613
El poema, una joya para todas las personas que todavía se lavan en medio de la pocilga sionista de mentiras y crímenes justificados apelando al mantra de Auschwitz :
Günther Grass
Warum schweige ich, verschweige zu lange, was offensichtlich ist und in Planspielen geübt wurde, an deren Ende als Überlebende wir allenfalls Fußnoten sind.
Es ist das behauptete Recht auf den Erstschlag, der das von einem Maulhelden unterjochte und zum organisierten Jubel gelenkte iranische Volk auslöschen könnte, weil in dessen Machtbereich der Bau einer Atombombe vermutet wird.
Doch warum untersage ich mir, jenes andere Land beim Namen zu nennen, in dem seit Jahren – wenn auch geheimgehalten – ein wachsend nukleares Potential verfügbar aber außer Kontrolle, weil keiner Prüfung zugänglich ist?
Das allgemeine Verschweigen dieses Tatbestandes, dem sich mein Schweigen untergeordnet hat, empfinde ich als belastende Lüge und Zwang, der Strafe in Aussicht stellt, sobald er mißachtet wird; das Verdikt “Antisemitismus” ist geläufig.
Jetzt aber, weil aus meinem Land, das von ureigenen Verbrechen, die ohne Vergleich sind, Mal um Mal eingeholt und zur Rede gestellt wird, wiederum und rein geschäftsmäßig, wenn auch mit flinker Lippe als Wiedergutmachung deklariert, ein weiteres U-Boot nach Israel geliefert werden soll, dessen Spezialität darin besteht, allesvernichtende Sprengköpfe dorthin lenken zu können, wo die Existenz einer einzigen Atombombe unbewiesen ist, doch als Befürchtung von Beweiskraft sein will, sage ich, was gesagt werden muß. 
Warum aber schwieg ich bislang? Weil ich meinte, meine Herkunft, die von nie zu tilgendem Makel behaftet ist, verbiete, diese Tatsache als ausgesprochene Wahrheit dem Land Israel, dem ich verbunden bin und bleiben will, zuzumuten. 
Warum sage ich jetzt erst, gealtert und mit letzter Tinte: Die Atommacht Israel gefährdet den ohnehin brüchigen Weltfrieden? Weil gesagt werden muß, was schon morgen zu spät sein könnte; auch weil wir – als Deutsche belastet genug – Zulieferer eines Verbrechens werden könnten, das voraussehbar ist, weshalb  unsere Mitschuld durch keine der üblichen Ausreden zu tilgen wäre.
Und zugegeben: ich schweige nicht mehr, weil ich der Heuchelei des Westens überdrüssig bin; zudem ist zu hoffen, es mögen sich viele vom Schweigen befreien, den Verursacher der erkennbaren Gefahr zum Verzicht auf Gewalt auffordern und gleichfalls darauf bestehen, daß eine unbehinderte und permanente Kontrolle des israelischen atomaren Potentials und der iranischen Atomanlagen durch eine internationale Instanz von den Regierungen beider Länder zugelassen wird.
Nur so ist allen, den Israelis und Palästinensern, mehr noch, allen Menschen, die in dieser vom Wahn okkupierten Region dicht bei dicht verfeindet leben und letztlich auch uns zu helfen.

Odio a la Cruz…

10 10UTC junio 10UTC 2011

No sólo los “Testigos de Jehowá” odian el símbolo de la Cruz… tanto es así que en sus folletos de propaganda suelen representar a Cristo clavado en un solo madero vertical y no en una cruz.

En esta ocasión parece que  la gran cruz que corona el Valle de los Caídos, en Cuelgamuros, es tema de controversia entre los activistas de la “Memoria Histórica”  que seguen las pautas de revisión de la reciente historia de España.

Cuando la prioridad política debería ser la forja de la unidad nacional de los españoles y la vsalida de la crisis económica y financiera, algunos “expertos” nombrados por el Gobierno del PSOE prefieren ocuparse de cómo modificar el aspecto y significado del Valle de los Caídos.

Sobre este tema hemos encontrado en el blog titulado fuegofrío el siguiente post:

“En busca de un Valle de los Caídos para todos”

Con este titular, el diario de Madrid “El País” (8 junio de 2011/págs 30 y 31) publica un reportaje en el que se informa de que “Ahora, a menos de un año para las elecciones, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ha constituido un grupo de expertos para que en un plazo de cinco meses elaboren un plan para arrebatarle a Franco esa última plaza en la que todavía resiste y darle otro significado.”

“En cualquier caso, el futuro Valle de los Caídos ha comenzado a dibujarse. Mantendrá la gran cruz, de 150 metros de alto -la Federación de Foros por la Memoria pedía su voladura, por considerarla “equivalente a una esvástica”- y a la comunidad benedictina -pese a que algunos de estos expertos son partidarios de convertirlo en un lugar laico-.”

¿Qué haría en el Valle de los Caídos?

Santiago Carrillo, exlíder del PCE. “Desde que llegué a España me propuse no ir jamás a ese lugar. Antes pensaba que habría que cubrirlo de plomo, como en Chernóbil. Ahora pienso que habría que convertirlo en un sitio al que podamos ir todos, y para eso, sacar los restos del dictador, retirar la cruz y convertirlo en un lugar laico, puesto que allí están enterrados combatientes que no eran religiosos. Sería muy positivo que tomara la forma de un museo que explicara cómo se construyó ese terrible monumento”.

Juan José Solozábal, catedrático de Derecho Constitucional.

“Soy absolutamente contrario a todo movimiento de los restos de Franco y Primo de Rivera. De los muertos, es su recuerdo lo que importa no sus reliquias, tan manipulables. Pienso en la oportunidad de que el Valle de los Caídos sea un gran centro de estudios, que acometa, con libertad y tolerancia, la construcción de una memoria común de los españoles, tan factible como necesaria”.

FUENTE:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/busca/Valle/todos/Caidos/elpepisoc/20110608elpepisoc_1/Tes

…Quieren CASTRAR a la LEGIóN…!!!

28 28UTC agosto 28UTC 2010

Se trata de un “golpe bajo”, vil y ruin…. No se trata de un asunto de “atrezzo” ni de renovar la “estética” de la indumentaria…  Si hace meses se trató de desvincular a la Legón del Cristo llamado de la Buena Muerte, ahora se da un paso más… en el siniestro plan de eliminar el espíritu militar y místico de una Legíon que su fundador, Millán Astray, creó inspirado quizás, en  su admirados guerreros samurais del Japón milñenario y sagrado.

libertad digital y el confidencial digital informan sobre  este tema.

De el confidencial digital reproducimos lo siguiente:

Se trata de un nuevo capítulo de la política de “de adaptación y mejora” del Cuerpo de la Legión, tal y como lo definió el año pasado el Teniente general Virgilio Sañudo, jefe de la Fuerza Terrestre. El Ministerio de Defensa y el Estado Mayor del Ejército de Tierra van a sustituir el ‘chapiri’ legionario por boinas de color granate, “similares a las que llevan los cadetes de la Academia General Militar”.

Según confirman a El Confidencial Digital mandos de esta unidad militar, esta decisión se circunscribe en primera instancia a las misiones internacionales en las que participe la Legión, como Afganistán o Líbano. La nueva indumentaria entrará en vigor a partir de 2011, tal y como confirman estas fuentes.

La segunda parte del plan, que aún está en fase de debate, contempla la desaparición del ‘chapiri’ de toda la Legión. “Primero habrá que comprobar cómo reaccionan los legionarios, ya que el chapiri es una seña de identidad y tradición y puede causar mucho malestar”, concluyen fuentes militares conocedoras de este proyecto. Pero la intención del Ministerio de Defensa es ir adaptando la estética de este cuerpo a los nuevos tiempos.

Hace menos de un año, El Confidencial Digital publicaba en exclusiva la nueva ordenanza sobre aspecto físico impuesta a los legionarios, que ponía coto a las barbas frondosas, las patillas largas y las camisas abiertas dejando ver el pecho, características propias de estas unidades. La normativa levantó un gran revuelo, e incluso hubo quien se negó a acatarla y fue necesario aplicar herramientas informáticas para que se le permitiese renovar su carnet militar.

El chapiri, la prenda legionaria por excelencia, está inspirado en los antiguos gorros de cuartel usados por las tropas de Isabel II. Su implantación en la Legión hay que atribuirla a su fundador, Millans Astray, quien definió al chapiri como el gorro “clásico y castizo, que tiene un especial atractivo, es gracioso, airoso y muy marcial. Es, desde luego, infinitamente más estético que los botones circulares: Es el que caracteriza a los Legionarios”.

galería diversa de nuestro mundo

30 30UTC marzo 30UTC 2010


“himmler, pureza de sangre total”

23 23UTC marzo 23UTC 2010

El titular de arriba está entrecomillado porque no es mío y además no se si quien lo ha redactado lo hace usando la ironía, pues, por supuesto, para el pensamiento único imperante todo lo que sea “puereza” ha de ser ridiculo o nefando…pues no en vano un día sí y otro también nos recuerdan las ventajas del mestizaje racial, la multiculturalidad y la “alianza de civilizaciones”.  No se entiende que la “limpieza de sangre” sea algo malvado cuando limpieza es lo opuesto a suciedad.  También se admite que la pureza es algo bueno si hablemos de “oro puro”.  Sin embargo, lo que debe ser muy divertido para los “snobs”, “progres” y burgueses o “intelectuales” del Sistema es la “pureza” referida a la sexualidad… pues debido a excesos puritanos ha llegado a ser tan denostada que hoy asistimos a una corrupción planificada de la juventud, mediante leyes inspiradas por organismos mundialistas, o sencillamente difundiendo pornografia y drogas aunque sean ligeras como el alcohol, la marihuana  y el tabaco…

Pero hecha esta introducción me parece interesante leer lo que el diario “El Pais”,  de Madrid, ayer dia 22, publicaba en su página 40:

REPORTAJE

Himmler, pureza de sangre total

La Fundación José María Castañé dispone del informe genealógico que demuestra la raza sin mácula del jefe de las SS a través de 350 antepasados

JESÚS RUIZ MANTILLA – Madrid – 22/03/2010

A Heinrich Himmler le gustaba predicar con el ejemplo. Si para pertenecer a las SS su responsable exigía que ni una sola gota de sangre no aria se hubiera mezclado en el pasado de sus miembros al menos durante cinco generaciones, él, que fue cerebro del genocidio, no iba a ser menos. Por eso se fabricó un impecable informe genealógico en el que demostraba a través de 350 antepasados su pureza a lo largo de cuatro siglos.

Obligaba a sus subordinados a tener un mínimo de cuatro hijos

El documento está a disposición de los historiadores en la sede de la Fundación José María Castañé, en Madrid, dedicada al estudio de los conflictos que han asolado el siglo XX. En él se pueden apreciar cosas escalofriantes. La obsesión maniaca por la pureza parece muchas veces atributo de los débiles y los acomplejados. Himmler lo era. Además, debía hacer alarde de esa teórica pulcritud cuando decidió crear, con el aplauso de Hitler, la Sociedad de Herencia Ancestral (Ahnenerbe). Ésta debía demostrar por medio de la genealogía la supremacía absoluta de los arios.

Para esbozar y poner en marcha un programa como el exterminio de millones de judíos, gitanos, homosexuales, discapacitados psíquicos y comunistas hay que padecer desarreglos mentales serios. De niño enfermizo y joven no apto para la carrera militar, Himmler acabó un tiempo como ingeniero agrónomo y experimentador de razas superiores de gallinas en granjas como la que poseía en Gmund (Tegernasee).

De ahí pasó a la aristocracia del nazismo y a hombre de confianza -aunque no de la entera simpatía- de Adolf Hitler. Al Führer alemán llegaron a resultarle cargantes sus obsesiones por el glorioso pasado ario, algo que Himmler heredó de las prédicas paternas. La huella del viejo Gebhard en ese campo fue determinante a lo largo de su vida. Su padre, un maestro protestante y trepador social, según sostiene Peter Longerich en su monumental biografía sobre el dirigente nazi, publicada en España por RBA, era un obseso de las leyendas germánicas. A Hitler, aquel personaje con un entusiasmo racial desbordante le pareció el hombre indicado para limpiar Europa de impurezas sanguíneas.

Pero para esa tarea debía demostrar un linaje ejemplar. Por ello, Himmler mandó elaborar un informe exhaustivo de sus antepasados. Tres años tardaron los expertos en tenerlo listo. El documento llega a 1936 y se remonta hasta 1530. En aquel año se encuentra el primer rastro de un Himmler: Valentín, en Burgbernheim. La lista sigue su rastro a través de 174 localidades alemanas donde hay pistas del apellido.

“Podríamos considerar Franconia como el solar del origen de los Himmler”, se lee en el informe, firmado por un tal Bergmann, alférez y ayudante de las SS. Pero en las conclusiones también llama la atención sobre posibles sombras. Se remontan al siglo XVIII, concretamente a 1727, donde aparece un Johann Leonhard Kuhn, dedicado a la construcción de molinos. Pero… falsa alarma. “Podemos eliminar todas las dudas en torno a la familia Kuhn, un nombre que presenta similitudes con una raíz judía: Cohen, que significa sacerdote, vocablo que dio origen a varios nombres típicos judíos en Centroeuropa”, se recoge en el informe.

Aunque inmediatamente resuelve el dilema. La solución es fácil. Lo entronca con una rama aria muy conveniente a las aspiraciones de Himmler: “El nombre de Kuhn puede ser adscrito también a la etimología germánica que significa valiente. Los Kuhn, Cun, Cohn, son oriundos de las cercanías de Ansbach y bastante numerosos allí”.

La obsesión de Himmler en estos asuntos fue enfermiza. Las reglas de pureza para sus subordinados eran propias de un sistema delirante. Además de legislar sobre ellas, figuraban en las reglas internas de las SS. Obligaba a sus miembros a tener al menos cuatro hijos. Y no con cualquiera. Las normas para el matrimonio eran tan estrictas que en 1937 llegó a acumular 20.000 solicitudes no resueltas. Su determinación se enmarca dentro de una estricta filosofía: “La SS es una Orden militar nacionalsocialista de hombres de determinación nórdica y una comunidad de clanes conjurados. Conforme a nuestras leyes, la novia, la mujer, pertenece a esta comunidad, a esta Orden de las SS del mismo modo que el hombre. Tengámoslo claro: sería insensato reunir primero la buena sangre de toda Alemania y dejarla luego casarse y dispersarse en familias como se le antoja”.

Lo que vale para los padres vale para los hijos. Así que los nuevos vástagos de las SS debían ser bautizados con ritos teutónicos. En la Fundación José María Castañé también se halla un documento que da fe del nacimiento de Thorisman, el tercer hijo de Himmler, el 14 de enero de 1936. El encargado de la ceremonia cubrió al niño con el vínculo azul de la vida y, tras pronunciar unas palabras tradicionales, tomó un vaso que representaba al Santo Grial -otra de las obsesiones de Himmler, que lo buscaría en el monasterio de Montserrat-y dio de beber al padre. Después le puso un anillo. “Niño, debes llevar este anillo de la parentela de las SS, del linaje de Wolff, cuando te muestres digno como joven de las SS y de tu parentela”.

Nota de HURANIA:  Otras fuentes: La Memoria Viva y la web de la Fundación José María Castañé, recientemente instalada en España y que, al parecer, contiene abundante material documental soviético, de la guerra española de 1936-1939  y  de la WWII ó guerra civil europea, según algunos autores.

arte, hitler y otros temas hoy silenciados

11 11UTC enero 11UTC 2010

 

De Adolf Hitler se ha dicho de todo… incluso que mordía furioso las alfombras y que fue pintor de brocha gorda … Lo cierto es que fue / es autor de una  obra pictórica, hasta hoy escondida  y vigilada…  ( para que permanezca desconocida para la inmensa mayoría de la población europea…) Sobre la relación  del “Führer”   con el arte y con otros temas he leído en un interesante y atípico blog, cuyo propietario y autor es un poeta joven, Luis d’Algaida.  A continuación reproducimos algunos textos publicados en http://algaida.wordpress.com

En 3 de enero de 2010 se publica:

Y es que, efectivamente, no es así. El Gran Mufti permaneció en Berlín como invitado personal de Hitler hasta la entrada soviética porque realmente había algo en común. Igual que lo había con aquellos monjes tibetanos que se encontraron muertos en Berlín, en 1945, uniformados y armados bajo las órdenes de las Waffen SS. Fue una de las cosas que se trajeron tras su visita al Dalai Lama.

Aparte del simple antisionismo (¡que hay que diferenciar del antisemitismo! Para muestra, la calurosa acogida que el parlamentario israelí, Israel Shamir, ha tenido siempre entre el neofascismo), que a todas luces constituye la piedra angular de la coordinación estratégica, hay ciertas consideraciones…

Aparte del simple antisionismo (¡que hay que diferenciar del antisemitismo! Para muestra, la calurosa acogida que el parlamentario israelí, Israel Shamir, ha tenido siempre entre el neofascismo), que a todas luces constituye la piedra angular de la coordinación estratégica, hay ciertas consideraciones…

Porque reducir todo a la persecución de los judíos es un tanto ridículo. No se monta tanto circo para tan poca fiera. La cosmovisión de los fascismos era exclusivamente europea. No podía extenderse más allá de las fronteras culturales (o raciales, o geográficas, o políticas; ya depende de la escuela fascista, pero son más o menos las mismas tierras) sin perder la autenticidad. Pero eso no implicaba que se le diese la espalda al mundo. Ramiro Ledesma, con preclara visión política, le gritó vivas al fascismo italiano, al NS alemán y al bolchevismo ruso. Cada política en su casa y el socialismo en la de todos, más o menos.

La alianza primera no vino del antisionismo, sino de la más elemental lucha contra el imperialismo. Al menos, esa es nuestra interpretación a la luz de la rebelión panarabista contra el colonialismo occidental. Algo, por cierto, que no concuerda con la actuación de Italia en Etiopía… Pero el socialismo árabe y laico, o al menos la construcción política homologable a él en el mundo árabe, que si no es socialismo es algo muy parecido, ha constituido siempre la real alianza con el nacionalsocialismo europeo.

Ninguno de los fascismos es racista en la práctica, si entendemos el racismo en sentido «supremacista». Sí lo es, en cambio, el KKK. También lo han sido, he ahí la praxis, todas las derechas. Pero el fascismo no. Por eso en las malditas SS lucharon musulmanes arios y no arios, bosnios y palestinos. Yo creo que la ventaja del nacionalsocialismo es que afirma la importancia de la raza (no seré yo quien lo niegue. Hitler dixit: «el pecado contra la sangre y la raza constituye el pecado original de este mundo») sin por ello desacreditar a ninguna otra. Están las infiltraciones derechistas, pero el partido nazi apostó por la independencia de las colonias, por la creación de un estado judío en África (y no en zona árabe, por Alá), por su integración natural entre los combatientes cristianos, paganos y budistas, por la independencia palestina,…

Uno comprende que el antifascismo, esa «enfermedad del alma» que dicen ya algunos teóricos y que el mismo fundador del PCI acusó de ser «lo peor del fascismo», se niegue a darle a Hitler el papel de padrino de la resistencia palestina. No pedimos tanto. Pero que llegue a acusar al estado sionista de nazi, es vergonzoso y una afrenta a todos los judíos que sufrieron el exilio durante la II Guerra Mundial, a todos los que murieron en tan trágica etapa. Y también una afrenta a la justicia histórica, porque los nazis defendieron Jerusalén frente a la ocupación israelí. ¿Habría pasado lo mismo si Su Graciosa Majestad hubiese permanecido allí?

Por otra parte, el anticapitalismo de base que se descubre en todas las culturas, excepto en el judaísmo y ahora en el catolicismo, es sin duda, junto al antiimperialismo, la otra fe común. Y esto se da porque la usura está condenada en el Islam, en el budismo, lo estuvo en el catolicismo hasta hace cincuenta años, es antinatural en el paganismo, las tribus negras jamás se lo plantearon,… Entonces, aunque sea sin profesiones religiosas (los panárabes laicos, los paneuropeos laicos), hay siempre afinidades irrenunciables que colocan en el mismo bando a unos y otros. Por eso no debe extrañar una alianza que, no siendo antisemita, es antisionista por la menos recurrida de las opciones: porque el sionismo conlleva la usura.

La alianza del fascismo (no el mediterráneo, sino todo él) con el mundo árabe siguió después de los bombardeos de Alemania y la caída de Berlín. Por ejemplo, el Partido Árabe Socialista Baaz, el de Saddam Hussein, nació al calor de los combatientes alemanes que derrotaron a Francia, su metrópoli. Un partido laico y no islamista, como argüían los invasores yankis hace unos años. También están los ex de la República Social Italiana instruyendo a los de Al-Asifah; Blas Piñar pactando con el Sha de Persia; Gadafi metiéndose en todos los fascismos europeos a través de su embajada (todavía conservo un ejemplar del Libro Verde); etc.

La cuestión del Libro Verde es sumamente interesante, pero para ello habría que adentrarse en CEDADE. Quizás lo hagamos otro día, porque tenemos un amigo que vivió aquel idilio hasta el punto de convertirse al Islam. En él se plantea un socialismo revolucionario que bien se adecua al de Mussolini. Todos los movimientos árabes (y algunos islámicos) han buscado en Europa alianzas que les llevaran a fortalecer su posición, pero siempre las buscaron entre los fascismos. Pocas veces fueron la URSS del marxismo antimarxista o los USA del petrodólar los pedestales para su ascenso al poder, hasta que los neofascismos no tuvieron ninguna influencia real en política ni ofrecían la promesa de conquistarla.

http://algaida.wordpress.com/2010/01/03/nacionalsocialismo-religion-en-el-iii-reich-sobre-moros-y-nazis/

En 4 de enero de 2010:

Durante el régimen nacionalsocialista alemán la pugna entre arte degenerado y sano fue constante. Y el desprecio del degenerado es algo que no debe sorprender. Adolf Hitler arremete en Mi lucha contra futuristas, dadaístas y cubistas, que no se conformaban «con traer impurezas, sino que por añadidura se vilipendiaba también todo lo realmente grande del pasado». Esas tres corrientes son precisamente un nido de fascistas italianos, con lo que, aunque sea artísticamente, podemos distinguir ya el fascismo mediterráneo del «fascismo» nórdico. Y uso el vocablo «fascismo» en su acepción más genérica y, por qué no, ambigua.

En España también podría distinguirse perfectamente entre dos fascismos según las preferencias culturales: el de José Antonio -mediterráneo-, y el de Ledesma -germánico en todos los aspectos-. Después ellos mismos lo corroborarían con hechos y palabras. Con Ledesma es fácil, porque conservamos sus obras literarias, filosóficas y políticas. (…/…)

Aquel nacionalsocialismo, con todas las rotundas afirmaciones previas de Hitler, despreció a Nolde, Monet, Manet, Renoir, Van Gogh, Cezanne, Picasso, Mondigliani, de Chirico, Braque, Matisse, Klee, Kandinsky, Gauguin, Pissarro, Chagall, Grosz,… Y al lado, otra galería, esta vez de «arte alemán», en la que se exponía a Werner Peiner, Adolf Ziegler, Fritz Erler, Adolf Wissel, Julius Paul Junghanns, Franz Eichhorst, Hanns Bastanier,…

http://algaida.wordpress.com/2010/01/04/nacionalsocialismo-arte-degenerado-y-arte-sano-introduccion/

En 5 de enero de 2010: 

http://algaida.wordpress.com/2010/01/05/nacionalsocialismo-ii-arte-degenerado-y-arte-sano-2-el-arte-sano-como-producto-hitleriano/

Cuando uno se enfrenta a un régimen totalitario (y precisamente el nacionalsocialista -en adelante, NS- se vanagloriaba de serlo) hay que tener cuidado con el material que uno maneja. En la mayoría de los casos, la propaganda ejerce uno de los poderes más sólidos en la misma vida interna del país, por lo que cierta información puede aparecer distorsionada por los apologistas y por los detractores, casi siempre más tergiversadores que los mismos embellecedores de la historia real. Tampoco puede procederse por  la técnica del punto medio, tan apreciada hoy, que consiste en considerar las cosas equilibrando las teorías positiva y negativa. Hay que tener espíritu crítico y cierta audacia, no dejarse llevar por pasiones, pero no creer en la historia como una ciencia. Es un arte distinto.

No cabe duda de que el NS concibe al hombre como un animal cultural. Y lo manifestó desde el principio. Su creador, Hitler, se ganó la vida unos años vendiendo acuarelas, desde poco después de su regreso a Viena en 1907 hasta que se presentó voluntario para la Gran Guerra en 1914, donde colaboraba con sus dibujos en los periódicos del frente. A pesar de la frustración de que le acusan algunos por no lograr el ingreso en la Academia de Bellas Artes de Viena, no creemos que un mero trámite burocrático (¡tener el título oficial de pintor!) fuese una cuestión traumática para el lector voraz y el artista de cierto mérito en que se había convertido.

Para entrar en el arte oficial del III Reich hay que comprender un poco más la figura de Hitler. Hay que saber que era vegetariano, que amaba los animales. No es tema que nos incumba ahora en profundidad, pero tiene su importancia. Aunque durante algunos decenios se ocultaron sus fotografías personales, las del álbum de Eva Braun o las que le hizo Hoffman, hoy podemos confirmar que esas fotografías (privadas, insistimos, nunca usadas por el régimen con intención propagandística) revelan una identidad que difiere del monstruo que pintaron USA y la URSS. (…/…)

El NS formó lo que después podría llamarse el precedente del «corpus jurídico ecologista». Quedan para los anales la Ley de protección de los animales (Reichs-Tierschutzgesetz, de 1933), la Ley de caza (Reichs-Jagdgesetz, de 1934) y la Ley de protección de la naturaleza (Reichs-Naturschutzgesetz, de 1935). Pido, a quien lo sepa, que dé un solo ejemplo en el que el Estado procure alimento a los animales de compañía. Tan sólo uno en el que haya cartillas de racionamiento, en carestía, para los perros que vivan con humanos.

 Quizá el ecologismo hitleriano se basara en sus lecturas de Shopenhauer, Nietzsche y Wagner. Es muy probable que su afirmación de que «cuando más conozco a los hombres más quiero a mi perro» la extrajera de sus propuestas en defensa de la naturaleza. (…/…)

Nota de HURANIA:  Siguiendo la pauta del blog amigo IRANIA (www.tresmontes.wordpress.com), también HURANIA pretende dar noticia de aquellos blogs que por su contenido, calidad estética y por sacar a la luz todas las verdades que merecen ser conocidas. En Irania se informa sobre Iota Unum, blog católico-tradicional,antimodernista y antisistema. En Hurania, hoy tenemos la suerte de descubrir algo de las cosas muy interesantes que  publica el blog Algaida y a su propietario nos permitimos felicitarle por la calidad y profundidad de análisis de sus trabajos.


A %d blogueros les gusta esto: