Archive for the ‘Asturias’ Category

El filósofo Gustavo Bueno critica la ignorancia

28 28UTC mayo 28UTC 2012

Gustavo Bueno compara el pensamiento de los “indignados” con el de los neandertal

 

«Por ejemplo, estaba el otro día viendo a los indignados, en la plaza del Sol, en la Escandalera, y, bueno si aquí hay alguno, luego podremos seguir hablando y yo también me indignaré, pero lo que quiero decir es que la impresión que producen es que están a cero de lo que es la filosofía. Funcionan por su cuenta, opinando cada cual lo que le da la gana, sin tener en cuenta la dialéctica ni nada. Su pensamiento es vago e impreciso, propio de un hombre de Neandertal. Y no conocen los mecanismos de las cosas de las que hablan. Dicen que están contra los bancos pero no saben qué es un banco, no saben qué es un crédito. Están en plan adolescente, y eso que algunos incluso son licenciados en Filosofía. Y, a veces, es sonrojante». El largo preámbulo es del filósofo Gustavo Bueno, y su auditorio, alejado de los muros de su Fundación, era un nutrido grupo de quinceañeros, estudiantes del instituto Doctor Fleming congregados en el salón de actos con motivo de la jubilación de su profesor de Filosofía, Tomás García, que había invitado a Bueno para su última clase.

El asunto que traía de nuevo a Gustavo Bueno a la docencia en un instituto tras sus primeros años de catedrático en el salmantino de Lucía Medrano, como recordó Tomás García, era el del papel de la filosofía en el Bachillerato, «que viene a ser una especie de reproducción del papel de la filosofía en una sociedad política», matizó. Eso llevó a Bueno, para empezar, a preguntarse por la «filosofía» y su «mito». Desde el que dice que el hombre primitivo fue el primer filósofo hasta al que presenta al niño pequeño y su incesante «¿por qué?» como otro filósofo, «cuando no lo hace más que por rutina».

Así que la cuestión clave era analizar la relación de la filosofía con la vida real civilizada, donde, analizó, «las cosas se desarrollan de formas distintas y luego se hacen divisiones absurdas, como la de Ciencias y Letras, porque, por ejemplo, qué absurdo es clasificar el álgebra como ciencias, que lo que están haciendo todo el rato son letras». Criterios de este tipo son, para Bueno, cuestiones «ridículas», pues tratan de separar cosas que no están separadas en la realidad. Es lo mismo que sucede con el lenguaje, donde una palabra puede significar distintas cosas. «Si hubiera un lenguaje perfecto, en el que cada palabra nombrara una cosa», explicó, «la realidad se convertiría en un caos». Porque, resumió, «todo está en todo, y viceversa, como en el chiste».

Ante esa situación «lo más peligroso», según Bueno, es «pensar que cada parte del Universo agota la realidad de esa parte». No se pueden sostener, por tanto, frases del tipo «todo es química» o «todo es matemática», y opuso la «actitud crítica» que puede resumir la frase «el que sólo sabe medicina, ni medicina sabe». Por eso a veces sucede que el especialista no es capaz de explicar ni su materia, como ese matemático brillante al que Bueno trató en sus primeros años y que, dándose cabezazos contra la pared de la casa del filósofo, le decía: «los teoremas de conjuntos son tan resistentes como este muro».

La misma crítica la hizo extensiva a los políticos y sus ministerios o a los economistas, «que están peor que la ciencia meteorológica y que no saben lo que pasa». O también a las nociones de «cultura», que criticó con fuerza cuando se utilizan como un comodín sin explicar a qué se refieren cuando hablan de la defensa de la cultura. «¿Qué cultura? ¿la maya? ¿la cretense?». Cultura, detalló, tiene que ver, en realidad, con la «agricultura», que es el origen, los terrenos cultivados, como cuando el filósofo encontró documentos del siglo XVIII que hablaban «de las culturas de Oviedo», refiriéndose a sus cultivos.

En general, resumió, «me parece una indecencia hablar sobre la cultura sin haber reflexionado sobre ello, porque que algo sea cultura no es valioso, también la silla eléctrica es cultura».

De regreso a los que se obsesionan con una idea o que tratan de agotar la explicación del Universo en una de sus partes, Bueno también arremetió tanto contra la teoría del Big Bang -«en realidad es un arreglo, no es una teoría»-, se refirió a los físicos del CERN como «científicos metidos en una cueva» y a los astrónomos como «los que están pendientes del telescopio tratando de escuchar los orígenes del Universo».

Para Bueno, el resumen es que algunas teorías de la vida son tan ingenuas «como Anaximandro», más cuando hay quien se ha tomado «el arreglo al pie de la letra y se creen lo de la explosión y todo eso».

Ante esa cantidad de incertidumbres y de demasiada confianza en creencias particulares, el papel de la filosofía consiste, terminó su charla, en «ir tratando de revolverse con la idea de que cada departamento completa la realidad. Ir diciendo a la gente que no sabe nada. Y que no saben incluso de lo que saben. Funcionar como una trituradora alemana».

===

Fuente: ALERTA DIGITAL

…otro comentario de “Hernesto”

18 18UTC marzo 18UTC 2011

Me ha llamado la atención, en el Foro de Amigos del Paisaje de Salas,

un comentario firmado por “Hernesto”. Lo reproduzco íntegramente: 

Sobre la pregunta de si obliga la ley a que se publiquen las declaraciones de la renta de los españoles… ,supongo que, por supuesto, parece que es todo lo contrario: Sería delito publicar los ingresos económicos de la gente…pues según el vocabulario hoy usual eso sería “atentar contra su privacidad”.

Lo cual es solo una frase…. pues hoy en TV, internet, etc… se publican datos íntimos de mucha gente, más que nunca antes se hizo…

A este respecto me parece oportuno recordar que hasta el año 1975, por lo menos, y quizás hasta algúnos años después, en todas las ciudades de España, en las delegaciones de Hacienda, se exhibían listas con nombre y apellidos de todos los contribuyentes y con mención de los ingresos que habían declarado… y no recuerdo si se hacia mención del domicilio…

Poco tiempo después, esas listas fueron suprimidas… y el pretexto que se dio es que no convenía dar datos financieros y personales a ETA, los “terroristas”, etc. Esa argumentación parece convincente… pero supongo que encierra otra razón de más peso: A los “nuevos ricos” de las clases gobernantes no les convenía que “el pueblo soberano” conociera sus elevados emolumentos y en consecuencia se descubriera que mucha

gente  “demócrata” y “de izquierdas” ganaba demasiado dinero.

Creo haber leído en la Revista SP (desaparecida en 1970) que un colaborador o un lector, no recuerdo, proponía ya entonces, que los columnistas y colaboradores de prensa deberían mencionar, junto a su firma, sus ingresos anuales. Así podría valorarse bien su posición “ideológica”…

Sobre “transparencia” hay otros hechos y datos poco conocidos… y también referidos a la época de la “dictadura” (dicho sea para usar la terminología oficiosa y conformista, pues todos los regímenes son más o menos “dictaduras” o “dictablandas”): Durante gran parte del siglo XX, era

corriente la publicación en España de ANUARIOS con información de nombres y apellidos de todos los funcionarios de la Administración del Estado: desde Ministros hasta alcaldes y concejales, pasando por jueces, secretarios judiciales, profesiones liberales, etc. Yo mismo recuerdo haber consultado en una biblioteca pública uno de esos anuarios y recuerdo haber leído en uno de ellos los datos del domicilio de por ejemplo el Jefe del Gobierno de entonces, el Almirante Carrero Blanco… que estaba cerca del edificio de la Embajada USA. Cuando años después fue asesinado, no pude menos de pensar que en aquella España de entonces la gente vivia como en la ciudad “alegre y confiada”… También en los listines de teléfonos figuraban muchisimas personalidades famosas y conocidas…

Para terminar, esa frasecita de “Queremos saber” me parece un tanto

pretenciosa e imprecisa… La pregunta es “Qué cosa concreta queremos saber” y además… estemos seguros que al “pueblo soberano”, “aquí y en Pekín” no nos van a informar de nada más de lo que a los que mandan y a la “seguridad del Estado” convenga…

No pretendamos saber quien organizó el 11M 2004, cuando tampoco sabemos quien planeó el ataque del 11S 2001, ni quienes promovieron las dos guerras mundiales. Dado que “el saber es poder”, hay que pensar que quienes dirigen el mundo no van a ser tan estúpidos de dar a conocer sus secretos a todo hijo de vecino… Para “el pueblo” está la “información de bajo nivel” ó desinformación, la gran prensa, la prensa “gratuita”, la telebasura, y la “educación” que se imparte desde la UNESCO y desde los Ministerios correspondientes de los Estados… En Estados Unidos y otros países hay padres de familia que se niegan a dejar que sus hijos sean adoctrinados por la “educación” del “sistema”. Así se comprende que en España, cuando en el siglo XIX se impuso la “enseñanza gratuita y obligatoria” hubo padres que se negaron a escolarizar a sus hijos…

pues contra lo que la gente bienpensante cree los planes de estudios de las Universidades, etc. no son una ciencia objetiva e indiscutible… sino una máquina de propaganda ideológica de los poderes de turno… En cada siglo ó época se enseña y se difunde en la prensa LO QUE CONVIENE

a quienes realmente ostentan el poder, bien sea ese poder abiertamente reconocible o bien sea oculto.

Por todo lo anterior, para terminar, está bien eso de pedir “Queremos saber”, pero no esperemos pasivamente a que nos aleccionen… más bien, deberíamos indagar y exigir, investigar y nunca dar por “bueno” incluso cosas que parecen “científicas” y “demostradas”, como por ejemplo, el “darwinismo”, que el “esclavismo” sea “malo” en sí,  que “Dios existe” ó que “Dios no existe”, que “la democracia” sea “mejor” que la

“aristocracia” ó “la monarquía”, etc… y también podríamos pensar que si los gobiernos no nos informan a los “ciudadanos” quizás sea por bien de la seguridad de todos… Ahora que pienso, quizás si los gobiernos españoles de los últimos años no han apostado por la energia nuclear… no es por razones “ecologistas”… sino por temor a que ETA ú ortro

grupo ENEMIGO (ó “terrorista”) causara una catástrofe como la de Chernobil.

Los “ciudadanos” hoy, como casi siempre, somos niños pequeños… Sólo en la medida que el “PUEBLO” esté compuesto por muchísimos individuos superformados, inteligentes, cabales, sensatos, y con cualidades genéticas

altamente “evolucionadas”, (es decir, lo más alejados del mono ó de subtipos “humanoides” como Torrente y los “jóvenes” de “Gran Hermano” y  de las masas fanatizadas y berreantes) sería posible eso que llaman “democracia” ó al menos una aproximación a ella, pues “democracia” es imposible ya que el “autogobierno” en una nación de cientos de millones de “individuos” es absurdo: Necesariamente habrá una minoria gobernante (la dictadura) y una masa de gobernados.

Espero que mi “divagación” sirva para ayudar a satisfacer ese deseo de QUERER SABER

Hernesto es un “individuo” nacido en el Año de Gracia de 1945


A %d blogueros les gusta esto: