Archive for the ‘España’ Category

YAEL FARACHE: la marabunta

20 mayo, 2018

La marabunta
August 29, 2014
La retórica de Podemos funciona porque es ideología de la identidad. Busca que el votante se identifique con el partido hasta un punto tal en el que el partido se convierte en él mismo. La idea se transforma en una equivalencia de tipo EL PARTIDO = YO = EL PUEBLO. El escenario se complica cuando el partido gana y entonces el gobierno pasa a ser sinónimo del pueblo y todo el que se oponga a él deja de ser el pueblo. Si no estás con Pablo Iglesias, no eres el pueblo. Se termina por asociar a todo el que se opone con fuerzas extranjeras. En Venezuela, al opositor se le trataba de “yanqui” o “proyanqui” o “pitiyanqui” es decir: una persona que es fiel a EEUU por encima de Venezuela ya que Venezuela es Chavez y Chavez es Venezuela.

El mecanismo entra en efecto rápidamente, por poner un ejemplo, en el mensaje privado que una mujer que no conozco me dejó en Facebook y que aparece en la siguiente captura:

Maite Costal Mascato

Ella dice: “Ocúpate de tu país y deja de meterte con Podemos” préstale atención a la frase, la voy a volver a poner para que la leas nuevamente y léela con atención: “Ocúpate de tu país y deja de meterte con Podemos” Es decir, que me ocupe de mi país y deje de meterme con España, pero en lugar de usar la palabra España la sustituye con el nombre del partido: me estoy metiendo con Podemos, que ya es España en su imaginario. Por consiguiente, si Podemos es España, cualquiera que critique a Podemos no es España: a pesar de que todo el mundo sabe que soy española, se utiliza la estrategia de acusarme de ser extranjera para invalidar mi opinión simplemente porque he vivido en otros países como Venezuela o EEUU.

Puede que esta señora sea militante de un círculo de Podemos, o puede que sencillamente sienta un vínculo sentimental con el partido. En muchas ocasiones los que votan a partidos populistas ni siquiera están involucrados de manera activa en la política: ni van a mítines ni están apuntados a nada. Se limitan a comprarse la camiseta, a dejar comentarios en blogs, como mucho a colgar una pancarta en su balcón, y desde luego, llegado el momento, a votar por ellos. Aunque parezca un caso aislado y poco relevante, en cada país hay una marabunta de gente deseando que llegue un populista al poder para implicarse religiosamente con él y desahogarse de un sentimiento de fervor que en nuestras sociedades seculares raras veces encuentra expresión.

A Podemos desde luego le viene de maravilla ese fenómeno y lo estimulan a todo nivel. La idea de que el gobierno es el pueblo se ha utilizado desde la Revolución Francesa con el mismo objetivo: el de oprimir a la nación. Todo tipo de atropellos se cometen bajo la premisa de que se hace por el bien de la ciudadanía. Medidas dictatoriales, tasas de impuestos absurdas, expropiaciones, y en los peores casos hasta gulags y medidas de control que son réplicas de los episodios más oscuros de la historia. Todo se lleva acabo bajo la idea de que el gobierno es el pueblo.

Por ejemplo, cuando expropian una empresa lo hacen “por el pueblo” porque según su discurso, al expropiarla las ganancias de la empresa “serán de todos” cuando en realidad se expropia desde el gobierno con la idea de meter el brazo hasta el hombro y financiar la fiesta de corrupción y de amiguismo. La marabunta, desde luego, no ve un duro porque cuando toca repartirse las ganancias de ese trabajo de piratería que es el acto de gobernar de manera socialista, queda en evidencia la treta: el partido quiere que tú te identifiques con ellos, pero ellos no se identifican contigo. Cuando hay que repartir no hay pueblo que valga, ahí la distribución se hace entre la clase gobernante. No quiero decir con esto que sería mejor si entregasen los dividendos a la marabunta, después de todo el gobierno para ellos no es otra cosa que una mafia a sueldo que roba a unos para dárselo a otros. Lo que quiero decir es que la marabunta es la única criatura capaz de tropezar dos mil veces con la misma piedra sin escarmentar: una y otra vez participan del timo de la estampita.

En realidad la idea de pueblo, ese “nosotros” que somos los gobernados, el tú y yo, el hombre de a pie, no es otra cosa que la sumatoria de los individuos que componen la nación. El gobierno no es ni nunca será equivalente a la ciudadanía, y cuando toca aplicar medidas raras veces se hacen con la ciudadanía en mente, independientemente de lo que diga el discurso. Cuando el gobierno viola los derechos de un individuo, no sólo está violando los derechos de una persona en concreto, está violando los derechos en general, los de todo el pueblo porque nadie garantiza que si hoy se lo hacen a A, mañana no lo harán con B, con C, y hasta contigo. Esta es la realidad que la ideología populista busca opacar de forma desesperada. Cuando hacen a la gente creer que hay dos tipos de ciudadano, “nosotros” (que somos el pueblo) y “ellos” (que son la casta, o los extranjeros, o los yanquis, o lo que sea) la gente que les vota cree que son intocables y que las violaciones sólo se harán en contra de ese “ellos pervasivo” nunca piensan que también se pueden hacer en contra de “nosotros”. Al final todos caen, desde luego, porque el único “nosotros” para cualquier gobierno son las cabezas de su propio partido.

Esta marabunta de gente que vota a partidos populistas hiberna en todos los países del mundo. Cuando las situaciones son las propicias y aparece un líder dispuesto la marabunta se levanta y el país descubre que en él ha dormido siempre esa bestia. Si Podemos llega a ganar las elecciones lo hará apoyado por este tipo de gente, y España se llevará una sorpresa amarga. Muchos de vosotros descubriréis de golpe que no sois españoles, sois “europeístas” o cualquier otro término que convenientemente se sacarán de la manga llegado el momento.

Hola, soy Yael.

Soy periodista. Escribo en Acapulco70 sobre todos los temas que me interesan. Si quieres leer algunos artículos sobre mí puedes pulsar aquí.

No escribo a diario y como no estoy en Twitter, ni en Facebook, si quieres seguirme para enterarte de cuándo publico algo nuevo te puedes apuntar a mi newsletter aquí:
acapulco70.com/newsletter/

Otras cosas importantes
Por la profunda falta de talento, chispa, y sentido del humor he decidido, una vez más, cerrar la sección de comentarios. Si tienes una opinión muy importante, coméntasela a tus amigos o ábrete tú un blog.

Si quieres puedes apuntarte a mi newsletter para recibir, entre otras cosas, mis artículos por e-mail cuando los publique.

Los mejores artículos
Si vas a empezar a leer A70, puedes hacerlo por aquí:

– Por qué ya no soy feminista. Por qué, entre otras cosas, las mujeres no deberían poder votar.

– El Origen del Odio Islámico (o Islam 101). Es un artículo de investigación acerca de la doctrina islámica y su relación con el terrorismo en Occidente.

– Ajedrez y democracia: siempre que digo que la democracia es una forma de gobierno mediocre, la gente me pregunta por qué. Esta es una de las razones.

– La verdad acerca de Pablo Iglesias y su partido político “Podemos”. Este post fue publicado en Julio de 2014, tuvo más de 2 millones de visitas y casi 1000 comentarios. Fue usado de pauta por periodistas de renombre para hablar acerca del fenómeno de Podemos en muchos de los periódicos más importantes de España.

– Conflicto Palestino for Dummies. Una explicación detallada del origen histórico del conflicto árabe-israelí. Todo lo que los medios de comunicación no dicen sobre el conflicto.

Acapulco70 por Yael Farache

FUENTE:
http://acapulco70.com/la-marabunta/

…por una REPúBLICA HISPáNICA…

16 mayo, 2018

“¡Viva la Nación! ¡Viva España! ¡Viva la República!”

/ Enrique Área Sacristan.

(Teniente-Coronel de Infantería y doctor por la Universidad de Salamanca).

Gustavo Bueno simplifica al máximo las acepciones del término “Nación” en tres géneros como un orden de conceptos concatenados, susceptibles de ser clasificados: en primer lugar, estaría el género de las acepciones biológicas, la nación de las ovejas por ejemplo, sus subgéneros como la nación de sus dientes. El segundo género de acepciones seria las derivadas del término etnia en su sentido más amplio, en el que subrayamos los contenidos sociales, culturales e históricos, sobre los estrictamente raciales. Dentro de este género tenemos la Nación étnica que es la especie más moderna. Se le puede llamar “Nación histórica”, constatada ya a mediados del siglo XVI en España, y que se mantendrá viva durante los siglos XVII y XVIII. Muchos historiadores la interpretan como un término político, aunque Gustavo Bueno no está completamente de acuerdo con ello, siendo esta especie de género, las “Naciones Históricas”, aunque puedan superponerse en extensión a la que es propia de determinadas ideas políticas, no constituyentes aún de un concepto político. La “Nación histórica”, podría aproximarse a lo que entendemos ahora por sociedad civil, en cuanto contraposición de la “sociedad política”, en cuyo ámbito aquélla se desenvuelve.

La Nación histórica, por tanto, va asociada a la “Patria”, como lugar en que la Nación vive: se trata, por tanto, de una acepción “geográfica” de Nación.

La Nación histórica no es un concepto político porque ni siquiera sustituye al concepto de “pueblo”.

El tercer género de acepciones del término Nación, las acepciones de la Nación política, significan una ruptura con el Antiguo Régimen, una ruptura que conocemos como la Gran Revolución. Esta ruptura implica concretamente la eliminación de las dos instituciones más características del Antiguo Régimen, las instituciones que expresaban la “distancia genérica” del significado de soberanía que es propia de este Régimen y del nuevo, el Trono y el Altar. Pues es preciso tener en cuenta que la Nación política brota precisamente a partir de la mutilación de estas dos instituciones constitutivas del Antiguo Régimen, mutilación que tuvo lugar además físicamente por medio de la guillotina. La Nación política es, según esto, un concepto republicano y laico, lo que no significa que ulteriormente estas características no se metamorfoseen de modo regresivo, pero dentro ya del nuevo régimen, tomando la forma de Monarquías constitucionales o de Naciones confesionalmente definidas.

En cualquier caso, hay que decir que las dos especies del género “Nación Política” son las que se denominan “naciones canónicas”, que son las originarias y las “naciones fraccionarias” que se forman o pretenden formarse a partir de la secesión, escisión o putrefacción de la nación canónica madre como pasa en España. El principio de la soberanía de la Nación no es un simple mito alternativo al principio de la “soberanía del Rey”. Implica la posibilidad de realización de planes y programas políticos totalmente nuevos que rebasan el “corto plazo” y requieren un medio-largo plazo para llevarse a efecto como ha quedado comprobado en las Comunidades Vasca y Catalana en el caso de “naciones fraccionarias”.

La Nación política es una república de ciudadanos y en ella reside la soberanía y, por tanto, la autonomía política genuina, que ya no recibe ordenes de carácter sobrenatural, sino que se autogobierna según las leyes soberanas de su propia razón.

La razón, por principio, se supone que ha de ser participada por todos los individuos humanos maduros capaces de llegar a ser ciudadanos, sin quedarse en su mera condición de hombres.

Por eso, la nación política es ella misma republicana, por estructura, por esencia, y es laica respecto de cualquier religión positiva: excluye el Trono y el Altar, es decir, representa la subversión total del Antiguo Régimen.

El periodo decisivo para las izquierdas españolas es el que transcurre entre la Constitución de 1876 y la Constitución de 1978, polarizada ahora en su forma menos radical hacia el federalismo, levantando la bandera del “principio de autodeterminación de los pueblos” y llegando con frecuencia a posiciones liquidacionistas de la Nación española.

El componente anti centralista del federalismo evolucionó muy pronto hacia el soberanismo proclamado en algunas partes de España, principalmente en Vascongadas y Cataluña. Sin embargo, ¿quién puede considerar como de izquierda el proyecto de los nacionalistas conservadores de ambas Comunidades? Así lo creen muchos de sus actuales cabezas visibles aplicando una definición meramente posicional de izquierda: “Es de izquierda todo aquello que se opone al franquismo”. Mutatis mutandis, Cataluña.

Es España la que suele ser evitada sistemáticamente en los debates y en las campañas electorales para no nombrar la soga en casa del ahorcado.

Pero me limitaré a formular una pregunta: ¿No es cierto que la izquierda, si bien encuentra grandes dificultades para fijar una definición de la unidad política de España en premisas doctrinales firmes, los encontrará insuperables para defender la posibilidad o la conveniencia de una balcanización o incluso de una federación de España desde premisas doctrinales de izquierda más o menos firmes?

Finalmente, tradicionalmente, se ha definido la república como la forma de gobernar de los países en los que el pueblo tiene la soberanía y facultad para el ejercicio del poder, aunque sea delegado por el pueblo soberano en gobernantes que elige de un modo u otro. En la práctica suele pensarse, aunque no es del todo cierto, que la forma de estado de un país es la monarquía si tiene rey, y república si no lo tiene. Lo cierto es que una república está fundamentada en el “imperio de la ley” y no en el “imperio de los hombres”. Por tanto, y bajo este concepto de república, por oposición a los gobiernos injustos, como el despotismo o la tiranía, forma de gobierno regida por el interés común, la justicia y la igualdad, he de culminar este artículo con un ¡¡¡VIVA LA NACIÓN¡¡¡ ¡¡¡VIVA ESPAÑA¡¡¡ ¡¡¡VIVA LA REPÚBLICA¡¡¡

Fuente: http://www.alertadigital.com/2018/05/15/el-teniente-coronel-de-infanteria-area-sacristan-viva-la-nacion-viva-espana-viva-la-republica/

Julio Albi de la Cuesta: «Los Tercios españoles tenían disciplina hasta en los motines»

8 enero, 2018

Julio Albi de la Cuesta: «Los Tercios españoles tenían disciplina hasta en los motines»

Desperta Ferro reedita el clásico «De Pavía a Rocroi», que desempolvó del olvido a la legendaria infantería

CÉSAR CERVERA
@C_Cervera_M

07/01/2018 01

 

 

El 24 de febrero de 1525, el Rey Francisco I de Francia, desorientado por la niebla que cubría el campo de Pavía, lanzó el que pensaba que iba a ser el golpe de gracia sobre las tropas imperiales de Carlos V. Los temidos gendarmes franceses, representantes de siglos de tradición ecuestre, cargaron con estruendo a la orden de lo más granado de la nobleza. No obstante, mil quinientos arcabuceros españoles, siempre mal pagados y blasfemando, se escondieron en un bosque próximo a Mirabello, desde donde recibieron con fuego a los lustrosos jinetes.

La lista de nobles muertos o capturados incluyó a las mejores familias de Francia, entre ellas a Francisco I, que apareció desvalijado por los soldados bajo su montura. Pero mientras la caballería francesa disipaba su prestigio en cuestión de minutos, en otro punto del campo de batalla el grueso de los españoles lograron lo que parecía increíble pocos años antes, poner en «infame fuga» a los rocosos piqueros suizos.

 

La victoria en Pavía supuso la presentación internacional de «aquellos hombres que fueron tan famosos y temidos en el mundo, los que avasallaron príncipes, los que dominaron naciones, los que dieron ley a la mayor parte de Europa», que diría un siglo después el portugués Francisco de Melo, su comandante en la derrota de Rocroi.

 

Más de un siglo pasó entre Pavía y Rocroi, el título del libro que sacó del olvido a los Tercios españoles. En 1999, Julio Albi de la Cuesta, diplomático y académico de Historia, aceptó la sugerencia de su amigo Arturo Pérez-Reverte, que había publicado años antes la primera aventura de Alatriste, de realizar un estudio moderno y estrictamente histórico sobre los tercios.

 

«De Pavía a Rocroi» cubrió un enorme vacío sobre lo que se conocía en España de esta infantería y, además, inspiró a toda una generación de historiadores y divulgadores a ir más allá del mito patriótico. «A la gente se le llenaba la boca al hablar de los Tercios de Flandes, pero en verdad no conocían nada de ellos. Era una forma de contar la historia de cartón piedra, que dio lugar a unos tercios de cartón piedra», asegura Julio Albi en una entrevista en ABC. Casi dos décadas después de su primera edición, ya descatalogada, Desperta Ferro acaba de rescatar el libro, todo un clásico.

Con un punto de candidez del que vuelve a casa no por Navidad, sino para jubilarse en seis meses, Albi se asombra del tirón que tienen hoy los Tercios de Flandes y los temas militares. En su retorno después de pasar por la embajada de Siria y el consulado de Bayona, entre otros destinos diplomáticos, se encuentra ahora que la historia militar vive una edad de oro. «Es un fenómeno que yo no entiendo. Cuando yo empecé a escribir de historia había tan pocas cosas en español que directamente decidí escribir yo de lo que me interesaba».

¿Qué visión tenían los españoles de los tercios cuanto publicó «De Pavía a Rocroi» en 1999?

Se tenía una idea romántica, pero a la vez totalmente falsa. A la gente se les llenaba la boca hablando de lo magníficos que fueron, pero no sabían nada de ellos, de sus tácticas o de cómo se organizaban. Eran una especie de sombra gloriosa, sin corporalidad. De forma asombrosa, nadie se había ocupado en los tiempos recientes de contestar a preguntas elementales, cuando en verdad antes de admirar cualquier cosa lo primero es conocerla. Es lamentable lo que se ha hecho con nuestra historia en decenios atrás. Se ha contado una historia patriotera, que no patriótica, que era insostenible desde el punto de vista académico.

¿Cuál era la motivación de los tercios, si es que no luchaban por la patria o la nación?

Ellos para empezar luchaban por un sueldo, porque eran soldados profesionales. Y lo hacían por la Monarquía hispánica, no por España, que no existía entonces en los términos que tenemos hoy en mente. Eran el instrumento que tenía la monarquía para extender su dominio y defender sus intereses en el mundo. Un arma de actuación como hoy lo son los marines americanos. Además, para los soldados de los tercios el honor y la reputación eran algo fundamentales. No podemos caer en el gran pecado de analizar el pasado y la mentalidad de estos soldados desde conceptos modernos. En aquel momento la gente moría por una cosa a tener en cuenta como es el honor, que no podemos despreciar porque lo consideremos superado.

¿Qué les hacía superiores a los soldados de otros países?

A nivel moral era una unidad con una enorme seguridad en sí misma. No aceptaban la posibilidad remota de ser derrotados y, al mismo tiempo, ese complejo de seguridad afectaba al enemigo, que no sabía cómo hincarles el diente. A nivel material y táctico, se logró una combinación perfecta de las picas, como elemento defensivo; y el de las armas de fuego que empezaron a aparecer. Los españoles tuvieron desde el principio una afición enorme a los arcabuces, mientras otros países como Inglaterra siguieron con arcos. Los tiradores eran el verdadero elemento de choque, con tal capacidad de fuego y destrucción que durante decenios fueron insuperables. No había organización militar europea capaz de frenarlos.

La historiografía europea es reticente, a pesar de todo, a reconocer que iniciaron una revolución militar.

Los autores lúcidos de la escuela anglosajona, como Geoffrey Parker, sí reconocen esta revolución cada vez más. En la historiografía europea la omisión de los tercios en detrimento del modelo sueco o el holandés parece que ya se está revirtiendo. No obstante, la mayor parte de la culpa la tenemos los españoles. Porque no hemos investigado y publicado suficiente. Con los tercios se produjo una democratización de la guerra. Hasta la Edad Media se había dado protagonista al caballero noble, que era por definición un aristócrata con grandes recursos económicos. A partir de la irrupción de los arcabuces se abre las puertas a que un campesino de Zamora armado con un arcabuz, que no costaba gran cosa, pudiera matar a un noble a caballo con 16 títulos en su escudo. De repente, los caballeros nobles no solo eran muy caros, sino muy inútiles.

El libro va de Pavía a Rocroi, el origen y el ocaso, pero usted reseña que Rocroi (1643) no fue Waterloo

Sí, Rocroi no fue el final de los tercios en absoluto. Escogí los nombres porque me parecieron dos balizas muy claras, pero obviamente los tercios ni surgieron de la nada en Pavía ni desaparecieron en Rocroi. Fueron unidades muy a tener en cuenta hasta que Felipe V, por inspiración francesa, decidió acabar con los tercios y convertirlos en regimientos según el modelo galo. No en vano, el pasado glorioso que arrastraban no desapareció de la noche a la mañana.

¿Qué quedó del espíritu de los tercios en la infantería española?

Hay una serie de características de la infantería española que se han repetido a lo largo de la historia, como la negativa a aceptar la derrota más allá de lo razonable. Son obstinados y, por tanto, son gente que no es fácil de vencer. Además hemos sido famosos por –y esto tal vez sorprenda a los españoles– por nuestra disciplina. Los observadores extranjeros de la Guerra de África de 1860 elogiando asombrados como los españoles en unas condiciones atroces lo soportaron todo y no tenían necesidad de emborracharse como las tropas británicas. En este sentido también les llamaba la atención su alegría. Cada vez que terminaban una marcha se quitaban la mochila y se ponían a cantar y bailar.

Justo recuerda en el libro que los tercios eran muy disciplinados incluso en los motines.

A veces tenemos unos clichés de nosotros mismos que no responden a la realidad. Los tercios tenían una disciplina tan ferrea que se mantenía incluso en los motines. Los amotinados expulsaban a los oficiales educadamente, retiraban las banderas y se dotaban de una organización autonoma mientras duraba la negociación.

 

Cuadro «El milagro de Empel», por Augusto Ferrer-Dalmau (2015) – ABC

Las curiosidades ocultas de la infantería que dominó Europa

-Tercios embarcados: La necesidad de defender los extensos dominios de ultramar de España obligó a los sucesivos reyes a crear tercios destinados especificamente a la lucha marítima. La infantería embarcada se denominaba «guarnición» y alcanzó a lo largo de los años el mismo prestigio que tenía en tierra.

-La minoría española: Los españoles eran solo una minoría dentro de las tropas imperiales. La Monarquía hispánica tenía tercios italianos, irlandeses, valones… y también de españoles, que representaban en torno al 20 por ciento del total en el mejor de los casos. No obstante, los españoles eran una minoría selecta, lo que en terminología alemana se denomina «ballena de corsé», es decir, la unidad que vertebra al resto.

-Derecho a ir en vanguardia: Los tercios españoles defendieron en distintas ocasiones su derecho «histórico» a ir siempre en vanguardia. Una pretensión que Felipe III se tomó tan en serio como para escribir a Spínola a principios del siglo XVII «espantado» al enterarse que un tercio de italianos se había adelantado en un combate. Como consecuencia, el maestre de campo fue arrestado y se le abrió un expediente, del que salió absuelto porque pudo demostrar que la situación táctica había exigido improvisar.

-Los mejor vestidos: Algunos tercios recibían apodos tan profanos como el de «los Galanes» o «los Almidonados» porque emplearon en galas «el dinero de tantos estipendios», con celestes dorados y espadas, cintillos de ricas piedras, tahalíes y penachos. Los españoles tenían fama de vestir con gran esplendor y cuidar al detalle su imagen. A falta de uniformes, lo más usual era llevar bordada la cruz de San Andrés en alguna parte de la ropa o el sombrero para distinguirse de otras tropas.

-El vicio de los juegos: Cuando no estaban combatiendo, los soldados se entretenían sobre todo en los juegos de cartas. Incapaces de restringir el juego, los mandos se contentaron al menos con prohibir que se apostara con personas que no fueran soldados y, además, ordenaron que se practicara solo en los cuerpos de guardia, de modo que los oficiales pudieran vigilar que sus hombres no se excedieran en «este abominable y diabólico vicio».

===

FUENTE:

Diario “ABC”, Madrid, 7 enero 2018

http://www.abc.es/cultura/libros/abci-julio-albi-cuesta-tercios-espanoles-tenian-disciplina-hasta-motines-201801070100_

TOMÁS SALVADOR, ESCRITOR FALANGISTA, que estuvo en la Blau Division…

12 septiembre, 2017

TOMAS SALVADOR ESCRITOR ,DE LA BLAU,  QUE CONOCIÓ Y AMÓ A RUSIA.

A LA VISTA DE LAS CÚPULAS DE LA CATEDRAL DE SAN ISAAC ,DE PETROGRADO ,DIJO:

UN DIA RESUCITAREIS…  

Y LA PROFECIA CUMPLIOSE

 

TOMÁS SALVADOR VALCANALILLO (1)

 

Tomás Salvador murió a 23 de junio de 1984 casi en la miseria nadie lo recuerda yo sí. España es mal pagador con sus genios. Castilla desprecia lo que ignora y teme al talento y a los que dicen la verdad pero su obra está ahí: Cuerda de Presos, División 250 (una de las mejores novelas escritas en Europa sobre la segunda guerra mundial narra la caída de Novgorod frente a Petrogrado el Día de la Resurrección, y un día resucitarán las cúpulas de la catedral de san Isaac y así ha sido; porque a lo último de la novela en medio del fragor del cerco de unos cuantos soldados españoles de infantería copados en el Lago Ilmen se formula la profecía de la resurrección de la ortodoxia con Putin,) “El atentado”, donde se avisa a los españoles de la peste terrorista en Vascongadas y en Cataluña “Les presento a Manolo”, “Las compañías blancas”, “el arzobispo pirata”, los atracadores”, la “nave”.

Seguramente hay en este palentino sin madera de héroe el mejor novelista de la generación de posguerra, el más cualificado narrador muy por encima de Cela pero tuvo un defecto: ser un falangista de izquierdas. Manuel de Agustí, Zunzunegui y Foxá el gran Foxá del Madrid de Corte a Checa se le acercan aunque no le igualan.

Agustín de Foxá se cansó pronto de la novela, se dio a la bebida. Agustí la ceniza fue árbol pondera la Cataluña industrial a la que admiraba Franco, y Zunzunegui componía unas novelas demasiado largas con Bilbao como escenario y eso cansa. En efecto, Salvador era el más completo luego vinieron Delibes, la Matute, la Quiroga y todo un tropel de féminas cuya abanderada sería la ovetense Dolores Medio a la que habría que calificar como la Jane Austen española.

Era don Salvador ▬ le conocí en carne mortal cuando fuimos Lalo Azcona y yo a entrevistarlo a Barcelona para el suplemento de Arriba y en honor a nosotros se puso una camisa azul vieja que le estaba prieta pues había engordado, regentaba un quiosco en la Diagonal ▬ muy sordo  a causa del estampido de un cañonazo en la batalla de Krasnii Bor cuando un disparo del 105 le trepanó los tímpanos.

Los organillos de Stalin zurraban a discreción y la artillería alemana disparaba contra el palacio deCatalina la Grande.

Era gordo. Era falangista sindicalista y bonachón y además de Palencia de Villada cerca de Fromista cuna del románico. Tales vicisitudes acaso le marcaron; también fue policía de Franco. Leía novelas de Agalla Christie, y eso  por lo visto no se perdona.

Quadecausa,  sus obras yacen en el olvido y sólo unos pocos escogidos tenemos la fortuna de releer a Tomás Salvador, que resucitarán algún día como resucitaron las cúpulas doradas de la catedral de Novgorod.

Tampoco se  le perdona que vistiera camisa azul, que tuviera un genio endiablado mandase a los machacas  a tomar polculo con un gran sentido del humor y que en su gran novela “Cuerda de Presos” hiciera un canto a la Guardia Civil.

Se trata de un escritor versátil, todo terreno; escribía con tal facilidad una novela de espionaje como otra de contexto histórico y al cabo acabó escribiendo cuentos para niños. Fue un pionero y un dechado de la Literatura Infantil en España. Redactaba muy bien quizá demasiado bien y con harta  humildad.

Tan pronto abordaba una narración de ciencia-ficción como retrataba el tiempo de la edad media estudiando a un personaje tan inabordable como fue Pedro I el Cruel en sus Compañías Blancas. En “Historias de Valcanillo” novela en la cual revive los tiempos palentinos de su infancia y estudia la psicología del tonto del pueblo realiza un verdadero tour de force psicológico.

A través de Jacintón disminuido psíquico el lector se va a adentrar en el complejo mundo de una villa castellana con sus esplendores y miserias a mediados del pasado siglo. la agnición  o pasapalabra que se repite a lo largo del libro es la siguiente:

▬ ¿Por qué lloras, Jacintón?

▬ Porque me da la gana.

Es menester ser un poeta de recursos para desenvolverse en un asunto tan difícil como es el del retraso mental pero este novelista lo aborda con solercia y ternura sin caer en los tópicos al uso. El temblor de un cierto lirismo lleno de piedad cervantina envuelve toda la narración. Hay siempre un ángel de la guarda que protege a los inocentes de los peligros el tonto de Valcanillo va por ahí repitiendo su estribillo de no quiero, no me da la gana, y si le dicen algo se planta a llorar. Ahí está la real gana de los españoles  una idea que no se encuentra en ninguna otra lengua indoeuropea. Da rienda a lo fantástico y hay pasajes  como cuando el protagonista conversa con los ángeles que recuerdan por su fuerza impetuosa a Gogol.

A Jacintón le echan también del infierno y en el cielo no lo quieren tal vez tenga una plaza en el limbo pero el limbo ya no lo existe lo dijo uno de los últimos papas. Así que menudo panorama.

¿Por qué lloras, Jacintón? Porque me da la gana.

 

12/09/2017

FUENTE:

https://antonioparragalindo.blogspot.com.es/

“RIBADELLESA”, novela de un gijonés de 93 años

17 abril, 2017

Novedad noviembre: “Oviedo, belleza y coraje” – Luis Amérigo Castaño

Oviedo, belleza y coraje

Luis Amérigo Castaño

FUENTE:
http://elblogdeedicionpersonal.blogspot.com.es/2013/11/novedad-noviembre-oviedo-belleza-y.html
===

Libros de segunda mano: COMO VI LO QUE VIVI - PRIMERA PARTE ( DE MAYO DE 1922 HASTA ABRIL DE 1939 ) - LUIS AMERIGO CASTAÑO - Foto 2 - 76817059

FUENTE:
http://www.todocoleccion.net/libros-segunda-mano/como-vi-lo-que-vivi-primera-parte-mayo-1922-hasta-abril-1939–luis-amerigo-castano~x76817059
===
Libros de segunda mano: COMO VI LO QUE VIVI - PRIMERA PARTE ( DE MAYO DE 1922 HASTA ABRIL DE 1939 ) - LUIS AMERIGO CASTAÑO - Foto 3 - 76817059

FUENTE:
http://www.todocoleccion.net/libros-segunda-mano/como-vi-lo-que-vivi-primera-parte-mayo-1922-hasta-abril-1939–luis-amerigo-castano~x76817059
===

Libros de segunda mano: COMO VI LO QUE VIVÍ ( 2ª PARTE ) - LUIS AMERIGO CASTAÑO - Foto 1 - 52125499
===
FUENTE:
http://www.todocoleccion.net/libros-segunda-mano/como-vi-lo-que-vivi-2-parte–luis-amerigo-castano~x52125499

FUENTE:
http://www.todocoleccion.net/libros-segunda-mano/como-vi-lo-que-vivi-2-parte–luis-amerigo-castano~x52125499#relaccionados
%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%

Inicio / Blog

blog  “ORO FINO” de José María Zavala

alojado en el espacio web de http://www.religionenlibertad.com
José María Zavala, zavala.blog@gmail.com, es 

El cuerpo  de    José Antonio

16 diciembre 2013
%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%
Para solicitar el volumen II de “Como ví lo que viví”:
en Iberlibro.com  “El Galeón”, Madrid
fax  librería@perezgaldos.com
ó en  91 531 26 40    /  91 445 57 38  / Pedidos:  91633 58 96
precio 25€  + 3,99 € gastos de envio

UN GIJONÉS DE 93 AÑOS ESCRIBE UNA NOVELA TITULADA ‘RIBADESELLA’

Se llama Luís Amérigo Castaño, tiene 93 años de edad y acaba de publicar una novela que lleva por título ‘Ribadesella. Donde el río besa al mar’. Se trata de una historia de amor y misterio que transcurre a través de un viaje descriptivo por el concejo de Ribadesella y la comarca del oriente de Asturias. Entre otros lugares, el Mirador del Fitu, un paraje con el que el autor se siente muy identificado ya que llegó a conocer a la persona que impulsó su construcción, el doctor Antonio Pérez Pimentel. En su novela, este rincón del Sueve se convierte en el escenario de un crimen.

Según la editorial, el relato “mezcla la dulzura y alegría de la juventud” de su protagonista con “la oscuridad y el dolor de los instintos sociales de mas baja catadura”. Luís Amérigo Castaño es natural de Gijón aunque reside en Madrid desde 1930. Asegura que conoció Ribadesella en una de las muchas vacaciones familiares por tierras asturianas. “Mis padres alquilaron un chalé en la zona de la playa hace ya muchos años y quedé encantado con esta villa partida por el río. Una playa que en aquellos años aún no estaba tan urbanizada”, explicó. Varias décadas después, el autor rememora en 138 páginas aquellos lugares que conoció, siguiendo la historia de una jovencita, “una chiquilla que está pasando de la infancia a la juventud”. Y a día de hoy, aún se sigue preguntando por las magdalenas del Manín

Publicado 13th January 2016 por COPE Ribadesella 98.3 fm

Etiquetas: gijonés libro luís amérigo castaño novela ribades

FUENTE:
http://coperibadesella983fm.blogspot.com.es/2016/01/un-gijones-de-93-anos-escribe-una.html

&&&&

 

“Quiero dar una conferencia sobre las personas que dan nombre a las calles de Gijón”

 

30.12.2013 | 01:36

  1. F.-P. “Si Dios me da vida, iré a Gijón. Quiero dar una conferencia sobre las personas que dan nombre a las calles de la ciudad”, anuncia Luis Amérigo. Es vital y no cesa de hacer planes.

Suele visitar la ciudad costera todos los veranos y, de hecho, según explica, dio forma a “Oviedo, belleza y coraje” a la vuelta de la ciudad, el verano del año pasado. “A Gijón le tengo un cariño muy grande. Mi padre estuvo en la época gloriosa del Ateneo de Gijón: fue el presidente”, comenta con orgullo.

La familia salió de Asturias en 1930, pero Amérigo aún guarda muchas imágenes claras de su infancia entre las ciudades de Oviedo y Gijón. “Yo disfrutaba yendo a Oviedo. Delante de la Catedral había unas casuchas, que eran como las del Fontán, pero que estaban muy mal conservadas, y no sé en qué momento desaparecieron”, cuenta. Y recuerda que en Gijón “había una confitería con unas pastillas de café con leche deliciosas, casa Rato”.

Luis Amérigo no descarta presentar su novela en Asturias, aprovechando alguna visita estival

FUENTE:

http://www.lne.es/oviedo/2013/12/30/quiero-dar-conferencia-personas-dan/1521122.html
===

martes, 19 de noviembre de 2013

 

 

Novedad noviembre: “Oviedo, belleza y coraje” – Luis Amérigo Castaño

Oviedo, belleza y coraje

Luis Amérigo Castaño

FUENTE:
http://elblogdeedicionpersonal.blogspot.com.es/2013/11/novedad-noviembre-oviedo-belleza-y.html
===

FUENTE:
http://www.todocoleccion.net/libros-segunda-mano/como-vi-lo-que-vivi-primera-parte-mayo-1922-hasta-abril-1939–luis-amerigo-castano~x76817059
===

FUENTE:
http://www.todocoleccion.net/libros-segunda-mano/como-vi-lo-que-vivi-2-parte–luis-amerigo-castano~x52125499#relaccionados
%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%

 

===

 

&&&&&

UN GIJONÉS DE 93 AÑOS ESCRIBE UNA NOVELA TITULADA ‘RIBADESELLA’

Se llama Luís Amérigo Castaño, tiene 93 años de edad y acaba de publicar una novela que lleva por título ‘Ribadesella. Donde el río besa al mar’. Se trata de una historia de amor y misterio que transcurre a través de un viaje descriptivo por el concejo de Ribadesella y la comarca del oriente de Asturias. Entre otros lugares, el Mirador del Fitu, un paraje con el que el autor se siente muy identificado ya que llegó a conocer a la persona que impulsó su construcción, el doctor Antonio Pérez Pimentel. En su novela, este rincón del Sueve se convierte en el escenario de un crimen.

Según la editorial, el relato “mezcla la dulzura y alegría de la juventud” de su protagonista con “la oscuridad y el dolor de los instintos sociales de mas baja catadura”. Luís Amérigo Castaño es natural de Gijón aunque reside en Madrid desde 1930. Asegura que conoció Ribadesella en una de las muchas vacaciones familiares por tierras asturianas. “Mis padres alquilaron un chalé en la zona de la playa hace ya muchos años y quedé encantado con esta villa partida por el río. Una playa que en aquellos años aún no estaba tan urbanizada”, explicó. Varias décadas después, el autor rememora en 138 páginas aquellos lugares que conoció, siguiendo la historia de una jovencita, “una chiquilla que está pasando de la infancia a la juventud”. Y a día de hoy, aún se sigue preguntando por las magdalenas del Manín

Publicado 13th January 2016 por COPE Ribadesella 98.3 fm

Etiquetas: gijonés libro luís amérigo castaño novela ribades

FUENTE:
http://coperibadesella983fm.blogspot.com.es/2016/01/un-gijones-de-93-anos-escribe-una.html

&&&&

 

“Quiero dar una conferencia sobre las personas que dan nombre a las calles de Gijón”

 

30.12.2013 | 01:36

  1. F.-P. “Si Dios me da vida, iré a Gijón. Quiero dar una conferencia sobre las personas que dan nombre a las calles de la ciudad”, anuncia Luis Amérigo. Es vital y no cesa de hacer planes.

Suele visitar la ciudad costera todos los veranos y, de hecho, según explica, dio forma a “Oviedo, belleza y coraje” a la vuelta de la ciudad, el verano del año pasado. “A Gijón le tengo un cariño muy grande. Mi padre estuvo en la época gloriosa del Ateneo de Gijón: fue el presidente”, comenta con orgullo.

La familia salió de Asturias en 1930, pero Amérigo aún guarda muchas imágenes claras de su infancia entre las ciudades de Oviedo y Gijón. “Yo disfrutaba yendo a Oviedo. Delante de la Catedral había unas casuchas, que eran como las del Fontán, pero que estaban muy mal conservadas, y no sé en qué momento desaparecieron”, cuenta. Y recuerda que en Gijón “había una confitería con unas pastillas de café con leche deliciosas, casa Rato”.

Luis Amérigo no descarta presentar su novela en Asturias, aprovechando alguna visita estival

FUENTE:

http://www.lne.es/oviedo/2013/12/30/quiero-dar-conferencia-personas-dan/1521122.html

 blog  “ORO FINO” de José María Zavala

alojado en el espacio web de http://www.religionenlibertad.com
José María Zavala, zavala.blog@gmail.com, es 

El cuerpo  de    José Antonio

16 diciembre 2013
%%%%%%%%%%
Para solicitar el volumen II de “Como ví lo que viví”:
en Iberlibro.com  “El Galeón”, Madrid
fax  librería@perezgaldos.com
ó en  91 531 26 40    /  91 445 57 38  / Pedidos:  91633 58 96
precio 25€  + 3,99 € gastos de envio
Inicio / Blog

Luis Amérigo publica a los 91 años su primer libro, ambientado en Oviedo

7 abril, 2017

viernes, 7 de abril de 2017

Luis Amérigo publica a los 91 años: Oviedo ambientado en la Guerra Civil

http://www.lne.es/oviedo/2013/12/30/novela-edad/1521121.html

Luis Amérigo publica a los 91 años su primer libro, un relato dedicado a la ciudad de Oviedo ambientado en la Guerra Civil

30.12.2013 | 01:36

Luis Amérigo firma ejemplares de su primera novela en el Café de los Austrias de Madrid.

Luis Amérigo firma ejemplares de su primera novela en el Café de los Austrias de Madrid.

Elena FERNÁNDEZ-PELLO 

Luis Amérigo Castaño, un gijonés enamorado de Oviedo, acaba de debutar como novelista a los 91 años. Lo ha hecho con un libro dedicado a la capital asturiana, “Oviedo, belleza y coraje”, que presentó hace unas semanas en Madrid, donde reside desde hace muchos años. “Está dedicada al coraje de Oviedo, el que demostró en la revolución de los mineros y en el sitio del 36, pero no al coraje en la defensa o la lucha, sino en el que pusieron sus habitantes en su reconstrucción”, explica Amérigo, que fue abogado y militar.

Amérigo escribe desde hace años, pero nunca se había decidido a publicar. Pensó que no era tarde, quiso quitarse el gusanillo y se animó a autoeditarse. A finales de noviembre presentó su novela en el Café de los Austrias, acompañado por el periodista ovetense Ramón Sánchez-Ocaña.
En “Oviedo, belleza y coraje” relata la historia de tres generaciones de una familia, con la capital del Principado y la Guerra Civil como escenario. El relato comienza con una imagen de “La Regenta”, a pesar de que Amérigo dice sentirse “defraudado por Clarín” en lo que respecta a esa obra. “Hace una descripción muy pobre y confusa de Oviedo en esa novela, no es el Clarín tan sencillo y claro de los cuentos”, comenta, y deja escapar una exclamación de admiración por su “Adiós, Cordera”, “de una belleza inigualable”, opina. Se anima y comienza a recitar de memoria su primer pasaje.
La memoria de Luis Amérigo, cuyo padre presidió el Ateneo de Gijón, es imbatible, y también su amor por Oviedo, a pesar de haber nacido en la ciudad vecina que se supone competidora. “Yo superé eso muy pronto. Mi madre había vivido en Oviedo hasta que se casó, iba a menudo de visita con ella y veía que era un lugar precioso. Mis tíos vivían en la calle Marqués de Santa Cruz, enfrente de su casa estaban el Campo San Francisco y una fuente con un angelito”, cuenta. “Tengo el convencimiento de que es la ciudad más bonita de España, sólo le falta el mar. Es de una belleza enorme y eso sin tener ningún gran monumento”, opina.
Para su primera novela ha optado por una ambientación histórica. “Yo he vivido varios regímenes, empezando por la Monarquía de Alfonso XIII, aunque muy poco”, cuenta y añade, como curiosidad, que reparó en “que había llegado la dictadura porque cambió la hora: yo me acostaba con sol en el horizonte y de repente cenábamos con la luz encendida”. Tras la muerte del general Primo de Rivera la familia Amérigo se trasladó a Madrid. “La Gran Vía no se llamaba Gran Vía, sino Pi y Margall, y vivíamos en el número 8, donde seguimos”, informa.
Su afición por las letras le viene de lejos. Luis Amérigo tuvo entre sus profesores a Gerardo Diego, el poeta. “Dio clase a mi hermano en el Jovellanos de Gijón y nos lo volvimos a encontrar en Madrid. Reconoció a mi hermano pasando lista”, refiere. Cuenta de él que “tenía un genio endemoniado: cogía los cuadernos y los tiraba todos al aire cuando se enfadaba”.
Corría el año 1932, dice Luis Amérigo. “Allí empecé yo a escribir, en el Instituto Velázquez. El primer año tenía escrituras al dictado y el segundo, composiciones, y así empezó todo”, explica.
Ha tardado una vida en publicar su primera novela y no teme el devenir del tiempo. Es más, asegura, ya piensa en escribir su segundo libro.
Vida y obra
El autor
Luis Amérigo Castaño nació en Gijón en 1922. Su madre había vivido en Oviedo hasta su boda y su padre fue presidente del Ateneo de Gijón. En 1930 la familia se trasladó a Madrid.
Luis Amérigo ejerció el derecho en el Cuerpo Jurídico del Ejército del Aire.
La novela
“Oviedo, belleza y coraje” es su primera novela. Está ambientada en la capital asturiana y en la Guerra Civil. Empieza con una imagen de “La Regenta” y habla de tres generaciones
FUENTE:

homenaje a Ramón J. Sender

13 julio, 2016

SENDER CONTRA LA GAFANCIA DE LOS BORBONES

 

El trece mal número fatídico que cuadraba a un rey de ojos inexpresivos y mirada vacía un rey “esparrancao” aficionado al porno duro (queda por ahí alguna película años veinte cine mudo en la cual participó como protagonista) al decimotercero de los Alfonsos se deben los veinte mil muertos de Annual y los doce mil de Monte Arruit, según declara Sender en sus confesiones. Sangre española. El 13 mal número. Enfrentado al peligro, no arrostró su obligación como hizo el último de los Romanov o su tatarabuelo Luis XVI. Los borbones traen mala suerte. Error imperdonable del dictador al reinsertarlos. Es una monarquía con bicho.

 

Ramón J. Sénder culpa a Franco de haber desaprovechado la ocasión para desterrar a estos dinastas con mal fario y establecer el reino de la justicia social. El tercer tranco de su libro autobiográfico “Crónica del Alba” es un canto de amor a España al heroísmo de sus pistolos que luchan bajo el mando de una oficialidad en muchos casos corrupta. “Algunos de nuestros jefes y oficiales eran más perniciosas para la patria que el propio Abdelkrim”.

 

Marruecos siempre Marruecos. El Rif misterioso. Pelear contra el moro tuvimos por costumbre, pero el moro es hermano nuestro. Luego serían los soldaditos de la Yehala los que sacarían a Franco las castañas del fuego ayudándole a vencer en la guerra del 36. Una larga historia de amor y desamor, de encuentros y desencuentros. Salam malikum. Y malikum salam.

 

Cuando aparece en escena el “djin” (Satanás), que malmete, estas relaciones se alborotan. Sender fue como Pedro Antonio de Alarcón como Arturo Barea o Ernesto Gimenez Caballero, Mola, Sanjurjo y tantos otros tantos escritores soldado en la guerra de Melilla. Sus páginas están impregnadas de ese sol místico de la Elvira desierta y es lo que significa la palabra elvira en árabe: desierto; su pluma tallada en las arenas del Sahara.

 

Sopla sobre ellas el “levante” que es un aire que enloquece. Estuvo Ramon J. Sender -cuatro años de mili- destacado en un regimiento de infantería de línea el Ceriñola 42 y, enamorado de una hispano-marroquí, la bella Antonia, vendería panes de munición y cartuchos a los de Abdelkrim. Libró de ser fusilado y condenado a trabajos forzados en el penal del Hacho, salió libre tras la amnistía decretada por el general Berenguer.

 

Una vez excarcelado se dedica a buscar a su bella jarifa por todo el Rif. Vestido de moro con babuchas y chilaba encuentra a su ex en un aduar de la frontera con Argelia. Es una historia apasionante en la cual el escritor aragonés revela sus facultades narrativas y la capacidad para la intriga y el suspense. Vierte el relato en una prosa nada alcorzada ni melindrosa. Es escritura verdad sin impostar la voz ni hacer gorgoritos efectistas al estilo de Baroja,  Azorin o de Unamuno, del que dice que era un pobre hombre con muy mal oído para el párrafo musical (sus páginas carecen del concento o esa disposición armónica, ese atisbo, que tanto abunda en la obra de Cela o de Valle Inclán. Por cierto, Unamuno no tenía ideas originales, toda su obra la copia de filósosfos extranjeros: Hobbes, Nietzsche, Holderling. Perez de Ayala le parece al autor aragonés un asturiano insoportable que trufa sus obras de vocablos culteranos para demostrar su ascendiente jesuita curtido en lecturas clásicas.

 

Sólo se libran de sus varapalos Cansinos Assens que era un sefardita gordo y procesional que hablaba todos los idiomas del mundo y traducía a los maestros rusos. Gómez de La Serna le parece un madrileño simpático y castizo pero algo afrancesado.

 

Ramón J. Sender se expresa de una forma llana y libre a la manera de como hablaban las gentes de su Calamera natal. Pero también incorpora a sus libros el lenguaje del cuartel y la trinchera. La guerra huele a mierda y a listerina, y a desinfectante hieden los cuartos de banderas.

 

El Bajo Aragón es tierra fronteriza de romis, muladíes y aljamiados que revelan una larga convivencia y entendimiento con el Islam. Tierra de hombres cabales con nervios de acero y sangre en las venas. Pero las cosas son como son hasta que dejan de serlo. Y el español ha incorporado a la masa de su sangre virtudes y defectos de su herencia morisca. Por ejemplo, la arrogancia, el valor, la insolaridad peninsular que nos viene de los benimerines.

 

España sigue siendo un reino de taifas con mucho orgullo local con el riesgo de perder el sentido nacional.

 

Crónica del Alba es un tour de force narrativo que, en ocasiones, recuerda escenas increíbles de aduares y vuelos en alcatifa como en las Mil y una Noches; otras, plantea escena las princesas jarifas del Romancero que regresan a la grupa del caballero don Bueso de tierra de moros y que son en realidad cristianas cautivas. Buen pueblo pero mala gente. Regido por políticos indotados y monarcas cenizos. ¡Dios, qué buen vasallo si hubiese buen señor!

 

Los siete trancos de esta extensa novela autobiográfica son siete arracadas o perlas colgantes que se exhiben como el Tesoro visigótico de la cruz de Guarrazar, muestran a un escritor-verdad, que trata de interpretar la vida española en el tiempo de la república y los años previos a la guerra civil.

 

Sopló un levante de locura cainita y vinieron las gumias. El gemido de las parcas llenó el país de cantos lúgubres. La catástrofe se pudo evitar si no hubieran tenido tanta fuerza los masones y los poderes en la sombra no le hubieran apretado las clavijas a los militares sublevados y el Faenas viscoso y verrugo (así llama a don Manuel Azaña) no hubiera sido tan malvado, o se hubiera dado a la fuga el monarca.

 

El conde Romanónes bajó a despedirle a la estación de Torrelodones. Alfonso XIII abdicó. España, ahí te quedas. No se fue el caimán por Barranquilla, que se fue por Cartagena.

 

El pueblo asistió ignorante a aquella hecatombe y tomó las armas del bando en que se encontraba cuando estalló el Movimiento. Algunos como el propio autor se pasaron del bando nacional al republicano porque sus ideas se inclinaban hacia el progreso, la democracia y la libertad. El régimen del 14 de abril del 31, lo dice con todo su dolor Sender, fue un sistema político que malparió. Pronto vinieron los desengaños. Esto no furrula.

 

La republica a juicio del ex soldado aragonés que al llegar a Madrid se hizo periodista, cometió el error de trocar la enseña roja y gualda [cierto que una bandera no es más que un trapo pero por defenderla y honrarla habían muerto tantos] por el carmesí. El color morado es el de los borbones y da mala suerte. El error lo han vuelto a cometer los de Podemos. Impolítica medida del Faenas Verrugado fue también la orden de quemar conventos.

 

El moradillo es tintura del hematoma y de la sangre coagulada. Anticipaba la degollina. El Viscoso era un “bassani” (hijo de mala madre) para los moros que cruzaron el Estrecho. Además era un cobarde, aunque buen orador.

 

El amarillo sin embargo es color limpio de los campos de España donde el trigo de los espacios de la tierra de pan llevar contrae matrimonio con el rojo de la amapola. Se fundían así la pasión y la contemplación. Dos cromatismos fervientes que no había por qué cambiarles por el cárdeno de Villalar, que es color de la derrota.

 

Luego, aquello sería un desbarajuste. España abrió la puerta a todo el lumpen de Europa y de Estados Unidos. Los de las Brigadas Internacionales tenían la idea de que se alistaban con el bando de la República en favor de unas vacaciones pagadas. Cuando se dieron cuenta de qué iba la cosa y que se derramaba mucha sangre en el campo de batalla pues aquella guerra nunca fue un paseo militar, que iba en serio, regresaron a sus casas. Españoles ahí os quedáis.

 

Todas estas ideas anarquistas del escritor nacido en las riberas del Cinca y para libre Aragón ya lo dijo Baltasar Gracián volvieron a Sender sospechoso tanto a ojos de los azules como de los rojos. Barruntaban que fuera un doble agente. En Burgos y en Calamera estuvo a punto de ir al paredón. Salvaría la piel mediante ardides y subterfugios, sin que ello le librase más tarde de las penalidades del campo de concentración francés y de la hégira primero a México y después a USA.

 

Su obra está plagada de aforismos y de reflexiones filosóficas fruto de su conocimiento de las lenguas clásicas y de la mitología indoeuropea. Así escribe, verbigracia, que el Nuevo Testamento se encuentra trufado de contradicciones. Sin embargo, en abono de su divinidad declara que la narración de la Pasión del Señor, según los Evangelios Sinópticos, es el texto más maravilloso que haya podido salir de  la pluma de un hombre a lo largo de todos los tiempos. Con toda seguridad fue inspirado por Dios.

 

Le gusta san Agustín porque le parece el autor más humano de toda la patrística y admira a Teresa de Jesús en su casticismo del espíritu castellano más realista, cuando conversando en tiempos de soledad y de sequedad, con Jesus se queja al Amado de sus dolencias espirituales y carnales:

 

– “No me extraña, Señor, que tengas tan pocos amigos, a juzgar por lo mal que los tratas”,

 

Sostiene que el cristianismo y el budismo con sus postulados de dulzura quietud y amor para con los enemigos son dos formularios de carácter femenino: (el yin de los chinos). Sin embargo, el Islam – el yen- es una religión viril al igual que la Ley Mosaica.

 

Ambas religiones presentan a un dios tronitonante que no se humana, oculto en la montaña del Sinai o la piedra de La Caba. Stalin y Hitler, por ese mismo renglón, son deidades másculas que pertenecen al linaje de Maquiavelo. Nietzsche y Siva. Así habló Zaratrusta.

 

Platón y Sócrates honran como principio religioso a la filosofía de la razón. Espinoza aquel converso al que expulsaron de la sinagoga de  Amsterdam pulía el diamante mientras presenta para la historia un sistema envenenado de divinidad. Es el panteísmo como venero del que todas las fuentes del pensamiento brotan. Fe es creer lo que no vimos dice el P. Astete. Ahí me las den todas.

 

A Dios nunca lo vimos pero ejerce el oficio de guardabarreras del mundo. Un oficio en el cual en verano te escaldas en invierno te arrices y siempre te jodes. Hay que seguir buscando.

 

Los libros de este autor aragonés es un monumento a la hispanidad desde el espíritu libertario y anarquista total. Deberían ser preceptivos en los escuelas de la nación para que lo jóvenes supieran verdaderamente qué es lo que pasó, por qué pasó y cómo pasó.

 

La historia de España no es un cursi serial de “Cuéntame” ni de “Aguila Roja“. Es mucho más. Mientras no salgamos de ese círculo vicioso y expurguemos nuestras conciencias, España, acervo de las tres religiones, seguirá siendo un país maldito malmetido por políticos trincones y periodistas buscones siempre de tertulia en alarde del pose y nadando estilo mariposa.

 

FUENTE:

http://www.antonioparragalindo.blogspot.com

 

 

Crónicas… de Bernal Diaz del Castillo

27 junio, 2016

  http://pictures.abebooks.com/LAPALMA40/md/md19444493536.jpg Este volumen es la primera parte de la gran obra literaria sobre la conquista de Nueva España, de cuyo autor, Bernal Diaz del Castillo,  todos los elogios son pocos… Ahora estoy buscando la segunda parte , pues es necesario leer la obra completa…   … Oviedo, 27 de Junio de 2016, Anno Domini    

 

&&&

NOTA: Se puede leer una verswión en PDF de “La  historia verdadera…”

en 

http://biblioteca-electronica.blogspot.com

 

http://www.historiadelnuevomundo.com/docs/Conquista-Nueva-Espana-Bernal-Diaz-del-Castillo.pdf

X Jornadas de la Disidencia: “Quijotes de nuestro tiempo”

15 noviembre, 2015

domingo, 15 de noviembre de 2015

X Jornadas de la Disidencia: “Quijotes de nuestro tiempo”

Cultura Transversal

X Jornadas de la Disidencia: “Quijotes de nuestro tiempo”

X JORNADAS DE LA DISIDENCIA 2015X Jornadas de la Disidencia:
“Quijotes de nuestro tiempo”
13, 14 y 15 DE NOVIEMBRE 2015
Organiza las Jornadas de la Disidencia: Ediciones Fides.
Programa:
Viernes, 13 de noviembre
18:00 h. Recepción e instalación de stands.
18:30 h. Conferencia de Josele Sánchez: “Pensamiento único y
medios de comunicación”.
19:15 h. Receso.
19:30 h. Conferencia de Cherifa Serrad: “Visión palestina”.
20:15 h. Presentación del libro “Alarde Nacional-Sindicalista. La historia de Falange en
Vascongadas”.
Hablarán: José Luis Jerez Riesco, Manuel Andrino y Norberto Pico.
21:30 h. Fin de la primera Jornada.
Sábado, 14 de noviembre
10:00 h. Conferencia de Yusuf Ibn Oroza: “Islam en España, sociedad anónima”.
11:00 h. Receso.
12:00 h. Conferencia de Andrea Virga (Italia): “Comunitarismo una propuesta para Europa”.
12:45 h. Conferencia de Javier Barraycoa y Josep Alsina: “Somatemps y el catalanismo
hispánico”.
14:00 h. Receso para el almuerzo.
16:00 h. Conferencia de Marc Hamstra: ¿Qué ocurre en Novoróssia?, una experiencia
desde la primera
línea.
16:45 h. Conferencia de Duarte Branquinho (Portugal): “Portugal, ni soberanía ni
salida política”.
17:30 h. Receso.
18:00 h. Recital poético-musical.
18:30 h. Conferencia de Ahmed Rami (Suecia): “El mundo de hoy: problemas y perspectivas
para el futuro”.
19:15 h. Receso.
19:30 h. Mesa Redonda: La Falange a debate. Participan: Luis Junquera, Salvador Ceprián,
Norberto Pico, Luis López Novelles, Gustavo Morales y Felipe Pérez. Modera: Francisco Visedo.
21:30 h. Fin de la segunda Jornada.
Domingo, 15 de noviembre
10:00 h. Conferencia de Pedro Varela: “La inmigración masiva como arma de ingeniería social”.
11:00 h. Receso.
11:30 h. Conferencia del Obispo Richard Williamson (Gran Bretaña): “Los amigos y los enemigos
de Dios en la política”.
13:30 h. Clausura de las Jornadas.
Stands
Ediciones Nueva República, Ediciones Ojeda, Ediciones Esparta, Ediciones Fides, Librería
Triskelia, NTC…
Entrada
10 euros *(El precio de la entrada es el mismo para asistir a todas las conferencias, a
varias o sólo a una)
* Con la entrada se obsequiará con un libro cuyo PVP es de 15€.
Lugar:
Madrid  (ver Programa “Disidencias” de Ediciones Fides)

En Kazajistán, se inauguró el Memorial de Spassk

11 junio, 2015

Karagandá:
Un monumento recientemente inaugurado en esta región de Kazajistán recuerda a los españoles presos en el Gulag, que agrupó a republicanos y miembros de la División Azul
LUIZA IORDACHE /JAVIER ARMESTO
13/06/2015 05:00
El pasado 31 de mayo, fecha de la Conmemoración de las Víctimas de la Represión Política en la República de Kazajistán, se inauguró en el Memorial de Spassk un monumento en memoria de los españoles allí fallecidos entre 1941 y 1954. Como cada año, el pasado volvía a fundirse con el presente. Pero esta ocasión era especial para los españoles. España homenajeaba por primera vez a sus víctimas, las que perdieron la vida en la estepa de Karagandá, en Spassk 99 y Kok-Uzek, campos de trabajos forzados para presos soviéticos, prisioneros de guerra e internados civiles extranjeros durante la época estalinista. Al menos 34 gallegos pasaron varios años cautivos en estos campos y uno de ellos, Manuel Dopico, pereció y se encuentra allí enterrado.

CEMENTERIO DE SPASSK
galicia

Así era la vida en el Gulag
La historia de Spassk, pequeña aldea de la antigua República Socialista Soviética de Kazajistán, está relacionada con la expansión del sistema de campos de trabajos y colonias de la URSS, el Gulag, acrónimo de Glávnoe upravlenie laguérei o la Dirección General de los Campos. Con el fin de desarrollar la agricultura en Karagandá y utilizar a los presos como mano de obra, la OGPU, el órgano de seguridad del Estado soviético, creó en 1931 el Karlag, el campo de trabajos forzados de Karagandá, uno de los más extensos y duraderos del Gulag. Hasta 1941, por aquellas alambradas pasaron miles y miles de presos, especialmente soviéticos, condenados a largos años de reclusión por delitos políticos y comunes.El estallido de la Segunda Guerra Mundial y el inicio de la «Gran Guerra Patria», tras la invasión de la URSS por las tropas nazis en junio de 1941, determinó a las autoridades soviéticas a abrir nuevos campos o a reformar algunos ya existentes, en interés de la seguridad estatal. Tal fue el caso de Spassk, división que pertenecía al Karlag. Así, por orden del NKVD o Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos, sucesor de la OGPU, el 5 de julio de 1941 se creó el campo de Spassk Nº 99, destinado a prisioneros de guerra e internados civiles extranjeros. Con el mismo fin, en la región de Karagandá funcionaron otros tres, el lager de Baljash Nº 37 y los de Dzhezkazgan Nº 39 y Nº 502. Técnicamente estos campos, como otros repartidos por la Unión Soviética, no pertenecían al Gulag, sino al GUPVI, la Dirección General de Prisioneros de Guerra e Internados del NKVD.Janagul Tursinova, directora del Archivo Estatal de la Región de Karagandá, señala que por el campo de Spassk 99 pasaron unos 66.000 prisioneros de guerra de 40 nacionalidades. Entre ellos, unos 127 prisioneros de la División Azul capturados en los alrededores de Leningrado durante la Segunda Guerra Mundial, según consta en las fichas halladas en los Archivos Nacionales de la República de Kazajistán por el director de esta institución, Marat Absemetov. Aun así, ésta es sólo una cifra parcial, ya que más de 300 divisionarios sufrieron cautiverio en la Unión Soviética. Según datos oficiales, la URSS hizo más de 4 millones de prisioneros de guerra, en su mayoría alemanes, pero también soldados de otros países que lucharon con el Eje en contra de los Aliados, como austríacos, italianos, húngaros, rumanos y japoneses, entre otras nacionalidades.Entre las 152 fichas recuperadas, también figuran las de 24 pilotos y marinos republicanos en calidad de internados civiles que vivieron separados de los prisioneros de guerra en Spassk 99 y otro campo próximo, el de Kok-Uzek. Investigaciones realizadas desde España confirman que el número de internados republicanos allí confinados fue más elevado, unas 70 personas, entre pilotos, marinos y maestros de los «niños de la guerra», sorprendidos por el desenlace de la Guerra Civil en la URSS, en comisión de servicio para el Gobierno de la República. Con anterioridad al internamiento en Karagandá, estos internados sufrieron cautiverio en campos duros del Gulag, como también lo hicieron otras 280 personas del bando republicano entre 1940 y 1957. Así, unas 350 víctimas pasaron por el Gulag: marinos, pilotos, exiliados políticos en la URSS, «niños de la guerra» evacuados a aquel país durante la Guerra Civil, maestros de éstos, y republicanos capturados en Berlín por el Ejército Rojo en 1945. Ellos forman parte de la memoria del Gulag que recluyó a unos 18 millones de personas, además de otras millones de víctimas del exilio y la deportación.Muchos divisionarios y republicanos lograron sobrevivir a los rigores concentracionarios y regresar a España, repatriados en el buque Semíramis en 1954, en las expediciones del Krym de 1956 y 1957 o de la Serguei Ordjonikidze de 1959. No obstante, el frío y el hambre, la pésima sanidad e higiene, las enfermedades y el trabajo forzado, se cobraron sus víctimas mortales también entre los españoles repartidos por los campos del Gulag y del GUPVI. En Spassk 99, sus cuerpos yacen junto a otros en una fosa común convertida ahora en memorial. Fuentes kazajas subrayan que de los 7.700 prisioneros fallecidos en Spassk 99, catorce eran españoles: once divisionarios, dos marinos y un piloto. No obstante, éste es un expediente todavía abierto. Los testimonios de supervivientes relatan el fallecimiento de otros seis marinos y una maestra española entre 1942 y 1947.Las alambradas de antaño, hoy desaparecidas, han sido progresivamente reemplazadas por monumentos que Alemania, Armenia, Bielorrusia, Corea, Estonia, Francia, Italia, Japón, Rumanía, Rusia, Ucrania, Polonia y otros países han levantado en memoria de sus ciudadanos. Desde el 31 de mayo de 2015, los españoles también tienen el suyo, un símbolo de respeto a la vida y a los derechos humanos atropellados por las circunstancias políticas y los regímenes dictatoriales de la época.La inauguración del monumento se hizo con la participación del embajador de España en Astaná, Manuel Larrotcha, miembros del cuerpo diplomático y funcionarios de la Embajada, del cónsul honorario de Kazajistán en Barcelona, Aquilino Matas, además de autoridades de la región de Karagandá y representantes de distintas empresas españolas que contribuyeron a que esta conmemoración fuese posible. El acto contó con la presencia de una delegación de familiares y asociaciones que viajaron especialmente a Kazaijstán para rendir homenaje a la memoria de los que perecieron y sobrevivieron en las estepas de Karagandá y al Gulag.Estaban presentes José María Bañuelos, un «niño de la guerra» de 87 años que fue víctima de los tiempos lúgubres de la postguerra soviética y superviviente del Karlag; Javier Bilbao, nieto de Antonio Echaurren Ugarte, marino del Cabo Quilates enterrado en Spassk; Luis Montejano, hijo de Vicente Montejano Moreno, el último superviviente del grupo de pilotos de Kirovabad internados en Spassk; Inmaculada Rodríguez, hija del divisionario Eusebio Rodríguez, prisionero en Spassk; Elías y Ana Cepeda, hijos de Pedro Cepeda Sánchez, preso político en los campos de Intá, Abez y Karagandá; Natasha Ramos, hija de Francisco Ramos Molins, preso político en los campos de Potma y Kutschino; Dolores Cabra, secretaria general de Archivo, Guerra y Exilio, asociación que recupera la memoria republicana y vinculada al Arxiu Nacional de Catalunya, depositario del Fondo del Centro Español de Moscú; León Urzaiz y Carlos León, de Nexos Alianza, productora del documental Los olvidados de Karagandá, dirigido por Enrique Gaspar; Alfonso Ruiz de Castro, vicepresidente de la Fundación de la División Azul, entidad que preserva y difunde el conocimiento de lo que fue la División Española de Voluntarios; el general Salvador Fontenla, autor de diversos trabajos sobre la División Azul; periodistas de Informe Semanal y Carmen Clara Rodríguez, de EFE, que cubrieron la noticia; y Luiza Iordache, en calidad de historiadora, especializada en el exilio español en la URSS y las víctimas republicanas del Gulag.Pisar la misma tierra que sus padres o abuelos o pasear por los alrededores de un campo, parecido o idéntico a aquellos en que en su día estuvieron recluidos sus familiares, se convirtió en una experiencia única para los asistentes. Cada uno recorrió con sus propios pasos el cementerio de Spassk, sembrado aquí y allá con pequeñas cruces negras y otra grande que domina la estepa. Era ésta solo una parte de la ruta concentracionaria que emprendieron hace tiempo para recordar a sus seres queridos. Algunos lo hicieron con su testimonio, ayudando en la investigación y la divulgación, otros aportando los archivos personales de sus padres y sacando del baúl del exilio memorias, cartas y fotografías, testigos de otros tiempos y rumbos. Algunas de estas memorias han sido revisadas: Natasha Ramos revisó e hizo imprimir los escritos de su padre con el título Un camarada soviético ha apuñalado a otro camarada soviético, y Ana Cepeda hizo lo mismo recientemente al publicar Harina de otro costal.La ruta también incluyó una visita a los Archivos Nacionales de la República de Kazajistán, auspiciada por Marat Absemetov y Abay Naymanov, director del Fondo Vernadsky de Kazajistán. En las vitrinas del archivo se exponen documentos, expedientes y fichas, entre ellas de prisioneros e internados españoles. Estas últimas están reproducidas en el álbum con el que fueron obsequiados los familiares, disponible para consulta en el Archivo Histórico de Españoles en el Karlag, en la página web de la Embajada de España en Astaná.La última parada concentracionaria fue el Museo en Memoria de las Víctimas de la Represión Política, situado en Dolinka, en la antigua sede administrativa del Karlag. Nada más entrar, otra pequeña exposición recuerda a otros españoles, que en su búsqueda de libertad oprimida por un régimen dictatorial y los postulados del PCUS asumidos por el PCE en su exilio soviético, pararon al Archipiélago: Julián Fuster Ribó, el catalán nacido en Vigo, médico exiliado en la URSS y recluido en el campo de Kengir (Kazajistán), y cuyo archivo personal fue facilitado para la investigación por su hijo Rafael Fuster; y Pedro Cepeda Sánchez, «niño de la guerra» malagueño que intentó escapar de la Unión Soviética escondido dentro de un baúl de un diplomático argentino, y que fue a parar también al Karlag. Las realidades que vivieron ellos y demás presos llegan hasta el presente. Paulatinamente, el visitante se adentra en el sistema carcelario y la vida concentracionaria del Karlag, reconstruido con celdas de reclusión, pozos de tortura, salas de interrogatorio, mapas que cubren las paredes, barracones o el vagón Stolypin parado pero listo para embarcar a presos. El Museo de Dolinka impregna el Gulag en el recuerdo y la memoria. También los dos volúmenes sobre el Karlag, obsequios del centro y de su directora, Svetlana Bainova.Así, todos los caminos de la ruta concentracionaria y de la investigación desembocan en la recuperación de los nombres y apellidos de las víctimas procedentes de las Españas de antaño, que volvieron a encontrarse en tierras lejanas y que descansan en el cementerio de Spassk: el piloto Rafael Segura Pérez; los marinos Antonio Echaurren Ugarte, Secundino Rodríguez de la Fuente, Guillermo Díaz Guadilla, Manuel Dópico Fernández, Emilio Galán Galavera, Francisco González de la Vega, Elías Legarra Bolomburo y Demetrio Mateo Sánchez; la educadora de «niños de la guerra» Petra Díaz Alonso; y, según fuentes kazajas, los divisionarios Enrique Vigil Noval, Antonio Gómez Gallardo, Marcos Gómez Pedro, Arturo Gutiérrez Terán, Mariano Ejido Francisco, José Castello Sancho, Nicolás López Sánchez, Francisco Naranjo Rodríguez, Juan Cristóbal Sánchez Vázquez, Juan Trias Diego y Felipe Fernández.

FUENTE:
http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2015/06/11/karaganda-estepa-34-gallegos-enterrados-vida/00031434048324889346963.htm


A %d blogueros les gusta esto: