Archive for the ‘Europa’ Category

TOMÁS SALVADOR, ESCRITOR FALANGISTA, que estuvo en la Blau Division…

12 septiembre, 2017

TOMAS SALVADOR ESCRITOR ,DE LA BLAU,  QUE CONOCIÓ Y AMÓ A RUSIA.

A LA VISTA DE LAS CÚPULAS DE LA CATEDRAL DE SAN ISAAC ,DE PETROGRADO ,DIJO:

UN DIA RESUCITAREIS…  

Y LA PROFECIA CUMPLIOSE

 

TOMÁS SALVADOR VALCANALILLO (1)

 

Tomás Salvador murió a 23 de junio de 1984 casi en la miseria nadie lo recuerda yo sí. España es mal pagador con sus genios. Castilla desprecia lo que ignora y teme al talento y a los que dicen la verdad pero su obra está ahí: Cuerda de Presos, División 250 (una de las mejores novelas escritas en Europa sobre la segunda guerra mundial narra la caída de Novgorod frente a Petrogrado el Día de la Resurrección, y un día resucitarán las cúpulas de la catedral de san Isaac y así ha sido; porque a lo último de la novela en medio del fragor del cerco de unos cuantos soldados españoles de infantería copados en el Lago Ilmen se formula la profecía de la resurrección de la ortodoxia con Putin,) “El atentado”, donde se avisa a los españoles de la peste terrorista en Vascongadas y en Cataluña “Les presento a Manolo”, “Las compañías blancas”, “el arzobispo pirata”, los atracadores”, la “nave”.

Seguramente hay en este palentino sin madera de héroe el mejor novelista de la generación de posguerra, el más cualificado narrador muy por encima de Cela pero tuvo un defecto: ser un falangista de izquierdas. Manuel de Agustí, Zunzunegui y Foxá el gran Foxá del Madrid de Corte a Checa se le acercan aunque no le igualan.

Agustín de Foxá se cansó pronto de la novela, se dio a la bebida. Agustí la ceniza fue árbol pondera la Cataluña industrial a la que admiraba Franco, y Zunzunegui componía unas novelas demasiado largas con Bilbao como escenario y eso cansa. En efecto, Salvador era el más completo luego vinieron Delibes, la Matute, la Quiroga y todo un tropel de féminas cuya abanderada sería la ovetense Dolores Medio a la que habría que calificar como la Jane Austen española.

Era don Salvador ▬ le conocí en carne mortal cuando fuimos Lalo Azcona y yo a entrevistarlo a Barcelona para el suplemento de Arriba y en honor a nosotros se puso una camisa azul vieja que le estaba prieta pues había engordado, regentaba un quiosco en la Diagonal ▬ muy sordo  a causa del estampido de un cañonazo en la batalla de Krasnii Bor cuando un disparo del 105 le trepanó los tímpanos.

Los organillos de Stalin zurraban a discreción y la artillería alemana disparaba contra el palacio deCatalina la Grande.

Era gordo. Era falangista sindicalista y bonachón y además de Palencia de Villada cerca de Fromista cuna del románico. Tales vicisitudes acaso le marcaron; también fue policía de Franco. Leía novelas de Agalla Christie, y eso  por lo visto no se perdona.

Quadecausa,  sus obras yacen en el olvido y sólo unos pocos escogidos tenemos la fortuna de releer a Tomás Salvador, que resucitarán algún día como resucitaron las cúpulas doradas de la catedral de Novgorod.

Tampoco se  le perdona que vistiera camisa azul, que tuviera un genio endiablado mandase a los machacas  a tomar polculo con un gran sentido del humor y que en su gran novela “Cuerda de Presos” hiciera un canto a la Guardia Civil.

Se trata de un escritor versátil, todo terreno; escribía con tal facilidad una novela de espionaje como otra de contexto histórico y al cabo acabó escribiendo cuentos para niños. Fue un pionero y un dechado de la Literatura Infantil en España. Redactaba muy bien quizá demasiado bien y con harta  humildad.

Tan pronto abordaba una narración de ciencia-ficción como retrataba el tiempo de la edad media estudiando a un personaje tan inabordable como fue Pedro I el Cruel en sus Compañías Blancas. En “Historias de Valcanillo” novela en la cual revive los tiempos palentinos de su infancia y estudia la psicología del tonto del pueblo realiza un verdadero tour de force psicológico.

A través de Jacintón disminuido psíquico el lector se va a adentrar en el complejo mundo de una villa castellana con sus esplendores y miserias a mediados del pasado siglo. la agnición  o pasapalabra que se repite a lo largo del libro es la siguiente:

▬ ¿Por qué lloras, Jacintón?

▬ Porque me da la gana.

Es menester ser un poeta de recursos para desenvolverse en un asunto tan difícil como es el del retraso mental pero este novelista lo aborda con solercia y ternura sin caer en los tópicos al uso. El temblor de un cierto lirismo lleno de piedad cervantina envuelve toda la narración. Hay siempre un ángel de la guarda que protege a los inocentes de los peligros el tonto de Valcanillo va por ahí repitiendo su estribillo de no quiero, no me da la gana, y si le dicen algo se planta a llorar. Ahí está la real gana de los españoles  una idea que no se encuentra en ninguna otra lengua indoeuropea. Da rienda a lo fantástico y hay pasajes  como cuando el protagonista conversa con los ángeles que recuerdan por su fuerza impetuosa a Gogol.

A Jacintón le echan también del infierno y en el cielo no lo quieren tal vez tenga una plaza en el limbo pero el limbo ya no lo existe lo dijo uno de los últimos papas. Así que menudo panorama.

¿Por qué lloras, Jacintón? Porque me da la gana.

 

12/09/2017

FUENTE:

https://antonioparragalindo.blogspot.com.es/

EL MATRIMONIO

21 noviembre, 2016

lunes, 21 de noviembre de 2016

EL MATRIMONIO

El matrimonio es un contrato divino entre hombre y mujer, un pacto que los dos hacen ante Dios, el cual constituye un vínculo perpetuo e indisoluble, que es lo esencial en el matrimonio. El matrimonio «en tanto es oficio de la naturaleza, se establece por derecho natural; en tanto es oficio de la comunidad, se establece por derecho civil; en tanto es sacramento, se establece por derecho divino» (Sto. Tomás – Parte III, q.50 ad 4).
«El mismo Dios es el autor del matrimonio» (GS 48, 1). Luego, el matrimonio «no es una norma, que admita o no excepciones, no es un ideal hacia el cual haya que ir» (Cardenal Caffarra). El matrimonio es creado por Dios, cuando hombre y mujer fueron creados: «No es bueno que el hombre esté solo» (Gn 2, 18a). Hombre y mujer han sido creados el uno para el otro. Pero, en la mujer, está la raíz del matrimonio.
La mujer es carne de la carne del hombre: «Esto sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne» (Gn 2, 23). La mujer es la otra mitad del hombre, su igual, la que es semejante al hombre, que es dada por Dios como ayuda: «voy a hacerle una ayuda semejante a él» (Gn 2, 18b).
La soledad del hombre es para encontrar una ayuda para su vida. El hombre está solo ante la creación; es decir, no ve en la Creación un ser semejante a él, un ser con el cual compartir la vida, un ser con el cual relacionarse y obrar el fin que Dios le ha puesto.
El hombre está puesto por Dios para regir la tierra, para administrarla: «Tomó, pues, Yavhé Dios al hombre, y le puso en el jardín de Edén para que lo cultivase y guardase» (Gn 2, 15). Pero no puede hacer eso solo. Necesita una ayuda adecuada para este fin. El hombre fue puesto en el Paraíso y Dios le dio un mandato: «De todos los árboles del Paraíso puedes comer, pero del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas, porque el día que de él comieres ciertamente morirás» (Gn 2, 17).
Este árbol no es una planta en el Paraíso. Este árbol simboliza lo que está en la misma naturaleza humana. Hombre y mujer son vida en ellos. Son portadores de la vida. El hombre, en su sexo, porta la vida; la mujer, en su sexo, crea la vida. El árbol del bien y del mal es el uso del sexo. Según se use, entonces la vida es buena o es mala; la vida tiene un fin para una obra divina, o tiene un fin para una obra demoníaca.
El hombre está solo ante la vida que él mismo porta en su naturaleza humana. No puede usar su vida con ninguna criatura del Paraíso. Está solo en su vida. No puede unirse a un animal, porque no es semejante a su naturaleza humana. Dios le hace al hombre una ayuda, en su naturaleza humana, que le permita obrar la vida que él porta en su sexo.
La mujer crea la vida que el hombre le da: eso significa ser ayuda semejante al hombre. La mujer ayuda al hombre para crear, para poner esa vida portadora, en un fruto, en un hijo. La mujer es la que hace que esa vida fructifique, dé fruto en la naturaleza humana: «Fue necesaria la creación de la mujer, como dice la Escritura, para ayudar al varón no en alguna obra cualquiera, como sostuvieron algunos, ya que para otras obras podían prestarle mejor ayuda los otros hombres, sino para ayudarle en la generación» (Sto. Tomás, Parte 1ª, q. 92 art. 1).
Y sólo el amor es la obra de la vida. Sólo la mujer puede obrar esa vida que el hombre porta. El hombre solo no puede obrar la vida que tiene. Sólo la puede derramar y, entonces, hace un acto en contra de la vida. Por eso, la masturbación es pecado grave. Y no sólo grave, sino que va en contra de la misma naturaleza del hombre. El hombre, en sus ser de hombre, es vida. El hombre, cuando se masturba, se mata a sí mismo. Mata su vida. La vida es para darla, para obrarla, no para matarla, no para derramarla. La vida no es para un placer, sino para una obra de vida. Por eso, el uso de los anticonceptivos es matar la vida, es negar el sentido de la vida.
La mujer es la que obra esa vida cuando se une al hombre. Y, por eso, la mujer es el amor en la naturaleza humana. Es la criatura que ayuda al hombre a poner esa vida en movimiento. Y, entonces, el hombre encuentra un camino para su vida, para la vida que porta en su sexo.
La mujer es siempre camino para el hombre. Pero puede ser un camino para ir a Dios o un camino para ir al demonio. La mujer, con el hombre, puede obrar una vida para Dios o una vida para el demonio. Puede hacer un hijo de Dios o un hijo del demonio.
El hombre estaba solo, con su vida, en el Paraíso. Y, en esa soledad, el hombre recibe el mandato de Dios: No te unas a otros seres; no uses tu sexo con otros seres.
El hombre no encontraba un ser semejante a su naturaleza humana para poder unirse a él y crear una vida.
«Hizo, pues, Yavhé Dios caer sobre el hombre un profundo sopor; y dormido tomó una de sus costillas, cerrando en su lugar con carne, y de la costilla que del hombre tomara, formó Yavhé Dios a la mujer» (Gn 2, 21). Dios crea a la mujer del hombre, de la costilla del hombre.
No fue formado el varón de la mujer, sino la mujer del varón (cf. 1 Cor 11, 8); no «fue creado el varón para la mujer, sino la mujer para el varón» (1 Cor 11, 9). La vida que el hombre porta en su sexo no es para usar la mujer, para encontrar en ella un placer, no es para tener a la mujer como objeto de su sexo. No se derrama la vida por un placer que se encuentra en el uso de la mujer.
Es la mujer la que se crea para el varón; para que la mujer ponga un camino al placer que el hombre encuentra en ella. Por eso, el matrimonio es para algo más que una unión carnal. Exige un fin, un objetivo diferente al placer. Los novios que se unen para un placer van en contra del matrimonio. Hombre y mujer que no saben esperar al matrimonio, hacen del sexo una obra para el demonio. Y, después, en el matrimonio tienen muchos problemas por causa del demonio. El sexo hay que usarlo en la Voluntad de Dios. Y, entonces, se hace una obra divina, se llega a un fruto divino.
La mujer es formada de la costilla del varón. Esta costilla no es un trozo de carne en el hombre, o una parte de su anatomía. Esta costilla es el corazón espiritual del hombre.
Dios crea a la mujer del hombre. La naturaleza humana ya está creada. Dios no la vuelve a crear cuando forma a la mujer. Dios pone en la mujer aquello que está en el hombre, que puso en el hombre cuando lo creó del «polvo de la tierra» (Gn 2, 7).
«La costilla pertenecía a la perfección de Adán, no en cuanto individuo, sino como principio de la especie; así como el semen pertenece a la perfección del sujeto que engendra, y se echa en una operación natural que va acompañada de placer. Por lo tanto, mucho más con el poder divino pudo formarse de la costilla del varón el cuerpo de la mujer sin dolor» (Sto. Tomás, parte 1ª, q. 92 art. 3). La perfección de Adán es su espíritu. El hombre no es sólo alma y cuerpo, sino también espíritu. Dios toma una de las costillas de Adán. El espíritu humano es Espíritu y corazón. En el Espíritu está lo divino, porque es el mismo Dios. En el corazón, están los dones divinos que Dios da al hombre para que pueda vivir espiritualmente. En el alma, está la Gracia necesaria para poder usar esos dones divinos.
Dios toma una de las costillas del hombre y se lo pone a la mujer. Dios no toma Su Espíritu, porque entonces dejaría al hombre sin Espíritu. Dios toma el corazón espiritual, que tiene el hombre, y lo pone en la mujer. De esta manera, el hombre se queda sin corazón espiritual, pero sigue teniendo el Espíritu y la Gracia en su alma. Dios hace eso para dar a la mujer el sentido de su vida.
La mujer es corazón; el hombre es placer. La mujer, porque tiene el corazón del hombre, pone el amor en la relación sexual. El hombre sólo pone el placer; es decir, no sabe usar su sexo para el amor; sólo sabe usarlo para el placer. La mujer, entonces, es camino para el placer del hombre; camino para el amor, para que el hombre encuentre en el placer, el amor que no tiene.
Por eso, nunca el uso del sexo es para el placer solamente. Hoy se ha degradado el sexo. Y sólo se mira para el placer. Dios tuvo que quitar del hombre el amor, para que buscara en la mujer aquello que no tenía. El hombre tiene, en su sexo, el placer; pero no tiene el amor. La mujer tiene, en su sexo, el amor, y recibe del hombre, el placer.
Si Dios no hubiera hecho esto, entonces la mujer no tendría sentido en la Creación. La mujer sería un ser más, en el cual el hombre se uniría pero sin buscar un fin, una verdad, un amor, una camino.
Dios forma a la mujer como camino para el hombre. Esta es la grandeza de toda mujer, que los hombres no saben ver, no saben discernir, no saben entender.
Dios creando al hombre y a la mujer, de esta manera, está creando su Iglesia.
«Fue conveniente que la mujer fuera formada de la costilla del varón. Primero, para dar a entender que entre ambos debe haber una unión social. Pues la mujer no debe dominar al varón (1 Tim 2,12); por lo cual no fue formada de la cabeza. Tampoco debe el varón despreciarla como si le estuviera sometida servilmente; por eso no fue formada de los pies. En segundo lugar, por razón sacramental. Pues del costado de Cristo muerto en la cruz brotaron los sacramentos, esto es, la sangre y el agua, por los que la Iglesia fue instituida» (Sto. Tomás, parte 1ª, q. 92 art. 3). El misterio de la creación del hombre y de la mujer es el misterio de la Iglesia: «Gran misterio es éste. Yo lo entiendo de Cristo y de la Iglesia» (Ef 5, 32).
Dios al crear al hombre y a la mujer quiere crear hijos de Dios. Los hijos de Dios son los que forman la Iglesia. Por eso, le pone al hombre el mandato de no usar su sexo con nada del Paraíso. Sólo puede usar su sexo con la mujer que Dios le ponga. No puede usarlo con otra criatura.
El hombre estaba solo en el Paraíso cuando recibió ese mandato. Luego, en el Paraíso había una criatura a la cual el hombre podía unirse para usar el sexo. Cuando recibió ese mandato, la mujer todavía no estaba creada. No se da un mandato sin una razón. No se prohíbe algo si el hombre ve que hay un camino para hacerlo. Existía en el Paraíso una criatura, que no era la mujer, a la cual el hombre podía unirse. Y esa fue la prohibición de Dios al hombre, a Adán. Y el pecado original viene porque Adán se saltó esa prohibición, fue en contra de la Voluntad de Dios.
Dios hace el matrimonio indisoluble: «Lo que Dios ha unido que no los separe el hombre» (Mt 19, 3). Toda matrimonio natural es indisoluble. No se puede romper: «Nada de lo que sobreviene al matrimonio puede disolverle… el vínculo conyugal subsiste entre los esposos mientras viven» (Sto. Tomás). El matrimonio natural es de suyo perfecto. El problema viene por el pecado original. Y, por eso, Moisés tuvo que permitir el líbelo de repudio, que no es una ley de divorcio, sino dispensar del vínculo por autoridad divina. Dios puede, en algunos casos, romper el vínculo por una razón mayor, por un bien mayor, más perfecto, para el hombre y la mujer. Por eso, en algunos casos se da la anulación del matrimonio. Pero esto es sólo por el pecado original. El matrimonio, en el principio, cuando fue creado en el Paraíso, es indisoluble. La maldad del pecado original hace que Dios tenga que dispensar este vínculo, para poder poner un camino de salvación al hombre o a la mujer.
Hoy se da la plaga del divorcio: «Deseo atraer hoy vuestra atención hacia la plaga del divorcio, por desgracia tan difundida. Aunque en muchos casos está legalizada, no deja de constituir una de las grandes derrotas de la civilización humana». (Juan Pablo II, Meditación del Angelus, 10 de julio de 1994). Sólo se puede romper un vínculo por autoridad divina, no por autoridad civil. El poder civil sólo tiene autoridad sobre las cosas sociales, materiales, del matrimonio, pero no sobre lo moral entre un hombre y una mujer. La gente que se divorcia queda con el vínculo en muchos casos, porque el matrimonio es un contrato natural, que hombre y mujer hacen ante Dios. Y eso es indisoluble. Jesús elevó ese contrato natural a Sacramento para hacer hijos de Dios.
Si un divorciado se volviera a casar, en realidad no está contrayendo un nuevo vínculo conyugal, al permanecer el anterior. Y ese nuevo casamiento es pecaminoso, puesto que el vínculo anterior permanece. Estaría en estado de adulterio: «El divorcio es una ofensa grave a la ley natural… El hecho de contraer una nueva unión, aunque reconocida por la ley civil, aumenta la gravedad de la ruptura: el cónyuge casado de nuevo se halla entonces en situación de adulterio público y permanente»(Catecismo de la Iglesia Católica n.2384). Son pocos los que ponen de relieve este mal fundamental del divorcio, que es causa de numerosos adulterios públicos y permanentes.
Por eso, la propuesta de Kasper es una locura. Y la llamada de Francisco a esa mujer malcasada es el principio del cisma en la Iglesia. Nadie cuida hoy el matrimonio, la familia. Ya no se ve como Dios la ve, como Cristo lo quiere en Su Iglesia. Y, por tanto, la Iglesia es sólo un conjunto de hombres que viven en sus pecados y que ya no atienden a la verdad de sus vidas.
FUENTE:

Oviedo, 1 sept 2016, Fundación Gustavo Bueno Martinez

1 septiembre, 2016

fundacion-bueno

Gustavo Bueno Sánchez, en la Fundación Bueno, en Oviedo.

oviedo-cunagaleria-3col-1

Don Gustavo Bueno Martinez (1924-2016)

Gustavo Bueno, el último ciclo de conferencias organizado por su Fundación. IRMA COLLÍN

 Tal día como hoy habría completado 92 vueltas alrededor del sol el filósofo asturiano Gustavo Bueno.

(Javier NEIRA)…

La Fundación Bueno va a dar un salto cualitativo gracias a la su expansión en Méjico

“No nos vamos a convertir ni en una Iglesia ni en guardianes de la ortodoxia del materialismo filosófico”

 

Oviedo, E. LAGAR Gustavo Bueno Sánchez (Salamanca, 1955) concede su primera entrevista tras la muerte, el pasado día 7, de su padre el filósofo Gustavo Bueno Martínez, que hoy hubiera cumplido 92 años. Bueno Sánchez, director de la Fundación que lleva el nombre de su progenitor, habla del futuro que tiene ante sí el materialismo filosófico -el sistema de pensamiento desarrollado por su padre-, y el de la escuela de filosofía asentada en el edificio del antiguo Sanatorio Miñor de Oviedo. Conservarán y mantendrán el legado del fundador, pero advierte: “No queremos ni convertirnos en un grupo de consuelos mutuos ni en una iglesia, ni en una especie de órgano censor de la ortodoxia buenista”. Añade que tienen un gran horizonte por delante: sobre todo en México, gracias al apoyo de un millonario que ha creado en Guanajuato la primera facultad de filosofía sustentada en el pensamiento de Bueno.

-¿Tiene recorrido la obra filosófica de Bueno?

-Totalmente. La obra de Bueno no se muere con su autor. Un sistema filosófico que lo sea puede tener recorrido ulterior, pero si se lucha para que lo tenga. Si cuando jubilaron a Bueno de la Universidad de Oviedo no se hubiera estado constituyendo la fundación, él hubiera seguido escribiendo, pero la Universidad lo hubiera opacado del todo. Habría desaparecido a efectos académicos. Como, de hecho, está prácticamente desaparecido. Se pudo ver objetivamente este mes: la muerte de Bueno tuvo una gran repercusión en prensa pero mínima en los entornos académicos gremiales de la filosofía.

-¿Por qué?

-No se puede generalizar, pero muchos enemigos vienen de los entornos de una filosofía cristiana, otros de una filosofía que se supone heredera del marxismo. Para unos, Bueno era un comecuras comunista. Para otros era un fascista porque vende la idea de España. Y eso trasládelo al sistema de los departamentos de la Universidad, donde el sectarismo en filosofía es absoluto.

-Eso también se les echa en cara a ustedes. Dicen que son una secta filosófica.

-Nosotros somos sistemáticos pero no dogmáticos. Ese matiz es importante. Nunca hemos rehuido discutir con otros. Y siempre hemos aceptado a cualquiera en nuestras publicaciones y encuentros, cosa que no pasa al revés.

-¿Qué sintonía tienen hoy con el Ayuntamiento de Oviedo, que hace dos décadas promovió la creación de la Fundación Bueno?

-La única, desde que tomó posesión el tripartito, es que a la capilla ardiente de Niembro fue un concejal de cada grupo con una corona.

-El Ayuntamiento les ha retirado la subvención.

-Y no sólo eso. Antes del tripartito, ante una denuncia que el Tribunal de Cuentas ha demostrado ahora que era falsa el Ayuntamiento, en la época de Caunedo, no tuvo los arrestos de frenarla y la elevó al Tribunal de Cuentas. Eso provocó que nos retuvieran una subvención que se supone que nos la tienen que pagar. Pero, mientras tanto, airearon y echaron toda la mierda que quisieron en el ámbito político. La denuncia (sobre la organización de la exposición “Oviedo, doce siglos”) la movió el grupo socialista. Evidentemente, el libro “Zapatero el pensamiento Alicia” molestó en los ambientes de la socialdemocracia. Se dijeron todas las falsedades que se pueden decir, que si estaba mi hermana implicada… Alegamos y el Tribunal de Cuentas ha dicho que tenemos razón, que no hubo ninguna malversación. Eso significó un daño de imagen grande y una ruptura de relaciones con el Ayuntamiento. Y cuando llegó el tripartito hace un año, por prensa cuestionaron si nos iban a echar el edificio.

-¿Qué daño les hace la falta de apoyo institucional?

-Primero, nosotros no tenemos nada que reprochar al ayuntamiento de Oviedo. Le estamos agradecidos por los 19 años que llevamos en este edificio y, tal como está previsto, esperamos seguir otros treinta. Tenemos aquí derecho a estar 50 años. Ahora, sabemos cómo funcionan las cosas. Por poder, cualquier cosa.

-¿Le preocupa que les echen?

-En absoluto. Si dejamos de tener esta sede tendremos que desplazar parte de nuestra actividad a otros sitios. El no tener subvenciones nos da plena libertad.

-¿La supresión de las ayudas públicas en qué medida les deja sin recursos?

-Nunca habíamos hecho una red de amigos donantes, ahora la estamos haciendo. Y también algunos ingresos vía derechos de autor. Con los recursos propios de la fundación tenemos para mantener la actividad diez años.

-¿Qué va a pasar con la biblioteca de Bueno?

-Se va a mantener en Oviedo y en Niembro. No va a haber ningún cambio. Ahora, en el escenario de que perdamos aquí el edificio, nuestras actividades en Oviedo se verán disminuidas. Tenemos ofertas para hacerlas en Madrid. Tenemos muy buena relación con el centro riojano. A los efectos nos da lo mismo porque nuestro público es Internet. La novedad principal es, como ya se sabe, que el mismo día en que se entierra Bueno, se inaugura la Facultad de Filosofía de León, en Guanajuato, México.

-¿Cómo se gestó?

-No fue buscado por nosotros. Fue el Instituto Oviedo, de enseñanza secundaria, en León (Guanajuato), propiedad de un asturmexicano que no quiere que digamos su nombre, quien se acercó a nosotros. Él no quiere montar una universidad más. Quiere que sea la principal Facultad de Filosofía de lengua española. Ya es la primera licenciatura de Filosofía en México, privada y no de la Iglesia, reconocida por la secretaría de educación pública. El promotor tiene músculo suficiente para mantenerla. Eso cambia cualitativamente la perspectiva de la fundación Bueno en el futuro. Este promotor se ha dado cuenta de lo que puede aportar el materialismo filosófico a la sociedad mexicana: un dirigente tiene que tener una formación filosófica para conocer por dónde van las cosas. Ya estamos organizando masters y diplomaturas.

-La llegada del indiano les embarca en la internacionalización de la Fundación.

-No tenemos aún la figura pero seguramente haremos una Fundación Gustavo Bueno en México.

-¿Queda algún inédito por publicar de su padre?

-Dejó muchos textos que no están en forma de libro, que están en forma de apuntes. Pero obra inédita, no.

-¿Qué era lo último que le preocupaba a su padre?

-Le puedo decir que hace dos meses Bueno me dijo: ya está bien de todo el tiempo que hemos dedicado al fundamentalismo político-democrático, deberíamos apuntar los tanques al fundamentalismo científico.

-¿Por?

-Porque los políticos se apoyan firmemente en las comisiones de científicos. Pero cuando un premio Nobel de Física o Química se pone a hablar de otras cosas, no es experto.

-¿Ha sido un hijo ensombrecido por la figura de su padre?

-No. Ensombrecido, no. La identidad de la misión ha sido total. Mi padre contaba que éramos un equipo. En mi familia siempre hemos mantenido unas relaciones objetivas, digamos. Somos una familia poco cariñosa o afectiva, con vínculos muy fuertes pero no superficiales.

-No dados al besuqueo.

-Dos días antes de morir mi padre, cuando estaba ya bastante mal, nos dimos las manos. Me las apretaba y yo pensaba: ¡pero si no le he dado la mano desde que era niño!

-¿Qué diferencia había entre el Bueno privado y la figura pública?

-Todos lo tenían como una persona inasequible, difícil y era todo lo contrario. En el ámbito familiar Bueno ha sido un padrazo, siempre preocupado por sus hijos. Cuando la enfermedad de mi madre se dedicó a ella. Si mi madre no hubiera caído enferma, Bueno hubiera escrito cuatro o cinco libros más. Así de claro.

-Conmueve que ambos hayan fallecido casi al tiempo.

-Pensábamos que se iba a morir primero mi padre. Él tenía un problema cardiaco desde joven. Pero había ido trampeando, tenía arritmias muy importantes pero le permitían llevar una vida normal sin preocuparse. Hasta que se rompió el equilibrio y empezaron los desajustes. Tuvo una pequeña recaída en julio, y en éstas a mi madre, que llevaba diez años en silla de ruedas, le da una neumonía y hay que llevarla al hospital. A mi padre le afectó ver a mi madre tan mal. Quiso estar varias horas junto a ella en el hospital, pensativo. Luego mi madre fue recuperando, pero él ya tenía dificultad para levantarse. Creíamos que se moriría él antes. Pero dos días antes de fallecer mi madre, cuando estaban ya los dos con oxígeno y en silla de ruedas, ella se había recuperado lo suficiente para verlo hecho polvo. Entonces se dieron la mano y se rieron entre ellos. Fue en la casa de Niembro. Casi como una despedida.

-¿Qué aprendió de su padre?

-Su actitud ante las adversidades, que han sido muchas. Nos inculcó a todos los hijos la virtud de la firmeza. Ante las adversidades y aunque supieran que eran cuestiones de persecución política, no había que preocuparse. Mantenerse firmes y seguir.

 

 

http://www.lne.es/sociedad/2016/09/01/fundacion-bueno-dar-salto-cualitativo/1977588.html

PARA SER UNA MUJER EUROPEA…

12 marzo, 2016

sábado, 12 de marzo de 2016

PARA SER UNA MUJER EUROPEA…

 

Lo que sigue a continuación son ideas que toda mujer debe saber en  relación a su vocación profesional y protección de la salud, así como  para orientar su vida sentimental y familiar.

01.-  El autor alemán Oswald Spengler escribió que para muchas mujeres  el tener un hijo “ significa el futuro, la prolongación de la propia vida”.

(“La decadencia de Occidente”)

02.-  Hoy, en Europa y en general, en los países industrializados, ser madre es difícil porque las empresas y el Estado no dan las facilidades necesarias para que sea compatible la educación de los hijos con la actividad laboral. Esto hace que en algunos países de Europa la natalidad tan baja que no permite el relevo generacional.

03.-  Tanto las mujeres como los hombres deben tener una educación básica y aspirar a tener una cultura extensa.  Sólo así serán buenos trabajadores y buenos educadores de sus hijos.

04.- La formación de la personalidad  se basa en la aceptación de unos principios éticos que hacen posible la convivencia y la armonía social. Solo una conducta moral y el respeto mutuo hacen

posible la armonía y amor entre varón y mujer.

  1. La estabilidad y el progreso de una comunidad nacional se apoyan en la estabilidad de las familias que la forman. La unidad familiar da seguridad y fuerza de voluntad a sus miembros, pues los individuos son solidarios y sociales por naturaleza.

06.-El egoísmo individualista debilita tanto al hombre como a la mujer. De ahí que sólo las personas psicológicamente muy fuertes o las que tienen vocación mística o monacal prefieren una vida al margen de los deberes y responsabilidades que conlleva formar una familia.

07.-  Se da por supuesto hoy día que el único trabajo productivo y remunerado es el trabajo realizado fuera del hogar, sin embargo el trabajo doméstico, generalmente desempeñado por la mujer, es el que hace posible que los miembros de la familia que trabajan fuera de casa –el padre y los hijos—ejerzan bien su tarea y en condiciones saludables. De ahí se llega a la conclusión de que los ingresos dinerarios que entran en una casa pertenecen por igual al marido y a la mujer.  Se supone que el trabajo de los hijos e hijas del matrimonio consiste en sus estudios escolares, universitarios o de formación profesional, y por consiguiente se trata de un trabajo no remunerado.

08.-  Es una realidad biológica la polaridad existente entre varón y mujer. Se ha comparado esa polaridad a la que se desarrolla en la electricidad: dos polos de distinto signo se atraen y los de mismo

signo se repelen. En un caso se crea la electricidad y en el caso de la atracción del hombre y de la mujer se crea la prole humana.

09.- Para construir una sociedad y un estado bien integrados no sólo son fundamentales la ética y la educación académica, también es muy importante la formación física (salud y eugenesia, deportes, etc), la formación del carácter y de la voluntad. Por supuesto, la apreciación de las bellas artes, de la música en primer lugar, la artesanía, etc. son parte  imprescindible de la educación popular.

10.- Las llamadas tareas del hogar, tales como cocinar, coser, limpiar y embellecer y hacer habitable el espacio doméstico son poco valoradas por las ideologías hoy dominantes.  Los gobiernos e instituciones privadas, y también los grandes centros de poder económico y financiero promueven el acceso masivo de la mujer al mercado laboral. El resultado es que el hogar, y como consecuencia, la familia, queda desatendida.

Dado que los hombres no contribuyen en su mayoría, a las tareas domésticas y que muchas mujeres están sobrecargadas de trabajo, pues a la misión exclusiva de parir y cuidar a los niños añaden con frecuencia trabajos asalariados, es la familia, como unidad básica de las naciones, la que sale perdiendo.

11.- Se ha hecho creer a la mujer que puede sentirse realizada ejerciendo tareas  “de hombres” como son soldado, minero, bombero, barrendero, basurero, etc.  Evidentemente, en la guerra de 1939-1945, las mujeres alemanas en general han preferido tareas como enfermería, y han sabido ejercer multitud de oficios y trabajos que ocupaban hombres destinados al combate, antes que coger las armas para matar.  En aras de una pretendida equiparación entre hombres y mujeres se ha hecho que  mujeres se alisten en los ejércitos de algunos países… para encontrar no una realización vocacional…sino una brutal y cruel carnicería…

12.- Para que “la mujer del hogar” no se sienta despreciada en su dignidad,  su trabajo debe ser valorado, pues el trabajo doméstico es en verdad de lo más valioso. Sin embargo, prestigiar el trabajo doméstico es muy difícil en una sociedad mercantil en la que sólo se valora el trabajo en función del dinero que aporta.  Este problema de justicia distributiva sólo es posible resolverlo con una política centrada en la defensa de la familia como célula social básica, y no del “individuo”.  Las personas nacemos en el seno de una familia, crecemos y nos educamos en una familia a ser posible compuesta de un padre y una madre vivos y que se amen y apoyen mutuamente. La mujer es la que pare a los hijos, y sin ella la familia se disgrega. Por eso, la salida de la mujer del hogar para incorporarse al trabajo, en muchos casos supone la destrucción de la familia y la dispersión de los hijos.

Lo cual no significa que muchas mujeres no puedan alcanzar importantes logros profesionales, pero en todo caso, deberán elegir entre dedicarse a los hijos o a su vocación laboral.

  1. En la sociedades “desarrolladas” de Occidente las mujeres se esfuerzan, tanto como los hombres, en “ganar dinero”…pues se ha olvidado, en general,

que  debemos “trabajar para vivir” pero no  “vivir para trabajar”. Como dice Baltasar Gracián…:”que los bienes de este mundo te sigan, pero que no te arrastren”. No es malo que muchas mujeres se queden en casa educando y educándose; lo malo es que los hombres se hallen siempre fuera de casa obsesionados en ganar más y más dinero, lo que conlleva un relativo abandono del calor familiar, de la atención debida a esposa e hijos.

14 .- Las sociedades modernas valoran más el precio en dinero de un objeto de consumo que la calidad del trabajo realizado para la producción de ese objeto.  Se valora, por ejemplo, en una cena casera, no el esmerado trabajo de varias horas, sino los manjares y vinos caros, la repostería y platos que van directamente desde la tienda a la mesa. No se valora el trabajo y pericia del ama de casa que elabora “comida económica” pero sana.

Las economías domésticas están organizadas de tal forma que muchas esposas prefieren trabajar fuera de casa, por sueldos bastante bajos, para poder pagar las mercancías y servicios que ellas mismas podrían realizar en casa. Como resultado de que incluso muchas familias acostumbran a comer en restaurantes baratos o encargan alimentos precocinados, muchas mujeres y la gran mayoría de los hombres son incapaces de elaborar en casa una alimentación básica o sencilla. Y, por supuesto, sólo las personas que ingresan altos rendimientos dinerarios pueden permitirse el lujo de tener en casa criados y cocineros a sueldo. Para la mayoría de los hombres, la muerte de la esposa supone una catástrofe y no tanto ocurre en el caso de las mujeres viudas, pues ellas están más preparadas para sobrevivir en soledad. Por supuesto, en las familias con numerosa prole y nietos, este acaecer de la viudedad es más llevadero.

15.—En cuanto a la forma de manejar su vida de modo independiente y sin interés por el matrimonio, siempre ha habido mujeres muy “masculinas” en sus gustos y aspiraciones. Incluso en la Alemania nacionalsocialista hubo este tipo de mujeres, pero las leyes del Estado no impedían su desarrollo  vocacional, sino que se dirigían a la gran mayoría de las mujeres del pueblo. Lo que al Estado interesaba es conseguir  que el trabajo de la mujer que necesitaba o quería trabajar fuera de casa fuera compatible con el cuidado de su hogar y de sus hijos. El esfuerzo legal de la política laboral del NS iba encaminado a hacer lo menos duro posible el trabajo de las mujeres empleadas en fábricas, talleres, laboratorios que no podían prescindir de su sueldo pero también querían tener una vida familiar.

También hay que tener en cuenta que en la Alemania nacionalsocialista el trabajo era considerado como un honor y un servicio hacia la comunidad popular, y por consiguiente no se valoraban los distintos tipos de trabajos como dignos o indignos, sino que se valoraban como necesarios o inútil. También se consideraban una clase de trabajos más adecuados para hombres o para mujeres, en función de las característica psicosomáticas de cada sexo.  En la legislación laboral y en la asignación salarial se tenía en cuenta la condición de padre o de madre del trabajador.

Secularmente la mujer se ha encargado del cuidado de la casa y de los hijos mientras  el hombre se ocupaba de la caza, de la guerra; hoy diríamos, de traer la comida y de la seguridad de la familia.

Los pueblos y naciones de etnias o razas caucásicas o europeas siempre han protegido a la mujer evitando que ejerciera los trabajos más peligrosos para su salud e integridad física, lo cual es una manera de proteger el futuro de la comunidad. En la actualidad la mujer puede trabajar en lo que quiera y a veces se ve obligada a realizar tareas agotadoras, lo cual va en perjuicio de su posible vocación maternal. Hemos llegado, en el siglo XXI a la situación dramática ó jocosa, según se mire, de que la mujer que quiere quedarse en casa no puede y la que puede no quiere.

16.-  Sería muy deseable que las mujeres madres de familia tuvieran mucho tiempo disponible para, durante su juventud, poder educarse en temas muy diversos, adquirir una cultura muy amplia, para en su momento poder educar eficientemente a sus hijos. Por otra parte, una mujer con amplios conocimientos no sólo utilitarios en el hacer doméstico, sino también en cuanto formación humanística, artística, etc.,  estaría siempre en condiciones de formar una familia unida y más estable.

Los esfuerzos de la sociedad no deben fomentar expulsar del hogar a la mujer; más bien debería esforzarse en que el marido sea más amante de la vida familiar y no dedique todo su tiempo al trabajo, los negocios o el bar…

Por supuesto que el marido debe trabajar para mantener el hogar y su familia, pero también debe saber repartir el tiempo sobrante en dedicación a los amigos, deporte, aficiones artísticas, culturales o de amor a las excursiones campestres, senderismo, montañismo, etc. Y las personas con sentimientos más cívicos incluso buscarían tiempo para realizar servicios sociales, tales como ayudas a los ancianos, huérfanos, etc.

17.-  Richard Wagner decía, como denuncia, que el hombre moderno tiene como dios al dinero y como religión la usura.

Por eso, es necesario, si queremos superar nuestra sociedad decadente, desarrollar actividades y trabajos altruistas y desinteresados. Tenemos que tener presente la idea de servicio y un sentimiento de solidaridad nacional y popular; sentirnos miembros  –no sólo ciudadanos—de una Patria grande  encarnada en una historia milenaria.

18.-  Un dicho hindú decía que todo hombre ó mujer, durante su estancia en la Tierra, debería hacer tres cosas: plantar un árbol, escribir (o leer) un libro y tener un hijo. En la Germania tradicional se decía que la mujer centraba su vida en tres ejes: la fe, la cultura y los hijos. Lo cual dio lugar al trilema de las tres K: (Kirche, Kultur und Kinder).

Es evidente que son las madres quienes transmiten la fe y las oraciones a sus hijos en la primera infancia. Fue el trabajo y tesón de las mujeres alemanas –pues muchísimos de sus hombres, maridos e hijos y hermanos habián muerto en la guerra—las que participaron, con su fe en Dios y en la esperanza en reconstruir la nación en ruinas, en la vuelta a una normalidad relativa después de la catastrófica derrota militar en 1945. Sin voluntad y fe habría sido imposible una reconstrucción de ciudades arrasadas por millones de toneladas de bombas, desde el día siguiente a la terminación de la guerra.

Los adversarios a la educación cristiana de los hijos también procuran que éstos no crean en Papá Noel o en los Tres Reyes Magos, argumentando que no deben llenar las mentes infantiles con fantasías. Parece un chiste, porque resulta  que, muy abundantemente y constantemente, el cine, la televisión, la prensa y el teatro y todos los medios de propaganda de ideas, están llenos de fantasías cuando no de mentiras y falsedades sobre la historia reciente y sobre el acontecer diario, con el fin deliberado de condicionar el modo de pensar  de los ciudadanos y asi lograr que voten lo que lo poderes mundiales imponen.

19.- Los conceptos de espacio infinito, de vida eterna, de la “nada” son conceptos que escapan a nuestro razonamiento. No son susceptibles de estudios o de análisis porque sobrepasan a nuestra capacidad racional. Decía el filósofo Berard Shaw “no entender por qué los hombres que creen en los electrones se consideran menos crédulos que los que creen en los ángeles”.

Lo que viene a significar que es tan difícil creer en una interpretación materialista del mundo como en una explicación religiosa.  En resumen, todo se reduce a dos posibilidades: o creemos en algo –el infinito, la vida eterna—o no creemos en nada…

y ambas posibilidades escapan a nuestro conocimiento; por lo cual resulta más positivo creer en algo que en nada.

Para mí, lo más maravilloso del Universo no son los misterios del Infinito y la Eternidad; me admiran más los sentimientos de bondad, heroísmo, abnegación, amistad, sacrificio y tantos otros que parecen actuar contra el instinto de conservación y contra nuestro egoísmo innato.  Cuando era muy joven llegué a pensar que el misterio estaba no tanto en la existencia de un Ser capaz de crear al hombre físico, sino en haber creado a un hombre espiritual, capaz a su vez, de crear, por ejemplo, el preludio de Lohengrin.

Un hombre, que normalmente se aferra a la vida con toda su fuerza, en determinados casos y circunstancias, da su vida por una causa noble, incluso si cree que  no hay otra vida más allá de la vida terrenal. Este gesto de autoinmolación, de la muerte del héroe, sólo se explica porque existe el Amor, en su sentido más amplio, como un misterio más de la Creación. El amor humano a Dios es sublime y según dicen los teólogos Dios mismo es Amor.

20.- Está claro que la importancia de la religión es fundamental para la vitalidad de los pueblos. La identificación del hombre con Dios da cohesión

solidaria a los ciudadanos y a los estamentos, regiones y clases sociales. Sin embargo, en los regímenes laicistas basados en un liberalismo que excluye cualquier fe religiosa o política, se propaga el agnosticismo e incluso el ateísmo.

20 .- En la Alemania del III Reich se logró construir lo que se llamó “Volksgemeinschaft” (“Comunidad popular”), que es, como define Roger Bonnard en su obra “El Derecho y el Estado en la Doctrina Nacionalsocialista”, punto de partida del sistema político del NS, centro de la organización política. La noción de “Volk” no es una noción jurídica sino una noción étnica. En este intento de crear la Volksgemeinschaft, la aportación femenina fue fundamental. La muchacha de la ciudad aprendía a conocer el mundo rural, la naturaleza y los animales.

Respecto a la atención por parte del Estado a la salud de las mujeres, el Dr. Goebbels decía: “si la mujer es sana, entonces también el pueblo es sano”, pues el NS no sólo se preocupaba de la salud física de la mujer, sino también de la salud psíquica y espiritual.

21.-  Hoy parece anticuado besar la mano de una dama, cederle el paso o mostrar cualquier tipo de deferencia hacia ella. El NS procuró trasladar al plano de la política el esa deferencia que tenía con la mujer en el trato personal. Es más, el NS era la versión política  del movimiento artístico llamado romanticismo. El hombre europeo siempre ha dedicado a la mujer un trato caballeresco. Todo lo contrario que otras razas que, a menudo, han adjudicado a las mujeres las tareas más duras o desagradables.  El hombre blanco se caracteriza por pensar: “Como soy más fuerte, debo proteger o defender al débil.” Es de esperar que ese trato caballeresco y de respeto hacia la mujer volverá a producirse en el mundo blanco u occidental.

Las épocas como la nuestra, no son más que anécdotas que con la perspectiva de los milenios venideros, no tienen ninguna importancia.

¿Por qué cayó la DDR?

28 noviembre, 2015

http://uraniaenberlin.com/2015/11/28/el-ultimo-1o-de-mayo-multitudinario-en-alemania-oriental-por-que-se-hundio-la-rda-seis-meses-despues-y-3/

ideas anti-Sistema

1 octubre, 2015

jueves, 1 de octubre de 2015

ideas anti-Sistema

Red de blogs pensamiento independiente

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/

En esta dirección se puede enlazar con los siguientes blogs:

http://esperaeldia.blogspot.com.es/

http://www.todocoleccion.net/buscador.cfm?C=t&Bu=gustavo%20AND%20gili&S=96000&M=t&O=r&D=t&N=i&Cond=2879&p=2

https://hurania.files.wordpress.com/2015/10/888dc-pa080332.jpg

Madrid arriba

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/search?updated-min=2008-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2009-01-01T00:00:00-08:00&max-results=6

mm

https://hurania.files.wordpress.com/2015/10/5336f-214200516443.jpg

rivolta

“(…) la garantía más grande de corrupción y de equívoco pegajoso y abominable, es la democracia que todo lo aplasta. Es por esto que José Antonio Primo de Rivera se había sublevado contra el principio democrático y se había instaurado en su cerebro unos regímenes que garantizaban mucho más la libertad de cada individuo (…)”.

Salvador Dalí en Las pasiones según Dalí

https://www.blogger.com/profile/03575112808453378970

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/2012/07/falangismo-surrealista.html

https://youtu.be/88gLWwq5G5M

UUU kalinka

https://youtu.be/_XxK2JJisEc

UUU kalinka

https://youtu.be/NA-QVFJVut8

Mmm kalinja dance

https://youtu.be/PwS50EDcMGE

katiusja

https://youtu.be/yRWSTmB-QHg

https://youtu.be/Cydzolb0eIs

https://youtu.be/q4v1nDa7tLY

https://youtu.be/YoB4Vkvceo0

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/2010/12/morir-con-honor.html#comment-form

Oponiendo picas a caballos, enfrentando arcabuces a piqueros con el alma unida, por el mismo clero, que la sangre corra protegiendo el reino, hasta de Borgoña, flameando al viento hijos de Santiago grandes como el tercio escuadrón de picas, vamos a cubierto solo sigue el hombre que no tiene miedo, lucha por tu hermano, muere por tu reino, vive por la paz , en este gran imperio, nunca en la derrota, si nos hacen presos, solo tras la muerte capitularemos

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/2010/12/morir-con-honor.html#comment-form

mmmm

Algunos grandes genios europoides de la Historia: científicos, filósofos, artistas y héroes. Nikola Tesla, Alejandro Magno, William Shakespeare, Alfonso X el Sabio, Wolfgang Amadeus Mozart, Friedrich Nietzsche, Johann Sebastian Bach, René Descartes, Antonio Vivaldi, Platón, Juana de Arco, Aristóteles, Miguel de Cervantes Saavedra, Napoleón, Ludwig van Beethoven, Rodrigo Díaz de Vivar “el Cid”, Eduardo I, Carl G. Jung, Leonardo Da Vinci, Johann Wolfgang von Goethe, William Wallace.

“Sé que en la sociedad occidental actual discutir sobre la raza es un terreno más bien peligroso en el que caminar. Pero estoy dispuesto a hacerlo. Creo que la supervivencia de las diferentes razas y culturas es tan importante como la supervivencia de las ballenas, elefantes y pájaros diferentes. Es una meta que vale la pena si se mantiene como una celebración de la diversidad como esencial para el progreso humano. 

Aún somos una familia.”

“Discutiendo sobre raza en un mundo global”

Welf Herfurth

http://culturantipodas.blogspot.com.es/2014/04/raza.html

Mmm

 He descubierto que la vía del Samurai reside en la muerte. Durante una crisis, cuando existen tantas posibilidades de vida como de muerte, debemos escoger la muerte. No hay en ello nada difícil; sólo hay que armarse de valentía y actuar.”

Hagakure

http://culturantipodas.blogspot.com.es/2014/04/hagakure.html

JJJ

Nadie vive más esclavizado que quienes falsamente creen ser libres (Goethe)

http://culturantipodas.blogspot.com.es/2014/01/nadie-vive-mas-esclavizado-que-quienes.html

VVV

“El corazón tiene sus razones, que la razón no entiende. 
Pero también la inteligencia tiene su manera de amar, como acaso no sabe el corazón.”
 

Jose Antonio Primo de Rivera

http://culturantipodas.blogspot.com.es/2013/09/el-corazon-tiene-sus-razones.html

…????

” Quien en nombre de la libertad renuncia a ser el que tiene que ser, es un suicida en pie. La libertad, como la vida, sólo la merece quien sabe conquistarla todos los días.”

Johann W. Goethe

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/2013/07/la-libertad.html

bbb

“La opinión unánime de cien millones de particulares no es ni la voluntad del pueblo ni la opinión pública. Cabe expresar la voluntad del pueblo mediante la aclamación -mediante acclamatio- , mediante su existencia obvia e incontestada, igual de bien y de forma aún más democrática que mediante un aparato estadístico, elaborado desde hace medio siglo con esmerada meticulosidad. Cuanto más poderosa es la fuerza del sentimiento democrático, tanto más segura es la comprensión de que la democracia es otra cosa que un sistema para registrar votaciones secretas .” 

Carl Schmitt.

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/search?updated-min=2011-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2012-01-01T00:00:00-08:00&max-results=39

http://cdn9.wn.com/pd/8d/3c/e59a0143b91ec3a41a0029c0c7e1_grande.jpg

“Debemos subordinar nuestros apetitos, nuestras pasiones y nuestro egoismo a la inmensidad del interes Nacional. De esta forma seremos realmente libres como pueblo, sino la anarquia y la indisciplina reinaran sobre nosotros como la falsa mascara de libertad.”

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/search?updated-min=2011-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2012-01-01T00:00:00-08:00&max-results=39

mmm

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/2011/10/dios-te-salve-cerveza.html#more

mmm

“El ciego sol, la sed y la fatiga.
Por la terrible estepa castellana,
al destierro con doce de los suyos
-polvo, sudor y hierro-, el Cid cabalga.”

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/2011/08/campeador.html

mmm

“Esclavo es aquel que espera que alguien venga y lo libere”

Ezra Pound

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/search?updated-min=2011-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2012-01-01T00:00:00-08:00&max-results=39

mmm

https://youtu.be/oXclq1w5THY

DOMINGO, 27 DE MAYO DE 2012

AmoR

«Todas las relaciones amorosas de la generación presente, tomadas en su conjunto, son para la totalidad de la especie humana algo tan serio como la meditatio compositionis generationis futurae, et qua iterum pendent innumerae generationes (*). La gran importancia de este asunto, que ya no se limita, como todos los demás, al bienestar o el dolor individuales, sino que afecta a la existencia y a la índole especial del género humano en tiempos futuros, es lo que sirve de base a lo patético y lo sublime de los asuntos amorosos, a lo trascendente de sus delicias y dolores; aquí, la voluntad del individuo, elevada a una potencia superior, se transforma en voluntad de la especie. Si, desde hace milenios, los poetas no se han cansado de recoger en innumerables ejemplos las vicisitudes del amor, es porque ningún tema iguala a éste en interés, pues, siendo determinante del buen o mal estado de la especie, guarda con todos los demás, que sólo afectan a lo individual, la misma relación que un sólido con una superficie. De ahí que sea tan difícil que un drama sin trama amorosa tenga interés, y, por otra parte, que este tema nunca se desgaste, por mucho que sea tratado a diario».

    

(*) «Meditación sobre la composición de las generaciones futuras, de las que a su vez dependen innumerables otras generaciones».

El mundo como voluntad y representación. Arthur Schopenhauer.

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/search?updated-min=2012-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2013-01-01T00:00:00-08:00&max-results=37

mmm

Hombre de Carne y Hueso

 EL HOMBRE DE CARNE Y HUESO

Homo sum: nihil humani a me alienum puto, dijo el cómico latino. Y yo diría más bien, nullum hominem a me alienum puto; soy hombre, a ningún otro hombre estimo extraño. Porque el adjetivo humanus me es tan sospe choso como su sustantivo abstracto humanitas, la humanidad. Ni lo humano ni la humanidad, ni el adjetivo simple, ni el sustantivado, sino el sustantivo concreto: el hombre. El hombre de carne y hueso, el que nace, sufre y muere -sobre todo muere-, el que come y bebe y juega y duerme y piensa y quiere, el hombre que se ve y a quien se oye, el hermano, el verdadero hermano. 

Porque hay otra cosa, que llaman también hombre, y es el sujeto de no pocas divagaciones más o menos científicas. Y es el bípedo implume de la leyenda, el hombre politico de Aristóteles, el contratante social de Rousseau, el homo oeconomicus de los manchesterianos, el homo sa piens de Linneo o, si se quiere, el mamífero vertical. Un hombre que no es de aquí o de allí ni de esta época o de la otra, que no tiene ni sexo ni patria, una idea, en fin. Es decir, un no hombre. 

El nuestro es otro, el de carne y hueso; yo, tú, lector mío; aquel otro de más allá, cuantos pensamos sobre la Tierra. 

Unamuno

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Optimismo es Cobardia

 Optimismo es Cobardia, Paul Weber

“sólo hay una concepción del Universo que sea digna de nosotros: la ya citada de Aquiles cuando dice que mejor es una vida breve, llena de hazañas y de gloria, que una vida larga sin contenido. El peligro se ha hecho tan grande para cada individuo, cada clase, cada pueblo, que es deplorable el pretender engañarse. El tiempo no puede detenerse; no hay prudentes retornos, no hay cautelosas renuncias. Sólo los soñadores creen en posibles salidas. El optimismo es cobardía.

Hemos nacido en este tiempo y debemos recorrer violentamente el camino hasta el final. No hay otro. Es nuestro deber permanecer sin esperanza, sin salvación en el puesto ya perdido. Permanecer como aquel soldado romano, cuyo esqueleto se ha encontrado delante de una puerta en Pompeya, y que murió porque al estallar la erupción del Vesubio olvidáronse de licenciarlo. Eso es grandeza; eso es tener raza. Ese honroso final es lo único que no se le puede quitar al hombre”.

Oswald Spengler, El hombre y la técnica.

Publicado por Antipodismo Por Bandera en 12:26

Etiquetas: ArtecitasHeroismoSpengler

2 comentarios:

ByeTavistock20 de abril de 2012, 1:52

Curiosa definición del optimismo para aquellas mentes actuales de las que el sistema se ha encargado bien de erradicar toda reflexión filosófica.
Supongo que el optimismo es considerado aquí como ese limbo en el que viven los abducidos por el sistema que piensan que al final serán salvados por la intervención de una nave espacial extranjera.
Es así. Vivir con violencia nuestro camino de tiempo es la vida. Violencia, claro está, que no significa terrorismo, sino responsabilidad y hombría a la hora de permanecer fieles a nuestros ideales humanos. Lo demás es pérdida de tiempo aunque todo el mundo acabara por creer lo contrario. Cuesta creer que nuestro valor tenga un valor efímero.

Responder

Anónimo4 de octubre de 2014, 1:27

Haniel aceptate como eres!

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/2012/04/optimismo-es-cobardia.html

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

El Pacifismo es la muerte del espiritu

“El pacifismo niega los valores heroicos que proceden de la guerra, de la que ve solamente los resultados negativos, y lleva a una política de aceptación y sumisión. Constituye una actitud irrealista frente a los antagonismos no superados y tiende así a impedir, en circunstancias en que el conflicto se impone, la necesaria afirmación de la Comunidad, poniendo en peligro su autonomía y a veces su misma existencia”

Jaques de Mahieu

Publicado por Antipodismo Por Bandera en 11:48 1 comentario: 

Etiquetas: HeroismoJaime Maria de Mahie

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/2012/04/el-pacifismo-es-la-muerte-del-espiritu.html

AAAAAA

No soy un “demócrata”, aunque sólo sea porque igualdad y “humildad” son principios espirituales corrompidos por la intención de mecanizarlos y formalizarlos, con el resultado de que no obtenemos pequeñez y humildad universales, sino universales grandeza y orgullo, hasta que algún Orco se apodere del anillo de poder y entonces recibiremos, como estamos recibiendo, esclavitud.

J.R.R. TOLKIEN

Mmm

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/search?updated-min=2013-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2014-01-01T00:00:00-08:00&max-results=30

kkk

¿Qué significa ser aristócrata en esta época? Vivimos en una época en la que la aristocracia es una burguesía decadente, en la que ser aristócrata es ser un millonario parasito que vive de los impuestos de un pueblo.
Ser aristócrata significa pertenecer a una burguesía parasitaria, ser parte de una monarquía que sirve de adorno, afiliada a este Sistema decadente. La palabra aristocracia ha perdido su valor y su significado en este mundo neoliberal.
En esta época ser aristócrata significa ser un parasito, un adorno, todo simbolismo y toda tradición guerrera ha sido olvidado. Juan Carlos, el príncipe William, los Borbon, los Windsor y el príncipe Harry que está matando afganos creyendo que vive dentro de un videojuego no representan a la verdadera aristocracia, son dinastías decadentes y producto de este Sistema neoliberal y de esta época oscura. Ninguno de ellos merece el término aristócrata.
La monarquía se ha convertido en un instrumento de este Sistema, un adorno que vive de los impuestos y que nunca han movido un dedo por su pueblo. Ser aristócrata significa salir en las revistas de moda y que tu boda sea televisada en todo el mundo. Pero no eso no es ser aristócrata, eso es ser un burgués, un zángano sin ética y sin nobleza, los aristócratas modernos no saben lo que en verdad es ser aristócrata. No tienen virilidad, ni espíritu guerrero ni nobleza. Todos ellos no son aristócratas, todos ellos son una burguesía moribunda que ha usurpado el término y lo ha tergiversado.
Los verdaderos aristócratas no se encuentran en las familias reales de Europa ni en la clase alta de cualquier país de América. Los aristócratas de espíritu se encuentran dispersos por el mundo, algunos son de clase obrera mientras que otros son de clase media. Muchos de ellos no poseen dinero y grandes bienes materiales pero poseen un espíritu noble, una elegancia y una dignidad que no tienen muchos hombres de clase alta. Ellos han despertado y ven el mundo como un lugar en donde la belleza y el honor han muerto, donde lo mediocre y lo material es la norma.
Ser aristócrata es completamente opuesto a esta decadencia, ser aristócrata es tener porte, nobleza, ética y un sentido de la lucha y la naturaleza. Ser aristócrata en esta época es oponerse al mundo moderno, oponerse a la mediocridad y decadencia de este mundo. Ser aristócrata es mantenerse en pie en un mundo en ruinas. Para ser aristócrata no se necesita nacer en cuna de oro, se nace con este espíritu de fuego, con esta alma ardiendo y con esta conciencia de pertenecer a una raza ajena al hombre mediocre. Ser aristócrata es tener este espíritu guerrero y sentir esa voz en la sangre que nos llama a luchar. Ser aristócrata es tener un espíritu ajeno a esta época, es añorar la época de la espada y la magia, añorar la época de la caballería, de los barbaros paganos, de hombres de porte, del conquistador y el poeta guerrero. El espíritu aristocrático es indo-europeo, es un espíritu de fuego que arde desde nuestro interior, el alma del verdadero aristócrata es un alma mágica ajena a este mundo y a este tiempo llamado modernidad.
Ser aristócrata es pertenecer a esa raza de hombres superiores que se alzaran con autoridad sobre la humanidad después de que occidente tenga un colapso espiritual, tal como lo predijeron Herman Hesse en su libro Damián y Gustav Meyrink en su monumental novela El Rostro Verde.
Ser aristócrata es manten

Mmm

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/search?updated-min=2013-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2014-01-01T00:00:00-08:00&max-results=30

mmm

THE SOUTH WILL RISE AGAIN!

 

JUAN PABLO VITALI

Quizá porque soy del Sur (del profundo Sur) me llame la atención la historia del Sur de los Estados Unidos de América. Esa cruenta guerra civil, donde se ensayaron los métodos de combate que luego se aplicarían el la Primera Guerra Mundial y en el enfrentamiento ideológico como justificación de todo tal como ocurrió en la Segunda Guerra Mundial.

Las trincheras, el exterminio, el ensañamiento con los vencidos, nos enfoca a una lectura que trasciende los intereses circunstanciales y políticos, para adentrarnos en un choque de concepciones del mundo, una guerra total y en todos los frentes. La mayoría de los que pelearon tanto de un lado como del otro al principio no lo vieron así, incluso muchos dudaron si estar de un bando o del opuesto. Sin embargo como suele ocurrir, es lo que no se puede ver lo que define las cosas, lo que se mantiene en el vértice más alto, inalcanzable. Si no, allí está Abraham Lincoln como ejemplo, un hombre reacio al revanchismo y a la destrucción de la elite sureña, quitado abruptamente de la escena para que tuvieran rienda suelta los radicales, los ultraprogresistas, los que siempre terminan siendo la más eficaz milicia de la usura.

La forma de vida del Sur, arraigada a la tierra, rural, aristocrática, me recordó a mi propio Sur y a sus caudillos. Cierto es que aquí había sólo hombres libres, pero la libertad jurídica no es la libertad real, y muchos negros, terminada la guerra, volvían en el Sur norteamericano a las plantaciones de sus antiguos amos, como único lugar de amparo donde habría alimento, seguridad y algo que hacer. Lo que vino después ciertamente fue muy igualitario: una sociedad esclavista para todos igual, lejos de la tierra, de sus ciclos, de sus ritos, de sus aristocracias agrarias. Lejos de toda cultura tradicional y cerca de los políticos profesionales y de los especuladores. Aquel Sur fue arrasado como el mío. Cortados sus lazos con todo lo que fuera el terruño, la sangre, la patria y el trabajo. Los Estados confederados ya no tuvieron derecho a elegir su destino, tuvieron que adherir al sentido del mundo, aunque era su derecho natural y jurídico elegir su propio camino. Luego el Sur ya no fue el Sur, sino un sitio cualquiera. La furia y la nostalgia suele apoderarse de los vencidos, pero ya no sirve, ya todo es tristeza y abandono. Las casonas señoriales se convierten en centros comerciales, las plantaciones en playas de estacionamiento, los hombres de la tierra en esclavos mal pagos de la usura. Y los esclavos siguen siendo más esclavos que antes. Pero todo tiene su fundamento ideológico, antropológico, psicológico. Todo está justificado por la teoría y ya nadie piensa en la cruda realidad.

No fue una guerra, fue un castigo ejemplar, donde el honor y las normas de caballeros fueron dejando paso a la guerra total, la que traen los intereses especulativos que nada saben de esas cosas ni les interesan. Pero la sangre es fuerte y permanece.

Publicado por Antipodismo Por Bandera en 14:45

Etiquetas: GuerraHistoriaJuan Pablo VitaliMusicas Disidentes,Tradicion/ModernidadVideos Disidentes

https://youtu.be/ecIVIFLo0uE

Mmm

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/2013/02/the-south-will-rise-again.html#comment-form

ññññ

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/search?updated-min=2012-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2013-01-01T00:00:00-08:00&max-results=37

“Soy tan poderoso, estoy tan cargado de vida exultante, que borbota desde lo más profundo de mí un sí absoluto a la vida. Un niño que viene al mundo, una nueva vida que llega al banquete cósmico, debe ser saludado con un trago de vino y un himno dionisíaco. El aborto es cosa de miedosos, cómodos, mezquinos y cobardes. El gran Zaratustra no es un abortista”

Friedrich Nietzsche.

http://www.culturantipodas.blogspot.com.es/search?updated-min=2012-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2013-01-01T00:00:00-08:00&max-results=37

mmm

https://youtu.be/dKMTu1GDi_w

SUR

https://youtu.be/WYRmsbEQXEg

https://youtu.be/IUjLE_N1Cuc

Dixie’s Land

https://youtu.be/dKMTu1GDi_w

0:43 / 2:22

To arms in Dixie – Lyrics

Mmmm

https://youtu.be/k-s51B66Sl4

Confederate song – “I Wish I Was In Dixie”

Mmmmm

https://youtu.be/WYRmsbEQXEg?list=RDk-s51B66Sl4

Mmm

Oh Susana

..

https://youtu.be/__kQX12S9YI

Dixie

Mmmm

GGG

https://youtu.be/prBXNwxjU4I

Bob Dylan

Bob Dylan -“Dixie”

Mmmmm

https://youtu.be/__kQX12S9YI

Mmm

https://youtu.be/LArGlfEVYqM

The Yellow Rose of Texas

https://youtu.be/Aag2yOcTkEM

Last days Berlin V 1945 t -34

¿Qué es Europa?

7 septiembre, 2015

¿Qué es Europa?

Ofrezco el texto a la dura crítica de ustedes. “España es el país más europeísta de Europa y el más ignorante sobre Europa”:
Aunque físicamente Europa es un subcontinente de Asia, siempre se le ha considerado un continente aparte, haciendo de los Urales, el lago Caspio, el Cáucaso y el mar Negro barreras significativas,  aun si poco pronunciadas y menos aún insuperables para los humanos en cualquier época. La verdadera diferenciación es más bien de orden cultural: siguiendo el esquema de Nueva historia de España, aquí hablamos  de Europa como civilización particular  cuya historia se ha originado hace  algo más de dos milenios.
    Debo aclarar también en qué sentido empleo aquí los conceptos de cultura y civilización, ya que han recibido significados diversos por distintos autores. Por cultura entiendo el conjunto de creencias y ritos, costumbres, organización social, técnica, conocimientos, arte, etc.  que constituyen la sustancia de toda sociedad humana. Cultura y sociedad humana son así sinónimos. La cultura, nunca estática, puede cambiar de forma muy lenta o muy rápida, decaer o fortalecerse y también ser destruida por agentes exteriores o por conflictos internos. El individuo humano perecería si no viviese en sociedad, pero también es cierto que la vida social genera constantes conflictos, a menudo extremos o sangrientos, de intereses, sentimientos, deseos, etc., debido a la individuación propia de los humanos, incomparablemente más acentuada que en los animales. Así, la sociedad, a la vez que indispensable para la supervivencia de sus miembros,  es al mismo tiempo propensa al choque entre ellos y entre grupos; es conflictiva por naturaleza, internamente y con otras culturas, pues la diversidad cultural constituye otro rasgo de la humanidad. La historia viene a ser el relato de tales avatares, entre los que hallamos creaciones, acumulaciones, estancamientos, transmisiones y destrucciones.
  En cuanto a las civilizaciones, las considero aquí formas complejas de cultura que empiezan hace solo unos 6.000 años en puntos aislados de Oriente Próximo (valle del Nilo y Mesopotamia). La civilización se alzó sobre culturas agrarias del Neolítico (agricultura, cerámica, artesanía, metales), mediante la especialización de la religión, del poder (formación del estado)  y la milicia, la urbanización (civilización tiene que ver con  ciudad), comercio desarrollado, escritura… Esta última  permitió acumular y transmitir la memoria, acelerando la evolución cultural. La civilización estimula la alta cultura (religión, técnica, ciencia, arte…) y también la diferenciación social entre élites u oligarquías más cultas y poderosas, capas intermedias  y masas más atrasadas, dedicadas en general a los trabajos manuales, en muchos casos en condiciones de esclavitud o privación de derechos. El estado que garantiza el orden en las civilizaciones y les da cierta estabilidad, es tanto  protector como opresivo, a menudo despótico y causante de discordias entre las oligarquías  o de rebeliones que pueden dar al traste con la civilización misma.
    La historia es la de las civilizaciones, porque de ellas ha quedado constancia escrita. A lo largo de milenios, nacieron y murieron numerosas culturas, se dieron  migraciones de gran alcance, guerras, invasiones, comercio, descubrimientos prácticos,  arte, personajes notables como líderes y artistas; pero de ellos tenemos solo los conocimientos muy elementales y generales proporcionados por la arqueología, la lingüística o la genética, o, para los más recientes, los comentarios no siempre fiables que les hayan dedicado las civilizaciones coetáneas, tan a menudo sus enemigas. Las luchas entre culturas primarias civilizadas y civilizaciones, que a veces han arrasado a estas últimas, pueden considerarse terminadas entre los siglos XIX y XX, cuando las civilizaciones, en particular la europea, se han impuesto por completo y erradicado o arrinconado en casi todo el mundo a las culturas primitivas.  También han sido frecuentes los choques bélicos, comerciales, etc.,  entre civilizaciones,  o entre naciones y grupos diversos dentro de una misma civilización.
   A lo largo de los siglos han nacido y colapsado muchas civilizaciones, a veces por causas externas, a veces internas. Estudiosos como Danilevski, Spengler o Toynbee han dedicado atención al fenómeno, sin que sus distintas teorías lo  expliquen del todo. De entre las civilizaciones conocidas, ninguna como la europea ha experimentado un dinamismo tan intenso en cuanto a pensamiento, arte, economía, capacidad técnica, expansión transoceánica y otros rasgos. Tan excepcional dinamismo caracteriza, de entrada,  a esta civilización, la cual ha engendrado subcivilizaciones nacionales o  supranacionales, como la hispánica, la anglosajona, la francesa, la alemana  o la rusa.Lla civilización europea abarca el ámbito convencionalmente llamado Occidente, pero la propiamente europea se halla en decadencia desde 1945, y sus “hijas” de América del Norte y del Sur podrían originar nuevas civilizaciones. La china, y más confusamente la india, permanecen mejor o peor desde hace unos 4.000 años, y la islámica experimenta un llamativo impulso beligerante después de siglos de estancamiento.[1]
   Sin embargo de todo lo dicho, podríamos poner en cuestión la existencia real de una civilización europea: siendo Europa, después de Oceanía, el continente de menor extensión  y hoy el menos poblado (unos diez millones de km2 para 750 millones de habitantes, comparado con los 44  y 4.200 respectivamente de Asia y densidad menor que en esta, los 30 y 1,100 de África o los 42 y casi 1000 de América), es también el más diversificado relativamente en naciones y estados (46) y por tanto también en culturas nacionales. Encontramos estados tan mínimos como el Vaticano, con menos de medio kilómetro cuadrado (que ejerce sin embargo una influencia mundial) y tan vastos como Rusia, que por sí sola ocupa casi un 40% del continente.  Y las diferencias demográficas no son menores, entre los 15-27 habitantes por km2 de los países escandinavos y Rusia hasta los  más de 400 o 370 de Holanda y Bélgica.
       La lengua, factor cultural de primerísimo orden, tampoco ofrece la menor homogeneidad, salvo por la remota raíz indoeuropea de las lenguas más habladas. Estas se hallan diversificadas en tres grandes familias, la eslava, germánica y latina, que por sí solas suponen el 95% de la población total, más otras ramas menores como la céltica o la griega, y algunas lenguas no indoeuropeas y poco habladas, como el finés, el húngaro o el vascuence. Dichas tres ramas son completamente ininteligibles entre sí, y cada una de ellas está diversificada a su vez en numerosos idiomas y dialectos poco o nada comprensibles entre sí sin estudio. Hay además tres alfabetos, predominando el latino, con diferencias menores según diversos países, y el cirílico. La lengua  con más hablantes nativos es el ruso, más de 160 millones, seguida del alemán,  con 90 millones, el francés, inglés  e italiano, con unos 65 millones cada uno, el español el polaco y el ucraniano con más de 40 millones cada. No obstante la lengua con mayor número de hablantes nativos son el español y el inglés, fuera de Europa la mayoría de ellos.
  Esta gran variedad lingüística, que hace que la gran mayoría de los habitantes de una nación no puedan entenderse con los de la vecina, aunque tienda a emplearse un inglés elemental en muchos casos. Los ámbitos lingüísticos van más allá, marcando cada uno de ellos  fuertes  peculiaridades étnicas y  de otro tipo.  Las diferencias lingüísticas se extienden a la literatura, asimismo muy variada en estilos, tonos y temas según los países, o el arte en general, la arquitectura popular, la canción,  la culinaria, etc.. Algunas naciones europeas, como Inglaterra, España, Rusia, en menor medida Francia o  Portugal, han creado vastos y duraderos espacios culturales propios, especie de subcivilizaciones,  en varios continentes.
   Las diferencias lingüísticas se acompañan de otras en el aspecto físico, que difiere notablemente entre la población germánica, la latina y la eslava, aun con bastante mezcla entre ellas. Con todo, tomada como conjunto, la población europea difiere más en el aspecto exterior de la africana o la asiática.
   Permanecen asimismo fuertes  diferencias económicas,  particularmente entre el este europeo, por lo común más pobre que el centro y el oeste, o entre las economías nórticas y las mediterráneas… Hay países muy intensamente industrializados y otros mucho menos o más agrarios o con mayor peso de los servicios y las variaciones en estructura económica, política fiscal o  constituciones políticas  son también muy significativas, como el peso de tales o cuales partidos, aunque se han creado internacionales de una u otra tendencia, tampoco demasiado homogéneas…
   La historia interna de Europa ha distado de ser armoniosa.  Las guerras entre sus países  han menudeado siglo tras siglo, algunas tan devastadoras como la de los Treinta Años en el XVII, o las dos mundiales del XX. Estas dos última señalan la decadencia del continente como un todo.  Como efecto de las guerras, las fronteras han cambiado  de forma sustancial muy a menudo, hasta nuestros días. España es uno de los países con fronteras más estables desde hace siglos, pero la mayoría han experimentado  rectificaciones muy amplias incluso en pleno siglo XX. Así Francia, Alemania, Rusia, Reino Unido, Suecia, Polonia y las demás naciones del centro-este, Grecia… Se han creado nuevos estados disgregando imperios y alguno, como Yugoslavia,  ha sufrido una sangrienta desintegración en tiempos recientes.
  ¿En qué sentido puede hablarse, entonces, de una civilización europea? Existe, por lo pronto, un evidente factor común de la mayor relevancia: todos los países de Europa se han considerado a sí mismos cristianos, y durante siglos se los podría definir como “el continente cristiano”. Aún así, el cristianismo está dividido en tres ramas principales,  la católica, la ortodoxa y la protestante, y curiosamente,  cada una de ellas destaca en  alguno de los tres grandes  ámbitos étnico-lingüísticos. El catolicismo predominó en el centro-oeste europeo hasta que el violento cisma protestante cundió sobre todo por los países germánicos en el siglo XVI, con excepciones importantes como las católicas  Austria, la mitad de Alemania o de Holanda. Así, el catolicismo quedó casi reducido a los países latinos (excepto Rumania), a algunos eslavos y a Irlanda. La rama ortodoxa predomina netamente en los países eslavos  más Grecia, con excepciones como las católicas Polonia, Croacia y otras menores. Simplificando un tanto puede decirse que la Europa germánica es protestante, la latina católica y la eslava ortodoxa.
        Pero aun con tales divisiones,  persiste el cristianismo como  la raíz cultural común  a toda Europa, salvo regiones menores de tradición islámica y grupos inmigrantes de esa religión actualmente en auge. Es más, si algún factor ha moldeado profundamente la historia y la cultura europeas  hasta la actualidad, ha sido el cristianismo. No obstante, a partir del siglo XVIII han ido tomando cuerpo ideologías contrarias o indiferentes, como algunas corrientes liberales y revolucionarias, el marxismo o un laicismo extremado, de influencia creciente en nuestros días, cuando un porcentaje considerable de los europeos, muy variable según países, declara no profesar ninguna religión. El cristianismo también diferencia a Europa de otros continentes, con excepción de América, parte de África y Oceanía, adonde ha llegado más tardíamente y precisamente a partir de Europa.
    Un rasgo del cristianismo ha sido cierta separación entre el poder espiritual y el poder político, ausente en otras religiones. El poder  religioso estuvo y está centralizado en Roma, mientras que la soberanía política se ha dispersado en numerosos estados nacionales o imperiales. Las relaciones entre ambos poderes han dado lugar a frecuentes tensiones y hasta conflictos armados, y también a un concepto de la libertad más agudo que en otras civilizaciones. Con la expansión protestante, el poder espiritual se disgregó en muchas tendencias particulares, sin sede común, mientras que en la parte oriental  el cristianismo ortodoxo siempre estuvo mucho más próximo y mediatizado por el poder político que en el catolicismo.
   Junto con el cristianismo, otra raíz común a la cultura europea ha sido el gran legado del pensamiento y el arte grecolatino, así como, menos generalizadamente, el derecho romano.  Estas herencias fueron transmitidas y propagandas precisamente a través del cristianismo  desde la destrucción del Imperio romano.
    En relación con todo ello, otra característica europea  ha sido su productividad cultural en el pensamiento, la ciencia, la técnica y las artes,  con más intensidad en unos países que en otros, y que en conjunto superan a cualquier otra civilización, aun recordando los altos niveles logrados por algunas como la china, la india o en su mejor época la islámica. Desde la pintura a la filosofía, desde las matemáticas a la literatura, la ciencia y la técnica,  en ningún  otro continente a se ha producido una explosión tan sostenida de la alta cultura, a través de sucesivos movimiento que han abarcado, si no a todos sus países, a muchos de ellos y los que más han marcado con su impronta al conjunto:  así el Románico, el Gótico, el Renacimiento, el Barroco, la Ilustración, el Romanticismo, el Liberalismo, el capitalismo, el Marxismo,  los fascismos, etc.   La democracia liberal, en cambio, ha llegado a Europa desde fuera, desde Usa, si bien esta fue engendrada a su vez por el pensamiento político europeo.
   Cabe hablar, por tanto de una verdadera civilización europea, si bien con muchas variantes en el tiempo y el espacio, siendo otro rasgo suyo una gran diversificación en naciones, sistemas políticos y culturas; diversidad en la que ha radicado, precisamente, una de las causas de su riqueza y dinamismo.
       ¿Qué es Europa, finalmente? Podríamos describirla como un conjunto muy variado  de naciones y culturas, unido por ciertas tradiciones y concepciones religiosas, filosóficas y artísticas a través de diversas edades, y  hoy en decadencia y en trance de transformación profunda con resultados inciertos.
===

Blog I. Recuerdos (33) http://gaceta.es/pio-moa/recuerdos-33-noche-quedo-atras-07092015-0832

Ayer, en “Cita con la Historia”, hablamos sobre la frivolidad e irresponsable  ignorancia de  muchos formadores de opinión, y sobre los mitos de la Diada:http://citaconlahistoria.es/2015/09/06/la-diada-y-el-separatismo-catalan/
*******************
FUENTE: http://www.piomoa.es/?p=3711

Día de difuntos: El morir sólo es el billete de vuelta

4 noviembre, 2012

Somos religiosos, antes que por otras cosas formidables por la perogrullada de que la vida no nos la hemos dado nosotros y que es una gran suerte haberla recibido para gustarla y aprovecharla. Como un escultor en su taller y con las piedras que recibió. En ambos casos siempre agradecidos a Quien nos amó desde el principio del tiempo. (Ef 1, 4) Y, por descontado, somos cristianos en virtud de la promesa de que los que creamos en Jesús de Nazaret, Dios mismo hecho hombre, viviremos después del tránsito de la muerte.

Muchas maravillas guarda nuestra religión, pero el habernos asegurado la vida eterna es lo que hace de Cristo santo y seña de nuestro ser y estar; luz que alumbra a todo hombre que viene a este mundo, dice San Juan. Es el saber de quién nos hemos fiado (2 Tim 1, 12) lo que arraiga todas nuestras esperanzas, invencibles ante el misterio de la muerte, que a todos disturba, pero que resulta insignificante ante el misterio del haber nacido, en el que pocos reparan.

Desvíos hacia el barranco.

¿Se dan cuenta? Ningún católico muere por un misal, ni por un fundador, ni por este o aquél Papa; eso es propio de secta. Sólo lo haremos por el Dios encarnado. Es por Él, por lo que Él nos dijo y por lo que con Él y su enseñanza se relaciona, que estamos dispuestos a pelear y arriesgar la vida. Por Él y sólo por Él se ama al prójimo. Por Él se rechazan los falsos magisterios que quieren borrarle de nuestro corazón y de la historia. Es por Cristo que se denuncia al jerarca usurpador, al clérigo vividor, al teólogo vendido, al párroco que deserta del cuidado de almas.

Es por amor a Cristo que se elige la misa de Trento, la que ya San Pedro decía con el mismo significado sacrificial, la que muestra y obliga con simbolismos sagrados y enseña lecciones de adoración y ofrenda. Y es por respeto a Dios, Uno y Trino, que rechazamos la misa enmaridada de protestantismo: “banquete de hermanos”, demagogia agazapada, remedo de alimento sin sal y sin sabor de Dios, asamblea del pueblo capaz de sentar por mayoría que el sol sale del fondo del mar. Y pensar que hay tradicionalistas que aceptan y pagan misas heréticas jamás prescritas por el CVII. Misas de duelo dichas sin respeto al difunto ni al dolor de los parientes; ramplonas, frías, sin fe…

¿Talibanes? ¿Fundamentalistas?

En nada nos debilitan los que a sí mismos se engañan y, con ese fruto, nos echan toda la tinta de calamar que pueden. Pero en esto de las misas no queremos transigir. No queremos porque si la misa es “el culmen de la religión católica”, la nueva expresa con toda justicia la rebaja que desde el Concilio Vaticano II se le ha infligido a la religión católica. Que más parece que un evento consultivo, que no se definió dogmático, haya de ser superior a la fe de nuestros antepasados y a la misma Iglesia cuya nueva presencia en el mundo rompe la memoria que de ella guardábamos. Por cierto, muchos se preguntan – muchos más ni eso, se van y basta – qué fuerzas habrá en la sombra que determinen estos dislates, ambigüedades y vagabundeos teológicos. Esta religión nueva que se adapta como guante al refrán: “Decidme de qué presumís y os diré de lo que carecéis.” Así, a: de la falsa nueva confesionalidad; b: de la falsa revolución humanitarista; c: de la falsa caridad con el prójimo; d: del falso ecumenismo. Porque ha sido en los últimos 40 años que a), naciones enteras se han impulsado por los papas conciliares a desgajarse de Dios en sus constituciones; b) las sociedades quedaron huérfanas de una moral cristiana protectora; c) una extrañísima caridad deja al prójimo en su ignorancia del amor de Dios, y d), el fracaso de la vuelta de los mal llamados hermanos a la Una, Santa, Católica y Apostólica Iglesia romana.

La obra de Annibale Bugnini, el Novus Ordo aprobado por Pablo VI, se corresponde perfectamente con este objetivo, con los frutos evidentes de una religión nueva que perfectamente se expresa en la Nueva Misa comparada con la antigua que tenían que ser unos franceses, quizás por caridad divina, los que nos la preservaran de su aniquilación.

Pero los católicos queremos ser tan “anticuados” como nuestro Credo. Y es que, miradas las cosas con sencillez, si nuestras verdades son “eternas” ¿por qué hay que reconvertirlas a un volátil presente? Si nuestra fe es religión enseñada por el mismo Dios ¿qué cambio se justificarfá en su predicación? Existe hoy un adjetivo de calidad: “Lo clásico”. Esta tarde en el hipermercado me han dado una papeleta promocional para llevarme gratis séis litros de leche “clásica”, si el sábado hago compra de no recuerdo cuánto. Existe gran variedad de cosas clásicas inimaginables: el cine clásico, la música clásica, los historiadores clásicos, el matrimonio clásico, la educación clásica… Es evidente que el gusto por “lo clásico” entraña la búsqueda de valores invariables, como el oro, que sube de precio cuando el dinero lo pierde.

En nada queremos ser originales, ni epatar a nadie. Nuestro pensar no es nuestro, es el recibido de la Tradición (1 Co 11, 12), a nuestros argumentos los refuerzan los hechos. En estas cosas preferimos sentirnos coetáneos de San Vicente de Lerins, o de los que se unieron a San Atanasio de Alejandría el doctor solitario frente al grueso de obispos abrigados por el poder de los emperadores y la debilidad del Papa… No nos queda otra que rechazar el atropello llamado “puesta al día” con el que se nos impuso, un-dos, un-dos, una temeraria adaptación a los tiempos. No reparando en que pretender educar al mundo con la adopción de sus defectos atrae la fatal compañia de sus primos: el demonio y la carne. (cfr Catecismo, Los enemigos del alma.)

Mañana, dos de noviembre, es el día de los cementerios. Día oportuno para pensar estas cosas y descubrir hasta qué punto la Iglesia es o no congruente con su fe divina y católica. Esos paseos entre monumentos y epitafios nos preguntan a cada cual en cuánto estamos abandonando nuestra formación en la fe de católicos por un simple temor a no destacar. Falsa humildad donde las haya.

Sí, con razón el mundo sin fe suele objetarnos: “— Pero, oigan, ¿no es la muerte el argumento definitivo de la nada? ¿Podemos creer en la inmortalidad después de ver una incineración?” Es cierto que ante el ser querido al que vemos descenderle a una fosa, la certeza de su descomposición nos sacude hasta parecernos que con él enterramos toda esperanza. Mas, también, en ese momento la fe se hace el único asidero que nos sostiene más allá de lo que vemos… Con acierto diremos que esa contemplación es “la hora de la verdad” en la que descubrimos si nuestras creencias no son mero convencionalismo, clavo ardiendo de fantasías consoladoras.

Nuestra fe se fortalece en que nuestra naturaleza, supuestamente efímera, está sustentada en algo indestructible, el alma. ¿Dónde está la incineradora capaz de aniquilar el alma? No se esfuercen en buscarla porque no hay nada que pueda enfrentarse al aliento de vida que sale de la boca de Dios. Dios dio vida inmortal a nuestro barro y por eso un cristiano, un bautizado, no teme a la muerte. (Ge 2, 7) Y si la teme es con mezcla de curiosidad, tal que Simón el Pescador cuando, como niño curioso, anduvo sobre las aguas y, asombrado del prodigio, dudó y temió hundirse.

Con la fe cristiana vislumbramos, pues, que la muerte no es el final de nuestra existencia, que aun con todas las tinieblas que se quiera este túnel tiene una salida espléndida de luz. Fue prometido que cuando nos llegue la muerte, una vez cumplida esta gravidez en la placenta de la fe, Dios nos parirá de nuevo, rescatados para la Vida que no acaba… Así se aprecia en la bellísima metáfora propuesta por Jesús: «La mujer, cuando está de parto, tiene congoja, pues llegó su hora; mas cuando ha dado a luz al niño, ya no se acuerda del aprieto por el gozo de que nació un hombre al mundo.» (Jn 16, 21)

¿Es que hay un Más Allá?

Agujeros negros, supernovas con la energía de un millón de soles, enjambres de galaxias… y, ahora, la Física Quántica en cuyas subpartículas se pierden los descreidos. ¿Y ha de ser esto para desperdicio? ¿Para que los ocasos se quemen en inútil derroche ante un campo sin nadie que sustituya al sol…? (J.M. Valverde) No,rotundamente no.

Seguros podemos estar de que lo que sabemos hoy  se empequeñecerá con lo que sabremos mañana. Por ejemplo, casi ayer nada conocíamos de los neutrinos que parecen espectros, o de esa masa oscura que sostiene astros y sistemas… Esto solo ya me parece más increíble que la idea de inmortalidad. Ahora, último regalo, la “Teoría de las Cuerdas” que nos propone varios universos, intercomunicados o estancos…

Si la Física y las ciencias exactas apuntan a que todo lo creado pudiera no radicar en la inmensidad material visible poco nos importará ya un Big-Bang, o el Gran Atractor, pues antes y detrás siempre estará ese Dios que nos hizo casi iguales a los ángeles. (Ap 22, 9) Porque es de elemental conclusión que debe haber una Causa Primera, que el orden de lo hecho supone, exige la existencia de un Ordenador, y que entre la creación visible y la invisible hay muchas energías desconocidas. La mayor de todas, la que meteríamos en un arca de oro con una etiqueta que dijera: “Amor”. La creación máxima de Dios (1 Jn 4, 8) ante la que nada importa que “se quede el infinito sin estrellas”, como decía una canción.

Inmortales

En las escrituras Dios nos promete abrir nuestros sepulcros…: «Y os haré salir de ellos. […] os infundiré mi espíritu y viviréis […] y sabréis que yo el Señor lo digo y lo hago.» (Ez 37, 12b -14)

Sospecho que los que no creen en la inmortalidad no lo es tanto por objeción racional sino por lo mucho que la desean. Y es que tenemos miedo de que no sea verdad. ¡Vivir para siempre y, además, recuperados los dones perdidos…! Lógico es que nuestra nimiedad nos haga recelar. No obstante, que somos criaturas hechas por Dios y para Dios lo prueba sentir dentro de nosotros la atracción “genética” hacia Él, como bien dijo San Agustín: «Nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti.» Realidad que le da título a este post.

Al gustar de la esperanza cristiana y sentir la natural e inmedible gratitud que provoca, surge preguntarnos lo que perderemos si seguimos la apostasía hoy tan fuerte. Lo seguro es que nada más nos quedemos con el nihilismo de la indiferencia y la orfandad del materialismo. Una pregunta a la que sin pretenderlo contestó con otra un patrón de pescadores de Galilea: «¿Adónde iremos, Señor? Sólo tú tienes palabras de vida eterna.» (Jn 6, 68) No, señores irenistas, “progrez” y bazofia de la “Nueva Cristiandad” mariteniano-montiniana, y de la fenomenología juanpablista, nada sois ante la definitiva promesa para este día. «Yo soy la resurrección y la vida; quien cree en mí aunque haya muerto vivirá.» (Jn 3, 36; 6, 51; 11,25)

Las visitas a los cementerios nos impulsan a dar un salto sin red a la fe. En nuestra cultura, a la fe cristiana. Creer en la vida sin final, prometida por quien puede prometerlo, Dios, es condición fundamental para bañar de fe nuestras visitas del Día de Difuntos. Sepulturas que nos recuerdan el misterio de vivir para morir, de llegar para marcharnos; que nos siembran el alma con sentimientos que merecen ser escudriñados. Porque llevan a Dios. De los que los vivos, muertos de miedo y de insolencia, huimos de su reclamo. Sin embargo, ¿no es cierto que sin Dios esas lápidas son muy poca cosa? Apenas una evocación de aquellos a los que hemos amado y nos amaron.

Que vivan en paz.

===
Nota de HURANIA: Este post es original de Pedro Rizo, quien lo ha publicado en su blog  ubicado en PeriodistaDigital

Estatura física de Hitler, Franco y Stalin

12 octubre, 2012

1,72 m. ;  1,63 m.; 1,63 m.   respectivamente.

Según he leído recientemente  en un libro cuyo título no recuerdo,  la estatura expresada en centímetros de los tres estadistas europeos arriba citados es, respectivamente de 172, 163 y 163.

Por otra parte, buscando en yahoo.es he econtrado la siguiente respuesta respecto a la estatura de Adolf Hitler:

Pues sabrás que don Adolfo era una persona promedio 1.78 m de estatura y unos 75 Kgs. de peso. Nariz típica germana, ojos azules, No tomaba bebidas alcohólicas, no fumaba, y no andaba con mujeres pero no creo que haya sido homosexual. Muchos de los grandes hombres han sido mayormente asexuales. Si su padre no hubiera sido adoptado, su apellido habría sido Schickelgruber.

FUENTE:

Seguidamente leemos lo siguiente:

…ciertamente la historia no es como nos la han vendido…

bueno esta muy comprobado que el holocausto es improbable, es una de las mentiras mas grandes de la historia, la historia esta escrita por los vencedores de la segunda guerra mundial y por los judíos mismos muchísimos libros con pruebas reales que demuestran la mentira del holocausto son censurados, quemados etc. Por que ? si se supone que la verdadera verdad soporta cualquier tipo de prueba, o no
Es exacto que la Alemania nacionalsocialista creó campos de concentración; lo hizo
después junto con muchos otros países, convencidos todos de que dichos campos serían más humanos que la cárcel:

Hitler veía en esos campos lo que Napoleón III había creído ver en la creación de las colonias penitenciarias: un progreso para el ser humano. Pero es falso que haya creado campos de exterminio. Es exacto que los alemanes fabricaron camiones que funcionaban con gas (Gaswagen).
es falso que hayan fabricado camiones de gas homicidas (si uno solo de esos camiones hubiera existido, estaría expuesto en el museo del automóvil o en los museos del Holocausto.
si los alemanes empleaban el Zyklon (producto a base de ácido cianhídrico utilizado desde 1922) para proteger mediante la desinsectación la salud de los civiles, de las tropas, de los prisioneros o de los internados. jamás emplearon el Zyklon para matar a nadie y mucho menos a multitudes de seres humanos ; a raíz de las drásticas precauciones en el manejo del gas cianhídrico, los pretendidos gaseamientos homicidas de Auschwitz o de otros campos habrían sido, además, radicalmente imposibles. Si los alemanes contemplaban una « solución final de la cuestión judía Pero esa solución era territorial y no homicida; se trataba de instar o, caso de ser necesario, de forzar a los judíos a abandonar Alemania y su esfera de influencia en Europa para establecer, mediante un acuerdo con los sionistas, un hogar nacional judío, en Madagascar o donde fuera. Muchos sionistas colaboraron con la Alemania nacionalsocialista para que se llevara a cabo esa  solución, y no un programa de exterminio físico.
si algunos campos de concentración poseían hornos crematorios para la
incineración de los cadáveres. Pero era para combatir mejor las epidemias y no para incinerar en ellos, como algunos se atrevieron a veces a decirlo, a seres vivos además de los cadáveres.
si los judíos conocieron los sufrimientos de la guerra, del internamiento, de
la deportación, de los campos de retención, de los campos de concentración, de los campos de trabajo forzado, de los ghettos, de las epidemias, de las ejecuciones sumarias por toda clase de razones; también padecieron represalias o hasta masacres porque no hay guerra sin masacres.
Pero también todos esos sufrimientos los padecieron de igual manera otras
naciones en particular, los alemanes y sus aliados
(exceptuando los sufrimientos de los ghettos, puesto que el ghetto es primero y ante todo una creación específica de los propios judíos.) ; es sobre todo verosímil, para quien no padezca una memoria hemipléjica y para quien se esfuerza por conocer las dos caras de la historia de la Segunda Guerra Mundial (la cara que siempre se muestra y la cara que casi siempre se oculta), que los sufrimientos de los vencidos durante la guerra y después de la guerra fueron, tanto en el aspecto cuantitativo como cualitativo, peores que los de los judíos y de los
vencedores, sobre todo en lo referente a las deportaciones.
Es falso que, como algunos se atrevieron a afirmarlo durante mucho tiempo, haya
existido orden alguna de Hitler o de alguno de sus próximos colaboradores de exterminar a los judíos. Durante la guerra, algunos soldados y oficiales alemanes fueron condenados por sus propios tribunales militares, y a veces fusilados, Es bueno que los exterminacionistas (es decir aquellos que creen en el exterminio de los
judíos) hayan terminado, rendidos, por reconocer que no se encuentra rastro de ningún plano, de ninguna instrucción, de ningún documento relativo a una política de exterminio físico de los judíos y que, de la misma manera, hayan admitido por fin que no se encuentra rastro de cámaras y demás instrumentos con que se llevo a cabo “el exterminio” porque entonces la historia contada por los judíos?
por dinero, el motor que les mueve
libros:
El Holocausto bajo la lupa – Jürgen Graf
Escritos revisionistas – Robert Faurisson
En el anteproyecto a la «ley antir-racismo», que el Consejo Federal suizo presentó al Parlamento, ¡se penaliza toda crítica referente a la veracidad del holocausto con multa o prisión!

http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20081018071239AAAYXQB

http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20111201055857AATy8VJ

http://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20090723031653AAQ7UVO

http://www.galeon.com/zulia88/6milagros.…

Retos políticos de ESPAÑA:

26 agosto, 2012

Publ. en diciembre de 2011, en La ilustración liberal)

Decía Toynbee que una sociedad se desarrolla o perece según sea capaz de percibir y afrontar los desafíos que la historia le plantea. Por lo que se refiere a España, sería bueno estudiar esos desafíos para percibir claramente su alcance, examinar su importancia y urgencia relativas y proponer remedios racionales. Ello requiere un trabajo arduo y de equipos, del que aquí solo puedo trazar un leve apunte según mi entender. Hace algunos meses escribí un artículo[1] sobre los problemas que deben ser resueltos políticamente en España, y que ahora amplío:

El país sufre una crisis política, económica, moral e intelectual por la incapacidad aparente para resolver una serie de problemas de gran alcance, entre los que cabe citar:

1.Degradación de la democracia. La transición legó una democracia defectuosa, sin verdadera división de poderes, con una ley electoral cuestionable, partidos de tradición antidemocrática y actitudes erróneas hacia el terrorismo y hacia el propio origen de nuestras libertades. Tales defectos pudieron corregirse, y algunos lo fueron en el período de Aznar, pero posteriormente han conducido a una generalizada involución política.

2.En relación con este problema está un sistema económico con un peso excesivo del estado, que permite a los políticos, sobre todo a los más mesiánicos de izquierda y separatistas, utilizarlo para imponer sus ideologías, tradicionalmente horras, en España, de cualquier pensamiento serio.

3.Degradación de la unidad nacional, debido al poder adquirido por partidos desleales a la nación y a la democracia. Ese poder nació por una parte del terrorismo (se creyó a esos partidos, erróneamente, barreras frente a la violencia, cuando han procurado rentabilizarla políticamente), por otra de la complicidad de una izquierda de tradición antiespañola y de la pasividad de la derecha.

4.Degradación de la salud social: no estamos a la cola de Europa en casi todo, como dicen muchos. En drogas, alcoholismo, fracaso familiar, matrimonial y escolar, abortos, población penal, violencia doméstica y otros índices de salud social, España goza de un puesto relevante, en algún caso entre los primeros del continente. Esos logros proceden de actitudes impulsadas por unos políticos, intelectuales y periodistas entre quienes es alto, a su vez, el índice de corrupción (intelectual, económica y sexual).

5.El problema islámico y Gibraltar. España tiene hoy, en el exterior, un solo frente político susceptible de tornarse militar: el del Estrecho, cuyos puntos clave son Ceuta, Melilla y Gibraltar. Problema ligado al del islamismo radical y la inestabilidad del Magreb. En esa zona, neurálgica para nosotros, padecemos la colonia-colonizadora de Gibraltar, perfecto revelado del papel de aliado-lacayo que nos reservan la UE y la OTAN. Nuestra posición política, moral y militar al respecto no ha cesado de deteriorarse en los últimos años.

6.Nuestra posición en Europa: el ingreso de España en la CEE, probablemente tan innecesario como el ingreso en el euro, ha traído fuertes pérdidas de soberanía, merma en las tasas de crecimiento y mayor dependencia económica, sin que nos haya evitado crisis más fuertes que antes. Habría que valorar tales hechos.

Los problemas mal resueltos tienden a empeorar. Las sociedades progresan, se estancan o naufragan según respondan a los retos que les plantea la evolución histórica. De nosotros depende el resultado, sin que debamos esperar ni desear salvamentos exteriores.

A todos estos habría que añadir un desafío casi nunca mencionado y que acaban de poner de relieve Alejando Macarrón (El suicidio demográfico de España, Homo Legens, Madrid, 2011) y Francisco José Contreras: el envejecimiento de nuestra sociedad, con los desequilibrios y malas consecuencias que ello entraña. Generalmente se centra la cuestión en el plano económico, que es importante pero no el único. Desde ese punto de vista implica un esfuerzo creciente por mantener a una masa creciente de población no productiva y que, por razones biológicas, ocasiona gastos especialmente elevados. Si la población va aumentando o se mantiene estable, el esfuerzo resulta llevadero, pero si, como viene ocurriendo, los fallecimientos superan a los nacimientos, la carga tiende a hacerse insoportable a plazo medio. Si no ha provocado ya una quiebra del llamado estado de bienestar, se debe a la inmigración masiva registrada en años recientes. Pero no debe olvidarse que esa inmigración plantea a su vez nuevos problemas, ya que una gran parte de ella no se integra, y menos en una sociedad como la nuestra, que ha perdido hasta tal punto la conciencia de la escala de valores. El interés de la mayoría de los inmigrantes es por lo común meramente económico, sin compartir ideales de cohesión social como el patriotismo, la adhesión a las libertades o a una identidad histórico-cultural, ideales a su vez en fuerte declive entre los propios españoles desde hace bastantes años.

Este problema enlaza con los demás, aunque no creo que el envejecimiento demográfico entrañe automáticamente un envejecimiento moral y anímico; pero, sin ser forzoso, ese doble envejecimiento se está produciendo. Difícilmente hará frente a sus retos un país de ancianos con una juventud reducida y educada en la negación del patriotismo, en la indiferencia hacia las libertades y la responsabilidad y en ideas falsas y despectivas sobre la propia identidad cultural, todo ello sustituido por la telebasura (que es mucho más que televisiva) y una amalgama de arbitrarias solidaridades, pacifismos y viejos derivados de la lucha de clases, la lucha de sexos y similares. Opino que una manifestación de ese envejecimiento psicológico y moral se manifiesta en el hecho de que no hayan surgido alternativas ni liderazgos capaces de arrostrar la involución política de los últimos siete años, en la que ha colaborado pasiva y a veces activamente el PP. No aparecen el necesario liderazgo y la alternativa ni siquiera cuando la crisis económica alarma y aprieta más, revelando a todo el mundo fallos estructurales y políticos de hondas raíces. Tal falta de iniciativa e incapacidad de estudio en profundidad de los problemas del país indica una sociedad envejecida también en espíritu, de escasa energía, que prefiere no enterarse demasiado de los peligros y dificultades que la amenazan.

Pondré un ejemplo, señalado en el apartado sexto: nuestro ingreso en la CEE, luego UE, es mirado casi universalmente como un éxito, a pesar de la pérdida de soberanía y de democracia, y de las consecuencias que estamos sufriendo. Prácticamente nadie se plantea, no ya la posibilidad de salir de ella y recuperar nuestra soberanía, sino ni siquiera de hacer un balance realista de las ventajas y perjuicios traídos por estos años de “entrada en Europa” (donde siempre estuvimos). De igual modo, ha sido imposible analizar en treinta años las ventajas y perjuicios del estado de las autonomías diseñado en la transición, y solo ahora asistimos a reacciones contra él basadas en las presiones de la crisis económica, pero nuevamente hueras de un análisis sensato y a fondo. Debajo de estas incapacidades se encuentra el prejuicio de que somos un pueblo menor de edad precisado de la tutela de otros considerados –harto arbitrariamente– más serios. Y quienes sostienen eso –muchísimos– son desde luego menores de edad, por decirlo así, pero ¿tendrán razón y lo será también la gran mayoría, a la que pretenden imponer sus pobres ideas?

Por otra parte, ¿cuál es la posición real en la UE y en la OTAN de una nación que soporta una agresiva colonia extranjera en su propio territorio, colonia perteneciente, para más inri, a un país considerado amigo y aliado? ¿O nuestra amistad incondicional con otro país, aliado preferente de aquel que más directamente nos amenaza? Estas graves distorsiones de nuestra posición y política internacional parecen no existir siquiera, todo el mundo prefiere desviar la mirada. Obsérvese que no sostengo que debamos salir de la UE o de la OTAN, sino la más elemental necesidad de analizar y hacer balance de lo que han supuesto para nosotros y adoptar una postura racional al respecto, sea la salida, la permanencia como hasta ahora o la modificación de las condiciones de nuestra integración. Esta silenciosa negativa a enfocar problemas clave se llama estupidez y decadencia política y moral.

O consideremos el carácter de frontera de nuestro país con un mundo islámico en proceso de radicalización, donde van fracasando operaciones políticas o bélicas como las de Líbano, Somalia, Afganistán o Irak, o están siendo derribados regímenes prooccidentales –precisamente en el norte de África, donde más nos afecta– con el suicida apoyo de la UE y la OTAN. La parte islámica de la inmigración suele mirar a España como a su perdido Al Ándalus, y la decadencia demográfica, moral y cultural que percibe en nuestro país como un motivo de esperanza para la vuelta de los antiguos buenos tiempos. Esperanza alentada al constatarse la presencia en España de numerosos donjulianes, baste recordar al muy influyente Juan Luis Cebrián, entre tantísimos otros. Ello empeora la cuestión del expansionismo de Marruecos, el estado más agresivo del Magreb desde su independencia, en proceso de islamización y crisis a medio plazo de su monarquía y fuertemente apoyado por algunos de nuestros aliados. Problema complejo y añadido que, si no se afronta como es debido, puede incidir (lo está haciendo ya) en el peligro de disgregación nacional.

He señalado que, con la llegada de Zapatero al poder, la corrección en marcha, bajo Aznar, de algunas deformidades de la transición se convirtió en su contrario: en una involución basada ideológicamente en las ideas rupturistas alimentadas por los partidos marxistas y separatistas después de la muerte de Franco. No es casual, por tanto, que los siete años zapateriles hayan concluido en una cuádruple crisis, no solo económica sino moral, nacional y democrática. Las tres últimas han ido profundizándose gracias en alta medida a la inanidad intelectual e ideológica del PP, que no ha ejercido realmente de oposición. De no ser por la urgencia de la crisis económica, probablemente el PSOE habría continuado en el poder y agravando la situación de España. Por suerte, los socialistas han perdido las elecciones y ahora debemos preguntarnos qué cabe esperar del PP.

No cabe duda de que el problema más acuciante ahora mismo es el económico, y no se aprecia ante él una postura clara del PP. No podemos saber, a día de hoy, si este partido va a aplicar una política económica adecuada. Sus promesas electorales suenan vanas y contradictorias, aunque quizá se trate solo de los habituales trucos electorales de los políticos mediocres. Como sea, no ha ofrecido ninguna idea original, y probablemente su política se limitará a obedecer las indicaciones de Alemania y Francia, como ya lo iba haciendo el anterior gobierno. Lo que sí sabemos, y ello es lo más alarmante, es que Rajoy y los suyos creen que “la economía lo es todo” y obran en consecuencia. Desde la oposición han sido incapaces de frenar la involución zapateril, y da la impresión de que ni siquiera consideran los gravísimos problemas de otro orden, a la larga mucho peores. Pero el PP prefiere cerrar los ojos ante ellos, lo que, desde luego, no los hará desaparecer; al contrario, empeorará su peligrosidad.

Lo cierto es que España ha llegado al final del ciclo menor abierto por la transición, dentro del ciclo amplio comenzado por la victoria de los nacionales en la guerra civil; y que los desafíos se acumulan. Hoy, al mismo tiempo que la económica, es también muy acuciante la regeneración democrática y nacional frente a las brutales tensiones disgregadoras que sufre el país. Una mala respuesta o una falta de ella pueden resultar catastróficas en un mundo más complicado que nunca.

PÍO MOA

Fuente:

http://www.intereconomia.com/blog/retos-politicos-espana-20120825


A %d blogueros les gusta esto: