Archive for the ‘Genocidio’ Category

Bombardeos sobre Alemania en 1939 a 1945: Todavia hay bombas sin desactivar

5 05UTC mayo 05UTC 2017

Casi 50.000 personas serán evacuadas en Hannover para desactivar 13 bombas de la Segunda Guerra Mundial

Ya se han comenzado a disponer cientos de hospitales de campo y decenas de miles de porciones de alimentos para el tiempo que dure la operación.

LD/Agencias

2017-05-05

 

 

El Ayuntamiento antiguo de Hannover, en 1943 | Wikipedia

Cerca de 50.000 personas tendrán que ser evacuadas este domingo en la ciudad alemana de Hannover para llevar a cabo el proceso de desactivación de 13 bombas de la Segunda Guerra Mundial en lo que será la segunda mayor movilización de fuerzas de seguridad desde la propia guerra.

Los artefactos fueron descubiertos durante la exploración de un edificio en el distrito de Vahrenwald. Debido a la magnitud de la evacuación, ya se han comenzado a disponer cientos de hospitales de campo y decenas de miles de porciones de alimentos para el tiempo que dure la operación, según informa el diario Augsburger Allgemeine y recoge Europa Press.

Hannover fue, durante la Segunda Guerra Mundial, blanco habitual de los bombarderos aliados. Sólo en la noche del 9 de octubre de 1943 se lanzaron sobre la ciudad un total de 261.000 artefactos. Más de 1.200 personas murieron y cerca de 250.000 perdieron sus viviendas.

Precedente en Augsburgo

Esta será la segunda mayor operación que tiene lugar desde el conflicto. La más grande llevada a cabo hasta el momento tuvo lugar el pasado mes de diciembre, cuando un total de 54.000 personas fueron evacuadas de la localidad alemana de Augsburgo para proceder a la desactivación de una bomba de casi dos toneladas.

El alcalde de Augsburgo, Kurt Gribi, pidió a los residentes que “abandonaran la zona, a ser posible por su propio pie”, a través de un vídeo publicado en la cuenta de la Alcaldía en la red social Twitter.

La bomba fue desactivada tras cinco horas de trabajos por parte de los artificieros, tras lo cual los evacuados pudieron comenzar a regresar a sus viviendas.

===

FUENTE:

http://www.libertaddigital.com/internacional/europa/2017-05-05/casi-50000-personas-seran-evacuadas-en-hannover-para-desactivar-13-bombas-de-la-segunda-guerra-mundial-1276598310/

 

el mayor genocidio del siglo XX

15 15UTC febrero 15UTC 2014

En  www.alertadigital.com  hemos leído un post sobre cómo la UNO/ONU

celebra el dia 27 de enero de cada año como “Día Internacional de Conmemoración Anual en Memoria de las Víctimas del Holocausto”. Sabemos que la llamada “Victoria” de las potencias aliadas se adjudicó a las Naciones Unidas, organización que se declaró beligerante contra Alemania. Por consiguiente, el “holocausto” al que se refiere la ONU no es el mayor genocidio del siglo XX, el cual sería, según datos poco difundidos, el de los trece millones de ciudadanos alemanes que murieron por diversas causas, en la guerra e inmediatamente después, según datos que se van descubriendo en los últimos años.

A este post siguen comentarios de varios lectores, entre los cuales están los siguientes:

Polifemo

11/02/2014 – 23:27

 

La Verdad se abre paso.

Hasta ahora, al parecer, nadie se había dedicado a computar en una sola cifra el número de los alemanes exterminados de diferentes maneras.

Por ejemplo, estaban las víctimas de los bombardeos crematorios contra civiles, por un lado, y las mujeres que habían fallecido a causa de las repetidas violaciones, por otro; los civiles muertos en campos de concentración dirigidos por ex reclusos (que se organizaron en la posguerra como forma de venganza colectiva), por un lado, y los soldados caídos en dependencias administradas por los soviéticos, pero también por los franceses,ingleses y los norteamericanos, por otro; estaban las víctimas mortales de entre los expulsados de las provincias alemanas del Este, por un lado, pero también los asesinados entre las minorías alemanas centroeuropeas, por otro; estaban las víctimas de las hambrunas planificadas por los aliados, remedo del plan Morgenthau, por un lado, y las víctimas de la violencia pura y dura, por otro. Etcétera.

Limitandonos a sumar, sumar y sumar: nuestros ojos no dan crédito a lo que ven y hoy podemos afirmar que la cifra se ha más que duplicado, alcanzando alrededor de los 13 millones.

Se esta confeccionando una lista bibliográfica para que, al menos, se empiece a reconocer el hecho en toda su macabra dimensión.
Con el dígito “13 millones”, el alemán constituye el mayor etnicidio de la historia humana.

Si a este hecho sumamos los 100 millones de víctimas del comunismo marxista, en su mayor parte personas acusadas de “fascistas”, parece que la cuestión de los derechos humanos da un giro de trescientos sesenta grados y quienes deben sentarse en el banquillo de los acusados son los “antifascistas”.

Este dato no puede dejar de afectar a los actuales herederos de Churchill, Roosevelt y Stalin:,que son los corruptos e incompetentes políticos del sistema actual, acostumbrados a considerarse a sí mismos la encarnación de la democracia, y a pesar de lo cual, han ocultado tales atrocidades para lograr su ensordecimiento mediático e impunidad legal.

Un delito con un nombre: obstrucción a la justicia, encubrimiento, banalización y justificación del genocidio.

Tienen que pagar por ello y, a la larga, conseguiremos que reciban lo que se merecen como los delincuentes que son.

Queremos que impere la ley democrática y si en Nüremberg se aplicó la pena de muerte de manera arbitraria, habrá que tener en cuenta este hecho a la hora de ajusticiar a los cómplices de los genocidios olvidados e impunes.

***

Polifemo

10/02/2014 – 0:39

Un borrador del discurso que leyó el rey Jorge VI para anunciar la entrada del Reino Unido en la Segunda Guerra Mundial se venderá dentro de varias semanas en subasta organizada por Sotheby’s.

El borrador está fechado el 25 de agosto de 1939, o sea una semana antes de que el III Reich invadiera Polonia.

Lo anterior demuestra que, contrariamente a la versión oficial, el Reino Unido no entró en guerra contra el III Reich como consecuencia de la invasión de Polonia y que ese hecho fue solamente el pretexto utilizado para justificar una decisión ya tomada de antemano y por otras razones.

¿Por qué se nos ocultó esta información durante más de medio siglo?.
¿Qué otras escandalosas evidencias permanecen bajo llave y cuáles son las intenciones del engaño?.

Evidentemente, si tales pruebas favorecieran la “versión oficial” de la historia, no sólo no serían hurtadas a la opinión pública, sino difundidas por tierra, mar y aire a fin de justificar la propaganda de la oligarquía transnacional anglosionista instalada en el poder mundial desde 1945.

Recordémoslo : el delito de genocidio no prescribe y los SS son juzgados con 80 de edad años si es necesario. Tarde o temprano, el destino alcanzará a los responsables del bando triunfador.

+++

 Andrés Orta Candal

07/02/2014 – 10:34

La Mafia Judeo-Masónica que domina el Establishment político, financiero y mediático del Mundo sigue “erre que erre” tratando de imponernos a la fuerza y bajo amenazas de cárcel y ostracismo la Gran Mentira del Siglo XX : EL HOLO-CUENTO JUDIO.

A mi, personalmente, no me van a doblegar. No pudieron hacerlo cuando vivía en Estados Unidos y tenía un programa semanal por una Emisora de Radio donde denunciábamos la opresión del sionismo y sus logias sobre el verdadero pueblo americano. Ahora que lo he perdido todo, ¿qué más puede quitarme la Sinagoga de Satanás? ¿La vida? Esa ya no me importa nada.

Son ellos, los pérfidos cabecillas del judaísmo internacional y de su lacaya masoneria los que tienen que pedir perdón a la Humanidad por haber creado, al amparo del liberalismo disolvente y degenerado, una doctrina diabólica, esclavista y criminal (el comunismo) que sí que provocó un auténtico y genuino Holocausto en Rusia, en las Naciones de la Europa del Este, en China, en Cuba, en Vietnam, en Camboya, en Nicaragua y en todas las latitudes del Orbe donde la bestia roja de la hoz y el martillo clavó sus garras sangrientas.

Queridos Camaradas, abrid los ojos. Leed “Los Protocolos de los Sabios de Sión”. La Verdad nos hará Libres.

Un saludo españolísimo para todos.

Andrés Orta Candal
Madrid, España

***

FUENTE:

http://www.alertadigital.com/2014/02/05/el-holocausto-la-onu-y-el-antisemitismo/

¡ el padre de la MENTIRA!!!

22 22UTC abril 22UTC 2011

Si Jesucristo llamó a Satanás el “Padre de la Mentira”, también otras  doctrinas tradicionales condenan la mentira como uno de los peores crímenes pues dañan y mátan a las almas…  El hinduísmo comprendió muy bien que con la difusión de ideas se puede hacer muchísimo bien y también muchísimo mal…  De aquí la enorme fuerza y poder de la propaganda… En la historia de los hombres no sólo son hechos los acontecimientos reales que ocurren… también son hechos que pesan en el acontecer diario los relatos de esos hechos tanto si son fieles a la verdad como si son mentiras absolutas…  En este sentido tenía razón Goebbels cuando acusaba a los bolcheviques de mentir y repetir miles de veces una mentira…pues consideraba que esa mentira actuaba como si fuera verdad sobre los hombres que creían en ella…

Desde las dos últimas guerras mundiales, la propaganda de las fuerzas llamadas “aliadas” ó de las “Naciones Unidas” se ha impuesto de tal manera que las mayores falsificaciones históricas se admiten como verdad indiscutible…

Uno de los pocos pensadores que se atreve a cuestionar las mentiras oficiales es Jaume Farrerons. De su interesantísimo blog reproduzco el siguiente post, titulado:

¡Rechacemos la Mentira!

Se acostumbra a minimizar que el Premio Nobel de la Paz Alexandr Solzhenitsyn, brutalmente ignorado por la intelectualidad occidental cuando, después de poner en evidencia la realidad del sistema soviético, dejó muy claro que no iba a dedicarse a adular las sociedades de consumo occidentales, propuso a todos los ciudadanos decentes del mundo un código de conducta muy simple: rechazar la mentira. Conviene aclarar que existe una diferencia de matiz relevante entre “decir la verdad”, ética racional universal, sencilla e irrefutable que vengo proponiendo en este blog desde hace cuatro años, y negarse a acoger la mentira dentro de uno en términos de “resistencia pasiva”. Solzhenitsyn mismo lo aclara:

No es una llamada a filas. No hemos madurado para salir a la plaza y proclamar la verdad públicamente, y expresar en voz alta lo que pensamos. No es necesario; aunque es terrible que no podamos hacerlo. Pero, al menos, !neguémonos a decir lo que no pensamos!

(Solzhenitsyn, A., Alerta a occidente, Barcelona, Acervo, 1978, p. 45).

El rechazo de la mentira es algo así como una resistencia pasiva que no obliga más que a no convertirse en una caja de resonancia del discurso oficial, algo que está en nuestro poder y que, sin embargo, las más de las veces despreciamos como un detalle insignificante, cuando podría tener consecuencias decisivas en la lucha contra la opresión antifascista:

Aquí yace la clave que despreciamos. La más sencilla, la más asequible para alcanzar la liberación: !LA NO PARTICIPACIÓN PERSONAL EN LA MENTIRA! Que la mentira lo cubra todo; pero obstinémonos en lo más pequeño: que domine pero !NO A TRAVÉS DE MÍ!

(op. cit., íbidem).

Y añade: “este es nuestro camino”. Se trata de la clave de una ética cívica individual que pondría en riesgo, de manera inmediata y sin sangre, el entero entramado del poder oligárquico mundial. Aplicada no sólo al ámbito político, sino a todo lo que tenga que ver con nuestra actividad como ciudadanos, de manera ejemplar para los demás, supone el primer paso hacia la verdad y, por ende, hacia una regeneración integral de las instituciones democráticas. Solzhenitsyn, quien arriesgó su vida luchando pacíficamente contra la dictadura totalitaria soviética, desarrolla con tremenda autoridad moral una suerte de decálogo del coraje cívico:

No escribirá, no firmará, no publicará de modo alguno una sola frase que, en su opinión, tuerza la verdad.

Ni en conversación privada, ni públicamente, ni mediante declaración escrita, ni como propagandista, maestro o educador; ni desempeñando un papel en el teatro; ni artísticamente, esculturalmente, fotográficamente, técnicamente, musicalmente, no representará, no acompañará, no transmitirá un solo pensamiento falso, una sola verdad tergiversada, que pueda discernir.

Ni oralmente, ni por escrito traerá a colación una sola cita “directiva”, para complacer, para asegurarse, para ascender en su trabajo, si no comparte la totalidad de la idea citada o no tiene relación directa con lo que se trata.

No permitirá que contra sus deseos y voluntad se le haga asistir a una manifestación o mitin. No tomará en las manos, no elevará una pancarta o una consigna que no comparta en su totalidad.

No alzará la mano electora de una propuesta que no comparta con sinceridad; no votará ni abierta ni secretamente en favor de un individuo que estima indigno o dudoso.

No permitirá que se le acose en una reunión en la que se espera un debate forzoso y tergiversado del asunto.

Dejará inmediatamente la reunión, la sesión, la conferencia, el espectáculo, el cine en cuanto escuche del orador la mentira, la sandez ideológica o la propaganda desvergonzada.

No se suscribirá y no adquirirá en números sueltos el diario o la revista donde la información es tergiversada y son ocultados hechos de primera importancia.

No he enumerado, naturalmente, todas las abstenciones posibles y necesarias. Mas quien comience a purificarse, con su mirada ya limpia fácilmente discernirá en otros casos.

Sí, en los primeros tiempos será difícil. Habrá quien pierda su trabajo temporalmente. A los jóvenes que quieran vivir en la verdad, al principio se les complicará mucho la vida: las lecciones que reciben están repletas de mentira, y hay que elegir. Quien desea ser honrado tiene que elegir: todos los días, todos nosotros, incluso ante las ciencias técnicas más seguras, hemos de andar o en dirección a la verdad o en el sentido de la mentira; hacia la independencia espiritual o el servilismo del alma. Y quien no tenga valor para defender su alma, que no se enorgullezca de sus convicciones vanguardistas, que no se ufane de ser académico o artista del pueblo, personalidad emérita o general; que se diga a sí mismo: soy un animal y un cobarde y sólo necesito suculencia y calor (op. cit., pp. 46-47).

Entre quienes se niegan a ser vehículos de la mentira y quienes proclamen abiertamente la verdad -que primero habrá que fundamentar con los métodos rigurosos y univerales de las ciencias-, deberán existir hilos más o menos sutiles. La afirmación de la verdad exige tales sacrificios, que serán pocos quienes puedan comprometerse tan a fondo en la lucha contra el poder filosionista. Pero si están rodeados de personas que, pese a no dar ese paso al frente, al menos arropan a los valientes alzados en su negativa a colaborar con la mendacidad institucionalizada, la tarea de aquéllos resultará humanamente más asumible y efectiva.

La doctrina oficial del sistema oligárquico mundial es el antifascismo. La oligarquía transnacional vigente representa el dispositivo de poder más criminal que conoce la historia de la humanidad, pero también aquél que con más medios técnicos cuenta para sacar rendimiento a su arma principal, a saber, la mentira, precisamente, pero también, en última instancia, cualquier tipo de artilugio terrorífico que ni siquiera la fuerza de las masas podría actualmente derrotar. Ahora bien, lejos de arriesgarse a caer en esa sangrienta confesión de su carácter antidemocrático (que vale sólo para el Tercer Mundo, donde los asesinos se quitan la máscara sin empacho), en los países centrales del sistema no se nos oprime con fusiles, sino con un asfixiante lavado de cerebro filosionista y con la amenaza implícita de la denominada “muerte civil”. Ésta supone en muchos casos la renuncia a una carrera profesional en el ámbito que fuere, pero singularmente en aquéllos relacionados con la cultura, la docencia y la administración pública. “Fracaso” económico y de estatus personal que, en las sociedades de consumo actuales, afecta al corazón mismo de la existencia del disidente, pues destruye su vida familiar, su equilibrio psicológico, su salud, etcétera. La “muerte civil” equivale así a un veneno lento que asesina sin dejar huellas. Para romper el bloqueo, se puede recurrir a la política, por ese motivo hemos fundado una organización que aspira, entre otras cosas, a dirigirse a la mayor parte de la población de la nación, los trabajadores, a fin de que despierten de la narcosis propagandística en que el discurso oligárquico los ha sumido desde hace décadas.

Ahora bien, en la actualidad, políticamente ya no se trata sólo de denunciar el gulag, sino de analizar aquéllo que ha hecho posible la impunidad de la mayor atrocidad de la historia, perpetrada por una organización, el partido bolchevique y sus derivaciones, en la que, como se ha demostrado ya sin contestación, en sus orígenes la mayoría de sus dirigentes y perpetradores eran judíos. Dicha impunidad trasciende el régimen comunista y compromete a occidente en su conjunto. Representa el hilo conductor para comprender nuestra realidad social cotidiana actual. Es necesario preguntarse cómo está constituida la estructura del poder político en el mundo occidental para que hayan podido suceder ciertos espantosos acontecimientos, de enorme magnitud -de tamaño cósmico, por decirlo así-, que interesan al núcleo mismo del discurso legitimador de nuestras sociedades (los derechos humanos) y, sin embargo, se viva como si aquéllos carecieran de importancia o nunca hubiesen ocurrido, mientras se machaca sin parar la mente de los ciudadanos con la propaganda relativa a uno solo de los genocidios habidos en el siglo XX. Sin contar con que dicho genocidio “privilegiado” ha sido tremendamente exagerado y tergiversado y que, quizá también por pura casualidad, la narración del mismo tiene por objeto central la persecución de los judíos y sólo de los judíos (gitanos, rusos y otras víctimas del nazismo son olvidadas también). ¿Existe una relación entre la minimización del gulag y la inflación de la Shoah? Sólo un ciego o una persona muy deshonesta se negaría a aceptar la luminosa (y monstruosa) evidencia intelectual del escándalo. Esta situación puede parecer normal a algunos, porque a fin de cuentas la simple repetición de las imágenes y conceptos guía de la ideología antifascista nos ha habituado a la imagen del judío-víctima; ciertamente, nos habituaría a cualquier cosa que hubiésemos experimentado con tal regularidad y que formara parte de la cotidianeidad más profunda vivida desde la infancia, como lo demuestra la naturalidad con que se aceptan los dogmas religiosos más absurdos siempre que se imbuyan tempranamente en la psique del niño.

Casi todas las personas que en la actualidad se alimentan de la cultura y de los medios de comunicación del “antifascismo socioliberal filosionista” han nacido en una época en que la oligarquia había ya empezado a reescribir la historia o justamente en la fase de transición (los años 60) hacia una sociedad en que Auschwitz monopolizaría el centro del espacio público. Nos hemos acostumbrado a la impostura, la cual, por otro lado, sigue una curva ascendente en su peso mediático, educativo y cultural a medida que nos alejamos del hecho histórico a la que originariamente remite en teoría (unos edificios reconstruidos, supuestas cámaras de gas, en el campo de concentración de Auschwitz, Polonia). Pero la lógica, la objetividad, el acceso, todavía posible, a la literatura y el pensamiento anteriores al triunfo de la oligarquía, nos permiten cotejar datos y entender que “lo cotidiano” en el occidente contemporáneo no es “lo normal” desde ningún punto de vista racional, sino un estado de excepción moral y político que atenta contra el espíritu. Vivimos en un mundo orwelliano donde la mente del ciudadano ha sido colonizada por una serie de imágenes falaces imbuidas propagandísticamente e impuestas a los desafectos mediante la presión a la conformidad social y, en los casos de rebeldía extrema, mediante la amenaza penal -y la cárcel- o incluso la muerte. La característica central del sistema totalitario vigente es que, al poder controlar el alma de las gentes gracias sobre todo a los medios de comunicación, destruye en la mayoría precisamente la conciencia de vivir inmersos en el totalitarismo. De manera que la liberación no será política si no es primero espiritual, bien entendido que tampoco puede generar una incidencia histórica significativa mientras, en una suerte de espiral entre lo filosófico y lo político, no se consiga que el espíritu empape a las masas de alguna manera, provocando la única reacción eficaz digna de consideración a los efectos de una auténtica democracia, a saber, la revolución pacífica de la verdad y el derrocamiento de la tiranía oligárquica. En definitiva, sólo seremos libres el día en que podamos decir: “Auschwitz fue una mentira”, sin que ello nos convierta en fascistas; pues, de hecho, no otra es la única superación posible del propio fascismo.

Jaume Farrerons

28 de febrero de 2011

Publicado por Jaume Farrerons

avant-guerre….: pre-guerra…

24 24UTC febrero 24UTC 2010

Vamos a empezar, aquí en HURANIA, a dar alguna noticia sobre una obra de G. Faye que, al parecer no ha sido traducida a la lengua castellana. Lo que sigue está tomado de fnb:

Programme FNBLe FNBDémocratieInsécuritéIslamArmes Programa de la FNBLa FNBDemocraciainseguridadel IslamArmas Armée belgeSantéFéretLe BastionEmploiEnseignementVos élus Ejército BelgaSaludFeretBastiónEmpleoEducaciónEl Municipio 
 AVANT-GUERRE Antes de la guerra 

Chronique d’un cataclysme annoncé Crónica de un desastre anunciado 

Après L’Archéofuturisme , La Colonisation de l’Europe et Pourquoi nous combattons? , Guillaume Faye récidive. Después de la Archéofuturisme, la colonización de Europa y por qué luchamos? Recurrencia Guillaume Faye. 

Ce nouveau livre défend la thèse suivante: La Troisième Guerre mondiale va éclater de manière imminente. Este nuevo libro defiende la tesis siguiente: La Tercera Guerra Mundial va a estallar de forma inminente. Ses formes seront radicalement nouvelles, “archéofuturistes”. Sus formas son radicalmente nuevo “, archéofuturistes. 

Elle sera la plus violente, la plus impitoyable, la plus dévastatrice que l’humanité ait jamais connue. Será el más violento, la más despiadada, la más devastadora que la humanidad haya conocido jamás. Elle n’opposera pas des Etats entre eux, mais sera un choc titanesque de civilisations, de religions et de races, au cœur duquel il ya la reprise mondiale du djihad islamiste et de sa troisième offensive historique contre l’Europe, mais aussi le risque d’un conflit majeur dans la zone pacifique. Ella no se opone a Estado entre ellos, pero será un choque de titanes de las civilizaciones, religiones y razas, en cuyo corazón se encuentra la reanudación de la jihad islámica mundial y su tercera ofensiva histórica contra Europa, sino también el riesgo un gran conflicto en el Pacífico. 

Les attentats du 11 Septembre ont été l’élément déclencheur de cette guerre, tout comme l’assassinat de Sarajevo entraîna la Première Guerre mondiale. Los ataques del 11 de septiembre fueron el detonante de esta guerra, como el asesinato en Sarajevo llevó a la Primera Guerra Mundial. 

L’Europe et la France se trouveront au centre de la ligne de front de ces conflits, dont les deux principales formes seront le terrorisme de masse et la razzia insurrectionnelle. Europa y Francia estará en el centro de las líneas del frente de estos conflictos, que son las dos principales formas de terrorismo de masas y los ataques insurgentes. Nous allons vivre simultanément une “guerre globalisée” et une guerre civile à forte connotation ethnique en Europe. Vamos a vivir juntos una “guerra mundial” y una guerra civil a la fuerte connotación étnica en Europa. Il faut nous attendre aussi à des actes de “giga-terrorisme”, notamment nucléaire. Debemos esperar también a los actos de “giga-el terrorismo, incluida la nuclear. 

Face au formidable cyclone qui se lève, l’impréparation de la société occidentale est totale, analyse l’ auteur: une classe politique aveugle ou indifférente; des intellectuels plus veules que jamais dans leur tour d’ ivoire; une population autochtone émasculée et ahurie. Habida cuenta de la tremenda tormenta que se levanta, la falta de preparación de la sociedad occidental es completa, analizar el autor: una ciega política o indiferente, intelectuales sin espinas, más que nunca en su torre de marfil, un indígena castrado y desconcertada. Pourtant il ne faut pas désespérer: cette guerre totale qui se prépare et va embraser la planète sera non seulement un démenti cinglant au souhait américain Sin embargo, no hay que desesperar: Esta guerra total es de venir y se tragará el planeta no sólo es un rotundo mentís a la voluntad de América 

de “fin de l’histoire” et de “nouvel ordre mondial” au XXI” siècle, mais l’unique moyen de refonder la civilisation européenne dans la douleur et d’ opérer la reconquête de notre aire de civilisation. “fin de la historia” y “nuevo orden mundial” en el siglo XXI, pero la única manera de reconstruir la civilización europea en el dolor y de efectuar la recuperación de nuestra área de civilización. 

Le Tribunal de l’Histoire prononcera bientôt son verdict… El Tribunal de Justicia de la Historia emitirá su veredicto pronto … 

Guillaume FAYE: « AVANT-GUERRE » « Chronique d’un cataclysme annoncé », Editions de l’AEncre, 382 pages, ISBN 2-911202-52-X. Guillaume Faye: “guerra” Crónica de un desastre anunciado, AEncre Publishing, 382 páginas, ISBN 2-911202-52-X. 

En vente notamment à la Librairie nationale, 12 rue de la Sourdière, F-75001 Paris En venta, incluyendo la Biblioteca Nacional, 12 rue de la Sourdière, F-75001 Paris 

Tel:++33.(0)1.42860692 Fax : ++33.(0)1.42860698 http://www.librairienationale.com Tel: + +33. (0) 1.42860692 Fax: + +33. (0) 1.42860698 http://www.librairienationale.com 

Entretien avec Guillaume Faye Entrevista con Guillaume Faye 

Je vais commencer par vous citer. Voy a empezar con cita. Dans la revue Études et recherches, voici quinze ans, vous écriviez que l’on peut en arriver au point où “une civilisation mondiale désireuse de stabiliser l’histoire oppose sa volonté conservatrice aux forces qu’elle a elle-même déclenchées”. En la revisión de estudios e investigación, hace quince años, usted escribió que se puede llegar al punto en que “una civilización mundial quiere estabilizar la historia entre su compromiso con las fuerzas conservadoras que él mismo ha desencadenado. Selon vous, en sommes-nous là ? En su opinión, estamos ahí? 

L’Occident, longtemps témoin passif de l’invasion ethnique, l’Amérique longtemps complice imprudente des islamistes, ont-ils encore la force d’âme pour “stopper le cours de l’histoire” alors que le choc des civilisations est passé du stade de la “guerre froide” à celui de la “guerre chaude” ? El Oeste, testigo pasivo a largo cómplice de la invasión de América étnicas largo islamistas irresponsables, que todavía tienen la fortaleza para “detener el curso de la historia”, mientras que se gasta el choque de civilizaciones etapa de la “guerra fría” que la “guerra caliente”? 

Guillaume Faye : Une époque se termine, une autre commence. Guillaume Faye: Una era termina, empieza otro. On ne peut pas prévoir ce qui va se passer : ce que nous savons est que nous sommes à la croisée des chemins, nous vivons la fin d’un âge de la civilisation européenne. No podemos predecir lo que sucederá: lo que sabemos es que estamos en una encrucijada, estamos presenciando el fin de una era de la civilización europea. Civilisation qui a connu trois grandes époques : l’époque antique, l’époque médiévale, puis l’époque moderne qui a commencé vers les années 1850. La civilización ha experimentado tres grandes períodos: la antigüedad, la Edad Media, la era moderna se inició en la década de 1850. Actuellement nous vivons la fin de cette dernière époque car l’Europe est envahie par ceux-là même qu’elle avait conquis alors qu’elle est en plein déclin démographique. En la actualidad somos testigos del final de ese período debido a que Europa fue invadida por las mismas personas que había ganado cuando estaba en plena decadencia de la población. Sur le plan moral, mental, psychologique, toutes les valeurs européennes sont arrivées à terme, diluées dans l’humanisme et l’égalitarisme total. En la moral, mental, emocional, todos los valores europeos han sido terminados, diluido en el humanismo y la total igualdad. La thèse assez hégelienne que je défends est que cette situation est en train de provoquer une catastrophe mondiale qui peut à terme nous régénérer. La tesis hegeliana suficiente como para que yo defiendo es que esta situación está provocando una catástrofe mundial de que se puede regenerar. On ne se régénère pas à froid : on ne peut se métamorphoser qu’à chaud. No se regenera en frío: se puede transformar en calor. 

La question centrale qu’on peut se poser d’une manière dialectique est de savoir si cette catastrophe ethnique, écologique, éthique, etc. La cuestión central que puede surgir de una dialéctica es si este desastre étnicas, ecológicas, éticas, etc. que la civilisation européenne a provoquée par sa propre décadence va être l’occasion d’une régénération ou d’une disparition. que la civilización europea fue causada por su propia decadencia será una oportunidad para la regeneración o desaparecidos. Actuellement nous sommes colonisés et cette invasion se double d’un incroyable masochisme de la part des européens eux-mêmes. Actualmente estamos colonizados y que la invasión es, junto con un increíble masoquismo por parte de los propios europeos. Or, seule une crise terrifiante que je souhaite, à cet égard peut changer les mentalités collectives, réveiller les Européens. Sin embargo, sólo una crisis terrible que lo deseen pueden cambiar la mentalidad colectiva, despertar a los europeos. 

Dans mon nouveau livre, Avant-Guerre, je développe ma thèse de “La Colonisation de l’Europe”, tout en allant vers le choc des civilisations, nous allons vers la troisième guerre mondiale ! En mi nuevo libro, Avant-Guerre, puedo desarrollar mi tesis “La colonización de Europa”, mientras que entrar en el choque de civilizaciones, vamos a la Tercera Guerra Mundial! 

Le choc de septembre 2001 a semblé réveiller la capacité d’analyse de certains médias. Puis, bien vite, Bush a précisé qu’il ne faisait pas la guerre à l’Islam, les grands médias Le Monde ou Télérama en France, La Repubblica en Italie, ont consacré toute leur énergie à nous faire connaître l’Islam, cette religion de tolérance et de culture, si proche et si lointaine… El choque de septiembre de 2001 pareció despertar la capacidad analítica de algunos medios de comunicación. Luego, rápidamente, Bush dijo que no tenía guerra contra el Islam, los medios de comunicación o Telerama Le Monde en Francia, La Repubblica Italia, han dedicado su energía a nuestro conocimiento del Islam, la religión de la tolerancia y la cultura, tan cerca y tan lejos … La censure est-elle déjà revenue ? La censura es que de nuevo ya? 

Cette prise de conscience était un frémissement, un battement d’aile. Esta toma de conciencia fue una emoción, un ala aletear. Quand Bush et Blair disent qu’ils ne font pas la guerre à l’islam, c’est risible. Cuando Bush y Blair dicen que no la guerra contra el Islam es ridícula. Peut-être qu’on ne fait pas la guerre à l’islam, mais l’islam nous fait la guerre ! Tal vez no la guerra contra el Islam, pero el Islam ha hecho la guerra! 

Ce n’est pas vous qui désignez l’ennemi, c’est l’ennemi qui vous désigne ! Usted no designar quién es el enemigo es el enemigo que significa que usted! Ils savaient très bien qu’ils déclaraient la guerre à l’islam, qui d’ailleurs est désigné en arabe par le même mot que l'”islamisme” : islamiya. Ellos sabían muy bien que se declaró la guerra al Islam, que también es designado por la misma palabra árabe que “el islamismo”: Islamiyya. Il ya donc eu une petite prise de conscience, mais elle n’est pas très importante. Así que hubo un poco de conciencia, pero no es muy importante. La guerre que nous fait l’Islam n’a pas commencé le 11 septembre 2001, mais dès les années 60. La guerra que hizo el Islam no comenzó septiembre 11, 2001, pero desde los años 60. Ce qui est positif, c’est que les islamistes sont allé trop loin, trop vite : c’est la mentalité arabe qui veut ça. Lo positivo es que los islamistas se han ido demasiado lejos, demasiado rápido: es la mentalidad árabe que lo quiere. Ils sont passés trop vite du temps de la paix au temps de la guerre, alors qu’ils étaient en train d’envahir les consciences. Fueron demasiado rápido tiempo de paz en tiempos de guerra cuando estaban invadiendo la conciencia. S’ils avaient été moins pressés, personne n’aurait rien vu. Sans doute, pour que les yeux s’ouvrent vraiment, faudra-t-il un attentat géant : mais je ne crois pas que cela aura lieu tout de suite, ce n’est pas dans leur intérêt d’en réaliser trop dans l’immédiat. Si fueran menos ansioso, nadie habría visto nada. Sin duda, la que realmente me abrió los ojos, ¿va a atacar a un gigante, pero yo no creo que se llevará a cabo inmediatamente, no está en su interés de lograr demasiado en el futuro inmediato. Il est possible qu’il y ait une période de calme. Es posible que un período de calma. Nous sommes face à un terrorisme qui ne dépend pas d’une vraie organisation terroriste, mais se déploie suivant la logique d’une guerre transnationale, en réseaux, et qui va au-delà des seules capacités d’un groupe comme Al-Qaïda : l’islam est une multinationale, la guerre n’est pas territorialisée, ni réductible aux méfaits d’une seule organisation ! Nos enfrentamos a un terrorismo que no depende de una organización terrorista real, pero se desarrolla siguiendo la lógica de la guerra en las redes transnacionales, que va más allá de la mera creación de un grupo como Al-Qaeda: El Islam es una multinacional, la guerra no es territorialmente o reducibles a afectar a una organización! La fin de Ben Laden ne résoudra rien du tout car ce dernier, simple sponsor du djihad malgré sa posture de Prophète, n’avait fait qu’applaudir à des actes qu’il avait sans doute suivis et financés, mais certainement pas organisés directement lui-même ! El fin de bin Laden no va a resolver nada, porque este último, sólo los patrocinadores de la jihad a pesar de su posición de profeta, había hecho aplaudir los actos que probablemente había seguido y financiado, pero ciertamente no lo tenía directamente tú mismo! 

Quelle stratégie préconisez-vous pour les citoyens qui voudraient se préparer aux conflits futurs ? Certains ont dit que vous vouliez fonder votre propre parti politique. ¿Qué estrategia me recomiendan para personas que quieren prepararse para conflictos futuros? Algunos han dicho que desea basar su propio partido político. 

C’est idiot ! ¡Es ridículo! Cela limiterait mon audience. Esto limitaría mi audiencia. Cela va totalement à l’encontre de mon analyse actuelle, car je préconise un travail en réseau. Esto va totalmente en contra de mi análisis actual, ya que abogan por la creación de redes. Il est certes nécessaire qu’il y ait des partis pour faire de l’agit-prop. Si bien es necesario que las partes en la agitación y propaganda. Mais l’important est le réseau, à l’échelle européenne, sans gourou ni chefaillon ! Pero lo importante es la red a escala europea, sin gurú o cabecillas! Fonder sa petite secte une de plus est totalement contre-productif. Basando su secta es un poco más plenamente cons-productivo. Mon “parti”, c’est mon secrétariat et les nombreux amis avec qui je collabore dans toute l’Europe. Mi “partido” es mi Secretaría y los muchos amigos con los que he trabajado en toda Europa. Je ne veux pas d’étiquette ! No quiero etiquetar! 

Dans la revue Réfléchir et Agir , vous avez préconisé un “repli” sur l’action associative, à l’instar de ce qu’a fait l’extrême-gauche. Pourriez-vous développer ce point ? En la revista Pensar y actuar, que ha llamado un “retiro” en la acción asociativa, como lo es la extrema izquierda. ¿Puede usted explicarnos esto? 

Ce n’est pas un “repli”, mais une stratégie polyvalente. Esto no es un “retiro”, sino una estrategia multifacética. Il faut des partis, des maisons d’édition, des associations, des syndicats. Tenemos partes, editoriales, asociaciones, sindicatos. Il faut qu’il y ait dans la société civile une présence de nos idées. Debe haber en la presencia de la sociedad civil de nuestras ideas. Mais toutes les formes d’action sont nécessaires : il ne faut pas vouloir faire de la métapolitique contre la politique. Pero todas las formas de acción son necesarias: no queremos hacer metapolítico contra la política. Toutes les actions, politiques, culturelles, doivent être reliées par une même vision du monde. Todas las acciones, políticas, culturales, deben ser unidos por una visión del mundo común. Ce n’est pas une stratégie de repli, mais d’étalement, comparable à celle qu’ont eu les trotskystes qui sont aujourd’hui à la tête de l’État et de l’Église catholique ! Esto no es una estrategia de salida, pero se propaga, comparable a lo que los trotskistas que es ahora jefe del Estado y la Iglesia Católica! dès les années 60. desde los años 60. La droite nationale française est miné par la culture de l’échec, les petits chefs, les ragots : les différents groupes de musulmans et de gauchistes peuvent se détester entre eux, mais ils ont les uns comme les autres des ennemis contre lesquels ils s’unissent. El derecho nacional francés se ve socavada por la cultura del fracaso, la cabeza pequeña, los chismes: los diversos grupos de musulmanes e izquierdistas pueden odiar, pero que tienen como enemigos contra los que ‘ unir. Alors que pour beaucoup de personnes de nos idées, l’ennemi c’est d’abord son propre ami politique, pour de simples raisons de jalousie ! Mientras que para muchas personas a nuestras ideas, el enemigo es el primero de su amigo político, por simples razones de celos! Je suis étonné de voir que l’action associative a si peu été utilisée. Me sorprende que el Grupo de Acción ha sido muy poco utilizado. Il n’ya aucune association qui défende les européens ! No hay ninguna asociación que defiende los europeos! Il ya bien l’ AGRIF , mais ils font peu de choses, et ils appartiennent trop ostensiblement au Front National, ce qui mine leur crédibilité : SOS Racisme avait su camoufler à peu près son inféodation au PS ! Existe la AGRIF, pero son pocos, y pertenecen también visible para el Frente Nacional, que socava su credibilidad: SOS Racismo había logrado ocultar sobre su lealtad a PS! Au moins, la gauche se bouge : regardez Agir contre le Chômag e, ATTAC ou Droit Au Logement , qui représentent 5000 personnes en France ! Al menos, el mover a la izquierda: mira actuar contra el desempleo e ATTAC o Derecho a la vivienda, que representa a 5.000 personas en Francia! Les gens dans nos milieux sont pour l’ordre, mais ils sont désordonnés et inactifs, alors que les trotskystes, malgré leur idéologie, sont des gens ordonnés. La gente de nuestra comunidad están en orden, pero son desorganizados e inactivos, mientras que los trotskistas, a pesar de su ideología, se ordenó a la gente. Il faut se bouger ! Hay que moverse! Je suis sidéré par la pauvreté de l’activité associative dans notre camp. Estoy asombrado por la pobreza de la actividad asociativa en nuestro campamento. Je le répète, il ya du racisme anti-européen et aucune association ne se remue vraiment pour en faire parler ! Una vez más, no hay racismo y la asociación europea no se mueve realmente en hablar! 

Que pensez-vous de cette dérive pro-islamiste que l’on observe dans la droite nationale française, dérive souvent suscitée par un antiaméricanisme nourri d’antisémitisme mal digéré ? ¿Qué piensa usted de esta pro-islamista de deriva se observa en el derecho nacional francés, la deriva a menudo impulsados por el anti-americanismo alimentado el antisemitismo sin digerir? 

Cette dérive est avérée. Esta deriva está probado. Ils confondent l’ennemi et l’adversaire : l’adversaire c’est celui qui nous affaiblit soit les Etats-Unis l’ennemi c’est celui qui nous envahit concrètement : l’Islam et le tiers monde. Que confundir al enemigo y el enemigo: el enemigo es el que nos debilita es los Estados Unidos es el enemigo que nos invade en concreto: el Islam y el Tercer Mundo. Le plus drôle est que c’est moi, entre autres, qui, dans les années 70, ai convaincu ce milieu qu’il ne fallait pas être pro-Américain à fond. Lo gracioso es que, entre otros, que en los años 70, creo que este ambiente no debe ser pro-fondo americano. Tous les anti-Américains obsessionnels d’aujourd’hui étaient alors pro-Américains ! Todos los anti-americanos obsesivo hoy fueron pro-americano! Giorgio Locchi et moi, notamment avec mon livre Le système à tuer les peuples, avons fait basculer dans l’anti-américanisme Alain de Benoist qui était auparavant américanophile ; pour s’en rendre compte, il suffit de relire les numéros d’avant 1975 de la revue Nouvelle École ! Giorgio Locchi y yo, incluyendo a mi sistema de libro para matar a gente, se ha movido en el anti-americanismo Alain de Benoist antes era pro-americano, para darse cuenta, basta con leer los números de antes de 1975 Examen de la Escuela de Nuevo! 

Certains souffrent d’un antisémitisme obsessionnel, doublé d’une sorte de syndrome de Stockholm qui leur fait aimer l’ennemi véritable. Algunos sufren de lucha contra el trastorno obsesivo-semitismo, junto con una especie de síndrome de Estocolmo que les hace el amor el verdadero enemigo. Les musulmans ne leur en tiendront aucun gré : les “identitaires” français qui ont peut-être admiré les actions attribuées à Ben Laden seront égorgés comme les autres ! L’Islam est une religion de force qui conduit certains militants nationalistes à se prosterner devant la religion conquérante avec une fascination de colonisé. Mais même s’ils se convertissent, ce qui est déjà le cas pour certains, ils ne seront jamais, en tant qu’Occidentaux, que des musulmans de second ordre. Los musulmanes no toman voluntariamente: la “identidad” que el francés puede haber admirado las acciones atribuidas a Bin Laden serán sacrificados como los demás! Islam es una religión de la fuerza que llevó a algunos militantes nacionalistas a ceder ante el la conquista de la religión con una fascinación por los colonizados. Pero incluso si se convierten, que ya es el caso de algunos, que nunca será, como occidentales, los musulmanes como de segunda clase. 

Le pro-islamisme dans la droite nationaliste est assez fréquent. El pro-islamismo en la derecha nacionalista es bastante común. Plus ces gens sont “nazebroques” au sens le plus primaire du mot, anti-Américains au sens le plus idiot du terme, et plus ils sont pro-musulmans, et sans connaître d’ailleurs l’Amérique ni l’islam. Además estas personas son “nazebroques” el más elemental sentido de la palabra, anti-estadounidenses en el sentido más amplio de la palabra idiota, y se pro-musulmán, y sin saber, además de Estados Unidos o el Islam. Ils sont fascinés par l’idée néo-romantique qu’ils se font de l’islam. Ellos están fascinados por la idea neo-romántico que tienen del Islam. Dans des milieux qui se disent radicaux, il ya une réaction infantile : ces gens sont peut-être extrémistes, mais pas radicaux, car les radicaux sont ceux qui vont à la racine des choses. En los entornos de los que se dicen radicales, hay una infantil reacción de estas personas pueden ser extremistas, pero no radical, porque los radicales son los que van a la raíz de las cosas. C’est facile de taguer “US go home” ou “Vive Ben Laden” dans le métro ; ils risquent moins que s’ils allaient écrire “islam dehors” dans les banlieues. Es fácil de etiqueta “EE.UU. ir a casa” o “Long Bin Laden en vivo” en el metro, que es menos probable que si tuviera que escribir “fuera del Islam”, en los suburbios. 

En tant que journaliste, quel jugement portez-vous sur la sociologie des médias actuels ? Como periodista, ¿cuál es su evaluación sobre la sociología de los medios de comunicación hoy en día? Le politiquement correct trouve-t-il ses racines dans le tiers-mondisme des années 50 et 60, dans l’engagement communiste, ou plutôt dans mai 68 et les années qui ont suivi ? La corrección política es que sus raíces en el Tercer Mundo para los años 50 y 60, en un comunista, o más bien en mayo del 68 y los años que siguieron? 

C’est un enchaînement ; mais je crois que c’est le post-68 qui a le plus pesé. Es una cadena, pero creo que este es el post-68 que más ha influido. Ceux qui tiennent les médias sont des gens de 50 ans, de ma génération, qui ont grandi dans une atmosphère néo-marxiste. Aquellos que argumentan que los medios son personas de 50 años de mi generación que creció en una atmósfera de neo-marxista. Mais il faut savoir que règne chez les journalistes une vraie pensée unique stalinienne : le marxisme a cédé à cet égard la place au tiers-mondisme, puis à l’immigrationnisme. Pero tenga en cuenta que reina entre los periodistas el pensamiento único y verdadero estalinista del marxismo ha dado paso a este lugar en el Tercer Mundo, entonces el immigrationist. Pour réussir socialement, il faut avoir une position qui aille dans le sens de la soft-idéologie anti-raciste, immigrationniste et égalitaire (comme au temps de l’URSS, où il fallait être pro-soviétique). Para tener éxito social, debe tener una posición que va en la dirección de la suave anti-ideológica immigrationist racista e igualitario (como en los tiempos de la URSS, donde tuvo que ser pro-soviético). Sachant que même des gens la désapprouvant participent à cette vulgate. A sabiendas de que incluso la gente de desaprobación que participan en este Vulgata. Tout le monde voit la vérité dans la rue, tout le monde sauf les élites actuelles, qui jouent les autruches. Todo el mundo ve la verdad en la calle, todos, excepto las élites actuales, que juegan el avestruz. De grands journalistes, totalement de mes idées, ont signé les pétitions pour les “sans-papiers” : ils m’ont expliqué que s’ils avaient refusé, leur carrière était foutue. Grandes periodistas, totalmente mis ideas, han firmado peticiones de “indocumentados”, explicaron que se habían negado, se arruinó su carrera profesional. Il ne suffit pas de n’en pas parler : il faut se dire anti-raciste, comme il fallait se dire stalinophile dans les années 50. No es suficiente para no hablar: debe decir anti-racista, como que tenía que decir stalinophile en los años 50. 

Charlie-Hebdo avait attaqué Gérard Depardieu parce qu’il avait refusé de signer… Charlie-Hebdo, Gérard Depardieu fue atacado porque se negó a firmar … 

Cela ne lui a fait aucun mal, car il est au zénith. Que no le hacía daño, porque está en su cenit. Mais un jeune comédien aurait vu sa carrière sciée. Pero la carrera de un joven actor habría cortado. Il faut savoir que beaucoup ne parlent pas par conviction, mais par trouille : ils veulent être du côté du manche. Usted debe saber que muchos no hablan de la convicción, sino miedo, quieren ser el lado ganador. Il faut se proclamer anti-raciste, pour l’intégration, etc. Debemos proclamar anti-racista, para la integración, etc. comme au XIXe siècle il fallait aller à la messe tous les dimanches ! en el siglo XIX se tenía que ir a misa todos los domingos! Cela dit, Charlie-Hebdo, dirigé par de “vieux cons”, est l’exemple type du “torchon stalinien et délateur”, un “média de flics de la pensée et de collabos”, le “degré zéro du journalisme”. Dicho esto, Charlie Hebdo, dirigido por “con viejos” es un ejemplo típico de “paño y confidente de Stalin”, un policía “los medios de comunicación el pensamiento y colaboradores”, el “cero periodismo”. Pour que les Européens aient une vraie prise de conscience, au point de conformisme et d’aveuglement ethno-masochiste où en sont nos soi-disants “leaders d’opinion”, nous avons besoin d’une crise terrible, qui seule pourra nous donner l’énergie de nous défendre. Para asegurarse de que los europeos tienen una conciencia real hasta el punto de conformismo ciego y etno-masoquista, ¿dónde están nuestros llamados “líderes de opinión”, tenemos una crisis terrible, que solo nos puede dar poder para defendernos. 

Propos recueillis par Victor Marck Entrevista realizada por Víctor Mack
Victor Marck est collaborateur d’une agence de presse. Víctor Mack es una agencia de noticias asistente.Publié avec l’autorisation de www.aipj.net Publicado con www.aipj.net permiso 

(Bastion n°68 de février 2003) (Bastión N º 68 de febrero de 2003) 

[ Accueil ] [ Bastion ] [Inicio] [Bastion] 


  

//

los alemanes sudetes, otra vez victimados

25 25UTC octubre 25UTC 2009

CHEKIA 45

Hace días ha saltado a la actualidad un tema casi olvidado: la población alemana  que tras la desmembración de Austria-Hungría se encontró de repente viviendo en nuevos estados como Checoslavaquia:

Leemos en el blog Nueva Europa-Nueva Eurabia: que “para el presidente checo, Václav Klaus, quien quiere que  antes de la ratificación de del  Tratado de Lisboa ,  se produzca la legitimación de los asesinatos en masa y la expulsión de alemanes de los Sudetes como  una “excepcional explicación” de la Carta de los Derechos Humanos .”

“Así, por estos  decretos unos 2,9 millones de alemanes fueron  declarados enemigos del Estado, se les quitó la nacionalidad checa, expropiados, y “expulsados por la fuerza. El monto de lo confiscado por la checos, mas los productos alemanes y húngaros y las granjas tenían un pre-valor antes  de la guerra de 100 millones de coronas checas.”

En la expulsión en masa cerca de 250.000 personas murieron. Civiles checos , los paramilitares, y también el ejército cometieron atrocidades indecibles contra alemanes y húngaros, mujeres y niños. Los autores fueron, sin embargo, a causa de la famosa “ley de amnistía N º 115″, 8 de Mayo de 1946 no procesados, así, el asesinato en masa “se ha legalizado”. Algunos expertos, sin embargo, llegaron a la conclusión de que la expulsión y asesinato de los alemanes de los Sudetes en 1945/46 satisfacen el delito de “genocidio”. Esto sigue siendo todavía muy controvertido.

Por otra parte, en el diario de Madrid “El Mundo”  (23 oct 09) se informa que Chequia “ratificará el Tratado de Lisboa”:

Su rúbrica llegará, en cualquier caso, a cambio de una declaración del Consejo de los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete, que la semana próxima aprobarán la excepción para la antigua Checoslovaquia de la Carta de Derechos Fundamentales, en particular del artículo sobre la propiedad que reconoce la obligación de indemnizar a las víctimas de expropiaciones indebidas, como la que sufrieron los sudetes alemanes tras la Segunda Guerra Mundial.

Para la canciller alemana, Angela Merkel, será especialmente duro aceptar una demanda extemporánea de Klaus y que, además, indirectamente justifica los decretos Benes, las normas raciales que expulsaron a la minoría germana y húngara de la extinta Checoslovaquia entre 1945 y 1947.

una crítica visión de una religión del Libro

19 19UTC septiembre 19UTC 2009

En la respuesta de europa  (13 sept 2009) hemos leído la siguiente crítica, cuyas tesis ni asumimos ni rechazamos; creemos que lo que escribe Manu Rodríguez bajo el titular de “el islam sin velo” (es decir, desvelado, al descubierto). es de máximo interés y de actualidad, sobre todo en esta etápa de decadencia generalizada, sobre todo desde la guerra civil europea de 1939-1945. Este es el texto íntegro:

A propósito de ‘El Islam sin velo’, texto recientemente publicado (2009) por Nazanin Amiriam y Martha Zein.

Manu Rodríguez. Desde Europa. 16-08-09

*El título debería ser ‘el Islam medio desvelado’ (como nos sugiere la ilustración de su cubierta superior).
Yo usaría tal título para la obra de Ibn Warraq, ‘Por qué no soy musulmán’. Ésta obra sí que desvela al Islam.
¿Es un libro inocente? ¿Diabólicamente inocente, quiero decir? ¿Son conscientes sus autoras de su ambigüedad?
Tiene todas las trazas de ser un texto de propaganda musulmana que aprovecha los aspectos menos violentos o represivos de su ámbito de dominio para seducir a los ‘infieles’ (en nuestro caso, a los ingenuos europeos). No todo es represión, viene a decir. Es la manzana envenenada que ofrece la bruja a Blancanieves. La patita enharinada que asoma el lobo por debajo de la puerta.
También los cristianos europeos publicaron hace tiempo algo sobre ‘la risa en la Biblia’… pero esa poca risa que allí se encontraba era desmentida constantemente por los exabruptos del dios de los ejércitos. Y otro tanto sucede en el Corán con el poco sexo o la poca alegría que allí se pudiera encontrar.
*El texto, hay que decir, se enmarca dentro de la ‘yihad’. El esfuerzo, la lucha por expandir, por propagar el Islam. ‘Dawa’, proselitismo pacífico. El discurso de Mahoma se ha de extender por todo el planeta.
La violencia contra Europa y Occidente. La guerra, la yihad. Los atentados suicidas. La reivindicación de los territorios que una vez fueron islámicos. Que la fiebre islámica no descansará hasta la islamización del planeta. Que, para conseguir tal fin, todos los medios son legítimos. Carta libre, pues, a la violencia y al engaño. Todo eso queda sordamente legitimado (‘in boca chiusa’).
*Los musulmanes no comprenden cómo, al conocimiento de su discurso (que Mahoma es el último profeta y todo lo demás), la gente no se hace musulmana de inmediato. Su lógica ‘aplastante’. Se sienten incluso ofendidos. La indiferencia al respecto que encuentran a su alrededor, los confunde. Sucede que la gente hace ya tiempo que vive fuera del discurso judeo-cristiano-musulmán y de sus profetas y profecías. Fuera de toda esa patraña, de la impostura judeo-cristiano-musulmana.
Es el Islam el que ofende con su prédica rancia en el corazón de Europa. Con su particular guerra, fría o caliente, contra el ‘infiel’; contra el otro, cualquiera que éste fuese. Trasnochados. Peligrosos.
*La peligrosa megalomanía islámica –de los creyentes. Véase este fragmento en p. 184: ‘Puede suceder que algunos jóvenes musulmanes vivan en pacíficas ciudades occidentales conmovidos por el sufrimiento afligido (sic) a sus correligionarios en otros lugares por quienes consideran invasores. A esta situación se añade la humillación que sienten por las frecuentes discriminaciones racistas, de modo que el dolor se interioriza. Convencidos de que su fe y su modo de vida es supremo y superior al de sus adversarios, entran en una situación límite. Este cúmulo de conflictos emocionales e idearios se les vuelve demasiado grande como para resolverlos en la intimidad de su reflexión, por lo que algunos deciden partir hacia ‘allá’ para hacer algo grande, impedir lo que para ellos ya adquiere la entidad de ‘aplastante derrota’, y lo hacen con todos los medios a su alcance’. A propósito de atentados suicidas, yihad y demás. Adviértase el lenguaje, cómo se va de las ‘pacíficas ciudades occidentales’ al ‘adversario’. ‘Convencidos de que su fe y su modo de vida es supremo y superior…’ ¡Por favor!
Sólo si jugamos su juego. Sólo si aceptamos la ‘teoría profética’ del propio Mahoma, que se considera a sí mismo el último de una serie de enviados o mensajeros del dios de la tradición judía y la posterior cristiana (Mahoma piensa en Moisés y Jesús, básicamente). Se ignora absolutamente el resto de las tradiciones culturales. Si no están dentro del discurso judeo-cristiano, no valen nada. Su mensaje se dirige, pues, sólo a ‘los pueblos del libro’, como se dice, a los judíos y a los cristianos. (El Corán está lleno de referencias a personajes bíblicos). Sólo dentro de este discurso, de este ‘mundo’, un seguidor de Mahoma, un musulmán, ‘se considera superior a los fieles de otras creencias (en un entorno de judíos y cristianos, no se olvide)’. ‘Y si los musulmanes son intrínsecamente superiores por haber aceptado el Islam…’ (Giorgio Vercellin, Instituciones del mundo musulmán, p. 53-54). Ésa es la lógica.
*Judíos y cristianos, como se sabe, no aceptaron la ‘interpretación’ que hacía Mahoma de sus propias tradiciones religiosas. Esta interpretación las subordinaba a la suya. Estas tradiciones se consideran a sí mismas como cerradas. A la espera, tanto unos como otros, de un Mesías. Mahoma introduce en este discurso de ‘revelaciones’ monoteístas (Moisés, Jesús) la línea profética que a él conduce, y cierra astutamente esta serie de enviados. No habrá más, dice, ‘soy el último’.
Los judíos tampoco aceptaron, en su momento, la ‘revelación’ cristiana, que consideraba a su Jesús como el Mesías que los judíos esperaban; los subordinaba al discurso cristiano.
Los respectivos Mesías que esperan tanto judíos como cristianos, cumplirán las promesas de dominio que, sobre todos los pueblos, les hizo su dios. También a los musulmanes (a Mahoma) les prometió su dios que reinarían sobre todos los pueblos. Cada una de estas tradiciones se considera la única ‘revelación’ verdadera.
*La loca y criminal querella que sostienen entre sí judíos, cristianos y musulmanes por el dominio del mundo. ¿Cómo terminará esta historia maldita?
Entretanto, lo que sí han conseguido es que las tres cuartas partes del planeta estén dominadas, e implicadas, comprometidas, por el discurso judeo-cristiano-musulmán.
Han universalizado una historia étnica y local. Ese mundo, y ese conflicto, ¡ay!, se han extendido por todo el planeta.
*Los que no reconocen al último y definitivo enviado son ‘infieles’ que no merecen consideración alguna. Se les respeta, ciertamente, -bajo ciertas condiciones: en un medio donde domine el Islam, judíos y cristianos (como ‘gentes del libro’), han de reconocer la ‘superioridad’ del Islam y ‘acatar una serie de restricciones que los sitúa en inferioridad jurídica, fiscal y política frente a los musulmanes’ (Luz Gómez García, Diccionario de Islam e islamismo, art. ‘dimmi’). El resto de las culturas no tienen nada que decir en este asunto. Es básicamente, un conflicto de intereses entre judíos, cristianos, y musulmanes.
El resto de las culturas son paganas, sin más. Pertenecen a la era de la ignorancia (‘yahiliya’, en árabe). No cabe comparación alguna. O pertenecen a la línea profética que conduce a Mahoma, o son nada, o como nada. Esta actitud hacia las otras culturas es algo que los musulmanes tienen en común con judíos y cristianos.
A los pueblos paganos, pues, no les queda sino la sumisión (la islamización), o la muerte. Desaparecer. Éste ha sido el destino de innumerables culturas en el proceso de cristianización o islamización de buena parte del planeta. Comenzando por la cultura egipcia, la griega, la romana, la persa… La religión/cultura de estos pueblos puede ser destruida. Sus templos, sus santuarios, sus conocimientos, su sabiduría… Nada tienen que ver con el único discurso verdadero; con el dios único, y con la línea de profetas que conduce a Mahoma.
Hay que decir que la actitud ofensiva y hostil hacia el resto de las culturas comienza con la tradición judía. En la Biblia puede leerse sobre la violencia y la crueldad infligida a otros pueblos, incluso de su destrucción a sangre y fuego (en el nombre del dios, por supuesto). Esa actitud la heredaron sus ‘hijos’, los cristianos y los musulmanes (Jesús y Mahoma). Véanse las historias ‘criminales’ de sus respectivas expansiones. En África, Europa, Asia. Las culturas desaparecidas o inutilizadas. El genocidio cultural.
*Se diría que los creyentes son incapaces de salir del discurso lingüístico-cultural que, en su momento, les alienó. El uso de otras fuentes, de otros espacios. El texto se mueve, casi exclusivamente, en el ámbito de ‘los pueblos del libro’ (judíos y cristianos en primer lugar, a los que luego se añadieron los zoroastrianos).
*El zoroastrismo (o mazdeísmo) no tiene nada que ver con el discurso profético que sostiene Mahoma, queda fuera de sus márgenes. Otros serían los motivos que terminaron integrándolos en ‘la gente del libro’. También, y una vez en la India, el Islam extendió este concepto a budistas e hinduistas.
*Cuando, en el texto, se reivindica para el ámbito islámico la paternidad del heliocentrismo, o de la evolución. ¿Para qué? El heliocentrismo (desde Copérnico) y la evolución (desde Darwin) fueron para nosotros, los europeos, hitos en el camino hacia la liberación del tenebroso período de dominio de los sacerdotes cristianos en Europa, hacia la salida del laberinto judeo-cristiano-musulmán.
Pasemos por alto los insidiosos comentarios o las insidiosas comparaciones con el resto de las religiones de salvación (judaísmo y cristianismo, fundamentalmente); o incluso con otras ramas del Islam (los suníes). Contra la competencia. Es muy común en los textos apologéticos de estos creyentes. Así, desde el principio; cristianos contra judíos, musulmanes contra cristianos y judíos; pero también, cristianos contra cristianos, musulmanes contra musulmanes, y todos contra todos.
Las constantes comparaciones con la Europa ‘cristiana’… Amigas, esa Europa cristiana no existe. Hace tiempo que los europeos pasamos página de judíos, cristianos y musulmanes. Hace tiempo que salimos de la Edad media. Entretanto hemos tenido un Renacimiento, un siglo ilustrado, una Revolución francesa, un siglo XIX, una Revolución comunista… un siglo XX…
Asco de Edad media judeo-cristiano-musulmana.
*Esas tradiciones que se citan, y que son anteriores a la islamización de los pueblos, se han conservado no gracias, sino a pesar del Islam (el Nouruz, por ejemplo); es un disparate, a mi manera de ver, el convertirlas en su corona, precisamente, o en muestras de su ‘liberalidad’ y de su ‘pluralidad’.
Un Renacimiento entre vosotros, que no fuera un retorno a períodos islámicos, no puede ser otro que el renacimiento de vuestras culturas pre-islámicas (egipcia, persa…); sería el renacimiento de los ámbitos lingüístico-culturales dominados, sofocados por el Islam; como en nuestro caso lo fue el Renacimiento del mundo greco-romano con respecto al dominio ideológico de los sacerdotes cristianos. Tendríais que liberaros del dominio espiritual islámico, de la sumisión. Primero, un retorno a los verdaderos ancestros.
El salafismo (palabra que hace alusión a los ancestros) musulmán, por ejemplo, de Indonesia a Marruecos, no va más allá de los ancestros del tiempo de Mahoma, los primeros musulmanes (hasta el cuarto califa). En cuanto a los antepasados verdaderos, es como si nunca hubieran existido. Esto es algo terrible, pues son negados y borrados del árbol de la vida cientos de generaciones y siglos o milenios de historia (piénsese en Egipto).
*Hay que advertir que los pueblos cristianizados o islamizados son pueblos colonizados por culturas ajenas. Son globalizaciones, colonizaciones antiguos. Las generaciones presentes hemos olvidado estos sucesos. La alienación cultural viene de antiguo. Comenzando por el momento en que fuimos cristianizados o islamizados, rompiendo el nexo (involuntariamente las más de las veces) con las tradiciones ancestrales de nuestros pueblos y el vínculo con nuestros verdaderos antepasados. A partir de ese momento otros eran los antepasados sagrados, y otras las tierras sagradas, las lenguas sagradas, las tradiciones sagradas, los textos sagrados y demás.
Culturas europeas, africanas, asiáticas, americanas pre-colombinas… Extinguidas. Ramas del árbol de la vida, del árbol de los pueblos y culturas del mundo, arrancadas y echadas a la muerte y al olvido como si nunca hubieran sido.
*El germen religioso judío ha destruido todas las culturas de su entorno, a través del cristianismo primero, y a través del islamismo después. Culturas africanas, asiáticas, y europeas. Egipcios, fenicios, persas… griegos, romanos… El vórtice judeo-cristiano-musulmán amenaza con destruir todas las culturas autóctonas del planeta. ¿Cuántas han sobrevivido? Sin mencionar las culturas de pueblos cazadores-recolectores supervivientes, y remitiéndonos a las civilizaciones del neolítico (hasta la Revolución francesa), quedan tan sólo la India, China, y Japón; contaminadas, empero, por ideologías ya musulmanas, ya hinduistas, ya budistas.
La India también exportó ideologías religiosas universalistas sumamente destructivas (hinduismo y budismo), sus respectivas áreas de dominio afectan a numerosos pueblos (Tíbet, el sudeste asiático…) que perdieron sus tradiciones autóctonas y las vieron sustituidas por tradiciones hinduistas y/o budistas.
El área de dominio de la tradición judeo-cristiano-musulmana, así como de la hinduista y la budista, que ocupan casi la totalidad del planeta, son pueblos y culturas sofocadas, espiritualmente alienadas. Hombres y mujeres sin raíces, o con raíces espurias. Usados, instrumentalizados, enfrentados.
*¡Ay, pueblos dominados por el Islam, liberaos! Alguien, algo que os redima de vuestro ‘redentor’. Desprendeos del Corán, de Mahoma. De ese loco y criminal discurso en el que estáis metidos a vuestro pesar. Retornad a las fuentes ancestrales, a las autóctonas, a los espacios sagrados elaborados por vuestros verdaderos antepasados. Situaos primero en vuestro contexto ancestral. Retomad el hilo de vuestra propia historia. Egipcios, persas, indios, turcos, mongoles, indonesios, pueblos del Cáucaso, africanos… Retornad a las fuentes antiguas. Liberaos. Renaced.
Pero ¿qué tenéis que ver vosotros con la querella milenaria entre árabes y judíos? Es una querella fraternal, entre pueblos semitas. Han internacionalizado, han universalizado sus discursos mediante sus ‘exitosas’ ficciones religiosas; su encono mutuo, su odio y su rencor lo han extendido por todo el planeta. Shelley dijo en cierta ocasión, refiriéndose a los sacerdotes cristianos, que uno solo se bastaba para poner a la mitad del mundo en contra de la otra mitad. Pues bien, los sacerdotes de la tradición musulmana lo han conseguido. Han dividido y enfrentado al planeta. Los pueblos han sido obligados a tomar parte en esta monstruosa y demencial querella. El área islámica se opone a una supuesta área judeo-cristiana occidental.
Hay que decir que la iniciativa de este enfrentamiento y de esta hostilidad, en los momentos presentes, parte del ámbito islámico. Es el Islam el que habla de ‘aplastante derrota’, y de ‘adversarios’, y de ‘infieles’, y de ‘dawa’ o ‘yihad’.
Por lo demás, el área islámica y ese supuesto área judeo-cristiana, son pueblos extrañados de sus orígenes. Son pueblos alienados, culturalmente alienados, que padecieron en su momento un proceso de aculturación y enculturación ya cristiana, ya musulmana. Por encima de estos pueblos, a pesar de estos pueblos, esta querella, pues; se trata del predominio de lo judeo-cristiano (lo ‘occidental’ es una excusa), o de lo árabe.
*O el dios de los hebreos, o el de los árabes. O la verdad de Moisés, o la de Jesús, o la de Mahoma. Para los musulmanes se trata de la verdad de Mahoma. Porque la verdad de Mahoma es su verdad. Porque si Mahoma es nada, ellos son nada. Se juegan su sentido y su ser. Pero son un ser y un sentido espurios.
Los pueblos cristianizados o islamizados podrían recuperar su sentido y su ser ancestral. No tienen nada que perder, bien al contrario. Salir de la pesadilla judeo-cristiano-musulmana.
*No quisiera terminar estas observaciones sin agradecerle vivamente a Nazanin Amiriam todos los datos que sobre el ámbito persa pre-islámico nos proporciona. Ciertamente, el mundo persa no necesitaba el Islam. Nadie, ninguna cultura, ningún pueblo, en verdad, necesitaba el paranoico mundo judeo-cristiano-musulmán.
¿Cómo es que subordina, y aún más, sacrifica, la extraordinaria cultura ancestral de su pueblo a un pueblo otro, al pueblo árabe; a la ficción religiosa de un pueblo otro? ¿Por qué? ¿Por qué lleva la espada cuando habla del chiismo, de los suníes, de los cristianos, de los judíos? ¿Qué le va en ello a un/una persa? Cuando habla del Irán pre-islámico, sin embargo, es la devoción, el entusiasmo, el fervor incluso. Y éste es el camino. Hacia la liberación. Hacia la salida. Otros espacios, otras fuentes. Otros discursos, otros juegos de lenguaje. Otros mundos. Los autóctonos, para empezar.
Sé que se os educa para considerar como traición el abandono del Islam. Que para un musulmán el abandono del Islam es un fuerte trauma psicológico. Porque les desarraiga absolutamente; porque pone a prueba su fidelidad. Por múltiples razones. No es mi intención ofenderla. Pero traición fue el abandono de lo propio y la adopción de lo ajeno. Le hablo desde Europa, desde un ámbito cultural que también sufrió un proceso de aculturación y enculturación; desde una Europa recuperada, desde una Europa gentil, me gustaría decir. No hay otra fidelidad que la que le debemos a las propias tradiciones, a los propios antepasados. Ése es el nexo sagrado.
Permítame que le sugiera una obra, y un título: ‘El Irán a pesar del Islam’

Nota de HURANIA:Este trabajo también se publica en www.jrania.wordpress.com y su autor,

Manu Rodríguez, es también dueño del blog  www.larespuestadeeuropa.blogspot.com

¿qué es la religión de la sumisión?

17 17UTC septiembre 17UTC 2009

Rreproducimos   parte de un informe  elaborado por   Manu Rodríguez ypublicado en su blog   La Respuesta de Europa

 

*Las instituciones jurídico-religioso-político-sociales-económicas… islámicas, están pensadas para hacerle la vida imposible al no musulmán.

El Islam no concibe un mundo pluricultural, distingue únicamente entre musulmanes y no musulmanes.

El término ‘infiel’ (káfir) se aplica a todos los no musulmanes. Si bien se establece una distinción entre las denominadas ‘gentes del libro’ (judío y cristianos, a los que con el tiempo se le añadieron los zoroastrianos y otros), y el resto de las culturas, que son denominadas paganas (idólatras, ‘chirk’), sin más, y no merecen atención alguna, su destino es el de ser destruidas, desaparecer.

El concepto ‘gente del libro’ hace alusión a los creyentes que tienen escrituras santas, textos revelados, libros sagrados; se aplicó en un principio tan sólo a la tradición judeo-cristiana (la saga bíblica, Antiguo y Nuevo testamento, el legado de Moisés y de Jesús).

La teoría profética de Mahoma se incardina en las revelaciones monoteístas que tienen su origen en el pueblo judío. Él es el último y definitivo enviado, dice. No habrá más. La Biblia pues, Antiguo y Nuevo testamento, se subordina a esta última ‘revelación’. Tal interpretación, como se sabe, no fue aceptada ni por los judíos, ni por los cristianos. Estos no ‘reconocieron’ a Mahoma como profeta y enviado del dios. Este rechazo ofendió gravemente a Mahoma, y a sus seguidores.

El término ‘dimmi’ hace alusión a las condiciones que tienen que acatar los no musulmanes en una sociedad islámica (‘dar al-Islam’). Pensada en un principio para los judíos y los cristianos, conforme la expansión islámica avanzaba hacia el este, se le añadieron los zoroastrianos (persas), e incluso, una vez en la India, los budistas y los hinduistas (aunque no siempre).

Las gentes que no son del libro, las tradiciones culturales que nada tienen que ver con el discurso judío y posterior cristiano; los pueblos paganos, la gente sin más, los gentiles, tienen dictada su sentencia de muerte en el ámbito islámico. Sólo la ‘gente del libro’ (la saga bíblica) serán tolerados.

La mayor parte de las culturas y civilizaciones del pasado contaban con textos sagrados, venerados por todos. Sumer, Egipto, Persia, China… Los árabes, precisamente, carecían de ‘libros’; Mahoma hizo el Corán para ellos. Ahí comienza la ‘civilización’ árabe.

No se le reprocha a Mahoma haber unificado a un pueblo, el árabe, y haberlo dotado de un texto religioso-jurídico-político… De haberlos puesto en marcha.

Pero no lo hizo de manera original, no partió del propio pueblo árabe. De sus tradiciones y leyendas. Importó e impostó un discurso monoteísta ajeno, el hebreo, también un pueblo semita. Urdió un discurso que le vinculaba a la tradición profética judía. El sería el último de los profetas enviados por el dios de los judíos (y de los cristianos, Jesús desciende a la categoría de profeta o enviado).

*Una vez asediada una ciudad o un reino, la población no tiene otra opción que islamizarse, acogerse a la ‘dimmi’, o luchar hasta morir o vencer.

La población conquistada y sometida a la ‘dimmi’ goza de ‘protección’ bajo el Islam. Es un insulto éste eufemismo. Dadas las condiciones de desigualdad, de inferioridad, de injusticia… a la que se ven sometidos aquellos que no se islamizan, las poblaciones autóctonas, precisamente –judía, o cristianizada, persa o india.

Numerosos conceptos islámicos tienen que ver con esta consideración despreciativa en que se tiene a la población no musulmana. Los no creyentes no merecen respeto alguno. Aquellos que no reconocen a Mahoma.

La no aceptación de su discurso deja a los musulmanes disgustados, contrariados, y ofendidos. Su actitud hacia los no musulmanes es la del rencor y la venganza. Pagarán caro su rechazo del Islam.

Hay, sin embargo, ambigüedad en la actitud de los musulmanes para con estas poblaciones renuentes a islamizarse y que viven en sociedades regidas por el Islam (en tierra del Islam). Por un lado se las explota (los impuestos que se derivan de su condición de ‘dimmi’), por otro se las desprecia y se las odia porque no reconocen a Mahoma, no se islamizan, no se humillan, no se ‘someten’.

*El complejo, la trama, la red jurídico-política-religiosa-social-económica… islámica, alrededor del ‘infiel’. Dentro y fuera. La guerra fría y caliente contra el ‘infiel’. El que no reconoce a Mahoma, el que no se somete. El otro, los otros. Los no musulmanes están caracterizados y categorizados en el imaginario colectivo de los musulmanes de tal manera que se les puede engañar, robar, matar. Si ello es en el nombre del Islam.

Tiene que estudiarse bien esa trama conceptual que rodea al infiel.

*Es una querella particular la que los musulmanes sostienen con judíos y cristianos. Estos son infieles porque se supone que tienen que aceptar el Islam, tienen que reconocer a Mahoma. Es una querella étnica y local, entre pueblos y tradiciones semitas.

Esa historia étnica y local, se ha internacionalizado, universalizado. Debido a la cristianización y a la islamización de buena parte del planeta.

Los paganos, los gentiles, la multitud de culturas que nada tienen que ver con el estrecho marco histórico-geográfico y lingüístico-cultural en el que se mueve toda esta historia, no tienen voz en este asunto. Nada tienen que decir. No tuvo nada que decir en su momento Egipto, ni Grecia, ni Roma, ni Persia.

Cristianos y musulmanes minaron, destruyeron estas grandes culturas. Apenas quedan culturas clásicas. China, la India no musulmana, Japón. No encuentro otras (que estén vivas), a no ser la tradición judía, precisamente.

El Islam nos obliga a todos a movernos en el estrecho marco citado. En el judeo-cristiano-musulmán. Es una cárcel conceptual. Un laberinto cerrado, sin salida. Un maldito círculo vicioso.

Todos sus mitos y tradiciones, sus profetas, sus enviados… tienen que ver con las promesas de dominio que les hizo (a cada uno de ellos) su dios. La locura judeo-cristiano-musulmana.

Es la última ‘revelación’, la islámica, la que ha exacerbado todo este asunto. No es menos ofensiva y hostil que lo fue el cristianismo en sus comienzos y en su período de dominio, o el mismo Islam a lo largo de su historia, pero las dimensiones que cobra el asunto en la actualidad son ya a escala planetaria. Todo el planeta está implicado. Partiendo de la propia clasificación que de los pueblos del mundo hace el ámbito islámico (entre fieles e infieles, entre musulmanes y el resto, entre tierra del Islam y tierra de infieles…).

La propagación de musulmanes asiáticos y africanos por todo el planeta tiene una intención proselitista, tiene la intención de sembrar el Islam por todo el planeta. De sembrarlo de comunidades islámicas. Esto complicará (ya lo hace) la vida política y social de los pueblos europeos, americanos, australianos y demás. Ya estamos padeciendo las contradicciones culturales, la dicotomía que instaura el mismo Islam, allí donde se establece. La discordia.

La ceguera para una multiplicidad cultural. Invalidan toda cultura que nada tenga que ver con sus reivindicaciones y demandas, con su mundo. El mundo egipcio, el chino, el griego, el romano, el persa… Sus tradiciones, su sabiduría. La desaparición de estos mundos.

Es la misma ceguera que tienen los judíos y los cristianos. Obsesionados por su propio discurso. El discurso sólo a ellos referido. El dios que se dirige sólo a los hebreos, o a los cristianos, o a los árabes. Que habla incluso en hebreo, y en árabe. Que les promete, además, a cada uno de ellos, la preeminencia sobre todos los pueblos del mundo. Los tres tienen la palabra del dios de que, en su momento, todos los pueblos se inclinarán ante ellos. Sueños megalómanos. Sueños propios de pueblos pequeños, y miserables, y mezquinos.

Éste es el pleito que se traen entre sí judíos, cristianos, y musulmanes por la preeminencia y el poder; por el dominio, no sólo espiritual, del mundo. Ésta es su locura, éste es su discurso. ¿Cómo terminará esta loca y maldita historia?

Esta ceguera (esta certeza) les legitima en su camino de destrucción. Cristianos y musulmanes son responsables de la extinción de numerosas culturas en todo el planeta, grandes y pequeñas. El genocidio cultural. Sin conciencia alguna de culpa, pues instauran al ‘verdadero y único dios’.

No podemos jugar a su juego. Ni desde los judíos, ni desde los cristianos, ni desde los musulmanes. No podemos tomar parte en esta monstruosa y demencial querella.

*Si medimos el tiempo de las civilizaciones desde un año cero que tendría lugar hace seis mil años en Sumer, alrededor del nacimiento de la escritura, hace algo más de tres mil años (desde Moisés, influido tal vez por Akhnatón) que padecemos esta lacra de las religiones de salvación.

Mahoma dice que con él termina la serie de enviados del dios de Moisés y Jesús. Pretende cerrar el diálogo que el dios de los hebreos mantenía con su pueblo. Esto forma parte de su impostura, de su intolerable intromisión.

Tenemos que deshacernos de esos juegos de lenguaje. Negarles poder y autoridad fuera de sus ámbitos de dominio. Deslegitimarlos. Aquí, en Europa, en las Américas, en todas partes. Negarles validez, vigencia.

Ciertamente, nos han convencido, es o ellos, o nosotros (el resto del mundo). La guerra que nos planta el Islam en los momentos presentes tiene estas dimensiones. No descansarán hasta la victoria o la derrota final.

¿Por qué tuvo que universalizarse ese discurso? ¿Por qué tenemos que seguir jugando ese funesto juego?

*A los judíos, que iniciaron esta historia, no les queda más remedio que compartir la ‘gloria’ con cristianos y musulmanes. Estos se han adherido a la estela que ellos iniciaron. No podrán llevarse toda la gloria que les prometió su dios. Este dios parece haberles traicionado, primero con los cristianos, y luego con los musulmanes.

También los cristianos creyeron reservada la gloria para solo ellos. Únicamente los judíos que reconociesen a Jesús como el Mesías, alcanzarían la ‘vida eterna’. La ‘revelación’ cristiana pretende anular la judía (mosaica).

Los musulmanes niegan la gloria a los judíos y cristianos que no reconozcan a Mahoma. Pretenden la anulación del judaísmo y del cristianismo. La disipación de estos. Su desaparición. Así como el cristianismo lo quiso con el judaísmo.

¿Por qué el judío va a abandonar su estirpe milenaria? Dejemos en paz a los judíos. Se limitaron, por lo demás, a un pequeño territorio sin aspiraciones imperialistas.

Aparte de los avatares del pueblo judío, que fue el de todos los reinos y pueblos pequeños de Oriente próximo y medio, estos tuvieron que soportar la aparición del cristianismo. Aquí quisiera romper una lanza a favor de los judíos. Jesús como Mesías, y el cristianismo posterior, fue lo peor que le pudo suceder a ese pueblo. A costa de sus tradiciones, de sus claves simbólicas, y de ellos mismos. Ese sufrimiento y esa humillación.

Por si faltara poco, apareció el Islam. Un tercero en discordia. No bastaba la humillación cristiana, ahora tocaba padecer la musulmana.

Mediar, intervenir en algo tan íntimo como las relaciones espirituales de un pueblo con su mundo simbólico. La impostura cristiana y musulmana con respecto al pueblo judío.

Es la envidia lo que está detrás del cristianismo (Pablo) y del Islam (Mahoma).

Sin capacidad para producir nada propio, cristianos y musulmanes, piratearon y parasitaron el legado espiritual judío. Se auto-injertaron, podríamos decir. Usurparon, también. Sin humildad, sin modestia. Arrogantes e insidiosos. Faltos de medida.

El pueblo judío es de los pocos pueblos que, junto con el chino, el indio (no islamizado), y el japonés, han mantenido vivo el nexo con sus antepasados. Un nexo milenario. No menciono a los pueblos de cazadores-recolectores supervivientes. Me limito a las civilizaciones y culturas del período neolítico.

Apenas quedan culturas autóctonas de ese período. Cristianos y musulmanes (además de hinduistas y budistas) las han destruido total o parcialmente. Egipto, Fenicia, Grecia, Roma, Persia… Culturas que han perdido vigencia, valor. Pueblos extrañados de sus orígenes, espiritualmente alienados.

Todos los intentos por destruir la tradición mosaica (por parte de cristianos o musulmanes) fueron infructuosos. Lo que nos muestra que es un pueblo digno de todos los respetos. Un pueblo que ha logrado conservar el nexo con los antepasados. Cosa que no pueden decir ni los cristianos, ni los musulmanes (ni los pueblos cristianizados o islamizados).

Los cristianizados, o islamizados, tenían que desarraigarse primero, extrañarse de sí mismos, de su cultura ancestral, para adoptar posteriormente la base cristiana o musulmana de su ser simbólico. Ésta es la verdadera apostasía, la infidelidad real. El abandono de lo propio y la adopción de lo ajeno. Eso es lo que no hizo el judío. Y eso le honra. Pues en eso estriba la verdadera fidelidad, la que le debemos a los antepasados y a las tradiciones ancestrales de nuestro pueblo.

Los pueblos cristianizados o islamizados carecemos de orgullo, de honor. Con antepasados espurios, con tierras sagradas espurias, con una historia (pasado) espuria. No son, nuestro cristianismo o nuestro islamismo, motivos para enorgullecerse, precisamente, sino bien al contrario. Pueblos, hombres y mujeres, desconectados de su pasado ancestral y autóctono. Alienados, instrumentalizados, enfrentados. En el nombre del dios de los cristianos o de los musulmanes.

Estas ideologías universalistas, hechas, parece, para hombres y mujeres que han perdido u olvidado su estirpe, su pueblo, su gente, sus tradiciones y demás. En el maremágnum de los imperios multiculturales, en la confusión de lenguas y culturas, en el desgaste (de los mundos simbólicos) que se produce; el nihilismo, la desertización, la entropía.

El imperio egipcio, el acadio, el griego, el romano, el persa aqueménida, el sasánida… La aparición del cristianismo, del Islam. El caos, el desorden, la confusión, el diluvio que todo lo arrastra… Mantenerse firmes en estas circunstancias. Eso fue lo que hizo el pueblo judío (entre otros). Ésta es su enseñanza. Otros pueblos también lo consiguieron (China, Japón…), pero han estado menos expuestos que el judío a la extinción. El judío ha llegado incluso a carecer de tierra. Y es que lo verdaderamente importante para un pueblo no es tanto la tierra, sino el mundo simbólico, el cielo. Se puede perder la tierra, pero si se pierde el cielo, ese pueblo desaparece como si nunca hubiese sido.

Es debido a su entereza y a su fidelidad, pese a las más adversas circunstancias, que el pueblo judío merece ser honrado y distinguido entre otros. Son una escuela de fidelidad.

Eso no podemos decirlo ni de los pueblos cristianizados, ni de los islamizados, insisto. Esos pueblos no tienen otros antepasados o patriarcas que los de la tradición judeo-cristiano-musulmana. Europeos griegos, romanos, celtas, germanos… Asiáticos fenicios (libaneses), sirios, persas, afganos, tibetanos, mongoles, turcos… Africanos… Americanos… Multitud de pueblos desarraigados, que han perdido el vínculo natural con sus antepasados y su mundo simbólico.

Esos pueblos han demostrado no ser fieles, no ser fuertes en la adversidad. No luchar hasta la muerte en defensa de lo suyo. Esos pueblos no merecen en verdad honra alguna. Digan lo que digan.

Carecen de voz propia. Son la voz de otro. Un discurso ajeno les domina.

*El Corán se escribió pensando en los árabes. Léanse las fragmentos correspondientes a la relación del Corán con la lengua (y el pueblo) árabe. Es un texto etno-céntrico, como pocos. Como por otro lado lo es también el Antiguo testamento judío. Finalmente, le dice Mahoma a los árabes, ya tenéis un texto ‘revelado’, como los judíos y los cristianos.

*Si con el cristianismo se produce un pan-judaísmo (las claves simbólicas, lingüístico-culturales, son judías), con el Islam se produce un pan-arabismo.

*Mahoma, su Corán, no puede rivalizar con las figuras de Moisés y Jesús. Mal que les pese a los musulmanes.

Difícilmente van a conseguir que judíos y cristianos se islamicen. Sólo la fuerza y la violencia podrían conseguirlo, y aún así. Siempre les quedará el cripto-judaísmo, o el cripto-cristianismo.

Y entretanto, ¿qué hacemos los gentiles? Los paganos, los idólatras, las otras culturas. En Europa hace ya tiempo que el discurso (y el mundo) judeo-cristiano-musulmán quedó atrás. Ha sido superado, dejado atrás. Conceptualmente, espiritualmente, simbólicamente, culturalmente, colectivamente. Me refiero a la población europea autóctona. Ya no rige las conciencias de la mayoría. Ahora son minoría los creyentes y practicantes cristianos.

La población musulmana extranjera que actualmente reside en Europa es aún pequeña, aunque bastante ruidosa. Esta población sí vive de pleno el discurso judeo-cristiano-musulmán. La polémica, el enfrentamiento. Sigue atrapada en ese discurso.

*La religiosidad del Islam, como la de las demás ideologías religiosas de salvación, es ofensiva y hostil para con el otro. Estas ideologías practican el proselitismo, el apostolado, la propagación. Convierten al otro en uno de ellos, o lo intentan. Apenas si hay conversos al Islam (u otras creencias extranjeras) entre los autóctonos europeos. Lo cual, ciertamente, es un motivo de alegría.

Esta indiferencia hacia el discurso de las religiones de salvación en general, no indica necesariamente un rechazo consciente y pensado. No supone una meditación previa. Unas razones para decir no.

Esta indiferencia es generacional y tiene que ver con el desgaste de estas ideologías en nuestro ámbito cultural. Nuestra evolución cultural y simbólica nos ha sacado de esos mundos. Cosa que no parece haberles sucedido a las poblaciones musulmanas en sus sociedades de origen (Asia y África). Estos sujetos aún viven en la Edad media.

Hemos menospreciado estos discursos religiosos. Pero estos amenazan con envolvernos de nuevo y arrastrarnos, hundirnos en el pasado.

Necesitamos, pues, exorcizar estos fantasmas del pasado. Para bien del mundo entero. Acabar de una vez con ellos.

Dada la insistencia de estos creyentes, y particularmente de los musulmanes, la más reciente de estas ideologías universalistas, tarde o temprano, tendremos que contestarles. Necesitan una respuesta. Una posición clara con respecto a estas tradiciones. Y la tendrán.

Hay que decirles unas cuantas cosas a estos creyentes, a cual más ofensivos y hostiles. Europa tiene que responderles. Desde Europa. No desde la Europa cristiana, o desde la Europa musulmana, sino desde la Europa europea, la autóctona, la gentil. La Europa recuperada.

Responderles fuera del ámbito judeo-cristiano-musulmán. Fuera de sus juegos de lenguaje, de sus discursos. Desde Europa. Desde las tradiciones europeas pre-cristianas (y pre-islámicas). Y en los momentos presentes, desde Darwin, desde Marx, desde Nietzsche… Desde el pensamiento crítico contemporáneo.

Es una respuesta a aquellos que se resisten a abandonar el tenebroso pasado. Sus claves simbólicas. Hemos de hacer un esfuerzo por traerlos al presente. Por des-alienarlos también. Hacerles ver primero su extrañamiento espiritual, cultural. Primero que enlacen con sus verdaderos antepasados, situarlos en su contexto ancestral y autóctono. Recuperar el nexo con los antepasados propios. Una vez ahí, traerlos al presente. A la nueva era, al nuevo período que ya vivimos.

*Vivimos los albores de una nueva era que ha tenido su nacimiento aquí, en Europa. Vivimos una revolución cultural semejante a la que dio lugar al neolítico. Un cambio de era cuyas consecuencias culturales están aún por ver. De la misma manera que el hombre del neolítico abandonó los mundos simbólicos elaborados por los paleolíticos que le precedieron (por insuficientes), así nosotros también abandonaremos los mundos generados a lo largo del neolítico –por inútiles, por irreales, por descentrados.

Los nuevos modos de producción (y de vida) que instaura el neolítico dieron lugar a nuevos mitos, a nuevas interpretaciones acerca del mundo, de la naturaleza, de la vida, del lugar del hombre en la naturaleza. Estos mundos son tradiciones coherentes con el período neolítico. Están vinculados a los modos de vida que inaugura el neolítico.

Hay que decir que las ideologías o superestructuras simbólicas del neolítico pecan de un excesivo antropocentrismo y antropomorfismo, que hoy por hoy, y a la luz de la evolución y la genómica, son inconcebibles. La revelación del código genético arruina todo antropocentrismo.

La nueva era no es antropocéntrica, pues. La relación del dios con el hombre es fundamental en las ideologías del neolítico. El hombre es un ser privilegiado en todas estas tradiciones. La naturaleza está, poco más o menos, al servicio de este hombre. Todo esto es inconcebible hoy día.

El hombre de hoy no es el hombre del neolítico, o de las ideologías del neolítico. Criatura privilegiada, creada con el barro más fino. Todas las tradiciones que sostienen este antropocentrismo tendrán que abandonarlo.

Resulta que el sujeto de toda actividad biológica no es la criatura (el fenotipo) que aparece, sino el genotipo que alberga. Los genes son la única sustancia viva del planeta.

Se pasa de un antropocentrismo (o fenocentrismo) a un genocentrismo donde la sustancia genética es el único sujeto de toda actividad biológica (y cultural).

Esto habrá que digerirlo. Este presente.

Ésta podría ser una de las respuestas de Europa. A todos los dudosos e indecisos. A los atrapados en el pasado.

Europa ha de esforzarse porque el resto de los pueblos supere el neolítico. Ha de efectuar una labor específica en pro de la nueva era. Ha de comprometerse. Tiene que dar razones. Tiene que convencer. No puede abandonar a multitud de hombres y mujeres en el pasado. Tiene que traerlos al presente. Y tiene que traerlos al presente en las naves adecuadas; en las respectivas naves autóctonas.

Es una labor doble. O con dos frentes. Primero, advertirles de su alienación cultural (en la mayoría de los casos) y devolverlos a sus pueblos autóctonos; segundo traerlos al presente.

27/08/09

*Nadie nos restituirá nuestras culturas. Nunca recuperaremos nuestras culturas.

Los pueblos que en su momento perdimos o abandonamos nuestras culturas ancestrales.

Restos, reliquias. Lo poco que nos queda.

*¿Qué pasaría si el Islam lograra el dominio del planeta; si todo el mundo se islamizara? ¿Habría paz? No nos engañemos. No pasaría otra cosa que lo que hoy ya pasa y lo que ayer pasó. El Islam está múltiplemente dividido y enfrentado. Dependerá del área de domino de cada una de estas ‘sectas’ (suníes, chiíes, entre muchas otras). Cada día se matan entre ellos. La mismos métodos (guerra fría o caliente) que emplean contra el infiel (‘dar al-harb’, ‘dar al-kufr’, tierra de guerra, tierra de infieles), son los que emplean con sus disidencias. Es una historia cruenta, la historia del Islam. Es también una historia criminal. Mutuamente se acusan de infieles (‘káfir’), o de idólatras o paganos (‘chirk’). Las sectas rivalizan entre sí en ‘puritanismo’. Los ‘puritanos’ abundan y se enfrentan entre sí. Se niegan (la autenticidad, la pureza mutua). Puede verse en la historia de los últimos veinte o treinta años (toda su historia en verdad). Grupos que mutuamente se niegan, se acusan, se destruyen. Es la guerra generalizada.

Se masacran entre ellos. Véase su territorio, el ‘dar al-Islam’. Los musulmanes no conocen la paz. Muerte, muerte, muerte. ¿Es esto lo que quieren exportar? ¡Por favor!

Seamos sensatos con el Islam. No es una vía de paz. En absoluto. Es, quizás, la vía más pura de la violencia. La guerra pura.

Un mundo islamizado sería un mundo en guerra eterna.

La violencia contra el otro está legitimada, sancionada, divinizada. Es guerra dentro y fuera. Fuera contra el mundo no islamizado (no sometido) y dentro contra toda disidencia. Dentro es guerra de todos contra todos. Las diferencias entre las sectas musulmanas les llevan a combatirse a muerte. Es guerra a muerte, no se olvide.

Cada secta reclama para sí la pureza islámica. Acusa a las otras sectas, a los otros musulmanes, de infieles, de apostatas, de idólatras… Son los insultos que les dedican a los pueblos no musulmanes, a los paganos, a los gentiles. A los pueblos no sometidos, no islamizados.

Es un futuro terrible el que nos espera. Si el Islam sigue prosperando en nuestras tierras. Creciendo, multiplicándose. Reproduciendo su modo de vida violento en nuestras tierras. Traen la guerra, la discordia, el enfrentamiento. La mente de cada sectario es un ‘mundo’ que tiene que imponer al otro. Por las buenas, o por las malas.

28/08/09

*El futuro será genocéntrico y ecológico, o no será. Ésta es la conciencia y la sensibilidad que viene, que ya está. Que ya circula. El saber, la conciencia y la sensibilidad que cambiará la faz del planeta. La nueva sabiduría.

Los mundos elaborados a lo largo del neolítico quedan inexorablemente atrás.

¿Qué hemos de conservar de ese período? Cada pueblo ha de conservar el vínculo espiritual con sus antepasados, con los suyos. Son las señas de identidad. Los pueblos han de identificarse, distinguirse. Estas diferencias no pueden perderse.

El futuro es también una nueva era en las relaciones entre los pueblos. Siempre que las diferencias entre estos sean conservadas.

Las únicas culturas o tradiciones culturales que son un obstáculo para tal entendimiento son las llamadas religiones de salvación. El universalismo de estas tradiciones, pese a su origen étnico (indio (hinduismo y budismo, fundamentalmente), iranio (el zoroastrismo o mazdeísmo), o semita (hebreo y árabe)). El ámbito de dominio de estas tradiciones oculta, sepulta, sofoca… numerosas culturas y pueblos.

Son numerosísimos los pueblos que han perdido, total o parcialmente, sus tradiciones. O las han visto desfiguradas, transformadas, desvirtuadas… por la tradición religiosa universalista que en su momento les alienó.

Pueden estudiarse las tradiciones semi-destruidas y deformadas por el cristianismo en Europa (o en América), o por el islamismo en Asia y África, o por el hinduismo y budismo en Tíbet y el sudeste asiático.

Hay que tener presente que lo que se universaliza es una cultura étnica y local (la hebrea, la árabe, la india). Y en un determinado estadio lingüístico-cultural. Son, pues, culturas históricas, étnicas, y locales, las que se imponen. En detrimento de innumerables otras.

Las culturas autóctonas han sido destruidas, deformadas, pisoteadas, mancilladas, profanadas… Los antepasados han sido calumniados, insultados. Los pueblos han sido desarraigados.

Si esta nueva era que vivimos provoca una crisis de identidad, ha de pensarse que, en numerosos casos, la identidad que teme desaparecer no es la autóctona, sino la impuesta en su momento (cristiana, musulmana, hinduista…). Esta crisis de identidad, en estos tiempos de transición, la padecen todos los pueblos, hayan sido o no culturalmente alienados.

El momento no puede ser más oportuno. El nuevo saber, la nueva conciencia, la nueva sensibilidad, que choca ciertamente con el pasado, sitúa a los pueblos en la tesitura de qué pasado merece la pena conservar, transportar al futuro.

Se requiere un proceso de autognosis de los pueblos. Estas tradiciones que defiendo y extiendo a muerte… ¿son mías? ¿Adónde me llevan estas tradiciones? No me llevan a mi pueblo, sino a un pueblo extraño. Si me aferrase a estas tradiciones, conservaría y transportaría al futuro tradiciones foráneas. ¿Qué hay de mis antepasados verdaderos? ¿Por qué no sigo vinculado a estos? ¿Qué sucedió?

¿Por qué Moisés, Jesús, Mahoma, o Buda…? (Y sus respectivas tradiciones lingüístico-culturales). ¿Por qué no mis antepasados griegos, romanos, celtas, germanos… tibetanos, persas, o incas?

Pueblos cristianizados o islamizados… son pueblos extrañados de sus orígenes. Que han vivido un proceso (las más de las veces violento) de destrucción de su propia cultura (aculturación) y de adopción de la ajena (enculturación). Hemos perdido multitud de lenguas, pueblos, y culturas.

El genocidio cultural practicado por las religiones universalistas de salvación. Desde su aparición.

El retorno de los pueblos a sus fuentes. A sus orígenes. Primero la identidad ancestral y autóctona. Es esa identidad la que ha de sumarse a la nueva era. Restablecer el vinculo con los verdaderos antepasados y, adelante, hacia el futuro. Transportar los Manes propios. Como nos enseña Eneas.

Hay que decir que el propio pueblo árabe padeció la destrucción de sus raíces culturales -que comenzó a llevar a cabo Mahoma. Y otro tanto podemos suponer del pueblo hebreo, tras la aparición de Moisés. Zoroastro transforma, subvierte la propia tradición cultural de los pueblos iranios, que les vinculaba al mundo arya védico. En la India los sacerdotes hinduistas hacían lo mismo con el mundo védico; el budismo posterior, a su vez, negaba el mundo védico y el hinduista.

Estas ideologías universalistas, en su momento, destruyeron o manipularon su propio medio cultural. Son ideologías sacerdotales, hay que decir. Son los sacerdotes los que han urdido estas ideologías universalistas en donde el sacerdote, precisamente, ocupa un lugar privilegiado. Son ‘revoluciones’ sacerdotales que surgen a mediados del neolítico histórico. Hace poco más de tres mil años.

Hay que poner en la balanza, pues; pesar, ponderar. Es el momento del juicio. Es un juicio el que debemos realizar sobre el pasado. El periodo neolítico acaba, concluye. Sus mundos, sus superestructuras simbólicas. ¿Qué salvaremos, qué transportaremos al futuro?

Las identidades ancestrales y autóctonas, los Manes propios. Cada pueblo. El mundo simbólico elaborado por nuestros antepasados. Eso es la que debemos transportar al futuro, a la nave Futuro.

Es de justicia. La recuperación del nexo con los propios antepasados y con la propia historia. Recuperar, rescatar, limpiar su memoria. Los diversos pueblos europeos, asiáticos, africanos, americanos, oceánicos… Es también recuperación del orgullo, de la dignidad, del honor.

Enfrentarnos a la nueva era desde nosotros mismos. Llevando con nosotros las figuras de los respectivos antepasados. Desde nuestras estirpes y culturas ancestrales y autóctonas. En memoria de nuestros antepasados. Para mayor gloria del árbol de los pueblos y culturas del mundo, que es también el árbol de la vida. El árbol más puro.

Tenemos, pues, que desprendernos de la envoltura simbólica impuesta, del ser simbólico ajeno.

Es el juicio anunciado, el diluvio, la catástrofe de las catástrofes. La rueda cósmica ha girado. El nuevo estadio, la nueva era.

Sí, qué vamos a transportar a la nave Futuro. De esto se trata. Qué va a sobrevivir. Qué llevaremos con nosotros a la nave Futuro. Qué nos acompañará del pasado. Qué merece la pena conservar.

Los pueblos han de aprestarse, porque el juicio es ya, el diluvio.

Que recopilen sus cosas, que las transcriban. Que las conserven. Que no pierdan el vínculo con su pasado milenario. Un hilo que nos ate al pasado de donde venimos. Nuestro origen. Nuestra rama particular del árbol de los pueblos y culturas del mundo, del árbol de la vida.

Durante el diluvio védico, Manu ata la nave a un árbol. Esto hizo que la nave permaneciera en el mismo lugar cuando las aguas se retiraron. De esto se trata.

Cuando la rueda haya terminado de girar. ¿Qué habrá quedado?

El juicio ha de llegar a la valoración de las ideologías religiosas universalistas. De su actitud ofensiva y hostil contra todo otro.

Es una filosofía de la cultura lo que necesitamos. Pero una filosofía crítica. Que juzga y valora.

Hay que dejar atrás toda diferenciación hostil entre los diversos pueblos y culturas. La universalización de estos discursos etno-céntricos hostiles al resto de las culturas. Son un severo obstáculo. No sólo alienan, sino que enfrentan a los grupos humanos.

No merecen sobrevivir. Son un peligro en sí mismos. Hay que cuidarse de ellos.

¿Por qué, por qué lo hicisteis? ¿Por qué destruisteis nuestras culturas, por qué nos separasteis de los nuestros? ¿En nombre de qué o quién? No teníais, ni tenéis, ni tendréis, el menor derecho a destruir la cultura de un pueblo otro e imponerle la vuestra. Nunca más.

En nombre de vuestros dioses, de vuestras divinidades, de vuestras tradiciones, de vuestros mundos. Esos dioses no eran más que el rostro de vuestra ambición de dominio.

Os delatáis con vuestras divinidades. Delatáis vuestro duro y oscuro corazón. Vuestra extremada voluntad de poder. Vuestra arrogancia, vuestra soberbia. ¿Qué dioses y principios son esos que exportáis?

Es el dios que ordena la destrucción y la aniquilación del otro. ¿Por qué?

No necesitamos vuestros dioses intolerantes y agresivos. Quedáoslo para vosotros. Dejadnos en paz.

Hay que privarlos de poder. Que no sigan enfrentándonos. Tenemos que dejarlos atrás. Va en ello nuestro futuro, el futuro de los pueblos del mundo.

Lo primero es impedirles el proselitismo. Hecho por lo demás absurdo. Porque es como si un chino fuese por ahí convirtiendo a la gente en china (culturalmente china); intentando destruir la cultura del otro y haciendo que adopte la suya. Es algo demencial. El apostolado cristiano, el musulmán, el hinduista, el budista… Ese prurito de universalización. Cristianizar a todo el mundo, islamizar a todo el mundo… Es una locura. El éxito pleno (por cualquier medio) de cualquiera de estas ideologías supondría la desaparición de ¡todas! las tradiciones culturales del planeta.

De los métodos violentos y mixtificadores usados para imponerse en el mundo. De la destrucción, de la deformación, de la pérdida de pureza de multitud de culturas. Del extrañamiento espiritual de los pueblos. De todo esto y mucho más han de dar cuenta la tradición judeo-cristiano-musulmana, así como el hinduismo y el budismo. Éste es el juicio final para ellos. El dictamen final.

¿Quién lo realiza? El momento presente. Las generaciones presentes y futuras juzgarán el comportamiento de estas tradiciones como indeseable e indigno. Mucho daño y ningún beneficio. Quiero decir beneficios que no pudieran ser aportados por otras culturas. No perdemos ninguna consigna ética si estas tradiciones desaparecen. Nada que no pudiéramos encontrar en otras culturas. No necesitábamos estas tradiciones. Ningún pueblo las necesitaba. No nos son necesarias. Consérvelas el pueblo hebreo, o el pueblo árabe, si así lo desean. Pero el Islam (Mahoma) ha de rendir cuenta a su propio pueblo de origen; a sus antepasados. Qué lugar ha de ocupar Mahoma en una Arabia recuperada. Por qué destruyó la cultura ancestral de su propio pueblo. Esto es lo que tiene que sopesar el pueblo árabe.

Las culturas tradicionales carecen de ese prurito de expansión. Egipto, Grecia, Roma… China. Son culturas que se comparten, no se le imponen al vecino.

Necesitamos distancia de estas tradiciones religiosas universalistas y totalitarias. Desde cada una de nuestras culturas hemos de ver estos movimientos. Desde nuestras culturas ancestrales y autóctonas. Ningún pueblo carece de reglas morales, de tradiciones espirituales. No estamos ayunos, ni huérfanos. El legado cultural de los pueblos, sus culturas autóctonas. El vínculo espiritual con nuestra línea, con nuestro hilo.

Legado semi-destruido, semi-arruinado; espejo roto. El sentido, el ser simbólico ancestral. El propio, el elaborado por nuestros antepasados. Las señas de identidad. Lo que nos queda, lo que conservamos y compartimos. Con amabilidad, con delicadeza, con educación.

Este sencillo asunto ha de resolverse así. Mediante el juicio que realicemos sobre nuestro pasado histórico (neolítico histórico). Desde la nueva era, desde el nuevo período.

La rueda gira sola. Está girando. En estos tiempos de transición. Quiero decir que las novedades cognoscitivas (la evolución, o la genómica, o la relatividad…) están haciendo su labor. No sólo teórica sino práctica. Los modos de vida han cambiado. Un cambio tal no se conoce desde los albores del neolítico.

El período de transición hacia el neolítico pleno. El período que va desde las primeras experiencias agrícolas y ganaderas y los primeros asentamientos hasta la escritura, hace aproximadamente seis mil años, cuando arranca el neolítico histórico.

29/0809

*Es un honor, y motivo de orgullo, no estar hoy, a comienzos del séptimo milenio (de la escritura), y del tercer período, sometido al dios de la tradición judeo-cristiano-musulmana, o a cualquiera de las ideologías religiosas universalistas del segundo período, del período neolítico. El período medio, en general. La edad media generalizada.

Ligado a la cultura autóctona, sí; a los propios ancestros. Esta religación no quita, sino que añade honor, nobleza. Pues esto es la nobleza. El contar con Padres (y Madres), con ancestros. El estar ligados espiritualmente a los antepasados. El término ‘patricio’, latino, tiene que ver con esto.

Nuestra era genocéntrica, atómica, evolucionista, relativista… Nuevo cosmos, nueva naturaleza física, nueva naturaleza viviente… Nuevo cielo, nueva tierra, nuevo hombre. Nueva atmósfera –el nuevo saber, la nueva sabiduría. El nuevo alimento espiritual. La nueva luz.

La revelación del código genético, de la sustancia viviente única. Del genio de la vida, de Xenus. Del sujeto único. De nosotros. De Nos. Pues nosotros no podemos ser otros que la sustancia genética. No hay otro sujeto de la actividad biológica (y cultural). No hay otro. ‘Genous’ y ‘Genoussin’.

Los Padres y las Madres nos acompañarán en esta nueva singladura. Los propios. Cada pueblo, que lleve sus Manes. La cultura afanosamente elaborada por los antepasados. Ligazón espiritual con nuestros mundos. Cada pueblo. La nave Futuro.

*Acerca del dios, o de algún primer principio, no podemos decir nada. Algunos pueblos usaron conceptos (‘Rt’, Dao). Pero lo suyo es no decir, callar.

En este asunto hay que extremar las medidas filosóficas. ‘De lo que no se puede hablar, mejor es callar’ (Wittgenstein).

No podemos saber ciertas cosas. No podemos decir ciertas cosas. Hablar sobre lo que no se sabe, ni se puede saber. El conocimiento de ciertos límites. El reconocimiento de estos. Cautelas filosóficas. Honestidad filosófica.

Diré algo sobre la experiencia mística, acerca de la experiencia espiritual, acerca de la ‘iluminación’. De lo que también pudiéramos denominar una ‘crisis psicótica’ de tendencia ‘mística’. Así, sin rubor. Las ‘revelaciones’ religiosas o espirituales tienen ahí su origen.

No debemos pasar por alto el carácter ofensivo, hostil, intolerante, de estas ‘revelaciones’. Tienen que ver con la ‘certeza’ psicótica.

Estas ‘revelaciones’, o ‘iluminaciones’, deben ser escrupulosamente desmitificadas por los mismos espirituales. Se trata de la honestidad espiritual.

La experiencia mística es neutra, silenciosa, muda. Ideológicamente neutra. Es, pura y simplemente, inefable. El silencio es lo suyo. Silencio obligado. Lo honesto, lo prudente, es guardar silencio, no generar ningún discurso, pues éste sería histórico, local, étnico y, probablemente, narcisista (el protagonista de la ‘revelación’, del comercio con el dios…). Así, además, se evita la posible instrumentalización política de estos discursos.

Nota de  HURANIA: El informe completo también se puede leer en Jrania  y en denunciascivicas.

los niños de Dresden

11 11UTC septiembre 11UTC 2009

Recientemente se han dado cifras muy diferentes sobre el número de víctimas causadas por los bombardeos aliados en febrero de 1945 sobre una ciudad monumental: Dresde. 

Ahora, por vez primera, leemos un comentario sobre la enorme cantidad de niños que murieron en dichos bombardeos, dado que Dresde era una ciudad repleta de refugiados del Este, alemanes que venían huyendo del avance del ejército soviético.

El citado comentario es de Juan Fernández Krohn, del cual seleccionamos unos párrafos:

David Irving no necesita presentaciones. Ni siquiera del diario “El Mundo”. Su tarjeta de vista habla por sí solo. Nueve meses (nueve) de cárcel por un delito de opinión (antiguo) David Irving es un ciudadano británico (de su Majestad) que empezó estudiando de lo más sesudo el tema de Dresde para darles en la cabeza a los nostalgicos del nazismo no más, y fue donde tuvo por decirlo así su camino de Damasco. “Dresde (La hora del juicio para la Alemania nazi)” empezó siendo, como su subtítulo lo indica, un violenta requisitoria contra los designios expansionistas y militaristas del III Reich para acabar convirtiendose en prueba de cargo decisivo en contra de los bombardeos anglo/aliados que sembraron de muerte pueblos y ciudades de Europa entera por cuenta de la democracia. Para mí, lo confieso sin tapujos, la lectura del “Dresde”, de Irving,  fue una revelacion, […] del verdadero holocausto de inocentes que tuvo lugar en aquella villa alemana, joya barroca del Elba como se la conocia de antiguo, la noche fatidica del 13 de febrero del 45. Dresde era una ciudad abierta:  en los últimos días y semanas antes del bombardeo se había convertido en centro de acogida de muchedumbre en aluvión -sustancialmente mujeres, niños y ancianos- huyendo en desbandada del avance inexorable de las tropas sovieticas (de Stalin) que le habían llevado su población vertiginosamente en aumento hasta cifras superiores (sin duda alguna) a los seis millones de habitantes.

Era fiesta de noche en Dresde a pesar de la guerra. […]. Los ancianos todos en la opera, y las calles y las plazas llenas de una muchedumbre de mujeres y de niños en fiesta, todos -niños y grandes- de uniforme ¿y qué importa? Las mujeres (jovenes) en sus ropas de enfermeras o de asistentas o cuidadoras; los pequeños todos con sus trajecitos de fiesta. De repente se hizo la luz en el cielo y una carcajada infantil de miles, de cientos de miles de criaturas se elevo a lo alto y esa fue la señal, la luz o el juego de luces señalizantes que me diga. No hubo otra. […]. Fue desde luego lo que yo descubrí como iluminacion en el libro de David Irving -al que nunca ví en persona y al que no me liga absolutamente nada- y por eso sus declaraciones del sábado no podían menos de encontrarme receptivo aunque yo ya sabía “grosso modo” lo que podría querer decir y digamos que no me inmuto ni poco ni mucho; porque en Irving lo esencial, lo que sigue ardiendo en llamas, quemando, encendiendo que me diga sensiblidades y conciencias, lo es el tema Dresde. Todo el resto es secundario, peccata minuta se diria. […].

Decir que el Innombrable -Hitler que me diga- tuvo el merito de perseverar y de esperar contra toda esperanza (como prescribe la biblia) no es de qué rasgarse las vestiduras. Ni tampoco el levantar la hipotesis (digna de exploracion) que fuera en el fondo un hombre simple -en el sentido precisamente de la “simplicitas” evangelica- y acabara dejandose mediatizar e instrumentalizar por el aparato de poder que otros -Himmler en concreto- construyeron por debajo de él. Tampoco lo es el recordar verdades de perogrullo casi, por lo manidas y repetidas y archisabidas (desde hace mucho); que Churchill por ejemplo era un politico deshauciado al que salvo la guerra como por arte de magia; y que el verdadero hombre de paz lo fue Chamberlain en la crisis de Munich, digan lo que digan y sigan diabolizandole todo lo que quieran el equipo de Libertad digital y otros muchos a sus ancas. Pero evitó la intervención internacional en favor de la causa rojo/republicana en el momento crucial del verano del 38 -con la batalla del Ebro a todo arder-y eso es lo que hasta hoy muchos no le perdonan. También es digna de estudio la hipotesis que apunta Irivng que los lobbies judios “pusieron en nomina” a Churchill desde el 36, y fue ahi donde empezaria su belicismo y su intransgencia beligerante siempre en aumento desde entonces. Y decir por ultimo que los judíos fueran ellos mismos arquitectos -en parte- de su propio infortunio, es algo que pertenece ya se quiera o no al acervo de la memoria colectiva (de la humanidad doliente).

Nueve meses de carcel, yo vuelvo a “lo mio” ¿Como fue la vida en la carcel para David Irving? ¿Muchedumbres de reclusos apelotonados esperandole a la salida de las salas de las duchas, en los pasillos, agarrados a los barrotes, en la rotondas de paso obligado junto a los puestos de control al interior del establecimiento, tratandole de negacionista de asesino, de criminal (de guerra) y jurandole todas las maldiciones y amenazas pobsibles e imaginables en todas las lenguas, con la prensa y los medios unanimemente hostiles de telon de fondo, linchandole a discreción a todas horas del dia? ¿Y la misma musiquilla durante dias y dias (con sus noches) hasta que se fuera calmando poco o a poco la jauría aquella? Está claro que es dificil por no decir imposible creerlo al menos. Nunca estuve en una carcel alemana (o austriaca), pero los alemanes tienen fama de metodicos ordenados y disciplinados y los nueve meses de carcel de David Irving por delito de negacionismo no le hundieron (psíquicamente) ni dieron cuenta de el a todas luces de una forma u otra; ni de sus reaños ni de sus ganas de vivir y de seguir luchando y las declaraciones recientes lo confirman. Al contrario de lo que parece haber sido la regla en otros casos mas oscuros. Según se lee en la entrevista de “El Mundo” David Irving aprovechó su encarcelamiento para escribir o seguir escribiendo y eso, lo mismo que el respeto que a todas luces supo igualmente ganarse de sus carceleros, abona mucho en favor de su credibilidad, de su persona y de sus escritos.

Es un inglés, es cierto. Quiere decir que arrastra fatalmente una vision britanica (“british”) de las cosas. Y tabien una dosis (fatalmente inevitable) de sentimiento de culpabilidad o de complejo de culpa. Pero en mi caso no se trata de eso, ni en el mio ni el de otros muchos. Irving estaba por sus propios origenes del lado de los verdugos -en Dresde-; en mi caso en cambio me senti desde que lei su celebre obra irrevocablemente del lado de las víctimas. El relato de los detalles más espeluznantes y estremecedores de la noche aquella desepertó sin duda en mí una sensibilidad un tanto dormida, una conciencia hasta entonces enterrada o semi/enterrada en mí de unos origenes “etnicos” (y que se piense de mi lo que se quiera); de mi condición de hispano/alemán o de español de apellido germano como se quiera. Una llamada interior que nunca antes había sentido o no de por lo menos de la forma aquella.

(“La voz de la sangre” sin duda -como lo escribio Jose Antonio- “que nos liga a los destinos de Europa”. Y al recuerdo de sus grandes tragedias)


A %d blogueros les gusta esto: