Archive for the ‘Guerra’ Category

españoles en el gulag

16 16UTC junio 16UTC 2015

domingo, 19 de febrero de 2012
españoles en el gulag

Joven historiadora rumana afincada en España, autora del premiado «Republicanos españoles en el Gulag», ha documentado la tragedia de más de 300 “rojos” españoles en campos de concentración soviéticos, entre ellos trece andaluces y los marinos sevillanos Antonio Vela Rodríguez y Francisco González de la Vega.

—El exilio español cuenta con muchos estudios, pero el suyo es el primero sobre republicanos en el Gulag. ¿Por qué?

—La materia, en el ámbito académico, es joven, pero en desarrollo gracias en parte al libre acceso a los archivos y a la ausencia de la censura, lo que facilita nuestra labor de historiadores, en detrimento de la mitografía.

—Ha documentado a cientos de republicanos españoles en el Gulag. ¿Serían muchos más?

—Tengo una relación nominal de más de 300 represaliados por «delitos comunes y políticos», aunque pueden aumentar.

—¿Querer abandonar la URSS era traición?

—También desacuerdos con la línea oficial del partido, visitas a las embajadas extranjeras o algún comentario banal que era interpretado como blasfemia, eran «traición», «espionaje» o «sabotaje», es decir, largos años de campos.

—¿Sufrieron torturas los republicanos españoles a manos soviéticas?

—Al igual que los soviéticos y otros extranjeros, recibieron pavorosas torturas en las cárceles. Después vino el trabajo forzado en remotas zonas siberianas, el hambre, el frío, las enfermedades, la sombra de la incertidumbre, de la muerte. Pero el sistema concentracionario soviético fue más que tortura. Fue una negación en su forma más horrenda de lo humano.

—¿Hasta cuándo negó el PCE la existencia del Gulag?

—Nunca reconocieron la existencia de republicanos españoles en el Gulag.

—En su libro afirma que «particularmente lacerante» fue el papel de Carrillo, Pasionaria y Claudín en la persecución de patriotas correligionarios acusados de disidentes…

—Ibárruri mandaba. Otros colaboraban. Habría que añadir a Mije por sus falaces acusaciones desde Francia tildando a los internados de Karagandá de «falangistas».

—¿Toda la represión soviética contra republicanos españoles fue respaldada por el PCE?

—Sobre esta tragedia siempre pesará la responsabilidad del PCE, que tampoco hizo nada para la liberación de los presos españoles.

—¿El PCE alentó esa persecución, con Pasionaria diciendo en 1948 que sólo abandonarían territorio soviético quienes tuvieran «un expediente político positivo»?

—Más que alentarla, la favoreció. Y esta política de puertas cerradas fue una constante hasta 1956.

—¿Carrillo dio conferencias en París negando los campos de concentración donde permanecían los republicanos españoles, conociéndolos?

—Toda la cúpula del PCE en la URSS lo sabía. La conferencia y los artículos en la prensa comunista española eran una manifestación más de la cuidada coreografía que propugnaba la «magnífica vida» allí.

—¿Más que las detenciones de republicanos, a los dirigentes del PCE les preocupaba «su propia imagen»?

—Ante todo, evitar cualquier hipotética difamación de la URSS, como todo partido bolchevizado.

—Escritores como Muñoz Molina han confesado que de estos republicanos represaliados en la URSS no tenían noticia. ¿Se da por satisfecha?

—Las reseñas en la prensa fueron una grata sorpresa. Pero este «librito» derivado de mi tesina no me ha complacido lo suficiente, razón por la que prosigo con el tema en la tesis doctoral, con el apoyo de una extensa documentación.

—El secretario general del PCE dice que España es el único país que tiene a un tirano en un mausoleo. ¿Considerará a Lenin un demócrata?

—No sé, habrá que preguntarle.

—La tumba de Stalin tampoco está mal…

—Desde 1961, Stalin yace en una simple tumba en la Muralla del Kremlin, con el único ornamento de un busto suyo en granito.

—Hay quien ha pedido que los restos de Franco vayan a una cuneta. ¿Será ése un camino para la reconciliación nacional?

—Como ciudadana, veo más apropiada una tumba corriente en un cementerio normal. Como historiadora defino la reconciliación nacional como un largo proceso que durará generaciones.

—¿Se buscarán los restos de los republicanos españoles muertos en el Gulag, si lo piden sus familiares, según la Ley de Memoria Histórica?

—No. Sería una labor titánica hallar tumbas probablemente ya desaparecidas. Ante todo, tenemos que recuperar sus nombres y homenajearlos de la misma manera que se ha hecho con los internados en los campos de exterminio nazis

Son de sobras conocidas las terribles experiencias que sufrieron los republicanos españoles en los campos de concentración nazis, especialmente en mauthausen, pero resulta sorprendente descubrir las penalidades que sufrieron otros desconocidos republicanos en los campos de trabajo (gulags) soviéticos al terminar la Guerra Civil.

La semana pasada en el transcurso del coloquio sobre el exilio de exportación celebrado en el Museu d’Història de Catalunya, pude conocer esta impresionante historia de la mano de la doctora Luiza Iordache del Institut de Ciències Polítiques i Socials (UB) que está realizando un intenso estudio de estos casos.

Al parecer, tras la victoria franquista de 1939 llegaron o se encontraban en la URSS unos 4.500 exiliados españoles, entre ellos, 3.000 niños de guerra, cerca de 150 maestros y auxiliares que les acompañaban, 156 militares (marinos que formaban parte de la tripulación de los 9 barcos incautados por la Unión Soviética al finalizar la guerra), unos 200 jóvenes pilotos de la última promoción formada en Rusia y, por último, alrededor de 1.100 exiliados políticos, en su mayoría miembros del Partido Comunista y el Partido Socialista Unificado de Catalunya

Hacia 1940 y en vista de la coyuntura política internacional con el pacto ribentrop- molotov entre la URSS y Alemania y la ocupación de media Europa por parte de esta última, fueron muchos los militares y marinos que pidieron la salida del país incluso reclamando volver a España (sin saber exactamente qué se encontrarían allí). A partir de ese momento empezaron los duros interrogatorios en los terribles centros de detención de Moscú donde se forzaba mediante tortura la confesión de los detenidos, que acababan siendo condenados por traidores de la patria y antisoviéticos.
La doctora Iordache resalta el caso de 8 jóvenes cadetes republicanos que mostraron públicamente su deseo de salir del país y acabaron condenados a 8 años de trabajos forzados en el gulag por trotskistas. Lo más grave y doloroso de la situación es que fueron precisamente algunos de sus compañeros españoles los que les acusaron.

El devenir de la Segunda Guerra Mundial con la invasión nazi de la URSS no hizo sino incrementar la presión sobre los exiliados españoles sumidos ya en la desesperación. Muchos de ellos habían sido enviados a trabajar en fábricas indómitas en los confines de Rusia, mientras muchos de los niños de la guerra que llegaron en edad escolar habían caído en la delincuencia acuciados por el hambre.

Según la doctora Iordache, las detenciones de prisioneros políticos se desarrollaron en tres oleadas: la primera de 1939 a 1942, marcada por la invasión nazi, la segunda de 1942 a 1946, durante la Segunda Guerra Mundial, y la última de 1947 a 1948 con las numerosas pedidas de ayuda de las embajadas extranjeras y surrealistas huídas en baúles diplomáticos.

En total cerca de 350 exiliados españoles de todos estos grupos fueron internados en los terribles gulags soviéticos durante estas tres oleadas. Allí estos 350 republicanos españoles se encontrarán con los aproximadamente 300 prisioneros de guerra de la División Azul, sus antiguos enemigos, hoy compañeros de celda, ya que el gulag no hacía distinción de nacionalidades ni ideologías.

En 1948 dentro de la primera oleada de repatriaciones tras la Segunda Guerra Mundial muchos de estos presos intentaron en vano salir del país pero tanto el Partido Comunista español como el Partido Comunista de la Unión Soviética truncaron su liberación acusándolos de fascistas (sí, fascistas a los mismos republicanos españoles que habían luchado una década antes contra Franco) por temor a la propaganda antisoviética que pudieran desarrollar a su vuelta.

FOTO
lavanguardia-1954

No fue hasta 1954 y, especialmente, en 1956 cuando se inició el retorno junto a los prisioneros de guerra de la División Azul gracias a las conversaciones en Francia entre la España franquista y la Unión Soviética. Fueron 6 expediciones que hasta mayo de 1957 fueron devolviendo finalmente a su país a los restos de los republicanos españoles que sobrevivieron a los gulags soviéticos, a una cruel guerra civil, a la invasión nazi en la Segunda Guerra Mundial y al hecho de ser acusados injusta y deshonrosamente de fascistas, una terrible paradoja que la Historia no debe olvidar.

La investigación de la doctora Iordache plasmada en el libro “Republicanos españoles en el Gulag (1939 – 1956)” se enmarca dentro de su tesis doctoral, presentada en 2007, y que le valió el Premio a la Memoria de Doctorado en Ciencias Políticas convocado ese mismo año por el Institut de Ciències Polítiques i Socials de Barcelona.

No fueron niños de la guerra. No fueron miembros de la División Azul, prisionerios de la Uniñon Soviética. Fueron “internados”, según la terminología de la época, republicanos secuestrados por Stalin durante 13 años, abandonados a una situación legalmente fantasmal y condenados al gulag. Su historia aparece ahora recogida en el ensayo ‘Españoles en el gulag; republicanos bajo el estalinismo’ (Península), obra de Secundino Serrano.
¿Quiénes eran estos republicanos de Siberia? El propio Serrano contesta: “Fueron 185 españoles encarcelados, aunque hay quien sube la cifra hasta los 300, inclluyendo a otros españoles que pasaron por el gulag por motivos diversos. Hay dos grandes grupos: por un lado, los alumnos de aviación que fueron a Azerbayán a un curso de pilotaje para servir a la República y a los que el final de la guerra los sorprendió allí. Eran chicos jóvenes, de 18 a 21 años. Otro grupo, era de marineros a los que la victoria franquista los sorprendió en una travesía de camino a la URSS. Cuando llegaron, los soviéticos requisaron sus barcos y empezó su periplo. En este grupo, había gente más mayor. Había también algún falangista de izquierdas que abandonó la División Azul, que desertó en Kazajistán”. A excepción de estos últimos, todos los miembros del grupo “habían hecho una declaración de adhesión a la República que se requería para ir a la URSS, eran gente con mucho sentido de la militancia. Había algún miembro del PNV, muchos socialistas, muchos anarquistas y, sobre todo, muchos comunistas. Eso sí, al cabo de 13 años, todos terminaron siendo anticomunistas fervorosos”.
Y, entonces, ¿por qué cayeron en desgracia? “Su ‘pecado’ fue que quisieron salir de la URSS. No para irse a España sino para establecerse en Francia, al principio, o en América Latina. Y claro, eso era inconcebible para los soviéticos”, cuenta Serrano. Después de dos años de internamiento más o menos amable, en balnearios a las afueras de Moscú, el grupo de los marineros se dirigió a la Embajada Alemana en la URSS (por entonces, la Alemania nazi era aliada de Stalin) y solicitó que mediara los ayudara a abandonar Rusia. El PCUS se tomó mal esa licencia e hizo lo que se solía hacer en esos casos: a Siberia con los marineros, ya mismo. “Cuando empezó la Operación Barbarroja, todos los extranjeros residentes en la URSS fueron detenidos. Y allí cayeron el resto de los españoles. No hacía falta juzgarlos ni condenarlos: simplemente se aplicaba sobre ellos la retahila de trotskistas, quintacolumnistas, antirrevolucionarios…”.
Los marineros se llevaron la peor parte: pasaron un año en un campo de concentración del Círculo Polar. En 12 meses, murieron 11 de 40. “Después, se unieron a los demás españoles en “campos de concentración ‘medios’. El campo de Kok-Usek fue emblemático en su periplo”, explica Serrano. “No eran campos de exterminio, sino de trabajos forzados. La tasa de mortalidad era alta pero no tanto. Había un día libre a la semana, con cine, bailes y hasta misa. Nueve o 10 de los españoles tuvieron hijos durante esos años, porque los campos eran mixtos… Cuando regresaron a España, los examinaron los médicos y su estado de salud no era malo. Ni el físico ni el psíquico, aunque sí hubo un falangista desertado que, al partir desde Odesa, tuvo una crisis nerviosa y se quedó en tierra”.
¿Y el Partido Comunista de España? No es para estar muy orgullosos. “Antonio Mije, en las Cortes Republicanas en el exilio se refería a ellos como ‘falangistas embozados'”, explica Serrano. “Y, si bien la decisión de su encarcelamiento dependió del PCUS, a partir de 1948 fue el PCE el que bloqueó la liberación de los ‘internados’ republicanos”.
Lo deprimente es que hasta el franquismo trató mejor a estos españoles. “El Gobierno español supo de estos chicos en 1946, por el testimonio de un ingeniero francés que se llamaba Bornet. No hizo nada por ellos, pero es que tampoco habría podido hacer nada, sin relaciones diplomáticas. Tampoco los estadounidenses pudieron salvar a sus ciudadanos confinados al gulag… Después, cuando murió Stalin y la URSS quiso deshacerse de estos prisioneros, Franco los recibió con los brazos abiertos”. Así, transmitía un mensaje de reconciliación en un momento en el que quería acercarse a las democracias burguesas. En cambio, los miembros de la División Azul, que también fueron liberados en esa época, se convirtieron en una presencia mucho más incómoda. “Cuando los divisionarios llegaron a Barcelona, volvieron a aparecer esvásticas y símbolos falangistas pintados en las paredes. Justo, lo que no quería Franco en ese momento. Y, por eso, se canceló la recepción que se había previsto en Madrid. En cambio, a los ‘internados’ republicanos se les mimó mucho. Ramiro Pinilla estuvo muy encima de ellos y se les consiguió trabajo a todos ellos”.

Una chica catalana llega a Madrid a finales de los 90 y se lía con un chico madrileño. Es un chico madrileño rarito: entre muy echado p’alante y más taciturno que un chocolate del Gijón, de una palidez preternatural y de un atavío negro sempiterno como los que en su día pondrán de moda las hijas de Zapatero, más moderno y más atrevido que nadie y a la vez poniendo a caldo a la izquierda con un sarcasmo virulento que llama la atención incluso en pleno gobierno Aznar. Amigos de la chica le comentan: “¿y cómo tú, siendo catalana, vas y te lías con semejante facha?”.
Salta ella como una ballesta en defensa de su lúgubre novio: “le llamais así porque no le conoceis, porque no sabeis lo que le ha pasado”. Ah. ¿Y qué le ha pasado?, pregunta el malhumorado corifeo. Procede ella a contarlo.
Resulta que el padre de este chico madrileño fue un piloto de la república al que el principio de la guerra civil pilló imberbe y el final de la guerra pilló en Rusia, a donde junto con otros había ido a recibir instrucción de la aviación soviética. Allí coincidió con varios marinos de barcos españoles que durante la contienda habían ido y venido de la URSS y con varios “niños de la guerra”. Hablamos de cientos de personas que en 1939 quedaron atrapadas en la URSS y que no lograron salir de ella hasta 1954 unos y hasta 1956 otros. Eso los que salieron. Porque de los 270 que fueron mandados una media de once años al presidio del gulag, unos cuantos ya no volvieron.
¿Rojos en las cárceles de Stalin? Pues sí, aunque parezca un despropósito. Hubo quien se dejó la piel combatiendo contra Franco para acabar haciendo huelga de hambre codo con codo con prisioneros de la División Azul en los temibles campos de concentración de la URSS en el Círculo Polar Ártico. Donde se trabajaban doce horas diarias a cincuenta grados bajo cero y con una ración mínima.
Antes de llegar al gulag había habido que pasar por los feroces interrogatorios de la Lubianka, donde lo más normal era que ni el preso mismo entendiera exactamente de qué se le acusaba. A unos les tildaban de espías. A otros de antisoviéticos. Matices todos ellos más nominales que esenciales, ya que el trato recibido era idénticamente brutal. Exámenes médicos crueles y vejatorios, privación del sueño durante semanas, reclusión en gélidos calabozos con las paredes llenas de barro, golpes, llegar al mismísimo filo de matar de hambre, etc.
¿Y todo eso a santo de qué? Hubo algunos presos españoles comunes en el gulag pero el mínimo común denominador de los que fueron a parar allí era haber rechazado quedarse en la Unión Soviética después de la guerra civil. Haber pedido volver a España -aún sabiendo lo que les aguardaba bajo el franquismo- o emigrar a otros países. Las autoridades soviéticas consideraban esto un signo de desafección política y de traición. Más cuando la misma dirección del PCE, con Dolores Ibárruri al frente, se mostraba partidaria de fusilar a aquellos rojos “tibios” antes que dejarlos salir de la URSS a hacer “mala propaganda” de la misma.
El resto es historia…hasta cierto punto. Hablamos de una verdad y una memoria que al parecer no hay manera de que cuaje. Tampoco es que esto no se haya contado nunca. Varios periodistas e historiadores han incidido en ello en los últimos años. Pero de refilón, de puntillas y sin lograr nunca o casi nunca que el trágico destino de estos republicanos españoles olvidados en el gulag -no salieron de él hasta que el mismísimo Franco los repatrió, junto con los presos de la División Azul- arraigue en la conciencia colectiva.
A la chica catalana le decían sus amigos progres que su novio, el madrileño lúgubre, se tiraba el moco para impresionarla. Que todo aquello eran o tenían que ser cuentos. O excepciones sin importancia.
Aquella chica ya no tiene aquel novio y ni siquiera sigue viviendo en Madrid. Es en Nueva York donde me he leído el breve pero muy documentado y conmovedor libro, apenas 85 páginas, “Republicanos españoles en el gulag (1939-1958)”, publicado por el Institut de Ciències Polítiques i Socials de Barcelona. ¿Ustedes se habían enterado? Pues yo tampoco. La primera noticia la tuve por William Chislett, antiguo corresponsal del Times en Madrid. Él me puso sobre la pista de este “librito”, como él lo llama cariñosamente, que es el resumen de la tesina de la estudiosa de origen rumano Luiza Lordache.
“It is a coñazo to obtain it”, se queja el bueno de William de lo difícil que es no ya sospechar que este libro existe sino hacerse con un ejemplar. ¿Será verdad que a nadie le importa? ¿Que hay memorias históricas de primera y de segunda?
Recuerdo la indefinible emoción que sentí al caer el libro en mis manos y abrirlo por el apéndice con la lista de los nombres de los presos españoles en el gulag que volvieron a España -a Barcelona- en 1954 en un barco que se llamaba Semíramis.

Juan Bote García, de familia humilde, nació en 1896 en Alcuéscar (Cáceres). En 1926 ya era licenciado en Ciencias Naturales y Medicina por la Universidad Central de Madrid. Vivió durante unos cinco años en la Guinea Española dedicado al tratamiento del paludismo y otras enfermedades tropicales. Fue director del Laboratorio de Santa Isabel y del Hospital de San Carlos en la isla de Fernando Poo, la actual Bioko. Volvió a España cuando ya se había instaurado la II República.
2066857

De izquierda a derecha, el marino Agustín Llona, el aviador Francisco Llopis y el doctor Juan Bote en el Gulag

En septiembre de 1935 fue nombrado profesor complementario del Institut Escola de la Generalitat de Catalunya. Durante la Guerra Civil era catedrático de ciencias naturales en el Institut Pi i Margall de Barcelona. En 1937 fue designado primer comisario-director del Institut Obrer de Sabadell. Impartía las asignaturas de ciencias naturales, física y química, y también era responsable de las prácticas de laboratorio. Los alumnos lo consideraban un profesor duro, pero recordaban con agrado sus clases. En el centro era conocido como José Bote, en lugar de Juan Bote. El hecho de que fuera nombrado responsable de uno de los cuatro institutos obreros creados en la España republicana indica que mantenía buenas relaciones con las autoridades del Ministerio de Instrucción Pública y Sanidad, dirigido por el comunista Jesús Hernández. Juan Bote era militante del PSUC.
El 30 de noviembre de 1938 Juan Bote quedó separado de la enseñanza y perdió todos los derechos como funcionario por haber abandonado su puesto en el Institut Obrer “sin conocimiento ni autorización” del Ministerio de Instrucción Pública y Sanidad. Una nota aparecida en la Gaceta de la República el 10 de diciembre aclaraba que el mencionado Catedrático ha marchado al extranjero en misión de “propaganda cultural” que le ha sido encomendada por Organismo no dependiente de este Ministerio. Lo mismo le ocurrió a Mariano de la Cámara Cumella, profesor del Institut Obrer de Barcelona.
En realidad, el doctor Bote y Mariano de la Cámara se habían ido a la URSS en calidad de profesores de la expedición de niños refugiados que partió de Barcelona el 25 de noviembre de 1938 y llegó a Leningrado el 6 de diciembre del mismo año. La expedición había sido organizada por el Ministerio de Trabajo, controlado por los comunistas. Desde abril de 1938, el Ministerio de Instrucción Pública y Sanidad, del que dependían Bote y De la Cámara, estaba bajo control de los anarquistas, así que las sanciones contra ambos seguramente fueron la expresión de un enfrentamiento entre los dos ministerios.
Mariano de la Cámara fue profesor de geografía en la Casa de Niños núm. 8 de Leningrado y murió en la primavera de 1942 de disentería mientras era evacuado al Cáucaso.
Juan Bote fue profesor de ciencias naturales, geografía y matemáticas en varias Casas de niños, pero cayó en desgracia al mantener criterios docentes distintos de la línea oficial y no dejar de expresar sus opiniones en público.
Empezó en enero de 1939 como profesor en la Casa de niños de Krasnovidovo. Ya en aquel mismo mes, tres maestras de la casa, Mari Rodríguez, Adela Rubio y Libertad Fernández, junto a una inspectora soviética del Narkompros, la institución soviética que velaba por la educación de los niños españoles, denunciaron la actitud docente de Juan Bote, denuncia que momentáneamente fue desestimada gracias a su experiencia. Un día acudió a la casa una comisión inspectora de la que formaban parte varios miembros del PCE, la cual se escandalizó porque los alumnos desconocían la traición del coronel Casado a la República, quién había escrito “El Capital”, la fecha de nacimiento de Dolores Ibárruri o la fecha de la promulgación de la Constitución Soviética. La comisión determinó que los alumnos carecían de formación marxista y sus miembros increparon y amenazaron al profesor Bote, porque los niños “necesitaban menos historia, geografía y matemáticas y más, mucho más, marxismo”. Bote replicó que era importante que los niños recibieran una buena formación académica y que cuando fueran más mayores ya estudiarían materias políticas. Algunos autores han invertido el sentido de la frase y la atribuyen a Juan Bote (“estos niños necesitan menos marxismo y más matemáticas”). En consecuencia, Bote fue trasladado en diciembre de 1939 a otra casa, la de Pravda núm. 1, situada en Moscú. Como se utilizaba papel para borrar la tiza de las pizarras, que hacía un desagradable ruido, Bote no se privó de dar su opinión: “en los países capitalistas, ¡hay trapos!”, poniendo en cuestión el dogma oficial de que en los países occidentales todo era peor que en el “paraíso” soviético. Ante la actitud independiente de Bote, y su costumbre de emitir sus quejas en público, en noviembre de 1940 fue separado de la docencia y enviado primero a la Casa de reposo de Senezh y, más tarde, a la de Opalija, ambas en los alrededores de Moscú. Allí coincidió con 26 alumnos pilotos españoles procedentes de la Escuela de Aviación de Kirovabad, en Azerbaiyán.

pilotos-durante-la-guerracivil

Los pilotos de Kirovabad

Durante la Guerra Civil, hubo cuatro promociones de pilotos republicanos que se formaron en las escuelas soviéticas de Járkov y Kirovabad. Los cerca de 190 componentes de la cuarta y última expedición llegaron a la Unión Soviética entre finales de 1938 y enero de 1939, así que el final de la guerra los pilló allí. Casi todos ellos (136), que eran leales a la República pero no comunistas, solicitaron emigrar a otros países, sobre todo a Francia y México, básicamente para reunirse con sus familias, pero no les fue permitido. En este punto hay que decir que, del cuerpo de militares españoles que por entonces se encontraban en la URSS, sólo uno, el aviador Rómulo Negrín, hijo de Juan Negrín, presidente del Gobierno de la República, pudo salir del país a petición de su padre. Pero ya hablaremos de eso más adelante.
Los aviadores españoles sufrieron múltiples presiones para que se integraran en la sociedad soviética. Está documentado que el Gobierno soviético, la Komintern y el PCE tenían sus propios planes acerca de los últimos pilotos republicanos, de modo que iniciaron la obstrucción sistemática de su salida de la Unión Soviética. El objetivo era disciplinarlos y servirse de ellos. A partir del verano de 1939, el PCE empezó a amenazarlos (“estando en la Unión Soviética podríamos hacer con vosotros lo que quisiéramos, pero no lo vamos a hacer. No queremos hacer uso de la fuerza. Primero queremos probar la convicción”) y difamarlos. Se les empezó a tachar de “jóvenes alocados” “cargados de principios burgueses”, y a algunos incluso de “fascistas” o “falangistas”. Se les acusaba de “espionaje y actitud antisoviética”. Uno de los “fascistas” fue el barcelonés Emilio Salut Payá, miembro de UGT, que antes de ir a la URSS había sido herido en el frente, en 1938. Su delito fue un dibujo de un mendigo. Cuando el comisario político de Kirovabad, Iakov Mirov, le preguntó por qué el dibujo llevaba por título “Paracaidista en Kirovabad”, Salut le contestó: “¡Como ustedes dicen que en la Unión Soviética no hay andrajosos y todo el mundo es feliz, he supuesto que a ese mendigo lo habrá tirado en paracaídas algún país capitalista!”. El dibujo desapareció de la habitación de Salut.
Las autoridades soviéticas enviaron a unas cuantas chicas, todas ellas agentes de la NKVD, para que se liaran con los aviadores españoles y les incitaran a hacer algo por lo que pudieran detenerlos. Una de ellas lo relata así:

Ellos [los pilotos] querían marchar[se], salir de Rusia, pero no los dejaban. A raíz de esto sus sentimientos hacia las autoridades soviéticas no eran del todo amistosos, aunque nadie hubiera podido afirmar que se tratara de enemigos. Y entonces fuimos nosotras mismas, sus amigas, las “colaboradoras” del NKVD, las encargadas de sugerirles que fueran a una Embajada extranjera. Yo no conocía a las otras, pero no era difícil comprender que las bellas amigas de los pilotos eran otros tantos agentes. Cuando fueron a pedir ayuda a la Embajada alemana para salir de Rusia, fueron detenidos. Por otra parte, la misma Embajada los denunció a nuestro Gobierno. Es horrendo, monstruoso, lo que se hizo. Eran jóvenes entusiastas, alegres, generosos. Sólo querían irse a vivir a otro país.

Como apunta Carmen Calvo, “esta agente era consciente de cuál había sido el resultado último de su “trabajo”: sabía que los pilotos españoles habían perdido después su libertad y algunos, incluso, la vida”.
Acerca de la actuación de la Embajada alemana en todo esto hablaremos más adelante, no obstante lo cierto es que hubo seis aviadores españoles que consiguieron salir de la URSS en 1940 gracias a las gestiones realizadas por dicha Embajada.
Un buen número de aviadores fue claudicando e incorporándose a los colectivos de españoles que trabajaban por diversos lugares del país. Algunos incluso se hicieron espías de la NKVD. No obstante, quedó un grupo de 34 irreductibles que persistieron en su actitud de quererse marchar. Los ocho que las autoridades soviéticas consideraron más “rebeldes” fueron detenidos en enero de 1940. El grupo escogido estaba formado por Josep Gironés Llop, de Reus; Josep Goixart, de Lérida; Luis Milla Pastor, de Madrid; Vicente Monclús Guallar, de Huesca; Juan José Navarro Seco, de Barcelona; Francisco Paz Morata, de Barcelona; Joan Salut Salas, de Barcelona y Francisco Tarrés Carreras, de Barcelona. En una carta del PCE que llegó a manos del juez, se les acusaba de haber pertenecido en España “a la quinta columna y al partido trotskista” y se pedía, “en nombre del pueblo español”, que fuesen “condenados a muerte” (¡!). Con el “partido trotskista” seguramente se hacía referencia al POUM, y lo cierto es que ninguno de ellos pertenecía ni había pertenecido a dicha formación. También se les acusaba de “actividades antisoviéticas”. En fin, todas las acusaciones eran falsas, claro.
Por poner un ejemplo, la caída en desgracia de Vicente Monclús se produjo cuando reivindicó ante el comisario Mirov el papel de los anarquistas en la defensa de la República durante la Guerra Civil. Según Mirov, sólo el PCE, unánimemente apoyado por todo el pueblo español y por el Gobierno soviético, había ofrecido resistencia frente al enemigo hasta el último minuto. Esto ofendió a Monclús, miembro desde los 17 años de la CNT y que había combatido como soldado de infantería en el frente de Aragón. Su enfado le costaría caro.
Los ocho aviadores fueron torturados, encerrados durante ocho meses en la cárcel de Butirka, en Moscú, y enviados después al Gulag. Cuatro de ellos morirían allí, y un quinto, Luis Milla, moriría después de ser liberado como consecuencia de los padecimientos que sufrió en los campos de concentración.

Los 26 aviadores restantes compartieron durante varios años el mismo destino que el doctor Bote.
Uno de los alumnos pilotos, Miguel Velasco, recuerda que el doctor Bote les explicó por qué estaba en Opalija:

Sencillamente no soy un profesor apto para una generación comunista y me han traído a descansar una temporada y, al mismo tiempo, quieren que vaya asimilando ciertas lecciones de pedagogía indispensables para el buen funcionamiento de una escuela de niños… Se me ha traído aquí como primera providencia. Yo sé que mi final será cualquier campo de Siberia, porque inculcaba en los niños “virus capitalistas”. Os hablo en los mismos términos que me han hablado. Sí, les hablaba de España, de nuestra historia, de nuestra geografía, de nuestras cosas… y por lo visto todo esto deben ignorarlo los pobres. Hay que hablarles de Marx, de Stalin y hacerles entrar en sus almas e inteligencia, que no hay más dioses que estos señores ni más patria que Rusia. Yo no estaba de acuerdo. Ya me lo advirtieron al principio, me dieron unas normas de cómo había que educarlos. Hice caso omiso de ellas y empleé lo que yo creo digno y sensato. Seguí los mismos métodos que conmigo emplearon en mi niñez…

Semanas antes del ataque alemán a la URSS, los pilotos y el doctor Bote fueron trasladados a la Casa de Dubki. Pocos días después de empezar la guerra, el 25 de junio, el grupo fue detenido. Esta vez ni siquiera había acusación alguna. Fueron llevados a Moscú, y desde allí viajaron en tren a lo largo de dos semanas, en penosas condiciones, hasta la prisión central de Novosibirsk, capital de Siberia, donde malvivieron durante dos meses. Parece ser que allí las autoridades soviéticas propusieron a los pilotos participar en la guerra contra Alemania enrolados en el Ejército Rojo como aviadores, pero se negaron. En los interrogatorios se les golpeaba. Después fueron enviados a la cárcel de Petropavlovsk, en Kazajstán, y de ahí a la de Krasnoiarsk, esperando ser trasladados en barcazas por el río Yenisei hasta las minas de níquel de Norilsk, dentro del Círculo Polar Ártico, en donde se vivía en condiciones infrahumanas y las posibilidades de supervivencia eran escasas. Afortunadamente para ellos ya era finales de septiembre y las aguas del río se helaron, lo que hizo imposible su viaje hacia el norte. El invierno en Krasnoiarsk tampoco fue fácil. Los españoles convivieron con delincuentes comunes, la alimentación era pésima y las temperaturas muy bajas. En abril de 1942 fueron enviados durante varios meses a una colonia de trabajo de la industria maderera. Allí, Vicente Montejano Moreno, trabajando en la máquina de aserrar, perdió tres dedos de la mano izquierda y dos de la derecha. Otro piloto, Salvador Almor Chirivella (que además era farmacéutico), perdió en la máquina dos dedos enteros y la mitad de otros dos; su mano derecha quedó completamente mutilada. En octubre de aquel año el grupo fue trasladado de nuevo, esta vez hacia el sur, hasta la región de Karagandá, en Kazajstán. Primero fueron internados en el campo de tránsito de Karabás, donde durante un mes se encargaron de recoger cadáveres y enterrarlos. En noviembre se trasladaron a pie (28 kilómetros por la estepa) al campo de Spassk, a unos 40 kilómetros de la ciudad de Karagandá. Allí se encontraron con otros internados de países occidentales, entre ellos un grupo de marinos mercantes españoles cuyos barcos habían quedado retenidos en los puertos soviéticos en 1937-1938, a los que habían ido a cargar material de guerra y víveres para la República. Estos marinos, que habían sido detenidos como los pilotos y el doctor Bote en junio de 1941, tuvieron peor suerte y llegaron unos días antes que ellos a la prisión de Krasnoiarsk, desde donde fueron conducidos al campo de Norilsk, en el que murieron varios de ellos.
Entre 1941 y 1950, el campo de Spassk registró una mortalidad entre sus prisioneros del 65-70%.

Los marinos

Cuando acabó la Guerra Civil, había nueve barcos mercantes republicanos fondeados en puertos soviéticos. Estos barcos habían estado transportando desde 1937 material de guerra, carbón y víveres entre la URSS y España, y eran los siguientes: el Cabo San Agustín, fondeado en el puerto de Feodosia (Mar Negro); el Cabo Quilates y el Marzo, en el puerto de Múrmansk (Mar Blanco); y el Ciudad de Tarragona, el Ciudad de Ibiza, el Isla de Gran Canaria, el Mar Blanco, el Inocencio Figaredo y el Juan Sebastián Elcano, en Odessa (Mar Negro). Todos ellos fueron incautados por los soviéticos. Cinco resultarían hundidos por los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, y tres de éstos serían reflotados más tarde.
La mayoría de los tripulantes de estos barcos fueron enviados a España antes del fin de la Guerra Civil. En abril de 1939 todavía quedaban unos 285 marinos españoles en la Unión Soviética. A estas personas se les ofreció volver a España o quedarse en la URSS. Los que prefirieron regresar a España parece ser que no tuvieron muchos problemas en hacerlo, al menos en su mayoría (a modo de intercambio, en mayo de 1939 las autoridades franquistas liberaron a unos 95 tripulantes procedentes de buques soviéticos apresados durante la guerra), pero hubo un grupo que eligió marcharse a otros países, básicamente de América. El grupo, integrado sobre todo por tripulantes del Cabo San Agustín (32 de un total de 66 personas), permaneció en Odessa. Los soviéticos negociaron la salida de estas personas con diplomáticos estadounidenses y mexicanos, los cuales se negaron a recibirlas en sus países, en vista de lo cual las autoridades soviéticas les ofrecieron quedarse en la URSS y trabajar en fábricas. Como los españoles insistieron en querer marcharse, seis de ellos fueron detenidos a finales de abril de 1940 como medida de presión. El resto del grupo continuó en Odessa manteniendo la misma actitud, hasta que el 22 de junio de 1941 comenzó la invasión alemana. Los marinos se ofrecieron para combatir contra los nazis, pero fueron todos detenidos el 27 de junio, casi a la vez que los aviadores y el doctor Bote. Esta oleada de detenciones de españoles republicanos en la Unión Soviética justo tras el ataque alemán se debió a una orden de Lavrenti Beria, jefe de la NKVD. La razón de la orden fue que, en los meses anteriores (entre febrero de 1940 y junio de 1941), los españoles habían estado buscando su salida de la Unión Soviética a través de la Embajada alemana en Moscú. La diplomacia alemana se ofreció a mediar entre la España de Franco y la URSS para lograr la repatriación de los españoles dado que el III Reich mantenía buenas relaciones con ambos países, es decir, dado que los nazis eran aliados tanto de los franquistas como de los soviéticos. A partir del 22 de junio de 1941, a ojos de los soviéticos, los republicanos españoles que habían buscado salir de su país de esa forma pasaron automáticamente a ser colaboradores de los fascistas, a pesar de que dicha situación se había producido debido a la propia colaboración de la URSS con el III Reich.
Igual que los aviadores, los marinos fueron enviados a Krasnoiarsk, pero tuvieron peor suerte que aquéllos y terminaron en Norilsk, donde tuvieron que pasar el invierno. Dadas las condiciones de vida allí, ocho murieron en pocos meses; uno de ellos, José Azcueta, se suicidó. Otro más, Juan Zarragotia, moriría en septiembre de 1942, en Krasnoiarsk.
Luis Serrano Organero, fogonero del buque Inocencio Figaredo, fue enviado con su mujer, Petra Díaz Alonso, y su hija de dos años de edad al campo de Oranki, cerca de Gorki, en agosto de 1941. Petra Díaz fue una de las educadoras que acompañó a los niños de la guerra enviados a la URSS. Otros educadores españoles fueron también enviados al campo de Oranki, donde murieron tres de ellos, de edad avanzada.
En 1942 todos los marinos españoles supervivientes fueron trasladados a Krasnoiarsk y luego a Karagandá. Los de Norilsk fueron a parar al campo de Spassk, donde se encontraron con los aviadores. Luis Serrano y su familia fueron a parar al de Kok-Uzek, cerca del otro. Al poco tiempo murió allí Petra Díaz.
A finales de 1942 había 67 republicanos españoles presos en Kazajstán. Permanecieron en los campos de la estepa más de cinco años y medio (desde septiembre de 1942 hasta mayo de 1948), soportando el tórrido calor del verano, el frío invernal, la pésima higiene, la inanición, las enfermedades, los piojos y la explotación de su trabajo. Rodeados de koljoses, la mayoría se ganaba la comida trabajando en la agricultura. A lo largo de ese tiempo murieron allí diez de ellos, de los cuales ocho eran marinos.
El último de ellos, Secundino Rodríguez de la Fuente (muerto el 7 de marzo de 1947) fue secretario de la agrupación de Izquierda Republicana en su ciudad natal, Sestao (Vizcaya), alcalde constitucional de Castro-Urdiales, fundador y accionista de la Casa de la Democracia y director del semanario de izquierda La Voz de Castro. En la Guerra Civil fue comisario político a bordo de la motonave Cabo San Agustín. Había enviado una carta al Comisario del Pueblo para Asuntos Exteriores, Molotov, solicitando su liberación, pero éste no le hizo ni caso.

En 1948, Antonio Mije, miembro del Buró Político del PCE y representante de dicho partido en la Diputación Permanente de las Corte españolas en París, afirmaría que todos los republicanos españoles encerrados en campos de concentración soviéticos eran en realidad espías falangistas y que, si él hubiera estado en el lugar de las autoridades soviéticas, no habría sido tan benévolo, insinuando que los habría mandado fusilar.

El interrogatorio, la confesión y la condena

Cuando por entonces en la Unión Soviética alguien ingresaba en prisión, pasaba por una revisión médica, era fichado, fotografiado y se le tomaban las huellas dactilares. Luego llegaba el registro. Vicente Monclús, uno de los aviadores detenidos en 1940, lo explica así: “Me desnudaron completamente, arrancando botones y rasgando la ropa. Registro minucioso, pieza por pieza y costura por costura. Arrancaron las suelas de los zapatos. Luego miraron mis cabellos, mis oídos e incluso el orificio anal. Después en el interior de la boca y las uñas de los pies y de las manos. En la observación de las uñas pasaron mucho rato. Acaso creían que allí llevábamos anotados quién sabe qué secretos”.
Los interrogatorios a los prisioneros se hacían de noche, pero por el día se les prohibía dormir. Durante los primeros días, nadie les explicaba el motivo de la detención, lo que aumentaba su desesperación. Toda esta situación conseguía extenuarlos física y mentalmente. En realidad, como apuntó la poetisa Anna Ajmatova y recuerda Luiza Iordache, en la Unión Soviética se detenía a la gente sin motivo.
Quizá los ciudadanos soviéticos estuviesen acostumbrados ya a ese estado de cosas. Ellos, muchos de los cuales habían visto cómo detenían a algún familiar o amigo que, aparentemente, no había hecho nada, dormían con el miedo en el cuerpo previendo que en cualquier momento podía llegar la NKVD para llevárselos. Pero ese sistema resultaba ajeno a los españoles.
No obstante, desde el punto de vista del sistema imperante en aquel país, todo era legal. En la Unión Soviética prevalecía el concepto de “justicia socialista”. Como rezaba el dicho, la justicia socialista tenía tanto que ver con la justicia como una silla con la silla eléctrica. La justicia estaba completamente politizada al servicio de un régimen totalitario.
La NKVD se preocupaba mucho por actuar de acuerdo al procedimiento legal en lugar de llevada por caprichos arbitrarios. Claro que sabía que la ley podía manipularse para obtener los efectos deseados. No se encerraba a nadie en un campo de concentración o se le ejecutaba sin una confesión firmada. Y como se había demostrado en los juicios espectáculo de los años treinta, se podía lograr que los acusados confesaran prácticamente cualquier cosa.
Precisamente, la etapa más dura para la mayoría de los presos era la “extracción de la confesión” por medio de sucesivos interrogatorios. Se pretendía averiguar y desenmascarar la red de espionaje en la que supuestamente estaba implicado el detenido, a través de las pruebas aportadas por su confesión. Cuando el acusado no confesaba nada alegando que era inocente, era golpeado o torturado hasta que conseguía “recordar” todos sus “crímenes” y nombrar a sus “cómplices” en la “conspiración contrarrevolucionaria”. Entonces el círculo se ensanchaba porque cada confesión implicaba a un nuevo inculpado, y así sucesivamente hasta que la “organización de espías” llegaba a grandes proporciones o hasta que alcanzaba las dimensiones deseadas por los instructores del sumario.
A Vicente Monclús le ataron las manos y fue amenazado y golpeado una y otra vez. Rafael Pelayo de Hungría, cuyo verdadero nombre era Rafael Pelayo Aunión, miembro de las Juventudes Socialistas Unificadas, se había exiliado en la URSS tras acabar la guerra en España. Durante la Segunda Guerra Mundial fue comandante del Ejército Rojo, condecorado en octubre de 1941 con la Orden de la Estrella Roja y la Medalla al Valor. En 1944 fue objeto de severas críticas por parte de Dolores Ibárruri y expulsado del PCE, hecho por el que decidió enviar una carta a Stalin devolviéndole las condecoraciones, y otra al Politburó. Cuando se dirigía la Embajada de los EEUU a pedir asilo político, fue interceptado por dos agentes de la policía secreta, que le solicitaron la documentación y le pidieron que les acompañara a la prisión de Lubianka para llevar a cabo una comprobación, por motivos de “seguridad”, que sería “cosa de cinco minutos”.
Obviamente, Pelayo de Hungría quedó detenido. Como no confesaba sus “crímenes” contra el Estado soviético, lo metieron en un cubículo de castigo al que llamaban “cajón iluminado”, una especie de “ataúd vertical con la anchura justa para que un hombre estuviera de pie, sin poderse mover, lo que producía un cansancio general y un entumecimiento de los miembros con agudos dolores”.
Otra forma de tortura era dejar a los detenidos sin comer. La imposibilidad de dormir producía en los prisioneros un estado de confusión absoluto. Vicente Monclús estuvo nueve días sin dormir, y después de un periodo de descanso de cinco días se reanudaron los interrogatorios combinados con el encierro en un calabozo húmedo de un metro cuadrado.
En la prisión de Lefortova, utilizada como lugar complementario de tortura para los “resistentes”, el aviador Juan Blasco Cobo probó el calabozo húmedo en una variante más “refinada” que en Butirka. Según cuenta, se trataba de un calabozo frio y lleno de barro donde, para maximizar la desesperación del preso, se empleaba el método de “gota de agua” que caía del techo.
Si a pesar de todos estos métodos el detenido seguía sin confesar, según cuenta Pelayo de Hungría, se le obligaba “a doblar la rodilla dos o tres minutos, manteniendo en la corva, debajo de la rótula, un triángulo de madrea. El dolor era tan intenso que acaba con la pérdida de conocimiento, mientras que la rótula se inflamaba extraordinariamente”. Como Pelayo de Hungría se obstinaba en no confesar, le colocaron una camisa de fuerza “que tenía unas correas dorsales que unían brazos y piernas, curvando el cuerpo hacia atrás. Cada pregunta sin contestar era un tensamiento más de las correas hasta que la espina dorsal parecía quebrantarse”. Si un preso tenía familia, mujer o hijos, eran utilizados durante los interrogatorios para hundir psicológicamente al detenido, como le ocurrió a Valentín González, El Campesino.
Una medida complementaria adoptada por la policía secreta soviética para evidenciar la culpabilidad, o añadir un nuevo cargo a la acusación, era la colocación dentro de la celda de un preso o un policía disfrazado de preso para provocar al inculpado una confesión o entablar conversaciones antisoviéticas,
Habitualmente, las torturas para lograr las “confesiones” se prolongaban durante meses.
El Campesino, por haber abandonado ilegalmente el territorio de la Unión Soviética (trató de escaparse en 1944), fue condenado, según sus palabras, a “tres años de trabajos forzados en Vorkutá –en el desierto polar-, cinco años más bajo rigurosa vigilancia y otros cinco con pérdida de todo derecho. Total, trece años”. Se escaparía a Irán en 1949.

ataque

Valentín González, El Campesino

Pelayo de Hungría fue acusado de agitación antisoviética y antirrevolucionaria, traición a la patria y espionaje. Se le condenó a diez años de trabajos forzados en los campos del Volgolag.
Juan Blasco Cobo fue detenido en noviembre de 1948 por haber visitado embajadas intentando salir de la Unión Soviética. Se le acusó de haber proporcionado a dichas embajadas secretos militares y políticos del Estado soviético. En su confesión, dijo: “Es que como yo soy español querría vivir en España, pero mis compatriotas comunistas y ustedes consideran que irse a España es hacer un pacto con el fascismo y eso implica, como usted sabe, la detención. Por eso yo había pensado irme a Méjico, como muchos otros españoles”.
Antes de ser detenido, Blasco le había escrito una carta a Stalin quejándose del acoso a que era sometido por parte de la policía y la situación de marginación en la que se encontraba. En la URSS, era una costumbre bastante extendida que la gente escribiera cartas a Stalin para solicitarle ayuda, exponerle injusticias o incluso para transmitirle sus sospechas sobre algún familiar, o amigo, o vecino. El propio Stalin había hecho instalar un buzón destinado a este fin en la muralla del Kremlin. Aunque nadie tenía la certidumbre de que la carta llegara a su destinatario, la misiva de Blasco pareció ser contraproducente, ya que fue detenido y condenado a diez años de trabajos forzados.
Como ya dijimos, en 1948 también fueron detenidos el doctor Julián Fuster, el aviador José Tuñón Albertos, el niño de la guerra Pedro Cepeda Sánchez y los ingenieros Francisco Ramos Molins y Francisco Fernández de la Vega. La causa de las detenciones fue el intento infructuoso de Tuñón y Cepeda de huir de la Unión Soviética escondidos en unos baúles pertenecientes a unos diplomáticos de la Embajada argentina en Moscú.

gulag-7

Pedro Cepeda Sánchez

A Tuñón se le acusó de espionaje al servicio de Argentina. Aunque rechazó la acusación de espionaje, Tuñón reconoció que recogía información “estratégicamente peligrosa” como las malas condiciones de vida en la Unión Soviética, el descontento de los obreros, etc.
Pedro Cepeda fue acusado de actividad antisoviética, y en concreto de recopilar datos para los argentinos sobre las tiendas y los comedores de Moscú, “tratando de mostrar sólo la parte negativa de nuestra vida”, fotografiando las colas, los patios llenos de basura y a los mendigos.
Las confesiones de Tuñón y Cepeda condujeron a la detención de Fuster, que por entonces trabajaba en la Embajada argentina. Para su desgracia, la policía secreta se hizo con unos escritos en los que Fuster criticaba a la URSS, al PCE y a Dolores Ibárruri.
El testimonio de Fuster llevó a las otras dos detenciones.
Todos ellos fueron condenados al Gulag, con penas comprendidas entre los 10 y los 25 años.
Publicado por hugo fernández en 3:00
==
FUENTE:
http://elcomentamierda.blogspot.com.es/2012/02/espanoles-en-el-gulag.html

En Kazajistán, se inauguró el Memorial de Spassk

11 11UTC junio 11UTC 2015

Karagandá:
Un monumento recientemente inaugurado en esta región de Kazajistán recuerda a los españoles presos en el Gulag, que agrupó a republicanos y miembros de la División Azul
LUIZA IORDACHE /JAVIER ARMESTO
13/06/2015 05:00
El pasado 31 de mayo, fecha de la Conmemoración de las Víctimas de la Represión Política en la República de Kazajistán, se inauguró en el Memorial de Spassk un monumento en memoria de los españoles allí fallecidos entre 1941 y 1954. Como cada año, el pasado volvía a fundirse con el presente. Pero esta ocasión era especial para los españoles. España homenajeaba por primera vez a sus víctimas, las que perdieron la vida en la estepa de Karagandá, en Spassk 99 y Kok-Uzek, campos de trabajos forzados para presos soviéticos, prisioneros de guerra e internados civiles extranjeros durante la época estalinista. Al menos 34 gallegos pasaron varios años cautivos en estos campos y uno de ellos, Manuel Dopico, pereció y se encuentra allí enterrado.

CEMENTERIO DE SPASSK
galicia

Así era la vida en el Gulag
La historia de Spassk, pequeña aldea de la antigua República Socialista Soviética de Kazajistán, está relacionada con la expansión del sistema de campos de trabajos y colonias de la URSS, el Gulag, acrónimo de Glávnoe upravlenie laguérei o la Dirección General de los Campos. Con el fin de desarrollar la agricultura en Karagandá y utilizar a los presos como mano de obra, la OGPU, el órgano de seguridad del Estado soviético, creó en 1931 el Karlag, el campo de trabajos forzados de Karagandá, uno de los más extensos y duraderos del Gulag. Hasta 1941, por aquellas alambradas pasaron miles y miles de presos, especialmente soviéticos, condenados a largos años de reclusión por delitos políticos y comunes.El estallido de la Segunda Guerra Mundial y el inicio de la «Gran Guerra Patria», tras la invasión de la URSS por las tropas nazis en junio de 1941, determinó a las autoridades soviéticas a abrir nuevos campos o a reformar algunos ya existentes, en interés de la seguridad estatal. Tal fue el caso de Spassk, división que pertenecía al Karlag. Así, por orden del NKVD o Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos, sucesor de la OGPU, el 5 de julio de 1941 se creó el campo de Spassk Nº 99, destinado a prisioneros de guerra e internados civiles extranjeros. Con el mismo fin, en la región de Karagandá funcionaron otros tres, el lager de Baljash Nº 37 y los de Dzhezkazgan Nº 39 y Nº 502. Técnicamente estos campos, como otros repartidos por la Unión Soviética, no pertenecían al Gulag, sino al GUPVI, la Dirección General de Prisioneros de Guerra e Internados del NKVD.Janagul Tursinova, directora del Archivo Estatal de la Región de Karagandá, señala que por el campo de Spassk 99 pasaron unos 66.000 prisioneros de guerra de 40 nacionalidades. Entre ellos, unos 127 prisioneros de la División Azul capturados en los alrededores de Leningrado durante la Segunda Guerra Mundial, según consta en las fichas halladas en los Archivos Nacionales de la República de Kazajistán por el director de esta institución, Marat Absemetov. Aun así, ésta es sólo una cifra parcial, ya que más de 300 divisionarios sufrieron cautiverio en la Unión Soviética. Según datos oficiales, la URSS hizo más de 4 millones de prisioneros de guerra, en su mayoría alemanes, pero también soldados de otros países que lucharon con el Eje en contra de los Aliados, como austríacos, italianos, húngaros, rumanos y japoneses, entre otras nacionalidades.Entre las 152 fichas recuperadas, también figuran las de 24 pilotos y marinos republicanos en calidad de internados civiles que vivieron separados de los prisioneros de guerra en Spassk 99 y otro campo próximo, el de Kok-Uzek. Investigaciones realizadas desde España confirman que el número de internados republicanos allí confinados fue más elevado, unas 70 personas, entre pilotos, marinos y maestros de los «niños de la guerra», sorprendidos por el desenlace de la Guerra Civil en la URSS, en comisión de servicio para el Gobierno de la República. Con anterioridad al internamiento en Karagandá, estos internados sufrieron cautiverio en campos duros del Gulag, como también lo hicieron otras 280 personas del bando republicano entre 1940 y 1957. Así, unas 350 víctimas pasaron por el Gulag: marinos, pilotos, exiliados políticos en la URSS, «niños de la guerra» evacuados a aquel país durante la Guerra Civil, maestros de éstos, y republicanos capturados en Berlín por el Ejército Rojo en 1945. Ellos forman parte de la memoria del Gulag que recluyó a unos 18 millones de personas, además de otras millones de víctimas del exilio y la deportación.Muchos divisionarios y republicanos lograron sobrevivir a los rigores concentracionarios y regresar a España, repatriados en el buque Semíramis en 1954, en las expediciones del Krym de 1956 y 1957 o de la Serguei Ordjonikidze de 1959. No obstante, el frío y el hambre, la pésima sanidad e higiene, las enfermedades y el trabajo forzado, se cobraron sus víctimas mortales también entre los españoles repartidos por los campos del Gulag y del GUPVI. En Spassk 99, sus cuerpos yacen junto a otros en una fosa común convertida ahora en memorial. Fuentes kazajas subrayan que de los 7.700 prisioneros fallecidos en Spassk 99, catorce eran españoles: once divisionarios, dos marinos y un piloto. No obstante, éste es un expediente todavía abierto. Los testimonios de supervivientes relatan el fallecimiento de otros seis marinos y una maestra española entre 1942 y 1947.Las alambradas de antaño, hoy desaparecidas, han sido progresivamente reemplazadas por monumentos que Alemania, Armenia, Bielorrusia, Corea, Estonia, Francia, Italia, Japón, Rumanía, Rusia, Ucrania, Polonia y otros países han levantado en memoria de sus ciudadanos. Desde el 31 de mayo de 2015, los españoles también tienen el suyo, un símbolo de respeto a la vida y a los derechos humanos atropellados por las circunstancias políticas y los regímenes dictatoriales de la época.La inauguración del monumento se hizo con la participación del embajador de España en Astaná, Manuel Larrotcha, miembros del cuerpo diplomático y funcionarios de la Embajada, del cónsul honorario de Kazajistán en Barcelona, Aquilino Matas, además de autoridades de la región de Karagandá y representantes de distintas empresas españolas que contribuyeron a que esta conmemoración fuese posible. El acto contó con la presencia de una delegación de familiares y asociaciones que viajaron especialmente a Kazaijstán para rendir homenaje a la memoria de los que perecieron y sobrevivieron en las estepas de Karagandá y al Gulag.Estaban presentes José María Bañuelos, un «niño de la guerra» de 87 años que fue víctima de los tiempos lúgubres de la postguerra soviética y superviviente del Karlag; Javier Bilbao, nieto de Antonio Echaurren Ugarte, marino del Cabo Quilates enterrado en Spassk; Luis Montejano, hijo de Vicente Montejano Moreno, el último superviviente del grupo de pilotos de Kirovabad internados en Spassk; Inmaculada Rodríguez, hija del divisionario Eusebio Rodríguez, prisionero en Spassk; Elías y Ana Cepeda, hijos de Pedro Cepeda Sánchez, preso político en los campos de Intá, Abez y Karagandá; Natasha Ramos, hija de Francisco Ramos Molins, preso político en los campos de Potma y Kutschino; Dolores Cabra, secretaria general de Archivo, Guerra y Exilio, asociación que recupera la memoria republicana y vinculada al Arxiu Nacional de Catalunya, depositario del Fondo del Centro Español de Moscú; León Urzaiz y Carlos León, de Nexos Alianza, productora del documental Los olvidados de Karagandá, dirigido por Enrique Gaspar; Alfonso Ruiz de Castro, vicepresidente de la Fundación de la División Azul, entidad que preserva y difunde el conocimiento de lo que fue la División Española de Voluntarios; el general Salvador Fontenla, autor de diversos trabajos sobre la División Azul; periodistas de Informe Semanal y Carmen Clara Rodríguez, de EFE, que cubrieron la noticia; y Luiza Iordache, en calidad de historiadora, especializada en el exilio español en la URSS y las víctimas republicanas del Gulag.Pisar la misma tierra que sus padres o abuelos o pasear por los alrededores de un campo, parecido o idéntico a aquellos en que en su día estuvieron recluidos sus familiares, se convirtió en una experiencia única para los asistentes. Cada uno recorrió con sus propios pasos el cementerio de Spassk, sembrado aquí y allá con pequeñas cruces negras y otra grande que domina la estepa. Era ésta solo una parte de la ruta concentracionaria que emprendieron hace tiempo para recordar a sus seres queridos. Algunos lo hicieron con su testimonio, ayudando en la investigación y la divulgación, otros aportando los archivos personales de sus padres y sacando del baúl del exilio memorias, cartas y fotografías, testigos de otros tiempos y rumbos. Algunas de estas memorias han sido revisadas: Natasha Ramos revisó e hizo imprimir los escritos de su padre con el título Un camarada soviético ha apuñalado a otro camarada soviético, y Ana Cepeda hizo lo mismo recientemente al publicar Harina de otro costal.La ruta también incluyó una visita a los Archivos Nacionales de la República de Kazajistán, auspiciada por Marat Absemetov y Abay Naymanov, director del Fondo Vernadsky de Kazajistán. En las vitrinas del archivo se exponen documentos, expedientes y fichas, entre ellas de prisioneros e internados españoles. Estas últimas están reproducidas en el álbum con el que fueron obsequiados los familiares, disponible para consulta en el Archivo Histórico de Españoles en el Karlag, en la página web de la Embajada de España en Astaná.La última parada concentracionaria fue el Museo en Memoria de las Víctimas de la Represión Política, situado en Dolinka, en la antigua sede administrativa del Karlag. Nada más entrar, otra pequeña exposición recuerda a otros españoles, que en su búsqueda de libertad oprimida por un régimen dictatorial y los postulados del PCUS asumidos por el PCE en su exilio soviético, pararon al Archipiélago: Julián Fuster Ribó, el catalán nacido en Vigo, médico exiliado en la URSS y recluido en el campo de Kengir (Kazajistán), y cuyo archivo personal fue facilitado para la investigación por su hijo Rafael Fuster; y Pedro Cepeda Sánchez, «niño de la guerra» malagueño que intentó escapar de la Unión Soviética escondido dentro de un baúl de un diplomático argentino, y que fue a parar también al Karlag. Las realidades que vivieron ellos y demás presos llegan hasta el presente. Paulatinamente, el visitante se adentra en el sistema carcelario y la vida concentracionaria del Karlag, reconstruido con celdas de reclusión, pozos de tortura, salas de interrogatorio, mapas que cubren las paredes, barracones o el vagón Stolypin parado pero listo para embarcar a presos. El Museo de Dolinka impregna el Gulag en el recuerdo y la memoria. También los dos volúmenes sobre el Karlag, obsequios del centro y de su directora, Svetlana Bainova.Así, todos los caminos de la ruta concentracionaria y de la investigación desembocan en la recuperación de los nombres y apellidos de las víctimas procedentes de las Españas de antaño, que volvieron a encontrarse en tierras lejanas y que descansan en el cementerio de Spassk: el piloto Rafael Segura Pérez; los marinos Antonio Echaurren Ugarte, Secundino Rodríguez de la Fuente, Guillermo Díaz Guadilla, Manuel Dópico Fernández, Emilio Galán Galavera, Francisco González de la Vega, Elías Legarra Bolomburo y Demetrio Mateo Sánchez; la educadora de «niños de la guerra» Petra Díaz Alonso; y, según fuentes kazajas, los divisionarios Enrique Vigil Noval, Antonio Gómez Gallardo, Marcos Gómez Pedro, Arturo Gutiérrez Terán, Mariano Ejido Francisco, José Castello Sancho, Nicolás López Sánchez, Francisco Naranjo Rodríguez, Juan Cristóbal Sánchez Vázquez, Juan Trias Diego y Felipe Fernández.

FUENTE:
http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2015/06/11/karaganda-estepa-34-gallegos-enterrados-vida/00031434048324889346963.htm

“La manipulación de los indignados”.

16 16UTC enero 16UTC 2013

 

Stéphane Hessel y la decadencia

del movimiento 15 de mayo”.

No necesitamos una mitología prefabricada sobre la resistencia francesa para enfrentar los poderes oligárquicos del momento: aquello que urge hoy es una racionalidad que nos permita analizar y comperender cómo se ha pasado en occidente de los discursos humanitarios de la posguerra a la realidad brutal de los mercados financieros, a la impunitat del genocidio perpetrado en nombre de idearios progresistas, al escándalo permanente del Tercer Mundo, a las agresiones imperialistas por el dominio de las reservas del petróleo y a los delirantes designios expansionistas bíblicos del Estado de Israel.

Jaume Farrerons, licenciado en filosofía por la Universidad de Barcelona, intentará explicar las causas del fracaso del movimiento indignado analizando la influencia nefasta que, a su entender, ha ejercido la figura de Hessel, un diplomático profesional que se descolgó en un momento crucial de crispación social para entregar a la ciudadanía la pólvora doctrinal con que, supuestamente, se haría saltar por los aires el sistema oligárquico en crisis. Pero, ¿y si era en realidad una pólvora ya mojada donde se preservaban los valores esenciales de ese mismo sistema?

El autor pretende demostrar, basándose en fuentes absolutamente fiables, que el estamento político actual, a escala mundial, no es sólo corrupto e incluso criminal, sino responsable de auténticos genocidios -los peores de la historia-, los cuales han quedado olvidados e impunes gracias a los dispositivos de manipulación que son la prensa, la televisión, el denominado “mundo de la cultura” y la propaganda política. Todo ello haciendo referencia a obras de personajes como Illan Pappé, Israel Shahak, Zygmut Bauman, Norman Finkelstein, Lenni Brenner, Alfred de Zayas, Gilles Macdonough, Stéphane Courtois, Jörg Friedrich, James Petras, James Bacque, John Sack, Daniel Goldhagen y Noam Chomsky, entre otros.

Así, se propone que el movimiento indignado haga autocrítica, que se libere de la influencia ideológica de Hessel y enfoque el ataque al estamento político corrupto no como un intento de reconstruir la obsoleta sociedad de consumo socialdemócrata, sino como un proyecto de creación ex novo de una democracia popular participativa basada, en primer lugar, en la verdad racional y en el rechazo de todas las utopías que el sistema neoliberal utiliza para fomentar la constante reinversión del capital, la fabricación de nuevos productos que supuestamente han de traernos la felicidad, cuando sólo nos traen una creciente miseria moral. Quizá los valores hedonistas y eudemonistas defendidos actualmente por los indignados no serían, en definitiva, revolucionarios, antes bien los auténticos pilares ideológicos de la sociedad burguesa en la que todavía vivimos. Serían, en suma, la fuente doctrinal de justificación no sólo de la opresión económica, sino de todas las masacres que han acompañado el desarrollo de la oligarquía financiera desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948.

Martes, 15 de enero, a las 19:00 h., en la Sala de Graus de la Facultat de Lletres (Universitat de Girona).

Organiza: ASSOFIA – Associació d’Estudiants i Professors de Filosofia.

assofia.mail@gmail.com

La Marca Hispànica, 25 de desembre de 2013

http://www.nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2012/12/conferencia-de-jaume-farrerons-en-la_25.html

Günter Grass: lo que hay que decir

12 12UTC abril 12UTC 2012

El escritor alemán, públicamente linchado tras denunciar que Israel puede desencadenar una Tercera Guerra Mundial.

 Así, Grass encarna al perfecto alemán de posguerra, alemán antialemán que se considera autor del Holocausto (“nosotros como autores”). Vulnerando todos los principios del derecho penal, que limita a autoría a los individuos perpetradores, Grass satisface a la oligarquía resucitando el viejo cachivache preilustrado e irracional de la culpabilidad colectiva. Alemana, por supuesto. Nadie protestó entonces, cuando Grass se describió a sí mismo como genocida. Al contrario: lo hizo en los términos que el estamento político “cipayo” de ocupación gusta de utilizar contra su propio pueblo, al que -moral y materialmente- se dedica a extinguir sobre la faz de la tierra para bien consumar, de modo paulatino e imperceptible, el plan Kaufman/Morgenthau diseñado en 1941 (verdadero desencadenante del holocausto en la medida en que existió algo remotamente parecido al relato que nos incrusta en el cerebro la prensa y la televisión al servicio de la oligarquía). Por ello, ante tan ejemplar sumisión, encarnada por Grass, resulta sorprendente que alguien pueda siquiera insinuar que el escritor alemán es un nazi, un antisemita o cosa semejante.

Los párrafos de arriba pertenecen a Jaume Farrerons quien, en su blog FILOSOFÍA CRíTICA, transcribe un pasaje de un libro que contiene afirmaciones no solamente antinacionalsocialistas, sino incluso antialemanas, vertidas en el año 1990 por el Premio Nobel Günther Grass en su obra Schreiben nach Auschwitz :

Escribe Jaume Farrerons: Se opone Grass, com es bien conocido, a la reunificación alemana y, a mi entender, argumenta una de las más penosas teorías antialemanas que nunca haya escuchado. Transcribo literalmente: “quiero, para terminar, enfrentar la ruptura, la quiebra de la civilización que es Auschwitz, con ese deseo alemán de reunificación. En contra de toda tendencia forzada por el estado de ánimo, en contra del poder adquisitivo de la Alemania occidental -un un marco alemán fuerte se puede conseguir hasta la unidad-, sí, incluso en contra del derecho a la autodeterminación, que corresponde indiviso a otros pueblos, en contra de todo esto habla Auschwitz, porque uno de los requsitos para lo monstruoso, junto a otras fuerzas motrices más antiguas, fue una Alemania fuerte, una Alemania unificada. / Ni Prusia, ni Baviera, ni siquiera Austria hubieran podido, por sí solas, desarrollar y aplicar los métodos y la voluntad del genocidio organizado: tenía que ser la gran Alemania. Tenemos todas las razones para tener miedo de nosotros mismos como unidad capaz de actuar. Nada, ningún sentimiento nacional por muy idílicamente que se coloree, ninguna afirmación de buena voluntad de los que han nacido después puede relativizar ni eliminar a la ligera esa experiencia, que, nosotros como autores y las víctimas con nosotros, tuvimos como alemanes unificados. No podemos pasar por alto Auschwitz. No deberíamos, por mucho que nos atrajera, tratar de realizar ese  acto de violencia, porque Auschwitz forma parte de nosotros, es una marca a fuego permanente de nuestra historia y -¡como ganancia!- ha hecho posible un entendimiento que podría expresarse así: por fin nos conocemos” (Grass, G., Escribir después de Auschwitz. Reflexiones sobre Alemania: un escritor hace balance de 35 años, Barcelona, Paidós, 1999, pp. 56-58).

Günter Grass se ha limitado a proclamar, con una extraordinaria e inesperada valentía, lo que piensan millones de personas en Alemania y en el resto de Occidente: la criminal hipocresía de la extrema derecha judía, el racismo supremacista del sionismo, el imperialismo israelí y, en definitiva, la amenaza que la banda asesina de Tel Aviv supone para la paz mundial:

schweige nicht mehr,weil ich der Heuchelei des Westensüberdrüssig bin
No sigo callando porque estoy harto de la hipocresía de occidente.
Doch warum untersage ich mir,jenes andere Land beim Namen zu nennen,in dem seit Jahren – wenn auch geheimgehalten -ein wachsend nukleares Potential verfügbaraber außer Kontrolle, weil keiner Prüfungzugänglich ist?
Pero ¿por qué me prohíbo nombrar
a ese otro país en el que
desde hace años —aunque mantenido en secreto—
se dispone de un creciente potencial nuclear,
fuera de control, ya que
es inaccesible a toda inspección?
Das allgemeine Verschweigen dieses Tatbestandes,dem sich mein Schweigen untergeordnet hat,empfinde ich als belastende Lüge und Zwang, der Strafe in Aussicht stellt,sobald er mißachtet wird;das Verdikt “Antisemitismus” ist geläufig.
El silencio general sobre ese hecho,
al que se ha sometido mi propio silencio,
lo siento como gravosa mentira
y coacción que amenaza castigar
en cuanto no se respeta;
“antisemitismo” se llama la condena.
¡Escándalo! !Intolerable! !Blasfemo! ¡Pretende pensar por sí mismo saliéndose del Esquema Narrativo Obligatorio! ¡Ofensor del Templo y NAAAAZI! Una termitera de insectos a sueldo de Sión se han arrojado inmediatamente sobre la yugular del escritor. No sólo eso: el delincuente universal Benjamin Netanyahu, jefe de la organización genocida más conocida como “Estado de Irael”, le ha recordado a Grass su pasado en las SS. En suma, asistimos a una comedia teatral del siguiente jaez: “se le otorgará a usted el Premio Nobel, pero siempre que se atenga al guión de Hollywood o, en el peor de los casos, se quede calladito. Si osa protestar, o sea, decir la verdad, tratando con ello de rentabilizar contra el antifascismo la autoridad moral del “prestigioso galardón” (concedido a terroristas judíos) o cuestionar el proyecto ultraderechista hebreo del Eretz Israel, de forma automática pasará usted a transmutarse súbitamente en un nazi indigno y, como tal, se le retirará el derecho de tomar la palabra desde el ‘lado correcto’ de la vida.” Porque “la palabra” está habitualmente comprada, pero cuando incluso el mecanismo de bochornosa autocensura no funciona, entonces, como un resorte, se desencadena el recurso a la difamación. Hemos conocido muchos casos similares, Günther Grass no es el primero ni será el último.
“Serví en las SS”
Günther Grass, “preceptor moral de Alemania”, confesó muy tardiamente, en 2006, y poco antes de publicar su autobiografía, que con 15-17 años había servido en las SS. Bien, ¿y qué? ¿No pactaron y colaboraron los fundadores del actual Estado de Israel nada menos que con la cúpula del III Reich? ¿No les ofrecieron a los SS alianza contra sus adversarios occidentales a cambio de la aplicación del programa sionista, que coincidía sin más con el programa nazi: expulsión de los judíos, traslado a Israel? ¿No se puso en marcha ese plan conjunto nazi-sionista hasta que el estallido de la guerra hizo imposible su continuidad? ¿No se emitió una medalla conmemorativa que hermana la Esvástica con la Estrella de David? ¿No intentaron entonces los nazis “librarse” de los judíos transportándolos a Madagascar? ¿No fue a la sazón precisamente Inglaterra la que imposibilitó la operación? Si los propios dirigentes israelíes han sido colaboradores de los nazis, si hasta el propio Habermas, cumbre del pensamiento filosófico alemán de izquierdas, tuvo que comerse una carta en la que cantaba loas al régimen nazi, ¿por qué iba a resultar tan especialmente grave que un muchacho alemán de la época se alistara en las SS? ¿Todavía no nos hemos enterado de que medio mundo fue nazi o pronazi, empezando por los propios sionistas? ¿De que en aquel tiempo el nacionalsocialismo arrastró a millones de personas de decenas de países, entre las cuales no sólo se contaban adolescentes inmaduros, sino, por ejemplo, la cumbre de la filosofía del siglo XX, Martin Heidegger (o Ferdinand Céline, Ezra Pound, Knut Hamsun y tantos otros)?
Quizá Grass esté empezando a comprender lo que en miles de blogs como Filosofía Crítica y en todo el mundo se viene repitiendo desde hace años a tenor de una simple lectura de libros de historia, obras que se encuentran ya en todas las bibliotecas públicas, pero que los medios de comunicación mantienen ocultos a las grandes masas que “no leen libros”, es decir, a aquellos que construyen su imagen del mundo a partir de la información selectiva que la televisión les transmite. Tal vez Grass haya entrado en un proceso de lento deslizamiento hacia posiciones antisistema y eso se nota incluso en sus “confusiones”… Porque Grass erró quizá el número de prisioneros alemanes exterminados en la URSS, pero se quedó cortó si a esos prisioneros sumamos las víctimas de los bombardeos terroristas aliados y las víctimas alemanas de posguerra, que suman, como mínimo, 8 millones de personas.
Pero lo más repugnante de todo el asunto es que, como venimos subrayando, en 1990 ya había Grass concedido de alguna manera su participación colectiva en el presunto Holocausto cuando habla de “nosotros, los autores”, refiriéndose a los alemanes. ¿No resultaba esto mucho más serio, moral y políticamente hablando, que servir como menor de edad en la SS sin disparar un solo tiro? Desde luego, antójase mucho más grave el mea culpa de 1990, pero éste rezumaba el aroma de lo políticamente correcto, mientras que una cosa muy diferente sería el hecho que un ex SS ostente el Premio Nobel y, de propina, se atreva a criticar a Israel. !Un SS no puede ser “inocente” aunque no haya cometido delitos pues la SS fue declarada, en su conjunto, una organización criminal a cuya mera pertenencia acarreaba una imputación de culpabilidad! ¿Hay SS “inocentes” y, además, escritores geniales? Grass mismo es la escandalosa prueba de ello. Así, mientras pisoteaba a Alemania, observamos que Grass no era culpable de genocidio a pesar de incluirse simbólicamente entre los perpetradores de Auschwitz. Pero Grass pasa a convertirse en un antisemita, a título individual, a pesar de que no hubiera cometido ningún crimen, por haber vestido el uniforme SS. Curiosa inversión del sentido del derecho y de la moral.  ¿La diferencia? !La política, sólo la política, que actualmente decide a placer sobre tales significados! Cuestionar la ingeniería racial -limpiza étnica, exterminio selectivo, deportación, colonización- de Tel Aviv lo cambia todo. Constatamos, en definitiva, por enésima vez, el torticero funcionamiento del universo mental antifascista, un mundo orwelliano en el que se pasa ad hoc de Premio Nobel a no-persona (“nazi”) en cuestión de horas y en función de los intereses, instantáneos y cambiantes, del régimen oligárquico.
Crítico del sistema capitalista liberal
Günther Grass no se ha limitado a vulnerar el tabú que prohibe a las personas “decentes” (=fariseos de la oligarquía) cualquier crítica de la política islaelí, también se atrevió a cuestionar el sistema en su conjunto en una entrevista tan polémica como veraz que parecía iniciar el camino de una disidencia:

Gunter Grass: “Urge poner en cuestión el sistema en su conjunto”

El patriarca de la literatura alemana arremete, indignado, contra la degeneración de la democracia
A sus 83 años, Günter Grass se muestra más enfadado que nunca. El patriarca de la literatura alemana arremete contra los bancos yel sistema financiero que, dice, anulan la democracia y secuestran a gobiernos y parlamentos. Grass se mete con los medios de comunicación, que para ser conformistas ya ni siquiera necesitan censura, denuncia la inadvertida transformación del ejército alemán en una máquina orientada hacia la intervención exterior y compuesta por “mercenarios”. La ocasión fue el décimo aniversario de una asociación de periodistas de Hamburgo, en la que el Nobel de literatura 1999 pronunció un discurso en plena sintonía con los indignados europeos.
En primer lugar los bancos. Sus directivos y grandes accionistas forman, “una sociedad paralela”, dice Grass. Los bancos viven “una vida propia”. “Las consecuencias de sus economías basadas en el riesgo, las pagan los contribuyentes”. “Han tomado como rehenes al parlamento y al gobierno”, pero son insaciables y “siempre están hambrientos”.
También los medios son prisioneros. Para extorsionarlos ya no se precisa censura, “basta con negarles publicidad”, dice. En esas condiciones es imposible “explicarle a la opinión pública los abusos de poder de los lobbies”. Contra ellos hay que interponer “estrictas barreras” de protección alrededor del Bundestag, el parlamento alemán, para poder mantener a raya a los lobbistas.
“La degradación de los ciudadanos de la antigua Alemania del Este y sus descendientes a la condición de alemanes de segunda clase se ha convertido en un hecho tan evidente que la mayoría de los jóvenes abandonan sus ciudades y se van al oeste. Algunas regiones empiezan a despoblarse y muchas veces los que se quedan son los radicales de extrema derecha, que son lo que dan el tono en las zonas abandonadas”, denuncia el escritor. Mientras tanto, Alemania pretende aplicar en Grecia una medicina de fideicomisos y privatizaciones, no muy diferente a la que condujo a esos resultados en Alemania del Este.
“La creciente deriva hacia una sociedad de clases con una mayoría empobrecida y una grasienta minoría rica, la montaña de deudas cuya cima está cubierta por una nube de ceros, la incapacidad y manifiesta impotencia del parlamento electo frente al poder de los lobbies y al completo dominio de los bancos”, todo eso, dice Grass, “nos urge a hacer algo inaudito: poner en cuestión el sistema en su conjunto”.
El capitalismo neoliberal , dice, “ha degenerado en una máquina de destrucción del capital, bien lejos de los éxitos de la economía social de mercado”.
Es un “Moloch asocial”, que “ninguna ley puede atajar”, dice. Y se plantea la pregunta: ¿tiene aun la democracia parlamentaria la fuerza y la voluntad de contrarrestar esta decadencia, o vamos a continuar manteniendo en el ámbito de lo no vinculante todo intento de reforma de los bancos con la excusa de que “eso sólo se puede arreglar a nivel global”?
Rafael Poch
La Vanguardia, 9 de agosto de 2011
No hace falta ser un monstruo para padecer la imputación de “fascista” (=criminal), acusar a Israel de abrigar intenciones criminales y reconocer a voz en grito que el sistema actual es un fraude. Hasta un Premio Nobel puede compartir estos rasgos con nosotros, pobres ratas de la RAO (Resistencia Anti-Oligárquica). Pero ya vemos que ni siquiera a Günther Grass le permiten disentir sin deshonor ni rabiosa diabolización. Como reconoce el sociólogo de izquierdas James Petras, el sionismo es el estalinismo de nuestro tiempo. La campaña de linchamiento resulta poca cosa, comparado con lo que nos espera, pero los latigazos del dispositivo oligárquico tienen también un efecto pedagógico: al obligarles a quitarse la máscara, los torturadores ya no pueden llenarse la boca con la bazofia de la “democracia” y los “derechos humanos”. Los torturadores están sentados en las poltronas. Los torturadores son los antifascistas. Y, al igual que bajo el régimen de Stalin, los disidentes serán acusados de “fascistas”, no importa qué méritos, morales o intelectuales, presenten en su descargo.
Günther Grass defiende su poema ante los ataques de la termitera sionista:
http://www.cuartopoder.es/detrasdelsol/las-razones-de-gunter-grass/1613
El poema, una joya para todas las personas que todavía se lavan en medio de la pocilga sionista de mentiras y crímenes justificados apelando al mantra de Auschwitz :
Günther Grass
Warum schweige ich, verschweige zu lange, was offensichtlich ist und in Planspielen geübt wurde, an deren Ende als Überlebende wir allenfalls Fußnoten sind.
Es ist das behauptete Recht auf den Erstschlag, der das von einem Maulhelden unterjochte und zum organisierten Jubel gelenkte iranische Volk auslöschen könnte, weil in dessen Machtbereich der Bau einer Atombombe vermutet wird.
Doch warum untersage ich mir, jenes andere Land beim Namen zu nennen, in dem seit Jahren – wenn auch geheimgehalten – ein wachsend nukleares Potential verfügbar aber außer Kontrolle, weil keiner Prüfung zugänglich ist?
Das allgemeine Verschweigen dieses Tatbestandes, dem sich mein Schweigen untergeordnet hat, empfinde ich als belastende Lüge und Zwang, der Strafe in Aussicht stellt, sobald er mißachtet wird; das Verdikt “Antisemitismus” ist geläufig.
Jetzt aber, weil aus meinem Land, das von ureigenen Verbrechen, die ohne Vergleich sind, Mal um Mal eingeholt und zur Rede gestellt wird, wiederum und rein geschäftsmäßig, wenn auch mit flinker Lippe als Wiedergutmachung deklariert, ein weiteres U-Boot nach Israel geliefert werden soll, dessen Spezialität darin besteht, allesvernichtende Sprengköpfe dorthin lenken zu können, wo die Existenz einer einzigen Atombombe unbewiesen ist, doch als Befürchtung von Beweiskraft sein will, sage ich, was gesagt werden muß. 
Warum aber schwieg ich bislang? Weil ich meinte, meine Herkunft, die von nie zu tilgendem Makel behaftet ist, verbiete, diese Tatsache als ausgesprochene Wahrheit dem Land Israel, dem ich verbunden bin und bleiben will, zuzumuten. 
Warum sage ich jetzt erst, gealtert und mit letzter Tinte: Die Atommacht Israel gefährdet den ohnehin brüchigen Weltfrieden? Weil gesagt werden muß, was schon morgen zu spät sein könnte; auch weil wir – als Deutsche belastet genug – Zulieferer eines Verbrechens werden könnten, das voraussehbar ist, weshalb  unsere Mitschuld durch keine der üblichen Ausreden zu tilgen wäre.
Und zugegeben: ich schweige nicht mehr, weil ich der Heuchelei des Westens überdrüssig bin; zudem ist zu hoffen, es mögen sich viele vom Schweigen befreien, den Verursacher der erkennbaren Gefahr zum Verzicht auf Gewalt auffordern und gleichfalls darauf bestehen, daß eine unbehinderte und permanente Kontrolle des israelischen atomaren Potentials und der iranischen Atomanlagen durch eine internationale Instanz von den Regierungen beider Länder zugelassen wird.
Nur so ist allen, den Israelis und Palästinensern, mehr noch, allen Menschen, die in dieser vom Wahn okkupierten Region dicht bei dicht verfeindet leben und letztlich auch uns zu helfen.

Maria de Prado… anarquista inteligente…

1 01UTC mayo 01UTC 2011

Partiendo de la base de que creo que el anarquismo es una idea equivocada, supongo que dice verdades evidentes y muy aprovechables por quienes tenemos más predilección por la Jerarquía y el Estado… a ser posible semejante al de Esparta ó al de “La República” (ó “Politeia”, “El Estado”)  de Platón…

En todo caso, me parece muy recomendable entrar en el blog HIRANIA y leer lo que allí se publica. Esto es sólo el inicio  del post…:

Es archisabido que la propaganda ideológica del Sistema dominante desde 1945 adopta diferentes disfraces: uno de los más sutíles e inteligentes es aparentar denunciar al propio Sistema. Por ejemplo, siempre se desenfoca al verdadero culpable y se “carga el muerto”, como era de prever, al “nazismo”´, al “fascismo”, al “imperialismo” ó al “capitalismo”, etc., sin nunca dar nombre y apellidos de los auténticos promotores… y si los dan, se les atribuye ideologías  o idéntidades étnicas falsas.  Así, si álguien es un criminal odioso… entonces su nacionalidad será cualquiera excepto la que realmente le define.  Si, por el contrario, hablamos de un benefactor, un científico ó un estadista de prestigio reconocido, entonces se dan a conocer sus orígenes étnicos. Es el caso de Karl Marx ó de Albert Einstein, quienes, según convenga, son… bien de nación alemana… ó  israelita…  Paralelamente, en orden a organizaciones terroristas, las que se autodefinen como “marxistas-leninistas” son calificadas de “nazis”…etc.  En el caso  del llamado feminismo radical, el cual, como se manifiesta totalmente adversario del matrimonio y de la familia tradicionales, cuando se presenta como odioso para mucha gente y dañino para la convivencia entre mujeres y varones, entonces es denominado –por los medios de desinformación–”feminazismo” ó “fascifeminismo”… cuando resulta que está archisabido que el NS y los fascismos históricos se caracterizaron por la defensa de la familia, la dignidad de la mujer como espasa, madre y trabajadora y su crítica oposición a lo que el “feminismo” actual defiende: la homosexualidad y el lesbianismo.  Precisamente es un tópico de la “izquierda progresista” y del “feminismo” caricaturizar  al III Reich como adalid de la mujer representada en el papel de las “Tres K”  (Kinder, Küche und Kirche)…  cuando la realidad histórica es que esa triple K ya era un tema propagandístico utilizado en el siglo XIX para ridiculizar a las sociedades conservadoras de Europa.

Hecho este comentario introductorio, copiamos un artículo del que es autora María de Prado Esteban Diezma.

===

http://prdlibre.blogspot.com/2010/07/legislar-contra-el-amor-la-ley-de.html

http://oliverteller.blogspot.com/2011/01/maria-del-prado-esteban-diezma-sobre-la.html

banderas… al viento

18 18UTC julio 18UTC 2010

Hay pocas imágenes tan trepidantes y evocadoras como unas bellas banderas  tremoladas por el viento… Claro está que el simbolismo y significado de la bandera va más allá de su aspecto estético… Tiene, en sí, como todo símbolo, un contenido intrínseco y que no depende del capricho u opinión de los hombres…   Así por ejemplo, el profundo significado de la bandera roja-blanca y negra… o de la bandera cuatribarrada… o de la bandera roja y gualda… no depende de la simpatía o antipatia que tales banderas despierten en un observador…  El equilibrio, la armonía y proporción de las formas y de los colores son un lenguaje,  un mensaje  que mucha gente, aun inconscientemente, recibe.

Recientemente, en España, con motivo del triunfo de la selección de fútbol, llamada “la roja” –que algunos han atinado a señalar, irónicamente, obtuvo la victoria final en South Africa, cuando los jugadores vestían camiseta azul-mahon (color de la camiza azul de Falange Española)– hemos visto aflorar centenares de miles de banderas de España… De repente la bandera roja y gualda  (y “amarilla” como dice la Constitución de 1978) adquirió representatividad para millones de personas que se sentían “españolas” por encima de ideologías de partido… Pero las banderas no son un fenómeno de hoy, son un hecho quizás tan antiguo como el hombre civilizado, tan antiguo como la guerra y la aparición de los estados y de las religiones…  A este respecto es sabido la importancia de la bandera de los cruzados (La Cruz de Santiago, por ejemplo)  en la Reconquista española… frente a la bandera verde, del islam, con la media luna… multitud de países europeos llevan la cruz como insignia…a pesar del “laicismo” imperante…

Esta irrupción de las banderas ha sido motivo de la publicación de un post que por su profundo  interés reproduzco a continuación. Lo he copiado del blog patriotas.es:

Mantengamos nuestras banderas

En el paso de las Termópilas 300 espartanos hicieron frente a un ejército persa cuyo tamaño superaba al griego en más de trescientos a uno. Ante tamaño desequilibrio de fuerzas, un emisario del Rey Jerjes solicitó la rendición a los espartanos con un “entregad vuestras armas”. Los espartanos, que en sus armas tenían su bandera, respondieron “venid a por ellas”. Ése es hoy el motto del IV ejército griego: “venid a por ellas”.  El exiguo ejército espartano fue finalmente aniquilado mediante una traición tras una heroica resistencia, pero toda Grecia se movilizó ante el invasor, y finalmente los persas fueron aplastados en las batallas de Salamina y Platea. ¿Por qué vencieron los griegos a los persas? El profesor de la Universidad de California, Victor Turner, en su libro Matanza y Cultura centrándose en la batalla de Salamina, concluye que la guerra era un enfrentamiento entre esclavos del Rey Persa y hombres libres de las ciudades-estado griegas. Un enfrentamiento así conllevaba una gran ventaja militar: un hombre libre convencido de la bondad de su civilización es mejor soldado.

Pronto, las insignias acabaron identificando la psique colectiva de una nación, las tradiciones de unos antepasados reflejadas en la colectividad en el momento presente, y en Roma tan representativa como la Loba Capitolina eran las águilas de cada Legión. Cuando tres legiones romanas fueron aniquiladas en el bosque de Teutoburgo en el año 9 d.c. y sus águilas apresadas (algo que los romanos consideraban una vergüenza militar) Roma respondió enviando una expedición de ocho legiones (casi un tercio del total) con un objetivo simbólico: recuperar las águilas, emblema de la nación romana. El comandante de esta fuerza, Julio César Germánico venció a los germanos, honró los restos de los legionarios caídos en Teutoburgo, recuperó las águilas y tras su entrada triunfal en Roma depositó los emblemas en el Templo de Júpiter.

Con la transición de la Alta a la Baja Edad Media y la formación de proto naciones, el colectivo cada vez se veía menos representado por los emblemas de su señor feudal local, y cada vez más con estandartes como la cruz de San Jorge inglesa, las flores de lis francesas, el León y el Castillo de Castilla, o las cuatro barras rojas de Aragón (cuyo legendario origen catalán reside en la mano del Conde de Barcelona, Wilfredo el Velloso, al contemplar una victoria y tañer su escudo amarillo con sus cuatro dedos ensangrentados).

La consolidación del estado-nación europeo desde el siglo XVI vino pareja de la consagración de estandartes y símbolos nacionales. Ya no eran símbolos de la Corona: eran símbolos de la nación. España comenzó a emplear su actual bandera rojigualda en el reinado de Carlos IV (1785), substituyendo al blanco estandarte borbónico, para distinguir a su Armada de los barcos de otras naciones con reyes borbones (la enseña, que fue popularizándose, fue declarada oficial en 1908). En Francia, el estandarte blanco borbónico fue abolido con la revolución, alzándose la tricolor, tricolor que también se impuso en Alemania al albor del romanticismo (1848).

Hoy en día muchos que ignoran nuestra historia comentan con envidia cómo en EEUU los símbolos nacionales son tan queridos y tan cercanos a los ciudadanos y cómo los europeos deberíamos aprender de los estadounidenses. No deberían olvidar que el amor a la nación y a la bandera no es un invento de los americanos, ni tampoco de los extremistas de todo signo.  Es un fruto de Occidente, fruto que ha venido madurando desde que los griegos se enfrentaron a los persas luchando por su libertad.

Como tantos españoles he sentido mucha emoción al contemplar el resurgir de este fruto en estos días épicos. Sin embargo, introduzco una reflexión final: Indro Montanelli, en su genial Historia de Roma, tras narrar el glorioso pasado de Roma, termina su libro diciendo “ésta es la historia de un gran pueblo que hoy, al gritar “¡Viva Roma!” lo hace sólo para animar a un equipo de fútbol”.

Que no nos pase eso a nosotros. Mantengamos nuestras banderas. Las banderas de nuestros padres.

Ignacio de la Torre/cotizalia.com

galería diversa de nuestro mundo

30 30UTC marzo 30UTC 2010


avant-guerre….: pre-guerra…

24 24UTC febrero 24UTC 2010

Vamos a empezar, aquí en HURANIA, a dar alguna noticia sobre una obra de G. Faye que, al parecer no ha sido traducida a la lengua castellana. Lo que sigue está tomado de fnb:

Programme FNBLe FNBDémocratieInsécuritéIslamArmes Programa de la FNBLa FNBDemocraciainseguridadel IslamArmas Armée belgeSantéFéretLe BastionEmploiEnseignementVos élus Ejército BelgaSaludFeretBastiónEmpleoEducaciónEl Municipio 
 AVANT-GUERRE Antes de la guerra 

Chronique d’un cataclysme annoncé Crónica de un desastre anunciado 

Après L’Archéofuturisme , La Colonisation de l’Europe et Pourquoi nous combattons? , Guillaume Faye récidive. Después de la Archéofuturisme, la colonización de Europa y por qué luchamos? Recurrencia Guillaume Faye. 

Ce nouveau livre défend la thèse suivante: La Troisième Guerre mondiale va éclater de manière imminente. Este nuevo libro defiende la tesis siguiente: La Tercera Guerra Mundial va a estallar de forma inminente. Ses formes seront radicalement nouvelles, “archéofuturistes”. Sus formas son radicalmente nuevo “, archéofuturistes. 

Elle sera la plus violente, la plus impitoyable, la plus dévastatrice que l’humanité ait jamais connue. Será el más violento, la más despiadada, la más devastadora que la humanidad haya conocido jamás. Elle n’opposera pas des Etats entre eux, mais sera un choc titanesque de civilisations, de religions et de races, au cœur duquel il ya la reprise mondiale du djihad islamiste et de sa troisième offensive historique contre l’Europe, mais aussi le risque d’un conflit majeur dans la zone pacifique. Ella no se opone a Estado entre ellos, pero será un choque de titanes de las civilizaciones, religiones y razas, en cuyo corazón se encuentra la reanudación de la jihad islámica mundial y su tercera ofensiva histórica contra Europa, sino también el riesgo un gran conflicto en el Pacífico. 

Les attentats du 11 Septembre ont été l’élément déclencheur de cette guerre, tout comme l’assassinat de Sarajevo entraîna la Première Guerre mondiale. Los ataques del 11 de septiembre fueron el detonante de esta guerra, como el asesinato en Sarajevo llevó a la Primera Guerra Mundial. 

L’Europe et la France se trouveront au centre de la ligne de front de ces conflits, dont les deux principales formes seront le terrorisme de masse et la razzia insurrectionnelle. Europa y Francia estará en el centro de las líneas del frente de estos conflictos, que son las dos principales formas de terrorismo de masas y los ataques insurgentes. Nous allons vivre simultanément une “guerre globalisée” et une guerre civile à forte connotation ethnique en Europe. Vamos a vivir juntos una “guerra mundial” y una guerra civil a la fuerte connotación étnica en Europa. Il faut nous attendre aussi à des actes de “giga-terrorisme”, notamment nucléaire. Debemos esperar también a los actos de “giga-el terrorismo, incluida la nuclear. 

Face au formidable cyclone qui se lève, l’impréparation de la société occidentale est totale, analyse l’ auteur: une classe politique aveugle ou indifférente; des intellectuels plus veules que jamais dans leur tour d’ ivoire; une population autochtone émasculée et ahurie. Habida cuenta de la tremenda tormenta que se levanta, la falta de preparación de la sociedad occidental es completa, analizar el autor: una ciega política o indiferente, intelectuales sin espinas, más que nunca en su torre de marfil, un indígena castrado y desconcertada. Pourtant il ne faut pas désespérer: cette guerre totale qui se prépare et va embraser la planète sera non seulement un démenti cinglant au souhait américain Sin embargo, no hay que desesperar: Esta guerra total es de venir y se tragará el planeta no sólo es un rotundo mentís a la voluntad de América 

de “fin de l’histoire” et de “nouvel ordre mondial” au XXI” siècle, mais l’unique moyen de refonder la civilisation européenne dans la douleur et d’ opérer la reconquête de notre aire de civilisation. “fin de la historia” y “nuevo orden mundial” en el siglo XXI, pero la única manera de reconstruir la civilización europea en el dolor y de efectuar la recuperación de nuestra área de civilización. 

Le Tribunal de l’Histoire prononcera bientôt son verdict… El Tribunal de Justicia de la Historia emitirá su veredicto pronto … 

Guillaume FAYE: « AVANT-GUERRE » « Chronique d’un cataclysme annoncé », Editions de l’AEncre, 382 pages, ISBN 2-911202-52-X. Guillaume Faye: “guerra” Crónica de un desastre anunciado, AEncre Publishing, 382 páginas, ISBN 2-911202-52-X. 

En vente notamment à la Librairie nationale, 12 rue de la Sourdière, F-75001 Paris En venta, incluyendo la Biblioteca Nacional, 12 rue de la Sourdière, F-75001 Paris 

Tel:++33.(0)1.42860692 Fax : ++33.(0)1.42860698 http://www.librairienationale.com Tel: + +33. (0) 1.42860692 Fax: + +33. (0) 1.42860698 http://www.librairienationale.com 

Entretien avec Guillaume Faye Entrevista con Guillaume Faye 

Je vais commencer par vous citer. Voy a empezar con cita. Dans la revue Études et recherches, voici quinze ans, vous écriviez que l’on peut en arriver au point où “une civilisation mondiale désireuse de stabiliser l’histoire oppose sa volonté conservatrice aux forces qu’elle a elle-même déclenchées”. En la revisión de estudios e investigación, hace quince años, usted escribió que se puede llegar al punto en que “una civilización mundial quiere estabilizar la historia entre su compromiso con las fuerzas conservadoras que él mismo ha desencadenado. Selon vous, en sommes-nous là ? En su opinión, estamos ahí? 

L’Occident, longtemps témoin passif de l’invasion ethnique, l’Amérique longtemps complice imprudente des islamistes, ont-ils encore la force d’âme pour “stopper le cours de l’histoire” alors que le choc des civilisations est passé du stade de la “guerre froide” à celui de la “guerre chaude” ? El Oeste, testigo pasivo a largo cómplice de la invasión de América étnicas largo islamistas irresponsables, que todavía tienen la fortaleza para “detener el curso de la historia”, mientras que se gasta el choque de civilizaciones etapa de la “guerra fría” que la “guerra caliente”? 

Guillaume Faye : Une époque se termine, une autre commence. Guillaume Faye: Una era termina, empieza otro. On ne peut pas prévoir ce qui va se passer : ce que nous savons est que nous sommes à la croisée des chemins, nous vivons la fin d’un âge de la civilisation européenne. No podemos predecir lo que sucederá: lo que sabemos es que estamos en una encrucijada, estamos presenciando el fin de una era de la civilización europea. Civilisation qui a connu trois grandes époques : l’époque antique, l’époque médiévale, puis l’époque moderne qui a commencé vers les années 1850. La civilización ha experimentado tres grandes períodos: la antigüedad, la Edad Media, la era moderna se inició en la década de 1850. Actuellement nous vivons la fin de cette dernière époque car l’Europe est envahie par ceux-là même qu’elle avait conquis alors qu’elle est en plein déclin démographique. En la actualidad somos testigos del final de ese período debido a que Europa fue invadida por las mismas personas que había ganado cuando estaba en plena decadencia de la población. Sur le plan moral, mental, psychologique, toutes les valeurs européennes sont arrivées à terme, diluées dans l’humanisme et l’égalitarisme total. En la moral, mental, emocional, todos los valores europeos han sido terminados, diluido en el humanismo y la total igualdad. La thèse assez hégelienne que je défends est que cette situation est en train de provoquer une catastrophe mondiale qui peut à terme nous régénérer. La tesis hegeliana suficiente como para que yo defiendo es que esta situación está provocando una catástrofe mundial de que se puede regenerar. On ne se régénère pas à froid : on ne peut se métamorphoser qu’à chaud. No se regenera en frío: se puede transformar en calor. 

La question centrale qu’on peut se poser d’une manière dialectique est de savoir si cette catastrophe ethnique, écologique, éthique, etc. La cuestión central que puede surgir de una dialéctica es si este desastre étnicas, ecológicas, éticas, etc. que la civilisation européenne a provoquée par sa propre décadence va être l’occasion d’une régénération ou d’une disparition. que la civilización europea fue causada por su propia decadencia será una oportunidad para la regeneración o desaparecidos. Actuellement nous sommes colonisés et cette invasion se double d’un incroyable masochisme de la part des européens eux-mêmes. Actualmente estamos colonizados y que la invasión es, junto con un increíble masoquismo por parte de los propios europeos. Or, seule une crise terrifiante que je souhaite, à cet égard peut changer les mentalités collectives, réveiller les Européens. Sin embargo, sólo una crisis terrible que lo deseen pueden cambiar la mentalidad colectiva, despertar a los europeos. 

Dans mon nouveau livre, Avant-Guerre, je développe ma thèse de “La Colonisation de l’Europe”, tout en allant vers le choc des civilisations, nous allons vers la troisième guerre mondiale ! En mi nuevo libro, Avant-Guerre, puedo desarrollar mi tesis “La colonización de Europa”, mientras que entrar en el choque de civilizaciones, vamos a la Tercera Guerra Mundial! 

Le choc de septembre 2001 a semblé réveiller la capacité d’analyse de certains médias. Puis, bien vite, Bush a précisé qu’il ne faisait pas la guerre à l’Islam, les grands médias Le Monde ou Télérama en France, La Repubblica en Italie, ont consacré toute leur énergie à nous faire connaître l’Islam, cette religion de tolérance et de culture, si proche et si lointaine… El choque de septiembre de 2001 pareció despertar la capacidad analítica de algunos medios de comunicación. Luego, rápidamente, Bush dijo que no tenía guerra contra el Islam, los medios de comunicación o Telerama Le Monde en Francia, La Repubblica Italia, han dedicado su energía a nuestro conocimiento del Islam, la religión de la tolerancia y la cultura, tan cerca y tan lejos … La censure est-elle déjà revenue ? La censura es que de nuevo ya? 

Cette prise de conscience était un frémissement, un battement d’aile. Esta toma de conciencia fue una emoción, un ala aletear. Quand Bush et Blair disent qu’ils ne font pas la guerre à l’islam, c’est risible. Cuando Bush y Blair dicen que no la guerra contra el Islam es ridícula. Peut-être qu’on ne fait pas la guerre à l’islam, mais l’islam nous fait la guerre ! Tal vez no la guerra contra el Islam, pero el Islam ha hecho la guerra! 

Ce n’est pas vous qui désignez l’ennemi, c’est l’ennemi qui vous désigne ! Usted no designar quién es el enemigo es el enemigo que significa que usted! Ils savaient très bien qu’ils déclaraient la guerre à l’islam, qui d’ailleurs est désigné en arabe par le même mot que l'”islamisme” : islamiya. Ellos sabían muy bien que se declaró la guerra al Islam, que también es designado por la misma palabra árabe que “el islamismo”: Islamiyya. Il ya donc eu une petite prise de conscience, mais elle n’est pas très importante. Así que hubo un poco de conciencia, pero no es muy importante. La guerre que nous fait l’Islam n’a pas commencé le 11 septembre 2001, mais dès les années 60. La guerra que hizo el Islam no comenzó septiembre 11, 2001, pero desde los años 60. Ce qui est positif, c’est que les islamistes sont allé trop loin, trop vite : c’est la mentalité arabe qui veut ça. Lo positivo es que los islamistas se han ido demasiado lejos, demasiado rápido: es la mentalidad árabe que lo quiere. Ils sont passés trop vite du temps de la paix au temps de la guerre, alors qu’ils étaient en train d’envahir les consciences. Fueron demasiado rápido tiempo de paz en tiempos de guerra cuando estaban invadiendo la conciencia. S’ils avaient été moins pressés, personne n’aurait rien vu. Sans doute, pour que les yeux s’ouvrent vraiment, faudra-t-il un attentat géant : mais je ne crois pas que cela aura lieu tout de suite, ce n’est pas dans leur intérêt d’en réaliser trop dans l’immédiat. Si fueran menos ansioso, nadie habría visto nada. Sin duda, la que realmente me abrió los ojos, ¿va a atacar a un gigante, pero yo no creo que se llevará a cabo inmediatamente, no está en su interés de lograr demasiado en el futuro inmediato. Il est possible qu’il y ait une période de calme. Es posible que un período de calma. Nous sommes face à un terrorisme qui ne dépend pas d’une vraie organisation terroriste, mais se déploie suivant la logique d’une guerre transnationale, en réseaux, et qui va au-delà des seules capacités d’un groupe comme Al-Qaïda : l’islam est une multinationale, la guerre n’est pas territorialisée, ni réductible aux méfaits d’une seule organisation ! Nos enfrentamos a un terrorismo que no depende de una organización terrorista real, pero se desarrolla siguiendo la lógica de la guerra en las redes transnacionales, que va más allá de la mera creación de un grupo como Al-Qaeda: El Islam es una multinacional, la guerra no es territorialmente o reducibles a afectar a una organización! La fin de Ben Laden ne résoudra rien du tout car ce dernier, simple sponsor du djihad malgré sa posture de Prophète, n’avait fait qu’applaudir à des actes qu’il avait sans doute suivis et financés, mais certainement pas organisés directement lui-même ! El fin de bin Laden no va a resolver nada, porque este último, sólo los patrocinadores de la jihad a pesar de su posición de profeta, había hecho aplaudir los actos que probablemente había seguido y financiado, pero ciertamente no lo tenía directamente tú mismo! 

Quelle stratégie préconisez-vous pour les citoyens qui voudraient se préparer aux conflits futurs ? Certains ont dit que vous vouliez fonder votre propre parti politique. ¿Qué estrategia me recomiendan para personas que quieren prepararse para conflictos futuros? Algunos han dicho que desea basar su propio partido político. 

C’est idiot ! ¡Es ridículo! Cela limiterait mon audience. Esto limitaría mi audiencia. Cela va totalement à l’encontre de mon analyse actuelle, car je préconise un travail en réseau. Esto va totalmente en contra de mi análisis actual, ya que abogan por la creación de redes. Il est certes nécessaire qu’il y ait des partis pour faire de l’agit-prop. Si bien es necesario que las partes en la agitación y propaganda. Mais l’important est le réseau, à l’échelle européenne, sans gourou ni chefaillon ! Pero lo importante es la red a escala europea, sin gurú o cabecillas! Fonder sa petite secte une de plus est totalement contre-productif. Basando su secta es un poco más plenamente cons-productivo. Mon “parti”, c’est mon secrétariat et les nombreux amis avec qui je collabore dans toute l’Europe. Mi “partido” es mi Secretaría y los muchos amigos con los que he trabajado en toda Europa. Je ne veux pas d’étiquette ! No quiero etiquetar! 

Dans la revue Réfléchir et Agir , vous avez préconisé un “repli” sur l’action associative, à l’instar de ce qu’a fait l’extrême-gauche. Pourriez-vous développer ce point ? En la revista Pensar y actuar, que ha llamado un “retiro” en la acción asociativa, como lo es la extrema izquierda. ¿Puede usted explicarnos esto? 

Ce n’est pas un “repli”, mais une stratégie polyvalente. Esto no es un “retiro”, sino una estrategia multifacética. Il faut des partis, des maisons d’édition, des associations, des syndicats. Tenemos partes, editoriales, asociaciones, sindicatos. Il faut qu’il y ait dans la société civile une présence de nos idées. Debe haber en la presencia de la sociedad civil de nuestras ideas. Mais toutes les formes d’action sont nécessaires : il ne faut pas vouloir faire de la métapolitique contre la politique. Pero todas las formas de acción son necesarias: no queremos hacer metapolítico contra la política. Toutes les actions, politiques, culturelles, doivent être reliées par une même vision du monde. Todas las acciones, políticas, culturales, deben ser unidos por una visión del mundo común. Ce n’est pas une stratégie de repli, mais d’étalement, comparable à celle qu’ont eu les trotskystes qui sont aujourd’hui à la tête de l’État et de l’Église catholique ! Esto no es una estrategia de salida, pero se propaga, comparable a lo que los trotskistas que es ahora jefe del Estado y la Iglesia Católica! dès les années 60. desde los años 60. La droite nationale française est miné par la culture de l’échec, les petits chefs, les ragots : les différents groupes de musulmans et de gauchistes peuvent se détester entre eux, mais ils ont les uns comme les autres des ennemis contre lesquels ils s’unissent. El derecho nacional francés se ve socavada por la cultura del fracaso, la cabeza pequeña, los chismes: los diversos grupos de musulmanes e izquierdistas pueden odiar, pero que tienen como enemigos contra los que ‘ unir. Alors que pour beaucoup de personnes de nos idées, l’ennemi c’est d’abord son propre ami politique, pour de simples raisons de jalousie ! Mientras que para muchas personas a nuestras ideas, el enemigo es el primero de su amigo político, por simples razones de celos! Je suis étonné de voir que l’action associative a si peu été utilisée. Me sorprende que el Grupo de Acción ha sido muy poco utilizado. Il n’ya aucune association qui défende les européens ! No hay ninguna asociación que defiende los europeos! Il ya bien l’ AGRIF , mais ils font peu de choses, et ils appartiennent trop ostensiblement au Front National, ce qui mine leur crédibilité : SOS Racisme avait su camoufler à peu près son inféodation au PS ! Existe la AGRIF, pero son pocos, y pertenecen también visible para el Frente Nacional, que socava su credibilidad: SOS Racismo había logrado ocultar sobre su lealtad a PS! Au moins, la gauche se bouge : regardez Agir contre le Chômag e, ATTAC ou Droit Au Logement , qui représentent 5000 personnes en France ! Al menos, el mover a la izquierda: mira actuar contra el desempleo e ATTAC o Derecho a la vivienda, que representa a 5.000 personas en Francia! Les gens dans nos milieux sont pour l’ordre, mais ils sont désordonnés et inactifs, alors que les trotskystes, malgré leur idéologie, sont des gens ordonnés. La gente de nuestra comunidad están en orden, pero son desorganizados e inactivos, mientras que los trotskistas, a pesar de su ideología, se ordenó a la gente. Il faut se bouger ! Hay que moverse! Je suis sidéré par la pauvreté de l’activité associative dans notre camp. Estoy asombrado por la pobreza de la actividad asociativa en nuestro campamento. Je le répète, il ya du racisme anti-européen et aucune association ne se remue vraiment pour en faire parler ! Una vez más, no hay racismo y la asociación europea no se mueve realmente en hablar! 

Que pensez-vous de cette dérive pro-islamiste que l’on observe dans la droite nationale française, dérive souvent suscitée par un antiaméricanisme nourri d’antisémitisme mal digéré ? ¿Qué piensa usted de esta pro-islamista de deriva se observa en el derecho nacional francés, la deriva a menudo impulsados por el anti-americanismo alimentado el antisemitismo sin digerir? 

Cette dérive est avérée. Esta deriva está probado. Ils confondent l’ennemi et l’adversaire : l’adversaire c’est celui qui nous affaiblit soit les Etats-Unis l’ennemi c’est celui qui nous envahit concrètement : l’Islam et le tiers monde. Que confundir al enemigo y el enemigo: el enemigo es el que nos debilita es los Estados Unidos es el enemigo que nos invade en concreto: el Islam y el Tercer Mundo. Le plus drôle est que c’est moi, entre autres, qui, dans les années 70, ai convaincu ce milieu qu’il ne fallait pas être pro-Américain à fond. Lo gracioso es que, entre otros, que en los años 70, creo que este ambiente no debe ser pro-fondo americano. Tous les anti-Américains obsessionnels d’aujourd’hui étaient alors pro-Américains ! Todos los anti-americanos obsesivo hoy fueron pro-americano! Giorgio Locchi et moi, notamment avec mon livre Le système à tuer les peuples, avons fait basculer dans l’anti-américanisme Alain de Benoist qui était auparavant américanophile ; pour s’en rendre compte, il suffit de relire les numéros d’avant 1975 de la revue Nouvelle École ! Giorgio Locchi y yo, incluyendo a mi sistema de libro para matar a gente, se ha movido en el anti-americanismo Alain de Benoist antes era pro-americano, para darse cuenta, basta con leer los números de antes de 1975 Examen de la Escuela de Nuevo! 

Certains souffrent d’un antisémitisme obsessionnel, doublé d’une sorte de syndrome de Stockholm qui leur fait aimer l’ennemi véritable. Algunos sufren de lucha contra el trastorno obsesivo-semitismo, junto con una especie de síndrome de Estocolmo que les hace el amor el verdadero enemigo. Les musulmans ne leur en tiendront aucun gré : les “identitaires” français qui ont peut-être admiré les actions attribuées à Ben Laden seront égorgés comme les autres ! L’Islam est une religion de force qui conduit certains militants nationalistes à se prosterner devant la religion conquérante avec une fascination de colonisé. Mais même s’ils se convertissent, ce qui est déjà le cas pour certains, ils ne seront jamais, en tant qu’Occidentaux, que des musulmans de second ordre. Los musulmanes no toman voluntariamente: la “identidad” que el francés puede haber admirado las acciones atribuidas a Bin Laden serán sacrificados como los demás! Islam es una religión de la fuerza que llevó a algunos militantes nacionalistas a ceder ante el la conquista de la religión con una fascinación por los colonizados. Pero incluso si se convierten, que ya es el caso de algunos, que nunca será, como occidentales, los musulmanes como de segunda clase. 

Le pro-islamisme dans la droite nationaliste est assez fréquent. El pro-islamismo en la derecha nacionalista es bastante común. Plus ces gens sont “nazebroques” au sens le plus primaire du mot, anti-Américains au sens le plus idiot du terme, et plus ils sont pro-musulmans, et sans connaître d’ailleurs l’Amérique ni l’islam. Además estas personas son “nazebroques” el más elemental sentido de la palabra, anti-estadounidenses en el sentido más amplio de la palabra idiota, y se pro-musulmán, y sin saber, además de Estados Unidos o el Islam. Ils sont fascinés par l’idée néo-romantique qu’ils se font de l’islam. Ellos están fascinados por la idea neo-romántico que tienen del Islam. Dans des milieux qui se disent radicaux, il ya une réaction infantile : ces gens sont peut-être extrémistes, mais pas radicaux, car les radicaux sont ceux qui vont à la racine des choses. En los entornos de los que se dicen radicales, hay una infantil reacción de estas personas pueden ser extremistas, pero no radical, porque los radicales son los que van a la raíz de las cosas. C’est facile de taguer “US go home” ou “Vive Ben Laden” dans le métro ; ils risquent moins que s’ils allaient écrire “islam dehors” dans les banlieues. Es fácil de etiqueta “EE.UU. ir a casa” o “Long Bin Laden en vivo” en el metro, que es menos probable que si tuviera que escribir “fuera del Islam”, en los suburbios. 

En tant que journaliste, quel jugement portez-vous sur la sociologie des médias actuels ? Como periodista, ¿cuál es su evaluación sobre la sociología de los medios de comunicación hoy en día? Le politiquement correct trouve-t-il ses racines dans le tiers-mondisme des années 50 et 60, dans l’engagement communiste, ou plutôt dans mai 68 et les années qui ont suivi ? La corrección política es que sus raíces en el Tercer Mundo para los años 50 y 60, en un comunista, o más bien en mayo del 68 y los años que siguieron? 

C’est un enchaînement ; mais je crois que c’est le post-68 qui a le plus pesé. Es una cadena, pero creo que este es el post-68 que más ha influido. Ceux qui tiennent les médias sont des gens de 50 ans, de ma génération, qui ont grandi dans une atmosphère néo-marxiste. Aquellos que argumentan que los medios son personas de 50 años de mi generación que creció en una atmósfera de neo-marxista. Mais il faut savoir que règne chez les journalistes une vraie pensée unique stalinienne : le marxisme a cédé à cet égard la place au tiers-mondisme, puis à l’immigrationnisme. Pero tenga en cuenta que reina entre los periodistas el pensamiento único y verdadero estalinista del marxismo ha dado paso a este lugar en el Tercer Mundo, entonces el immigrationist. Pour réussir socialement, il faut avoir une position qui aille dans le sens de la soft-idéologie anti-raciste, immigrationniste et égalitaire (comme au temps de l’URSS, où il fallait être pro-soviétique). Para tener éxito social, debe tener una posición que va en la dirección de la suave anti-ideológica immigrationist racista e igualitario (como en los tiempos de la URSS, donde tuvo que ser pro-soviético). Sachant que même des gens la désapprouvant participent à cette vulgate. A sabiendas de que incluso la gente de desaprobación que participan en este Vulgata. Tout le monde voit la vérité dans la rue, tout le monde sauf les élites actuelles, qui jouent les autruches. Todo el mundo ve la verdad en la calle, todos, excepto las élites actuales, que juegan el avestruz. De grands journalistes, totalement de mes idées, ont signé les pétitions pour les “sans-papiers” : ils m’ont expliqué que s’ils avaient refusé, leur carrière était foutue. Grandes periodistas, totalmente mis ideas, han firmado peticiones de “indocumentados”, explicaron que se habían negado, se arruinó su carrera profesional. Il ne suffit pas de n’en pas parler : il faut se dire anti-raciste, comme il fallait se dire stalinophile dans les années 50. No es suficiente para no hablar: debe decir anti-racista, como que tenía que decir stalinophile en los años 50. 

Charlie-Hebdo avait attaqué Gérard Depardieu parce qu’il avait refusé de signer… Charlie-Hebdo, Gérard Depardieu fue atacado porque se negó a firmar … 

Cela ne lui a fait aucun mal, car il est au zénith. Que no le hacía daño, porque está en su cenit. Mais un jeune comédien aurait vu sa carrière sciée. Pero la carrera de un joven actor habría cortado. Il faut savoir que beaucoup ne parlent pas par conviction, mais par trouille : ils veulent être du côté du manche. Usted debe saber que muchos no hablan de la convicción, sino miedo, quieren ser el lado ganador. Il faut se proclamer anti-raciste, pour l’intégration, etc. Debemos proclamar anti-racista, para la integración, etc. comme au XIXe siècle il fallait aller à la messe tous les dimanches ! en el siglo XIX se tenía que ir a misa todos los domingos! Cela dit, Charlie-Hebdo, dirigé par de “vieux cons”, est l’exemple type du “torchon stalinien et délateur”, un “média de flics de la pensée et de collabos”, le “degré zéro du journalisme”. Dicho esto, Charlie Hebdo, dirigido por “con viejos” es un ejemplo típico de “paño y confidente de Stalin”, un policía “los medios de comunicación el pensamiento y colaboradores”, el “cero periodismo”. Pour que les Européens aient une vraie prise de conscience, au point de conformisme et d’aveuglement ethno-masochiste où en sont nos soi-disants “leaders d’opinion”, nous avons besoin d’une crise terrible, qui seule pourra nous donner l’énergie de nous défendre. Para asegurarse de que los europeos tienen una conciencia real hasta el punto de conformismo ciego y etno-masoquista, ¿dónde están nuestros llamados “líderes de opinión”, tenemos una crisis terrible, que solo nos puede dar poder para defendernos. 

Propos recueillis par Victor Marck Entrevista realizada por Víctor Mack
Victor Marck est collaborateur d’une agence de presse. Víctor Mack es una agencia de noticias asistente.Publié avec l’autorisation de www.aipj.net Publicado con www.aipj.net permiso 

(Bastion n°68 de février 2003) (Bastión N º 68 de febrero de 2003) 

[ Accueil ] [ Bastion ] [Inicio] [Bastion] 


  

//

“Libreria Europa”, otra vez en “el banquillo” de los acusados.

29 29UTC enero 29UTC 2010

Barcelona, 29 ene (EFE).- El dueño de la librería “Europa” de Barcelona Pedro Varela ha defendido hoy que las obras de ideología neonazi que vende y edita son “para todo tipo de público” y que su criterio para seleccionarlas es puramente comercial, sin que necesariamente él comparta la opinión de sus autores.

En el juzgado penal número 11 de Barcelona se ha celebrado hoy el juicio contra Pedro Varela, para quien la Fiscalía y la acusación particular -ejercida por la comunidad israelí en Barcelona- piden cuatro años de prisión por vender libros que justifican el genocidio nazi e incitan a la segregación racial.

El juicio que afronta hoy el librero, que cuenta con una condena previa de siete meses de prisión por justificar el Holocausto, es consecuencia de un registro efectuado por los Mossos d’Esquadra en su local de Barcelona, donde se incautaron 4.793 libros de Ediciones Ojeda, editoral de su propiedad, que difundían la ideología nazi.

No obstante, Varela ha asegurado que su librería va dirigida “a todo tipo de gente” y que la frecuentan desde universitarios hasta alumnos de secundaria enviados por sus profesores, dado que está “especializada en la Segunda Guerra Mundial y el siglo XX”.

“Nos adaptamos a lo que pide la gente”, ha mantenido Pedro Varela, que ha asegurado que sus criterios para seleccionar los libros que edita o vende son sólo comerciales, en función de si están agotados en España o de si han tenido éxito internacional, sin que él comparta “necesariamente” la opinión de todos sus autores.

Pese a que los Mossos que inspeccionaron la librería han insistido en que ésta es monotemática, Varela ha recalcado que ésa es una “percepción ideologizada” y que su establecimiento, que cuenta con más de 13.000 clientes en España y el extranjero, vende “libros de todo tipo”.

Nota de HURANIA: La información y la fotografía de arriba está tomadas de yahoo noticias. En la fotografía -de archivo-  aparecen Pedro Varela y el autor David Duke  con motivo de la prresentación de un libro titulado “El supremacismo judío” durante una conferencia, en Barcelona, que estuvo vigilada por los “mossos d´ esquadra”, policia de Catalunya.

último discurso del Dr. Gobbels:

23 23UTC diciembre 23UTC 2008
goebbels
Este fue el ultimo discurso radiofónico que dió Goebbels en su vida, el mismo se transmitió, según relatara W.V. Oven (su secretario) bajo intenso bombardeo artillero soviético… en cierto momento, un obús de 150 mm cayo en pleno ministerio de propaganda, todos los vidrios estallaron y pedazos de escombros cayeron sobre el escritorio del ministro Dr. Goebbels mientras estaba dando su breve discurso, este no se inmutó, simplemente despejó con sus manos los restos de mampostería y siguió con lo suyo. Aquí el lacónico discurso, donde no habló a sus contemporáneos, sino a generaciones futuras, es decir, a nosotros (nótese que prácticamente todo lo que ha profetizado, ya se ha cumplido):JOSEPH GOEBBELS. SU ULTIMO DISCURSO.

“…La Guerra se aproxima a su fin. La demencia que las potencias enemigas desataron sobre la Humanidad ya ha pasado su punto culminante en lo que a esta guerra se refiere. Lo único que dejara detrás de si, y en todo el mundo, será solamente un indescriptible sentimiento de vergüenza y de asco. Y no puede ser de otro modo. La artificialmente construida y corrompidamente mantenida coalición entre plutocracia y bolcheviquismo terminara por romperse.” “Alemania terminara dividida. Austria terminara librada a su propio destino. Los soviets extenderán su influencia hasta el Atlántico. Inglaterra tarde o temprano perderá la totalidad de su Imperio. Hasta Estados Unidos pronto pensara distinto sobre este estremecedor fenómeno mundial. Guerras raciales internas y una decadencia indetenible les hará perder su prestigio y poder mundial.” “Suceda lo que suceda, Alemania renacerá en pocos años después de esta guerra. Y no será solo por su propio esfuerzo. Alemania es tan imprescindible para Europa que hasta nuestros propios actuales enemigos tendrán que impulsar su reconstrucción. Nuestros campos y provincias destruidas serán repobladas en nuevas ciudades y pueblos…volveremos a ser amigos de todos los pueblos de buena voluntad que habitan la tierra y junto con ellos haremos cicatrizar las heridas que deforman el noble rostro de nuestro continente.” “Toda Europa y el mundo participara de los avances que le hemos dado a la Ciencia. Pero la pregunta decisiva es de si en este mundo más nuevo y brillante vivirán también personas mas felices. Si nuestros enemigos imponen su voluntad, la humanidad naufragara en un mar de sangre y de lagrimas. Habrá guerras y mas guerras que se sucederán prácticamente sin interrupción. Sin duda serán mas reducidas y mas aisladas geopolíticamente que esta guerra porque ya nadie se atreverá tan irresponsablemente a provocar una hecatombe semejante a la actual. Pero si bien podrán ser guerras mas reducidas serán tanto mas deshonrosas. El honor en el campo de batalla será definitivamente sepultado por la fría y sistemática decisión de matar y destruir a cualquier precio.” “Los hombres se mataran por poseer las cosas mas superfluas y banales. Las plutocracias naufragaran en una desesperada carrera por dar cada vez mas lujos a la humanidad corrompida por la molicie. Al final las plutocracias terminaran por no poder dar de comer a una población cada vez mas numerosa. Habrá otra vez hambre de desocupados. Y vendrá otra vez el bolcheviquismo a ofrecer tentadora mente las mismas soluciones falsas que nos ofrecieron a nosotros durante ese monstruoso monumento al fracaso y a la ignominia que fuera la república de noviembre.” “Y aquellos que querrán poner remedio a este estado de cosas no tendrán otra alternativa que volver la vista hacia lo que nosotros hicimos y hacia aquello por lo cual seguiremos peleando hasta el amargo final. Aquellos que quieran mejorar este mundo decadente y corrupto tendrán que comprender plutocracia y bolcheviquismo no son los dos únicos caminos transitables para redimir a la Humanidad de la miseria y el fracaso. Por que hay un tercer camino que es el nuestro, que es lo único y el mejor y que es aquel que ADOLF HITLER nos señalara.” “Vendrán hombres que aun sin mencionarnos, porque les estará prohibido o porque temerán hacerlo, intentaran transitar por este camino nuestro. Y serán combatidos y traicionados al igual que nosotros lo fuimos. Pero al final VENCEREMOS porque lo bueno y lo verdadero siempre triunfa en este mundo”. Berlín, 19 de abril de 1945.

JOSEPH GOEBBELS.

 Fuente: http://legion-88-chile.blogspot.com/2008/12/la-profeca-de-goebbels.html


A %d blogueros les gusta esto: