Posts Tagged ‘Gobierno Mundial’

Dresden 2017

17 febrero, 2017

dresde-1

(Aspecto de Dresde, tras el bombardeo aliado)

Dresden 2017

EDUARDO ARROYO

 Han pasado apenas un par de días del 72 aniversario de la destrucción de Dresden por la aviación anglo-americana. No es la primera vez que escribo sobre esto y tampoco será la última. Al menos hasta que se normalice hablar de toda esa sangre inocente vertida por los “buenos” oficiales de la historia del pasado siglo. Escuché en 1982, en directo, al entonces Juan Pablo II que nunca se podía legitimar la muerte de un inocente y hoy pienso que, si no se puede legitimar, tampoco se puede enterrar en el olvido. Esta cuestión es especialmente irritante cuando la denominada “memoria” es solo una herramienta con la que se airean unos crímenes para ocultar las propias verguenzas. Este es el caso exacto de la ciudad de Dresden, pero también el de ColoniaHamburgo o Tokio, todas ellas ciudades martirizadas con el objetivo único de doblegar al enemigo a base de aterrorizar a los más indefensos. Sirva pues este artículo para recordar el crímen y a los verdugos: la aviación norteamericana y británica y, en especial, uno de los políticos más incompetentes y sobrevalorados del último siglo, el premier Winston Churchill, enterrador del imperio birtánico.

Vaya también para servir a la denuncia de todos aquellos que han contribuído al olvido y a la justificación -el corrompido y servil Estado alemán- y todo el detritus humano que, bajo el paraguas del “antifascismo”, ha aplaudido o comprendido una acción autenticamente asesina.

Pero no todo es denuncia. Hay algunos honestos recuerdos sobre Dresden que han florecido en el mismísimo templo del Arte. Sirva de ejemplo el monumental cuadro del pintor catalán Martí Teixidor,“Dresden”, expuesto hoy en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona y verdadero contrapunto a la fealdad y al afán propagandístico, alentados por la inteligencia soviética y sus lacayos, en el “Guernica” picassiano. Sirva así mismo como ejemplo, el excepcional dramatismo y honradez del escritor norteamericano Kurt Vonnegut y su “Slaughterhouse-Five”. Vonnegut fue soldado estadounidense hecho prisionero en Dresden a raíz de la batalla del Bulge y, por tanto, auténtico superviviente de su propio ejército y de una de las principales corruptelas de la época: la que justifica lo peor de lo que somos capaces en nombre de los principios.

Son personas como Teixidor y Vonnegut las que simbolizan la esperanza de la especie humana y las que alientan el anhelo de todos los que buscan llamar a las cosas por su nombre. Son, en definitiva, los que en un tiempo nuevo conseguirán que el mundo vuelva a sonreir. De momento, vaya este recuerdo por los muertos de Dresden. Ellos no claman ni venganza ni castigo. Solo esperan a poder dormir en paz por toda la Eternidad. Dios les tenga en su seno.

===

fuente:

http://gaceta.es/eduardo-arroyo/dresden-2017-17022017-1101

 

 

 

 

The Brussels Attacks: What is True, What is Fake? Three Daesh Suspects at Brussels Airport

27 marzo, 2016

Two Fake CC surveillance Videos of the bomb attacks,  Ibrahim’s  Laptop Computer discovered in a Rubbish bin; 

The  alleged Will (Testament) of one of the Daesh suspects; 

Foreknowledge of the Attacks by the Belgian police and security authorities; 

An EU terror emergency drill simulating a Metro attack held three weeks earlier, …  

Mystery, “Evidence” concerning the deceased suicide bombers?

The role and death of suicide bombers Khalif and Ibrahim el-Bakraoui respectively at the Maelbeek metro station and Brussels airport? 

Where are the official surveillance video recordings? Sofar they have been suppressed? 

The Mysterious Photo: Three Daesh Suspects at Brussels Airport Caught on the CC Surveillance Camera?   

A review of official police statements suggests that the still photos allegedly from the Airport CC Surveillance Camera were not initially released by the Police, they were first published by Dernière Heure, DH.be, which is part of Belgium’s media giant Groupe Multimédia IPM S.A.

It is worth noting that DH.be together with La Libre (also part of Groupe IPM) (mistakenly) published the fake CC surveillance video of the Brussels airport bomb attacks by using the footage of the Moscow terror attack of January 2011.

The “real” video footage from the airport CC surveillance cameras has sofar not been made public  

Below is the picture of the three Daesh suspects walking in Brussels airport. There is no mention as to when (at what time) the still video picture was taken.

Apart from this still image, no official CC surveillance video footage was released. (See our analysis on the fake CC videos).

As mentioned above, there are contradictions regarding the time of release and the source of the above images.

Derniere Heure DH.net.be published the still photo from the CC camera at 10.27am, two and a half hours BEFORE its alleged official release by the Brussels police: at 12.58pm.

The airport was closed shortly after the 8am attack: there are three possible answers:

1) that the airport security authorities made the video images available to DH.be prior to releasing it to the police.

2) that the Brussels police authorities released the images to DH.be as an exclusive, prior to their official release. Unlikely

3) that the source of the still image did not emanate from the airport surveillance CC cameras, but from another source which was used by Derniere Heure DH.be

Most media reports acknowledged that the mysterious photo of the alleged suicide bombers was released by the Brussels police.

The twitter entries below confirm the exact time at which the airport photos were released:

First Release by DH.be at 10.27am (entitled “Photo Exclusive” by DH.be)

Second Release by Politie Brussel/Police de Bruxelles: 12.58pm   

The press release of the federal prosecutor’s office on March 23rd confirms the identity of one of the suspects, Ibrahim El Bakraoui and mentions the photo. The time of its release is not mentioned.

https://5052.fedimbo.belgium.be/sites/5052.fedimbo.belgium.be/files/explorer/persbericht_23_mars_2016_FR.pdf

See also

http://www.dhnet.be/actu/belgique/ils-transportaient-leurs-bombes-dans-des-valises-apres-avoir-pris-le-taxi-56f153de35708ea2d3ce72ab

Analysis: Are the airport images genuine?

In other words, can we trust DH.be which published a fake surveillance video of the bomb attack (using footage from Moscow January 2011) on March 22 at 09.07 (one hour after the bomb attack). (See our earlier report on this issue, see summary in the text box below)


The Moscow Airport January 2011 and the Minsk, April 2011 terror attacks

The CC surveillance videos of the attacks in real time published by Belgium’s media on March 22  at both the airport and the metro are fake,

This is confirmed by an earlier Global Research report. The Belgian corporate media published footage from theMoscow airport attacks (January 2011) and the Minsk Metro terror attack (April  2011).

Video 1 scan (Moscow airport, January 2011)

Video 2 scan (Minsk Airport, April 2011)

Here is a screenshot of  the Minsk 2011 video footage broadcast on Belgian network TV and on the internet depicting the explosion in the Metro in Brussels, March 22, 2016

Contradictions

In contradiction with the official Prosecutor’s press release which identifies only one of the suspected terrorists, namely Khalif , several media reports identified the three men as Khalif and Ibrahim el Bakraoui at Brussels airport together with Najim Laachraoui. The quoted source was the official surveillance camera.

Khalif allegedly committed the suicide attack at the metro station. So why was he walking together with his brother at the airport? The airport was closed down immediately after the bomb explosions.The Prosecutor’s press release (March 23) quoted above gives a superficial explanation.

In this regard, several media changed their stories, first Khalif died at the airport as the second kamikaze. The media subsequently clarified quoting The Belgian Federal Prosecutor “that one detonated at the airport and the other at the Maelbeek metro station.”

In a subsequent statement emanating from the Prosecutor’s office, Najim is confirmed as the second kamikaze at the airport. In turn, media reports then confirmed that Najim Laachraoui was the second attacker at the Zaventem Airport. Subsequent reports confirm the death of Ibrahim and Najim at the airport, without any substantiating evidence.

According to Le Monde “a second man, carrying a large bag, was seen on CCTV in the Brussels metro with Khalid el-Bakraoui” (quoted in the Guardian).

News reports say that “authorities identified” brothers Khalid el-Bakraoui, 27, and Ibrahim el-Bakraoui, 30 as the suicide (Kamikaze) bombers.”Ibrahim el-Bakraoui died at Zaventem Airport while Khalid el-Bakraoui died at the Maelbeek Metro Station

But where is the evidence, where are the bodies? Has a post mortem (autopsy) been conducted which confirms the identity of the kamikaze bombers. Is there a coroner’s report?

Ibrahim’s Computer and Will Found in a Rubbish Bin 

According to the Prosecutor’s press release, a  computer was found abandoned in a rubbish bin which contained the will of Ibrahim. This was discovered thanks to the testimony of  the taxi driver who took Ibrahim to the airport. In addition to the explosives, a flag of the Islamic State was also found.

The full text of the alleged will (testament) is not available.

Some media call it a “letter”. From what has been released to the media,  the alleged will does not say anything. In fact it is not a will but a text focussing on Ibrahim’s personal fears. Daesh is not mentioned, neither is the planned bomb attack.

Suspects were Known to Police and Intelligence

What is of significance is that all the suspects were on the radar of police and intelligence.

The two el-Bakraoui brothers “were already being sought by police due to suspected links to the November terror attacks in Paris.”

Ironically, Brussels police categorizes Ibrahim as unknown suspect (suspect inconnu)

 

http://www.globalresearch.ca/the-brussels-attacks-what-is-true-what-is-fake-three-daesh-suspects-at-brussels-airport/5516269

http://www.globalresearch.ca/

“La manipulación de los indignados”.

16 enero, 2013

 

Stéphane Hessel y la decadencia

del movimiento 15 de mayo”.

No necesitamos una mitología prefabricada sobre la resistencia francesa para enfrentar los poderes oligárquicos del momento: aquello que urge hoy es una racionalidad que nos permita analizar y comperender cómo se ha pasado en occidente de los discursos humanitarios de la posguerra a la realidad brutal de los mercados financieros, a la impunitat del genocidio perpetrado en nombre de idearios progresistas, al escándalo permanente del Tercer Mundo, a las agresiones imperialistas por el dominio de las reservas del petróleo y a los delirantes designios expansionistas bíblicos del Estado de Israel.

Jaume Farrerons, licenciado en filosofía por la Universidad de Barcelona, intentará explicar las causas del fracaso del movimiento indignado analizando la influencia nefasta que, a su entender, ha ejercido la figura de Hessel, un diplomático profesional que se descolgó en un momento crucial de crispación social para entregar a la ciudadanía la pólvora doctrinal con que, supuestamente, se haría saltar por los aires el sistema oligárquico en crisis. Pero, ¿y si era en realidad una pólvora ya mojada donde se preservaban los valores esenciales de ese mismo sistema?

El autor pretende demostrar, basándose en fuentes absolutamente fiables, que el estamento político actual, a escala mundial, no es sólo corrupto e incluso criminal, sino responsable de auténticos genocidios -los peores de la historia-, los cuales han quedado olvidados e impunes gracias a los dispositivos de manipulación que son la prensa, la televisión, el denominado “mundo de la cultura” y la propaganda política. Todo ello haciendo referencia a obras de personajes como Illan Pappé, Israel Shahak, Zygmut Bauman, Norman Finkelstein, Lenni Brenner, Alfred de Zayas, Gilles Macdonough, Stéphane Courtois, Jörg Friedrich, James Petras, James Bacque, John Sack, Daniel Goldhagen y Noam Chomsky, entre otros.

Así, se propone que el movimiento indignado haga autocrítica, que se libere de la influencia ideológica de Hessel y enfoque el ataque al estamento político corrupto no como un intento de reconstruir la obsoleta sociedad de consumo socialdemócrata, sino como un proyecto de creación ex novo de una democracia popular participativa basada, en primer lugar, en la verdad racional y en el rechazo de todas las utopías que el sistema neoliberal utiliza para fomentar la constante reinversión del capital, la fabricación de nuevos productos que supuestamente han de traernos la felicidad, cuando sólo nos traen una creciente miseria moral. Quizá los valores hedonistas y eudemonistas defendidos actualmente por los indignados no serían, en definitiva, revolucionarios, antes bien los auténticos pilares ideológicos de la sociedad burguesa en la que todavía vivimos. Serían, en suma, la fuente doctrinal de justificación no sólo de la opresión económica, sino de todas las masacres que han acompañado el desarrollo de la oligarquía financiera desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948.

Martes, 15 de enero, a las 19:00 h., en la Sala de Graus de la Facultat de Lletres (Universitat de Girona).

Organiza: ASSOFIA – Associació d’Estudiants i Professors de Filosofia.

assofia.mail@gmail.com

La Marca Hispànica, 25 de desembre de 2013

http://www.nacional-revolucionario.blogspot.com.es/2012/12/conferencia-de-jaume-farrerons-en-la_25.html

Una gesta que España y Europa deberían conmemorar

11 julio, 2012

16 JULIO 1212 – 16 JULIO 2012 : BATALLA DE  LAS NAVAS DE TOLOSA

by

El Ayuntamiento de La Carolina (Jaén) se queda casi solo en la celebración de la victoria militar de las tropas cristianas sobre las musulmanas en la batalla de las Navas de Tolosa en 1212.

…en las Navas de Tolosa, cuatro reyes (Alfonso VIII de Castilla, Sancho VII de Navarra, Pedro II de Aragón y Alfonso II de Portugal) se jugaron la vida en la lucha contra el invasor islámico.

Solamente la Comunidad Foral de Navarra colabora en la celebración de los actos programados para conmemorar la victoria que supuso el principio del fin de la Reconquista. Y es que ni la Junta de Andalucía, ni la Diputación Provincial de Jaén, ni el Gobierno central se han preocupado de la celebración sobre el terreno de la trascendental batalla.

(LA GACETA)

A diferencia de muchos  políticos de hoy que se dicen progresistas, Claudio Sánchez  Albornoz, Presidente del Consejo de Ministros de la República en el  exilio durante el franquismo, definía nuestra reconquista tal y como la  entienden de manera natural las gentes y alcaldes de nuestras comarcas manchegas  y jienenses.
Les dejo con las palabras  escritas por el viejo historiador por si algunos aprendan un poco más de la  realidad histórica de España y se dejan de fomentar chorradas varias:
“Aquellos ocho siglos  España luchó, en el nombre de Dios, para recuperarse a sí misma, es decir, para  reafirmar su propia identidad cristiana. La causa de Cristo y la de España,  empujando hacia el sur espada en mano, con la cruz alzada, se habían hecho una  sola.
Y «siempre en  permanente actividad colonizadora, siempre llevando hacia el Sur el romance  nacido en los valles septentrionales de Castilla, siempre propagando las  doctrinas de Cristo en las tierras ganadas con la espada, siempre empujando  hacia el Sur la civilización que alboreaba en los claustros románicos y góticos  de catedrales y cenobios, siempre extendiendo hacia el mediodía las libertades  municipales, surgidas en el valle del Duero, y siempre incorporando nuevos  reinos al Estado europeo, heredero de la antigüedad clásica y de los pueblos  bárbaros, pero tallado poco a poco, por obra de las peculiaridades de nuestra  vida medieval, en pugna secular con el Islam» .
La divisa hispana en  estos siglos fue lógicamente Plus ultra, más allá, más allá siempre…  “
===
Nota de Hurania:  Es muy archisabida la idea de que las naciones o pueblos que olvidan su historia pierden su razón de ser , su identidad y su destino.
El sagaz George Orwell escribió acertadamente en su obra “1984” que el gobierno del “Big Brother” sistemáticamente reescribia cada dia la historia y borraba el recuerdo de efemérides históricas según las conveniencias políticas de cada momento.  Así, hoy en Europa, mientras cada dia la propaganda recuerda hechos a veces falsos o exagerados, oculta otros acontecimientos de importancia y de relevancia manifiestas.  Así por ejemplo, se minimizan los crímenes cometidos durante la Revolución francesa, como las 50.000  personas guillotinadas por el Terror, o los hechos sangrientos llevados a cabo por las fuerzas llamadas “aliadas” en las dos guerras mundiales del siglo XX, mientras por otra parte se oculta a la opinión pública el hecho evidente de que, como acaba de señalar el excanciller alemán Helmut Schmitt, Europa en demografia ha pasado de representar el 30% de la población mundial en 1950 al 10% en la actualidad. Y ese hecho se silencia para facilitar la política genocida de promoción del aborto y de las políticas antifamiliares y antinatalistas. 
===

Reacciones contra el poema de Günther Grass

12 abril, 2012

Reacción del estamento político alemán
Los políticos cipayos no podían ignorar este desafío. Sería como el perro guardián que no ladra cuando pasa un extraño por delante de la casa. ¿Para qué te doy de comer, ha bociferado la oligarquía? Y, claro, los ladridos de la jauría han atravesado las fronteras. Le han recordado a Grass las amenazas del presidente iraní, como si esos discursos pudieran compararse con el Plan Dalet de limpieza étnica del pueblo palestino y los innumerables crímenes del gobierno israelí de 1948 a 2008 (Operación Plomo Fundido en Gaza). Como si las bravuconadas de Irán -que se mueven en el terreno de las palabras- pudieran equipararse a los hechos consumados que implican a Israel en cuanto principal instigador de la invasión norteamericana de Iraq y, ahora, del ataque a Siria que debe preceder a la agresión contra un régimen, el de Teherán, “negador del Holocausto”. Un régimen, en suma, blasfemo, que atenta contra la única y verdadera fe universal del Judío Víctima. Véanse algunas de las intervenciones políticas en Alemania, todas ellas poniendo en un platillo de la balanza las “declaraciones” de Mahmud Amadhineyad e ignorando, en el otro platillo, el espantoso historial genocida del Estado de Israel, por no hablar de su posesión ilegal de armas atómicas amparado en el sonsonete Auschwitz:
La publicación del poema, que EL PAÍS lleva hoy en sus páginas, ha acarreado críticas casi inmediatas en los medios conservadores como el berlinés Die Welt. Pero también el diario taz (link en alemán), próximo a Los Verdes, cuestiona lo que califica en su web de “falsificación de los hechos”. Según el periódico de izquierdas, el escritor teme que Israel “extermine al pueblo iraní”, pero ha sido precisamente el presidente del régimen iraní, Mahmud Ahmadineyad (calificado de “fanfarrón” por el poeta) quien en repetidas ocasiones ha propuesto “extirpar el cáncer” que, a sus ojos, representa el Estado de Israel. / Hermann Gröhe, secretario General de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Angela Merkel, ha sido uno de los políticos más duros con el escritor alemán: “Estoy espantado con el tono y la dirección que toma el poema”. El escritor ignora que “Irán cuestiona el propio derecho a la existencia del estado de Israel”. El político recordó que Ahmadineyad “niega el Holocausto” y rechaza los controles internacionales sobre su arsenal nuclear. Gröhe ha recordado que no cabe la menor duda sobre el “fundamental” apoyo alemán a Israel: “Resulta de todo lamentable que alguien como Günter Grass demuestre no haber aprendido nada [de la historia alemana]”. / También es crítico el jefe de la Comisión de Exteriores del parlamento alemán (Bundestag), el democristiano Ruprecht Polenz (CDU), que acusa a Grass de “confundir la causa con el efecto” y de “fabricar” un contexto internacional que “no se corresponde con la realidad”. Polenz ha pedido que “no se le conceda demasiada importancia” al poema al evaluar un conflicto internacional “de enorme riesgo”. / En el principal partido de la Oposición, el socialdemócrata SPD, la secretaria general Andrea Nahles ha calificado de “irritante y desproporcionado” el texto publicado hoy simultáneamente por cuatro periódicos internacionales. El diputado del SPD Rolf Mützenich, portavoz socialdemócrata para Oriente Próximo, ha acusado a Grass de “banalizar” el carácter “represor” del régimen iraní y de ignorar la violencia con la que sojuzga cualquier oposición interna.
Todas estas desinformaciones, que obvían la bibliografía y se perpetran en el interior de la “realidad virtual” (a modo de campana mediático-propagandística donde son producidas las mentes de los ciudadanos), ampáranse, precisamente, en la falsificación de los hechos que pretenden denunciar en Grass. Acusan a Grass de “ignorante”, pero Grass sólo lo es en la medida en que comparte la visión emitida por la telepantalla (Orwell) y se declara amigo de Israel. Resulta imposible ser amigo de Israel después de haberse informado, después de haber dejado de ser “ignorante”… Por ejemplo, basta una lectura del libro La limpieza étnica de Palestina (2006), de Ilan Pappé, donde se describen las raíces criminales y genocidas del Estado sionista, para que resulte imposible escribir esa parte del poema de Grass que sigue siendo un residuo de la lobotomización oligárquica. Y no por las opinionesde Pappé, sino por el material documental que transcribe, el cual no deja margen a la duda: el sionismo abrigó, antes incluso del advenimiento del nazismo, un proyecto de expulsión del pueblo palestino; el diario de Ben Gurion acredita estas intenciones criminales. Un solo ejemplo:

Existe ahora la necesidad de una reacción fuerte y brutal. Necesitamos ser certeros a la hora de elegir el momento, el lugar y los blancos oportunos de nuestros golpes. Si acusamos a una familia, necesitamos acusarla sin piedad, lo que incluye a sus mujeres y niños. De otro modo, no se tratará de una reacción eficaz. Durante la operación no hay necesidad de distinguir entre culpables y no culpables (Pappé, I., La limpieza étnica de Palestina, Barcelona, Memoria Crítica, 2008, p. 105).

Estas palabras forman parte de una entrada del diario de Ben Gurion del 31 de enero de 1948. Pero ya en junio de 1938, el mismo Ben Gurion afirmaba, refiriéndose a los palestinos, que “soy partidario del traslado forzoso, no veo nada inmoral en él” (Ben Gurión a la Agencia Judía, op. cit., p. 9). No hay excusas, ni las inevitables respuestas árabes a la violencia del invasor, ni la persecución antisemita de Hitler, justifican el designio psicópata de desembarcar en un país ajeno y deportar / exterminar a sus habitantes para luego depositar e incubar allí, colonización mediante, los “huevos” de un supuesto pueblo elegido. La cosa da asco. Sobre los antecedentes racistas del judaísmo nos informa Israel Shahak en Historia judía, religión judía (1994). Una vez más, lejos de erigir en dogma las ideas filosóficas de Shahak, basta con ceñise a las traducciones directas (y, esta vez, no trucadas) de los libros sagrados de la religión hebrea, para llegar a la convicción de que ningún trauma histórico convirtió a los creyentes judíos en racistas, sino que el racismo de los creyentes judíos desencadenó la persecución universal del judío y los consiguentes traumas colectivos (que a su vez sirvieron para reforzar, tal como esperaban y deseaban los rabinos más obscurantistas, la xenofobia hebrea en una suerte de feedback infernal). Sobre la exageración, singularización mítica y abuso de la Shoah como instrumento de la propaganda sionista y de la extrema derecha judía, ocioso es anotar que la obra canónica La industria del holocausto (2000), de Norman G. Finkelstein, judío cuyos padres conocieron los campos de concentración alemanes, le ha costado al autor su puesto de trabajo. Al parecer, los políticos que califican a Grass de ignorante, desconocen la historiografía existente, o la conocen, pero actúan, de forma malévola, como si aquélla se redujera, verbi gratia, a La tierra más disputada (2005), del filosionista Joan B. Culla,  pues son ellos, los propios políticos, quienes determinan que las informaciones científicas, ignoradas por la mayoría del público, atraviesen el filtro o barrera mediática y aparezcan como “verdades” que la simple acreditación académica no les otorga. Además de una simple cuestión de verdad o mentira, está el requsito social, el factum brutum de la repetición propagandística y el share (cuota de pantalla), que se consiguen a base de dinero e influencia, no de fundamentación racional. Visto que el sionismo controla los medios de comunicación y la política (incluso el mundo académico está en sus manos) debemos considerar que las obras de Pappé, Brenner, Finkelstein, Shahak y otros son poco menos que milagrosy muy poca cosa comparado con lo que podríamos saber en un marco político que respetara la independencia del investigador.

Sería muy fácil, pero harto engorroso, reproducir aquí las piezas de convicción que permiten sostener, sin vacilar, lo siguiente: quienes “fabrican” un contexto internacional que no se corresponde con la realidad (aunque sí se corresponda con una imagen mediática erigida artificiosamente de espaldas a la realidad) son los políticos que acusan de ello a Grass. Pero la entera bitácora FILOSOFÍA CRÍTICA contiene dichas informaciones y resultaría absurdo repetirlas íntegramente en una sola entrada. Remitimos a las series de posts sobre “El mayor genocido de la historia” o “Anotaciones preliminares sobre las causas del holocausto”, por ejemplo. Esto por lo que respecta al calificativo “ignorante” arrojado a Grass. Las críticas consistentes en la habitual imputación de antisemitismo se retratan ellas solas visto lo que escribiera Grass en su opúsculo de 1990 y ya hemos transcrito al inicio de esta entrada. Ningún antisemita -y sólo un zombi alemán de posguerra domesticado por Tel Aviv- pondría eso negro sobre blanco. En cuanto a la acusación de “patético”, lo patético es rebuznar  sobre un supuesto armamento nuclear iraní -cuya existencia tiene la misma pinta que las famosas “armas de destrucción masiva” de Saddam Hussein- mientras se mira hacia otro lado haciéndose el sordo al escuchar la frase “arsenal atómico ilegal de Israel”, una realidad incontestableque ni los propios sádicos sionistas niegan.

!Éste es el contexto internacional, señores cipayos “alemanes” (?) de Sión! !Dejen de revolcarse en el fango como unos marranos a fin de contentar a sus amos de la sinagoga, si es que les queda un poco de dignidad alemana! !Atrévanse a liberar de una santa vez a su país! !Nieguen ya la narración oficial del  holocausto o Alemania perecerá envenenada por semejante brebaje tóxico! Pero no osan volver a ser hombres libres y soberanos (aunque quizá un poco más pobres); tan apegados están a esa mentira, que sus propios compatriotas, si despertaran del sueño, les despedazarían por décadas de infamia y humillación nacional. Han apostado, oh fariseos de la casta política pseudo alemana, antialemana, por la estafa histórico-universal, y todo aquello que cuestione esa farsa, aunque sólo sea en un aspecto infinitesimal del relato (como el poema de Grass), les aterra, les recuerda que la narración fraudulenta puede derrumbarse como un castillo de arena; y, con ella, sus culos por el suelo, sin dietas, sin cargos, sin poltronas… Al desenmascaramiento de la impostura ultraderechista judía, del racismo judío, de la manipulación sionista, llaman “fabricar un contexto internacional incompatible con la realidad”: deberían decir, incompatible con el montaje mediático que han fabricado efectivamente, ellos sí, a golpe de lavado de cerebro colectivo, y de cuyo mantenimiento depende la perpetuación en el poder de los traidores al pueblo alemán.

Jaume Farrerons 6 de abril de 2012

====
 Traducción del poema al castellano de Miguel Sáenz.(“El País”, 4 de abril de 2012):
Por qué guardo silencio, demasiado tiempo, sobre lo que es manifiesto y se utilizaba en juegos de guerra a cuyo final, supervivientes, solo acabamos como notas a pie de página. Es el supuesto derecho a un ataque preventivo el que podría exterminar al pueblo iraní, subyugado y conducido al júbilo organizado por un fanfarrón, porque en su jurisdicción se sospecha la fabricación de una bomba atómica. Pero ¿por qué me prohíbo nombrar a ese otro país en el que desde hace años —aunque mantenido en secreto— se dispone de un creciente potencial nuclear, fuera de control, ya que es inaccesible a toda inspección? El silencio general sobre ese hecho, al que se ha sometido mi propio silencio, lo siento como gravosa mentira y coacción que amenaza castigar en cuanto no se respeta; “antisemitismo” se llama la condena. Ahora, sin embargo, porque mi país, alcanzado y llamado a capítulo una y otra vez por crímenes muy propios sin parangón alguno, de nuevo y de forma rutinaria, aunque enseguida calificada de reparación, va a entregar a Israel otro submarino cuya especialidad es dirigir ojivas aniquiladoras hacia donde no se ha probado la existencia de una sola bomba, aunque se quiera aportar como prueba el temor… digo lo que hay que decir. ¿Por qué he callado hasta ahora? Porque creía que mi origen, marcado por un estigma imborrable, me prohibía atribuir ese hecho, como evidente, al país de Israel, al que estoy unido y quiero seguir estándolo. ¿Por qué solo ahora lo digo, envejecido y con mi última tinta: Israel, potencia nuclear, pone en peligro una paz mundial ya de por sí quebradiza? Porque hay que decir lo que mañana podría ser demasiado tarde, y porque —suficientemente incriminados como alemanes— podríamos ser cómplices de un crimen que es previsible, por lo que nuestra parte de culpa no podría extinguirse con ninguna de las excusas habituales. Lo admito: no sigo callando porque estoy harto de la hipocresía de Occidente; cabe esperar además que muchos se liberen del silencio, exijan al causante de ese peligro visible que renuncie al uso de la fuerza e insistan también en que los gobiernos de ambos países permitan el control permanente y sin trabas por una instancia internacional del potencial nuclear israelí y de las instalaciones nucleares iraníes. Solo así podremos ayudar a todos, israelíes y palestinos, más aún, a todos los seres humanos que en esa región ocupada por la demencia viven enemistados codo con codo, odiándose mutuamente, y en definitiva también ayudarnos.

Publicado poren6:33 AM

Günter Grass: lo que hay que decir

12 abril, 2012

El escritor alemán, públicamente linchado tras denunciar que Israel puede desencadenar una Tercera Guerra Mundial.

 Así, Grass encarna al perfecto alemán de posguerra, alemán antialemán que se considera autor del Holocausto (“nosotros como autores”). Vulnerando todos los principios del derecho penal, que limita a autoría a los individuos perpetradores, Grass satisface a la oligarquía resucitando el viejo cachivache preilustrado e irracional de la culpabilidad colectiva. Alemana, por supuesto. Nadie protestó entonces, cuando Grass se describió a sí mismo como genocida. Al contrario: lo hizo en los términos que el estamento político “cipayo” de ocupación gusta de utilizar contra su propio pueblo, al que -moral y materialmente- se dedica a extinguir sobre la faz de la tierra para bien consumar, de modo paulatino e imperceptible, el plan Kaufman/Morgenthau diseñado en 1941 (verdadero desencadenante del holocausto en la medida en que existió algo remotamente parecido al relato que nos incrusta en el cerebro la prensa y la televisión al servicio de la oligarquía). Por ello, ante tan ejemplar sumisión, encarnada por Grass, resulta sorprendente que alguien pueda siquiera insinuar que el escritor alemán es un nazi, un antisemita o cosa semejante.

Los párrafos de arriba pertenecen a Jaume Farrerons quien, en su blog FILOSOFÍA CRíTICA, transcribe un pasaje de un libro que contiene afirmaciones no solamente antinacionalsocialistas, sino incluso antialemanas, vertidas en el año 1990 por el Premio Nobel Günther Grass en su obra Schreiben nach Auschwitz :

Escribe Jaume Farrerons: Se opone Grass, com es bien conocido, a la reunificación alemana y, a mi entender, argumenta una de las más penosas teorías antialemanas que nunca haya escuchado. Transcribo literalmente: “quiero, para terminar, enfrentar la ruptura, la quiebra de la civilización que es Auschwitz, con ese deseo alemán de reunificación. En contra de toda tendencia forzada por el estado de ánimo, en contra del poder adquisitivo de la Alemania occidental -un un marco alemán fuerte se puede conseguir hasta la unidad-, sí, incluso en contra del derecho a la autodeterminación, que corresponde indiviso a otros pueblos, en contra de todo esto habla Auschwitz, porque uno de los requsitos para lo monstruoso, junto a otras fuerzas motrices más antiguas, fue una Alemania fuerte, una Alemania unificada. / Ni Prusia, ni Baviera, ni siquiera Austria hubieran podido, por sí solas, desarrollar y aplicar los métodos y la voluntad del genocidio organizado: tenía que ser la gran Alemania. Tenemos todas las razones para tener miedo de nosotros mismos como unidad capaz de actuar. Nada, ningún sentimiento nacional por muy idílicamente que se coloree, ninguna afirmación de buena voluntad de los que han nacido después puede relativizar ni eliminar a la ligera esa experiencia, que, nosotros como autores y las víctimas con nosotros, tuvimos como alemanes unificados. No podemos pasar por alto Auschwitz. No deberíamos, por mucho que nos atrajera, tratar de realizar ese  acto de violencia, porque Auschwitz forma parte de nosotros, es una marca a fuego permanente de nuestra historia y -¡como ganancia!- ha hecho posible un entendimiento que podría expresarse así: por fin nos conocemos” (Grass, G., Escribir después de Auschwitz. Reflexiones sobre Alemania: un escritor hace balance de 35 años, Barcelona, Paidós, 1999, pp. 56-58).

Günter Grass se ha limitado a proclamar, con una extraordinaria e inesperada valentía, lo que piensan millones de personas en Alemania y en el resto de Occidente: la criminal hipocresía de la extrema derecha judía, el racismo supremacista del sionismo, el imperialismo israelí y, en definitiva, la amenaza que la banda asesina de Tel Aviv supone para la paz mundial:

schweige nicht mehr,weil ich der Heuchelei des Westensüberdrüssig bin
No sigo callando porque estoy harto de la hipocresía de occidente.
Doch warum untersage ich mir,jenes andere Land beim Namen zu nennen,in dem seit Jahren – wenn auch geheimgehalten -ein wachsend nukleares Potential verfügbaraber außer Kontrolle, weil keiner Prüfungzugänglich ist?
Pero ¿por qué me prohíbo nombrar
a ese otro país en el que
desde hace años —aunque mantenido en secreto—
se dispone de un creciente potencial nuclear,
fuera de control, ya que
es inaccesible a toda inspección?
Das allgemeine Verschweigen dieses Tatbestandes,dem sich mein Schweigen untergeordnet hat,empfinde ich als belastende Lüge und Zwang, der Strafe in Aussicht stellt,sobald er mißachtet wird;das Verdikt “Antisemitismus” ist geläufig.
El silencio general sobre ese hecho,
al que se ha sometido mi propio silencio,
lo siento como gravosa mentira
y coacción que amenaza castigar
en cuanto no se respeta;
“antisemitismo” se llama la condena.
¡Escándalo! !Intolerable! !Blasfemo! ¡Pretende pensar por sí mismo saliéndose del Esquema Narrativo Obligatorio! ¡Ofensor del Templo y NAAAAZI! Una termitera de insectos a sueldo de Sión se han arrojado inmediatamente sobre la yugular del escritor. No sólo eso: el delincuente universal Benjamin Netanyahu, jefe de la organización genocida más conocida como “Estado de Irael”, le ha recordado a Grass su pasado en las SS. En suma, asistimos a una comedia teatral del siguiente jaez: “se le otorgará a usted el Premio Nobel, pero siempre que se atenga al guión de Hollywood o, en el peor de los casos, se quede calladito. Si osa protestar, o sea, decir la verdad, tratando con ello de rentabilizar contra el antifascismo la autoridad moral del “prestigioso galardón” (concedido a terroristas judíos) o cuestionar el proyecto ultraderechista hebreo del Eretz Israel, de forma automática pasará usted a transmutarse súbitamente en un nazi indigno y, como tal, se le retirará el derecho de tomar la palabra desde el ‘lado correcto’ de la vida.” Porque “la palabra” está habitualmente comprada, pero cuando incluso el mecanismo de bochornosa autocensura no funciona, entonces, como un resorte, se desencadena el recurso a la difamación. Hemos conocido muchos casos similares, Günther Grass no es el primero ni será el último.
“Serví en las SS”
Günther Grass, “preceptor moral de Alemania”, confesó muy tardiamente, en 2006, y poco antes de publicar su autobiografía, que con 15-17 años había servido en las SS. Bien, ¿y qué? ¿No pactaron y colaboraron los fundadores del actual Estado de Israel nada menos que con la cúpula del III Reich? ¿No les ofrecieron a los SS alianza contra sus adversarios occidentales a cambio de la aplicación del programa sionista, que coincidía sin más con el programa nazi: expulsión de los judíos, traslado a Israel? ¿No se puso en marcha ese plan conjunto nazi-sionista hasta que el estallido de la guerra hizo imposible su continuidad? ¿No se emitió una medalla conmemorativa que hermana la Esvástica con la Estrella de David? ¿No intentaron entonces los nazis “librarse” de los judíos transportándolos a Madagascar? ¿No fue a la sazón precisamente Inglaterra la que imposibilitó la operación? Si los propios dirigentes israelíes han sido colaboradores de los nazis, si hasta el propio Habermas, cumbre del pensamiento filosófico alemán de izquierdas, tuvo que comerse una carta en la que cantaba loas al régimen nazi, ¿por qué iba a resultar tan especialmente grave que un muchacho alemán de la época se alistara en las SS? ¿Todavía no nos hemos enterado de que medio mundo fue nazi o pronazi, empezando por los propios sionistas? ¿De que en aquel tiempo el nacionalsocialismo arrastró a millones de personas de decenas de países, entre las cuales no sólo se contaban adolescentes inmaduros, sino, por ejemplo, la cumbre de la filosofía del siglo XX, Martin Heidegger (o Ferdinand Céline, Ezra Pound, Knut Hamsun y tantos otros)?
Quizá Grass esté empezando a comprender lo que en miles de blogs como Filosofía Crítica y en todo el mundo se viene repitiendo desde hace años a tenor de una simple lectura de libros de historia, obras que se encuentran ya en todas las bibliotecas públicas, pero que los medios de comunicación mantienen ocultos a las grandes masas que “no leen libros”, es decir, a aquellos que construyen su imagen del mundo a partir de la información selectiva que la televisión les transmite. Tal vez Grass haya entrado en un proceso de lento deslizamiento hacia posiciones antisistema y eso se nota incluso en sus “confusiones”… Porque Grass erró quizá el número de prisioneros alemanes exterminados en la URSS, pero se quedó cortó si a esos prisioneros sumamos las víctimas de los bombardeos terroristas aliados y las víctimas alemanas de posguerra, que suman, como mínimo, 8 millones de personas.
Pero lo más repugnante de todo el asunto es que, como venimos subrayando, en 1990 ya había Grass concedido de alguna manera su participación colectiva en el presunto Holocausto cuando habla de “nosotros, los autores”, refiriéndose a los alemanes. ¿No resultaba esto mucho más serio, moral y políticamente hablando, que servir como menor de edad en la SS sin disparar un solo tiro? Desde luego, antójase mucho más grave el mea culpa de 1990, pero éste rezumaba el aroma de lo políticamente correcto, mientras que una cosa muy diferente sería el hecho que un ex SS ostente el Premio Nobel y, de propina, se atreva a criticar a Israel. !Un SS no puede ser “inocente” aunque no haya cometido delitos pues la SS fue declarada, en su conjunto, una organización criminal a cuya mera pertenencia acarreaba una imputación de culpabilidad! ¿Hay SS “inocentes” y, además, escritores geniales? Grass mismo es la escandalosa prueba de ello. Así, mientras pisoteaba a Alemania, observamos que Grass no era culpable de genocidio a pesar de incluirse simbólicamente entre los perpetradores de Auschwitz. Pero Grass pasa a convertirse en un antisemita, a título individual, a pesar de que no hubiera cometido ningún crimen, por haber vestido el uniforme SS. Curiosa inversión del sentido del derecho y de la moral.  ¿La diferencia? !La política, sólo la política, que actualmente decide a placer sobre tales significados! Cuestionar la ingeniería racial -limpiza étnica, exterminio selectivo, deportación, colonización- de Tel Aviv lo cambia todo. Constatamos, en definitiva, por enésima vez, el torticero funcionamiento del universo mental antifascista, un mundo orwelliano en el que se pasa ad hoc de Premio Nobel a no-persona (“nazi”) en cuestión de horas y en función de los intereses, instantáneos y cambiantes, del régimen oligárquico.
Crítico del sistema capitalista liberal
Günther Grass no se ha limitado a vulnerar el tabú que prohibe a las personas “decentes” (=fariseos de la oligarquía) cualquier crítica de la política islaelí, también se atrevió a cuestionar el sistema en su conjunto en una entrevista tan polémica como veraz que parecía iniciar el camino de una disidencia:

Gunter Grass: “Urge poner en cuestión el sistema en su conjunto”

El patriarca de la literatura alemana arremete, indignado, contra la degeneración de la democracia
A sus 83 años, Günter Grass se muestra más enfadado que nunca. El patriarca de la literatura alemana arremete contra los bancos yel sistema financiero que, dice, anulan la democracia y secuestran a gobiernos y parlamentos. Grass se mete con los medios de comunicación, que para ser conformistas ya ni siquiera necesitan censura, denuncia la inadvertida transformación del ejército alemán en una máquina orientada hacia la intervención exterior y compuesta por “mercenarios”. La ocasión fue el décimo aniversario de una asociación de periodistas de Hamburgo, en la que el Nobel de literatura 1999 pronunció un discurso en plena sintonía con los indignados europeos.
En primer lugar los bancos. Sus directivos y grandes accionistas forman, “una sociedad paralela”, dice Grass. Los bancos viven “una vida propia”. “Las consecuencias de sus economías basadas en el riesgo, las pagan los contribuyentes”. “Han tomado como rehenes al parlamento y al gobierno”, pero son insaciables y “siempre están hambrientos”.
También los medios son prisioneros. Para extorsionarlos ya no se precisa censura, “basta con negarles publicidad”, dice. En esas condiciones es imposible “explicarle a la opinión pública los abusos de poder de los lobbies”. Contra ellos hay que interponer “estrictas barreras” de protección alrededor del Bundestag, el parlamento alemán, para poder mantener a raya a los lobbistas.
“La degradación de los ciudadanos de la antigua Alemania del Este y sus descendientes a la condición de alemanes de segunda clase se ha convertido en un hecho tan evidente que la mayoría de los jóvenes abandonan sus ciudades y se van al oeste. Algunas regiones empiezan a despoblarse y muchas veces los que se quedan son los radicales de extrema derecha, que son lo que dan el tono en las zonas abandonadas”, denuncia el escritor. Mientras tanto, Alemania pretende aplicar en Grecia una medicina de fideicomisos y privatizaciones, no muy diferente a la que condujo a esos resultados en Alemania del Este.
“La creciente deriva hacia una sociedad de clases con una mayoría empobrecida y una grasienta minoría rica, la montaña de deudas cuya cima está cubierta por una nube de ceros, la incapacidad y manifiesta impotencia del parlamento electo frente al poder de los lobbies y al completo dominio de los bancos”, todo eso, dice Grass, “nos urge a hacer algo inaudito: poner en cuestión el sistema en su conjunto”.
El capitalismo neoliberal , dice, “ha degenerado en una máquina de destrucción del capital, bien lejos de los éxitos de la economía social de mercado”.
Es un “Moloch asocial”, que “ninguna ley puede atajar”, dice. Y se plantea la pregunta: ¿tiene aun la democracia parlamentaria la fuerza y la voluntad de contrarrestar esta decadencia, o vamos a continuar manteniendo en el ámbito de lo no vinculante todo intento de reforma de los bancos con la excusa de que “eso sólo se puede arreglar a nivel global”?
Rafael Poch
La Vanguardia, 9 de agosto de 2011
No hace falta ser un monstruo para padecer la imputación de “fascista” (=criminal), acusar a Israel de abrigar intenciones criminales y reconocer a voz en grito que el sistema actual es un fraude. Hasta un Premio Nobel puede compartir estos rasgos con nosotros, pobres ratas de la RAO (Resistencia Anti-Oligárquica). Pero ya vemos que ni siquiera a Günther Grass le permiten disentir sin deshonor ni rabiosa diabolización. Como reconoce el sociólogo de izquierdas James Petras, el sionismo es el estalinismo de nuestro tiempo. La campaña de linchamiento resulta poca cosa, comparado con lo que nos espera, pero los latigazos del dispositivo oligárquico tienen también un efecto pedagógico: al obligarles a quitarse la máscara, los torturadores ya no pueden llenarse la boca con la bazofia de la “democracia” y los “derechos humanos”. Los torturadores están sentados en las poltronas. Los torturadores son los antifascistas. Y, al igual que bajo el régimen de Stalin, los disidentes serán acusados de “fascistas”, no importa qué méritos, morales o intelectuales, presenten en su descargo.
Günther Grass defiende su poema ante los ataques de la termitera sionista:
http://www.cuartopoder.es/detrasdelsol/las-razones-de-gunter-grass/1613
El poema, una joya para todas las personas que todavía se lavan en medio de la pocilga sionista de mentiras y crímenes justificados apelando al mantra de Auschwitz :
Günther Grass
Warum schweige ich, verschweige zu lange, was offensichtlich ist und in Planspielen geübt wurde, an deren Ende als Überlebende wir allenfalls Fußnoten sind.
Es ist das behauptete Recht auf den Erstschlag, der das von einem Maulhelden unterjochte und zum organisierten Jubel gelenkte iranische Volk auslöschen könnte, weil in dessen Machtbereich der Bau einer Atombombe vermutet wird.
Doch warum untersage ich mir, jenes andere Land beim Namen zu nennen, in dem seit Jahren – wenn auch geheimgehalten – ein wachsend nukleares Potential verfügbar aber außer Kontrolle, weil keiner Prüfung zugänglich ist?
Das allgemeine Verschweigen dieses Tatbestandes, dem sich mein Schweigen untergeordnet hat, empfinde ich als belastende Lüge und Zwang, der Strafe in Aussicht stellt, sobald er mißachtet wird; das Verdikt “Antisemitismus” ist geläufig.
Jetzt aber, weil aus meinem Land, das von ureigenen Verbrechen, die ohne Vergleich sind, Mal um Mal eingeholt und zur Rede gestellt wird, wiederum und rein geschäftsmäßig, wenn auch mit flinker Lippe als Wiedergutmachung deklariert, ein weiteres U-Boot nach Israel geliefert werden soll, dessen Spezialität darin besteht, allesvernichtende Sprengköpfe dorthin lenken zu können, wo die Existenz einer einzigen Atombombe unbewiesen ist, doch als Befürchtung von Beweiskraft sein will, sage ich, was gesagt werden muß. 
Warum aber schwieg ich bislang? Weil ich meinte, meine Herkunft, die von nie zu tilgendem Makel behaftet ist, verbiete, diese Tatsache als ausgesprochene Wahrheit dem Land Israel, dem ich verbunden bin und bleiben will, zuzumuten. 
Warum sage ich jetzt erst, gealtert und mit letzter Tinte: Die Atommacht Israel gefährdet den ohnehin brüchigen Weltfrieden? Weil gesagt werden muß, was schon morgen zu spät sein könnte; auch weil wir – als Deutsche belastet genug – Zulieferer eines Verbrechens werden könnten, das voraussehbar ist, weshalb  unsere Mitschuld durch keine der üblichen Ausreden zu tilgen wäre.
Und zugegeben: ich schweige nicht mehr, weil ich der Heuchelei des Westens überdrüssig bin; zudem ist zu hoffen, es mögen sich viele vom Schweigen befreien, den Verursacher der erkennbaren Gefahr zum Verzicht auf Gewalt auffordern und gleichfalls darauf bestehen, daß eine unbehinderte und permanente Kontrolle des israelischen atomaren Potentials und der iranischen Atomanlagen durch eine internationale Instanz von den Regierungen beider Länder zugelassen wird.
Nur so ist allen, den Israelis und Palästinensern, mehr noch, allen Menschen, die in dieser vom Wahn okkupierten Region dicht bei dicht verfeindet leben und letztlich auch uns zu helfen.

Odio a la Cruz…

10 junio, 2011

No sólo los “Testigos de Jehowá” odian el símbolo de la Cruz… tanto es así que en sus folletos de propaganda suelen representar a Cristo clavado en un solo madero vertical y no en una cruz.

En esta ocasión parece que  la gran cruz que corona el Valle de los Caídos, en Cuelgamuros, es tema de controversia entre los activistas de la “Memoria Histórica”  que seguen las pautas de revisión de la reciente historia de España.

Cuando la prioridad política debería ser la forja de la unidad nacional de los españoles y la vsalida de la crisis económica y financiera, algunos “expertos” nombrados por el Gobierno del PSOE prefieren ocuparse de cómo modificar el aspecto y significado del Valle de los Caídos.

Sobre este tema hemos encontrado en el blog titulado fuegofrío el siguiente post:

“En busca de un Valle de los Caídos para todos”

Con este titular, el diario de Madrid “El País” (8 junio de 2011/págs 30 y 31) publica un reportaje en el que se informa de que “Ahora, a menos de un año para las elecciones, el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero ha constituido un grupo de expertos para que en un plazo de cinco meses elaboren un plan para arrebatarle a Franco esa última plaza en la que todavía resiste y darle otro significado.”

“En cualquier caso, el futuro Valle de los Caídos ha comenzado a dibujarse. Mantendrá la gran cruz, de 150 metros de alto -la Federación de Foros por la Memoria pedía su voladura, por considerarla “equivalente a una esvástica”- y a la comunidad benedictina -pese a que algunos de estos expertos son partidarios de convertirlo en un lugar laico-.”

¿Qué haría en el Valle de los Caídos?

Santiago Carrillo, exlíder del PCE. “Desde que llegué a España me propuse no ir jamás a ese lugar. Antes pensaba que habría que cubrirlo de plomo, como en Chernóbil. Ahora pienso que habría que convertirlo en un sitio al que podamos ir todos, y para eso, sacar los restos del dictador, retirar la cruz y convertirlo en un lugar laico, puesto que allí están enterrados combatientes que no eran religiosos. Sería muy positivo que tomara la forma de un museo que explicara cómo se construyó ese terrible monumento”.

Juan José Solozábal, catedrático de Derecho Constitucional.

“Soy absolutamente contrario a todo movimiento de los restos de Franco y Primo de Rivera. De los muertos, es su recuerdo lo que importa no sus reliquias, tan manipulables. Pienso en la oportunidad de que el Valle de los Caídos sea un gran centro de estudios, que acometa, con libertad y tolerancia, la construcción de una memoria común de los españoles, tan factible como necesaria”.

FUENTE:

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/busca/Valle/todos/Caidos/elpepisoc/20110608elpepisoc_1/Tes

Maria de Prado… anarquista inteligente…

1 mayo, 2011

Partiendo de la base de que creo que el anarquismo es una idea equivocada, supongo que dice verdades evidentes y muy aprovechables por quienes tenemos más predilección por la Jerarquía y el Estado… a ser posible semejante al de Esparta ó al de “La República” (ó “Politeia”, “El Estado”)  de Platón…

En todo caso, me parece muy recomendable entrar en el blog HIRANIA y leer lo que allí se publica. Esto es sólo el inicio  del post…:

Es archisabido que la propaganda ideológica del Sistema dominante desde 1945 adopta diferentes disfraces: uno de los más sutíles e inteligentes es aparentar denunciar al propio Sistema. Por ejemplo, siempre se desenfoca al verdadero culpable y se “carga el muerto”, como era de prever, al “nazismo”´, al “fascismo”, al “imperialismo” ó al “capitalismo”, etc., sin nunca dar nombre y apellidos de los auténticos promotores… y si los dan, se les atribuye ideologías  o idéntidades étnicas falsas.  Así, si álguien es un criminal odioso… entonces su nacionalidad será cualquiera excepto la que realmente le define.  Si, por el contrario, hablamos de un benefactor, un científico ó un estadista de prestigio reconocido, entonces se dan a conocer sus orígenes étnicos. Es el caso de Karl Marx ó de Albert Einstein, quienes, según convenga, son… bien de nación alemana… ó  israelita…  Paralelamente, en orden a organizaciones terroristas, las que se autodefinen como “marxistas-leninistas” son calificadas de “nazis”…etc.  En el caso  del llamado feminismo radical, el cual, como se manifiesta totalmente adversario del matrimonio y de la familia tradicionales, cuando se presenta como odioso para mucha gente y dañino para la convivencia entre mujeres y varones, entonces es denominado –por los medios de desinformación–”feminazismo” ó “fascifeminismo”… cuando resulta que está archisabido que el NS y los fascismos históricos se caracterizaron por la defensa de la familia, la dignidad de la mujer como espasa, madre y trabajadora y su crítica oposición a lo que el “feminismo” actual defiende: la homosexualidad y el lesbianismo.  Precisamente es un tópico de la “izquierda progresista” y del “feminismo” caricaturizar  al III Reich como adalid de la mujer representada en el papel de las “Tres K”  (Kinder, Küche und Kirche)…  cuando la realidad histórica es que esa triple K ya era un tema propagandístico utilizado en el siglo XIX para ridiculizar a las sociedades conservadoras de Europa.

Hecho este comentario introductorio, copiamos un artículo del que es autora María de Prado Esteban Diezma.

===

http://prdlibre.blogspot.com/2010/07/legislar-contra-el-amor-la-ley-de.html

http://oliverteller.blogspot.com/2011/01/maria-del-prado-esteban-diezma-sobre-la.html

¡ el padre de la MENTIRA!!!

22 abril, 2011

Si Jesucristo llamó a Satanás el “Padre de la Mentira”, también otras  doctrinas tradicionales condenan la mentira como uno de los peores crímenes pues dañan y mátan a las almas…  El hinduísmo comprendió muy bien que con la difusión de ideas se puede hacer muchísimo bien y también muchísimo mal…  De aquí la enorme fuerza y poder de la propaganda… En la historia de los hombres no sólo son hechos los acontecimientos reales que ocurren… también son hechos que pesan en el acontecer diario los relatos de esos hechos tanto si son fieles a la verdad como si son mentiras absolutas…  En este sentido tenía razón Goebbels cuando acusaba a los bolcheviques de mentir y repetir miles de veces una mentira…pues consideraba que esa mentira actuaba como si fuera verdad sobre los hombres que creían en ella…

Desde las dos últimas guerras mundiales, la propaganda de las fuerzas llamadas “aliadas” ó de las “Naciones Unidas” se ha impuesto de tal manera que las mayores falsificaciones históricas se admiten como verdad indiscutible…

Uno de los pocos pensadores que se atreve a cuestionar las mentiras oficiales es Jaume Farrerons. De su interesantísimo blog reproduzco el siguiente post, titulado:

¡Rechacemos la Mentira!

Se acostumbra a minimizar que el Premio Nobel de la Paz Alexandr Solzhenitsyn, brutalmente ignorado por la intelectualidad occidental cuando, después de poner en evidencia la realidad del sistema soviético, dejó muy claro que no iba a dedicarse a adular las sociedades de consumo occidentales, propuso a todos los ciudadanos decentes del mundo un código de conducta muy simple: rechazar la mentira. Conviene aclarar que existe una diferencia de matiz relevante entre “decir la verdad”, ética racional universal, sencilla e irrefutable que vengo proponiendo en este blog desde hace cuatro años, y negarse a acoger la mentira dentro de uno en términos de “resistencia pasiva”. Solzhenitsyn mismo lo aclara:

No es una llamada a filas. No hemos madurado para salir a la plaza y proclamar la verdad públicamente, y expresar en voz alta lo que pensamos. No es necesario; aunque es terrible que no podamos hacerlo. Pero, al menos, !neguémonos a decir lo que no pensamos!

(Solzhenitsyn, A., Alerta a occidente, Barcelona, Acervo, 1978, p. 45).

El rechazo de la mentira es algo así como una resistencia pasiva que no obliga más que a no convertirse en una caja de resonancia del discurso oficial, algo que está en nuestro poder y que, sin embargo, las más de las veces despreciamos como un detalle insignificante, cuando podría tener consecuencias decisivas en la lucha contra la opresión antifascista:

Aquí yace la clave que despreciamos. La más sencilla, la más asequible para alcanzar la liberación: !LA NO PARTICIPACIÓN PERSONAL EN LA MENTIRA! Que la mentira lo cubra todo; pero obstinémonos en lo más pequeño: que domine pero !NO A TRAVÉS DE MÍ!

(op. cit., íbidem).

Y añade: “este es nuestro camino”. Se trata de la clave de una ética cívica individual que pondría en riesgo, de manera inmediata y sin sangre, el entero entramado del poder oligárquico mundial. Aplicada no sólo al ámbito político, sino a todo lo que tenga que ver con nuestra actividad como ciudadanos, de manera ejemplar para los demás, supone el primer paso hacia la verdad y, por ende, hacia una regeneración integral de las instituciones democráticas. Solzhenitsyn, quien arriesgó su vida luchando pacíficamente contra la dictadura totalitaria soviética, desarrolla con tremenda autoridad moral una suerte de decálogo del coraje cívico:

No escribirá, no firmará, no publicará de modo alguno una sola frase que, en su opinión, tuerza la verdad.

Ni en conversación privada, ni públicamente, ni mediante declaración escrita, ni como propagandista, maestro o educador; ni desempeñando un papel en el teatro; ni artísticamente, esculturalmente, fotográficamente, técnicamente, musicalmente, no representará, no acompañará, no transmitirá un solo pensamiento falso, una sola verdad tergiversada, que pueda discernir.

Ni oralmente, ni por escrito traerá a colación una sola cita “directiva”, para complacer, para asegurarse, para ascender en su trabajo, si no comparte la totalidad de la idea citada o no tiene relación directa con lo que se trata.

No permitirá que contra sus deseos y voluntad se le haga asistir a una manifestación o mitin. No tomará en las manos, no elevará una pancarta o una consigna que no comparta en su totalidad.

No alzará la mano electora de una propuesta que no comparta con sinceridad; no votará ni abierta ni secretamente en favor de un individuo que estima indigno o dudoso.

No permitirá que se le acose en una reunión en la que se espera un debate forzoso y tergiversado del asunto.

Dejará inmediatamente la reunión, la sesión, la conferencia, el espectáculo, el cine en cuanto escuche del orador la mentira, la sandez ideológica o la propaganda desvergonzada.

No se suscribirá y no adquirirá en números sueltos el diario o la revista donde la información es tergiversada y son ocultados hechos de primera importancia.

No he enumerado, naturalmente, todas las abstenciones posibles y necesarias. Mas quien comience a purificarse, con su mirada ya limpia fácilmente discernirá en otros casos.

Sí, en los primeros tiempos será difícil. Habrá quien pierda su trabajo temporalmente. A los jóvenes que quieran vivir en la verdad, al principio se les complicará mucho la vida: las lecciones que reciben están repletas de mentira, y hay que elegir. Quien desea ser honrado tiene que elegir: todos los días, todos nosotros, incluso ante las ciencias técnicas más seguras, hemos de andar o en dirección a la verdad o en el sentido de la mentira; hacia la independencia espiritual o el servilismo del alma. Y quien no tenga valor para defender su alma, que no se enorgullezca de sus convicciones vanguardistas, que no se ufane de ser académico o artista del pueblo, personalidad emérita o general; que se diga a sí mismo: soy un animal y un cobarde y sólo necesito suculencia y calor (op. cit., pp. 46-47).

Entre quienes se niegan a ser vehículos de la mentira y quienes proclamen abiertamente la verdad -que primero habrá que fundamentar con los métodos rigurosos y univerales de las ciencias-, deberán existir hilos más o menos sutiles. La afirmación de la verdad exige tales sacrificios, que serán pocos quienes puedan comprometerse tan a fondo en la lucha contra el poder filosionista. Pero si están rodeados de personas que, pese a no dar ese paso al frente, al menos arropan a los valientes alzados en su negativa a colaborar con la mendacidad institucionalizada, la tarea de aquéllos resultará humanamente más asumible y efectiva.

La doctrina oficial del sistema oligárquico mundial es el antifascismo. La oligarquía transnacional vigente representa el dispositivo de poder más criminal que conoce la historia de la humanidad, pero también aquél que con más medios técnicos cuenta para sacar rendimiento a su arma principal, a saber, la mentira, precisamente, pero también, en última instancia, cualquier tipo de artilugio terrorífico que ni siquiera la fuerza de las masas podría actualmente derrotar. Ahora bien, lejos de arriesgarse a caer en esa sangrienta confesión de su carácter antidemocrático (que vale sólo para el Tercer Mundo, donde los asesinos se quitan la máscara sin empacho), en los países centrales del sistema no se nos oprime con fusiles, sino con un asfixiante lavado de cerebro filosionista y con la amenaza implícita de la denominada “muerte civil”. Ésta supone en muchos casos la renuncia a una carrera profesional en el ámbito que fuere, pero singularmente en aquéllos relacionados con la cultura, la docencia y la administración pública. “Fracaso” económico y de estatus personal que, en las sociedades de consumo actuales, afecta al corazón mismo de la existencia del disidente, pues destruye su vida familiar, su equilibrio psicológico, su salud, etcétera. La “muerte civil” equivale así a un veneno lento que asesina sin dejar huellas. Para romper el bloqueo, se puede recurrir a la política, por ese motivo hemos fundado una organización que aspira, entre otras cosas, a dirigirse a la mayor parte de la población de la nación, los trabajadores, a fin de que despierten de la narcosis propagandística en que el discurso oligárquico los ha sumido desde hace décadas.

Ahora bien, en la actualidad, políticamente ya no se trata sólo de denunciar el gulag, sino de analizar aquéllo que ha hecho posible la impunidad de la mayor atrocidad de la historia, perpetrada por una organización, el partido bolchevique y sus derivaciones, en la que, como se ha demostrado ya sin contestación, en sus orígenes la mayoría de sus dirigentes y perpetradores eran judíos. Dicha impunidad trasciende el régimen comunista y compromete a occidente en su conjunto. Representa el hilo conductor para comprender nuestra realidad social cotidiana actual. Es necesario preguntarse cómo está constituida la estructura del poder político en el mundo occidental para que hayan podido suceder ciertos espantosos acontecimientos, de enorme magnitud -de tamaño cósmico, por decirlo así-, que interesan al núcleo mismo del discurso legitimador de nuestras sociedades (los derechos humanos) y, sin embargo, se viva como si aquéllos carecieran de importancia o nunca hubiesen ocurrido, mientras se machaca sin parar la mente de los ciudadanos con la propaganda relativa a uno solo de los genocidios habidos en el siglo XX. Sin contar con que dicho genocidio “privilegiado” ha sido tremendamente exagerado y tergiversado y que, quizá también por pura casualidad, la narración del mismo tiene por objeto central la persecución de los judíos y sólo de los judíos (gitanos, rusos y otras víctimas del nazismo son olvidadas también). ¿Existe una relación entre la minimización del gulag y la inflación de la Shoah? Sólo un ciego o una persona muy deshonesta se negaría a aceptar la luminosa (y monstruosa) evidencia intelectual del escándalo. Esta situación puede parecer normal a algunos, porque a fin de cuentas la simple repetición de las imágenes y conceptos guía de la ideología antifascista nos ha habituado a la imagen del judío-víctima; ciertamente, nos habituaría a cualquier cosa que hubiésemos experimentado con tal regularidad y que formara parte de la cotidianeidad más profunda vivida desde la infancia, como lo demuestra la naturalidad con que se aceptan los dogmas religiosos más absurdos siempre que se imbuyan tempranamente en la psique del niño.

Casi todas las personas que en la actualidad se alimentan de la cultura y de los medios de comunicación del “antifascismo socioliberal filosionista” han nacido en una época en que la oligarquia había ya empezado a reescribir la historia o justamente en la fase de transición (los años 60) hacia una sociedad en que Auschwitz monopolizaría el centro del espacio público. Nos hemos acostumbrado a la impostura, la cual, por otro lado, sigue una curva ascendente en su peso mediático, educativo y cultural a medida que nos alejamos del hecho histórico a la que originariamente remite en teoría (unos edificios reconstruidos, supuestas cámaras de gas, en el campo de concentración de Auschwitz, Polonia). Pero la lógica, la objetividad, el acceso, todavía posible, a la literatura y el pensamiento anteriores al triunfo de la oligarquía, nos permiten cotejar datos y entender que “lo cotidiano” en el occidente contemporáneo no es “lo normal” desde ningún punto de vista racional, sino un estado de excepción moral y político que atenta contra el espíritu. Vivimos en un mundo orwelliano donde la mente del ciudadano ha sido colonizada por una serie de imágenes falaces imbuidas propagandísticamente e impuestas a los desafectos mediante la presión a la conformidad social y, en los casos de rebeldía extrema, mediante la amenaza penal -y la cárcel- o incluso la muerte. La característica central del sistema totalitario vigente es que, al poder controlar el alma de las gentes gracias sobre todo a los medios de comunicación, destruye en la mayoría precisamente la conciencia de vivir inmersos en el totalitarismo. De manera que la liberación no será política si no es primero espiritual, bien entendido que tampoco puede generar una incidencia histórica significativa mientras, en una suerte de espiral entre lo filosófico y lo político, no se consiga que el espíritu empape a las masas de alguna manera, provocando la única reacción eficaz digna de consideración a los efectos de una auténtica democracia, a saber, la revolución pacífica de la verdad y el derrocamiento de la tiranía oligárquica. En definitiva, sólo seremos libres el día en que podamos decir: “Auschwitz fue una mentira”, sin que ello nos convierta en fascistas; pues, de hecho, no otra es la única superación posible del propio fascismo.

Jaume Farrerons

28 de febrero de 2011

Publicado por Jaume Farrerons

¿Quiénes son los que mandan?

10 abril, 2011

No es necesario hacer investigaciones profundas para saber, en cada situación, quién ó quienes son los los detentadores de los poderes más relevantes en el terreno de lo político, cultural y económico, es decir, de Tejas Abajo… pues en última instancia sólo Dios  [ó cómo quieran Nombrarlo] tiene la última palabra… 

De aquí que nos parecen muy sabios los siguientes racionamientos:

“¿Y quiénes son los poderosos del mundo? Cuando lleguéis a un lugar y queráis saber quién manda realmente, fijaos de quién nadie se atreve a hablar o lo hace en voz baja. Y si por añadidura existen leyes exclusivas al efecto para que no sean mencionados en absoluto, entonces podéis estar seguros de haber dado en el clavo.

Pero eso es ya saber demasiado y se paga con la cárcel.

El alma, sin embargo, permanece libre.” (Pedro Varela, desde la prisión)

Fuente: http://libertadpedrovarela.over-blog.com/article-carta-desde-prision-27-71276291.html


A %d blogueros les gusta esto: