Posts Tagged ‘Nacionalsocialismo’

en Suecia izan una bandera con la Cruz Gamada

22 abril, 2016

EL DÍA DE SU CUMPLEAÑOS

Izan una bandera nazi en un Ayuntamiento en honor a Hitler

“Vetlanda se esfuerza por ser una comunidad abierta y esto va totalmente en contra de ello. Es verdaderamente triste”, ha declarado el alcalde de la localidad sueca Magnus Färjhage.

nazis_banderas_efe

Gaceta.es

Viernes, 22. Abril 2016 – 11:45

 

Los residentes de Vetlanda, una pequeña ciudad sueca de más de 13.000 habitantes, han amanecido este miércoles con una bandera nazi ondeando frente al ayuntamiento, informa el diario ‘The Local’. Se cree que el estandarte con la esvástica ha sido un silencioso homenaje a Adolf Hitler, nacido el 20 de abril del año 1889.

La bandera fue descubierta por un empleado del ayuntamiento a primera hora de la mañana y fue rápidamente arriada por un conserje de guardia. El incidente ha sido clasificado como “incitación al odio racial”, informa el periódico local ‘Vetlanda Posten’.

ADVERTISING

Los residentes de Vetlanda, una pequeña ciudad sueca de más de 13.000 habitantes, han amanecido este miércoles con una bandera nazi ondeando frente al ayuntamiento, informa el diario ‘The Local’. Se cree que el estandarte con la esvástica ha sido un silencioso homenaje a Adolf Hitler, nacido el 20 de abril del año 1889.

La bandera fue descubierta por un empleado del ayuntamiento a primera hora de la mañana y fue rápidamente arriada por un conserje de guardia. El incidente ha sido clasificado como “incitación al odio racial”, informa el periódico local ‘Vetlanda Posten’.

“La bandera será entregada a la Policía y se va a realizar un informe”, ha declarado a la cadena de televisión sueca SVT el alcalde Magnus Färjhage. El edil ha tildado el suceso de “inaceptable” aunque ha hecho hincapié en que se trata de “un solo caso aislado”. “Vetlanda se esfuerza por ser una comunidad abierta y esto va totalmente en contra de ello. Es verdaderamente triste”, ha afirmado.

Numerosos vecinos han expresado su indignación en Facebook. “Qué ofensa tan horrible para todas las personas que han sido víctimas de esta terrible ideología. Es horrible que el eco de la historia no llegue a todos los residentes de nuestra pequeña ciudad”, ha lamentado Charlotte Blom. “Espero que encuentren a quien lo hizo”, ha escrito Mattias Nilsson. La Policía ha abierto una investigación.

No es la primera vez que aparece en Vetlanda una bandera nazi en el cumpleaños de Hitler: el año pasado una esvástica fue izada junto a una escuela.

http://gaceta.es/noticias/izan-bandera-nazi-ayuntamiento-honor-hitler-22042016-1145

Comentario de un lector de gaceta.es

Carlos Pérez Santiago ·

Mi más sinceras felicitaciones al hombre más calumniado de la historia. Pequeño documental informativo para conocer un poco mejor a Adolf Hitler. https://m.youtube.com/watch?v=Ay8j9Anm0n

===


fotos diversas

6 junio, 2014

10380748_628744267194241_2460759920585365160_n 1512500_568013926600609_1722675078_n1636_445243135544356_1335871128_n164434_445721168829886_276590634_n10322769_618848208183847_7616830750704193196_n946565_486417098093626_1375037565_n601396_445961648805838_14837471_n537961_432556696813000_1426290703_n1001057_482449005157102_628123665_n

Günter Grass: lo que hay que decir

12 abril, 2012

El escritor alemán, públicamente linchado tras denunciar que Israel puede desencadenar una Tercera Guerra Mundial.

 Así, Grass encarna al perfecto alemán de posguerra, alemán antialemán que se considera autor del Holocausto (“nosotros como autores”). Vulnerando todos los principios del derecho penal, que limita a autoría a los individuos perpetradores, Grass satisface a la oligarquía resucitando el viejo cachivache preilustrado e irracional de la culpabilidad colectiva. Alemana, por supuesto. Nadie protestó entonces, cuando Grass se describió a sí mismo como genocida. Al contrario: lo hizo en los términos que el estamento político “cipayo” de ocupación gusta de utilizar contra su propio pueblo, al que -moral y materialmente- se dedica a extinguir sobre la faz de la tierra para bien consumar, de modo paulatino e imperceptible, el plan Kaufman/Morgenthau diseñado en 1941 (verdadero desencadenante del holocausto en la medida en que existió algo remotamente parecido al relato que nos incrusta en el cerebro la prensa y la televisión al servicio de la oligarquía). Por ello, ante tan ejemplar sumisión, encarnada por Grass, resulta sorprendente que alguien pueda siquiera insinuar que el escritor alemán es un nazi, un antisemita o cosa semejante.

Los párrafos de arriba pertenecen a Jaume Farrerons quien, en su blog FILOSOFÍA CRíTICA, transcribe un pasaje de un libro que contiene afirmaciones no solamente antinacionalsocialistas, sino incluso antialemanas, vertidas en el año 1990 por el Premio Nobel Günther Grass en su obra Schreiben nach Auschwitz :

Escribe Jaume Farrerons: Se opone Grass, com es bien conocido, a la reunificación alemana y, a mi entender, argumenta una de las más penosas teorías antialemanas que nunca haya escuchado. Transcribo literalmente: “quiero, para terminar, enfrentar la ruptura, la quiebra de la civilización que es Auschwitz, con ese deseo alemán de reunificación. En contra de toda tendencia forzada por el estado de ánimo, en contra del poder adquisitivo de la Alemania occidental -un un marco alemán fuerte se puede conseguir hasta la unidad-, sí, incluso en contra del derecho a la autodeterminación, que corresponde indiviso a otros pueblos, en contra de todo esto habla Auschwitz, porque uno de los requsitos para lo monstruoso, junto a otras fuerzas motrices más antiguas, fue una Alemania fuerte, una Alemania unificada. / Ni Prusia, ni Baviera, ni siquiera Austria hubieran podido, por sí solas, desarrollar y aplicar los métodos y la voluntad del genocidio organizado: tenía que ser la gran Alemania. Tenemos todas las razones para tener miedo de nosotros mismos como unidad capaz de actuar. Nada, ningún sentimiento nacional por muy idílicamente que se coloree, ninguna afirmación de buena voluntad de los que han nacido después puede relativizar ni eliminar a la ligera esa experiencia, que, nosotros como autores y las víctimas con nosotros, tuvimos como alemanes unificados. No podemos pasar por alto Auschwitz. No deberíamos, por mucho que nos atrajera, tratar de realizar ese  acto de violencia, porque Auschwitz forma parte de nosotros, es una marca a fuego permanente de nuestra historia y -¡como ganancia!- ha hecho posible un entendimiento que podría expresarse así: por fin nos conocemos” (Grass, G., Escribir después de Auschwitz. Reflexiones sobre Alemania: un escritor hace balance de 35 años, Barcelona, Paidós, 1999, pp. 56-58).

Günter Grass se ha limitado a proclamar, con una extraordinaria e inesperada valentía, lo que piensan millones de personas en Alemania y en el resto de Occidente: la criminal hipocresía de la extrema derecha judía, el racismo supremacista del sionismo, el imperialismo israelí y, en definitiva, la amenaza que la banda asesina de Tel Aviv supone para la paz mundial:

schweige nicht mehr,weil ich der Heuchelei des Westensüberdrüssig bin
No sigo callando porque estoy harto de la hipocresía de occidente.
Doch warum untersage ich mir,jenes andere Land beim Namen zu nennen,in dem seit Jahren – wenn auch geheimgehalten -ein wachsend nukleares Potential verfügbaraber außer Kontrolle, weil keiner Prüfungzugänglich ist?
Pero ¿por qué me prohíbo nombrar
a ese otro país en el que
desde hace años —aunque mantenido en secreto—
se dispone de un creciente potencial nuclear,
fuera de control, ya que
es inaccesible a toda inspección?
Das allgemeine Verschweigen dieses Tatbestandes,dem sich mein Schweigen untergeordnet hat,empfinde ich als belastende Lüge und Zwang, der Strafe in Aussicht stellt,sobald er mißachtet wird;das Verdikt “Antisemitismus” ist geläufig.
El silencio general sobre ese hecho,
al que se ha sometido mi propio silencio,
lo siento como gravosa mentira
y coacción que amenaza castigar
en cuanto no se respeta;
“antisemitismo” se llama la condena.
¡Escándalo! !Intolerable! !Blasfemo! ¡Pretende pensar por sí mismo saliéndose del Esquema Narrativo Obligatorio! ¡Ofensor del Templo y NAAAAZI! Una termitera de insectos a sueldo de Sión se han arrojado inmediatamente sobre la yugular del escritor. No sólo eso: el delincuente universal Benjamin Netanyahu, jefe de la organización genocida más conocida como “Estado de Irael”, le ha recordado a Grass su pasado en las SS. En suma, asistimos a una comedia teatral del siguiente jaez: “se le otorgará a usted el Premio Nobel, pero siempre que se atenga al guión de Hollywood o, en el peor de los casos, se quede calladito. Si osa protestar, o sea, decir la verdad, tratando con ello de rentabilizar contra el antifascismo la autoridad moral del “prestigioso galardón” (concedido a terroristas judíos) o cuestionar el proyecto ultraderechista hebreo del Eretz Israel, de forma automática pasará usted a transmutarse súbitamente en un nazi indigno y, como tal, se le retirará el derecho de tomar la palabra desde el ‘lado correcto’ de la vida.” Porque “la palabra” está habitualmente comprada, pero cuando incluso el mecanismo de bochornosa autocensura no funciona, entonces, como un resorte, se desencadena el recurso a la difamación. Hemos conocido muchos casos similares, Günther Grass no es el primero ni será el último.
“Serví en las SS”
Günther Grass, “preceptor moral de Alemania”, confesó muy tardiamente, en 2006, y poco antes de publicar su autobiografía, que con 15-17 años había servido en las SS. Bien, ¿y qué? ¿No pactaron y colaboraron los fundadores del actual Estado de Israel nada menos que con la cúpula del III Reich? ¿No les ofrecieron a los SS alianza contra sus adversarios occidentales a cambio de la aplicación del programa sionista, que coincidía sin más con el programa nazi: expulsión de los judíos, traslado a Israel? ¿No se puso en marcha ese plan conjunto nazi-sionista hasta que el estallido de la guerra hizo imposible su continuidad? ¿No se emitió una medalla conmemorativa que hermana la Esvástica con la Estrella de David? ¿No intentaron entonces los nazis “librarse” de los judíos transportándolos a Madagascar? ¿No fue a la sazón precisamente Inglaterra la que imposibilitó la operación? Si los propios dirigentes israelíes han sido colaboradores de los nazis, si hasta el propio Habermas, cumbre del pensamiento filosófico alemán de izquierdas, tuvo que comerse una carta en la que cantaba loas al régimen nazi, ¿por qué iba a resultar tan especialmente grave que un muchacho alemán de la época se alistara en las SS? ¿Todavía no nos hemos enterado de que medio mundo fue nazi o pronazi, empezando por los propios sionistas? ¿De que en aquel tiempo el nacionalsocialismo arrastró a millones de personas de decenas de países, entre las cuales no sólo se contaban adolescentes inmaduros, sino, por ejemplo, la cumbre de la filosofía del siglo XX, Martin Heidegger (o Ferdinand Céline, Ezra Pound, Knut Hamsun y tantos otros)?
Quizá Grass esté empezando a comprender lo que en miles de blogs como Filosofía Crítica y en todo el mundo se viene repitiendo desde hace años a tenor de una simple lectura de libros de historia, obras que se encuentran ya en todas las bibliotecas públicas, pero que los medios de comunicación mantienen ocultos a las grandes masas que “no leen libros”, es decir, a aquellos que construyen su imagen del mundo a partir de la información selectiva que la televisión les transmite. Tal vez Grass haya entrado en un proceso de lento deslizamiento hacia posiciones antisistema y eso se nota incluso en sus “confusiones”… Porque Grass erró quizá el número de prisioneros alemanes exterminados en la URSS, pero se quedó cortó si a esos prisioneros sumamos las víctimas de los bombardeos terroristas aliados y las víctimas alemanas de posguerra, que suman, como mínimo, 8 millones de personas.
Pero lo más repugnante de todo el asunto es que, como venimos subrayando, en 1990 ya había Grass concedido de alguna manera su participación colectiva en el presunto Holocausto cuando habla de “nosotros, los autores”, refiriéndose a los alemanes. ¿No resultaba esto mucho más serio, moral y políticamente hablando, que servir como menor de edad en la SS sin disparar un solo tiro? Desde luego, antójase mucho más grave el mea culpa de 1990, pero éste rezumaba el aroma de lo políticamente correcto, mientras que una cosa muy diferente sería el hecho que un ex SS ostente el Premio Nobel y, de propina, se atreva a criticar a Israel. !Un SS no puede ser “inocente” aunque no haya cometido delitos pues la SS fue declarada, en su conjunto, una organización criminal a cuya mera pertenencia acarreaba una imputación de culpabilidad! ¿Hay SS “inocentes” y, además, escritores geniales? Grass mismo es la escandalosa prueba de ello. Así, mientras pisoteaba a Alemania, observamos que Grass no era culpable de genocidio a pesar de incluirse simbólicamente entre los perpetradores de Auschwitz. Pero Grass pasa a convertirse en un antisemita, a título individual, a pesar de que no hubiera cometido ningún crimen, por haber vestido el uniforme SS. Curiosa inversión del sentido del derecho y de la moral.  ¿La diferencia? !La política, sólo la política, que actualmente decide a placer sobre tales significados! Cuestionar la ingeniería racial -limpiza étnica, exterminio selectivo, deportación, colonización- de Tel Aviv lo cambia todo. Constatamos, en definitiva, por enésima vez, el torticero funcionamiento del universo mental antifascista, un mundo orwelliano en el que se pasa ad hoc de Premio Nobel a no-persona (“nazi”) en cuestión de horas y en función de los intereses, instantáneos y cambiantes, del régimen oligárquico.
Crítico del sistema capitalista liberal
Günther Grass no se ha limitado a vulnerar el tabú que prohibe a las personas “decentes” (=fariseos de la oligarquía) cualquier crítica de la política islaelí, también se atrevió a cuestionar el sistema en su conjunto en una entrevista tan polémica como veraz que parecía iniciar el camino de una disidencia:

Gunter Grass: “Urge poner en cuestión el sistema en su conjunto”

El patriarca de la literatura alemana arremete, indignado, contra la degeneración de la democracia
A sus 83 años, Günter Grass se muestra más enfadado que nunca. El patriarca de la literatura alemana arremete contra los bancos yel sistema financiero que, dice, anulan la democracia y secuestran a gobiernos y parlamentos. Grass se mete con los medios de comunicación, que para ser conformistas ya ni siquiera necesitan censura, denuncia la inadvertida transformación del ejército alemán en una máquina orientada hacia la intervención exterior y compuesta por “mercenarios”. La ocasión fue el décimo aniversario de una asociación de periodistas de Hamburgo, en la que el Nobel de literatura 1999 pronunció un discurso en plena sintonía con los indignados europeos.
En primer lugar los bancos. Sus directivos y grandes accionistas forman, “una sociedad paralela”, dice Grass. Los bancos viven “una vida propia”. “Las consecuencias de sus economías basadas en el riesgo, las pagan los contribuyentes”. “Han tomado como rehenes al parlamento y al gobierno”, pero son insaciables y “siempre están hambrientos”.
También los medios son prisioneros. Para extorsionarlos ya no se precisa censura, “basta con negarles publicidad”, dice. En esas condiciones es imposible “explicarle a la opinión pública los abusos de poder de los lobbies”. Contra ellos hay que interponer “estrictas barreras” de protección alrededor del Bundestag, el parlamento alemán, para poder mantener a raya a los lobbistas.
“La degradación de los ciudadanos de la antigua Alemania del Este y sus descendientes a la condición de alemanes de segunda clase se ha convertido en un hecho tan evidente que la mayoría de los jóvenes abandonan sus ciudades y se van al oeste. Algunas regiones empiezan a despoblarse y muchas veces los que se quedan son los radicales de extrema derecha, que son lo que dan el tono en las zonas abandonadas”, denuncia el escritor. Mientras tanto, Alemania pretende aplicar en Grecia una medicina de fideicomisos y privatizaciones, no muy diferente a la que condujo a esos resultados en Alemania del Este.
“La creciente deriva hacia una sociedad de clases con una mayoría empobrecida y una grasienta minoría rica, la montaña de deudas cuya cima está cubierta por una nube de ceros, la incapacidad y manifiesta impotencia del parlamento electo frente al poder de los lobbies y al completo dominio de los bancos”, todo eso, dice Grass, “nos urge a hacer algo inaudito: poner en cuestión el sistema en su conjunto”.
El capitalismo neoliberal , dice, “ha degenerado en una máquina de destrucción del capital, bien lejos de los éxitos de la economía social de mercado”.
Es un “Moloch asocial”, que “ninguna ley puede atajar”, dice. Y se plantea la pregunta: ¿tiene aun la democracia parlamentaria la fuerza y la voluntad de contrarrestar esta decadencia, o vamos a continuar manteniendo en el ámbito de lo no vinculante todo intento de reforma de los bancos con la excusa de que “eso sólo se puede arreglar a nivel global”?
Rafael Poch
La Vanguardia, 9 de agosto de 2011
No hace falta ser un monstruo para padecer la imputación de “fascista” (=criminal), acusar a Israel de abrigar intenciones criminales y reconocer a voz en grito que el sistema actual es un fraude. Hasta un Premio Nobel puede compartir estos rasgos con nosotros, pobres ratas de la RAO (Resistencia Anti-Oligárquica). Pero ya vemos que ni siquiera a Günther Grass le permiten disentir sin deshonor ni rabiosa diabolización. Como reconoce el sociólogo de izquierdas James Petras, el sionismo es el estalinismo de nuestro tiempo. La campaña de linchamiento resulta poca cosa, comparado con lo que nos espera, pero los latigazos del dispositivo oligárquico tienen también un efecto pedagógico: al obligarles a quitarse la máscara, los torturadores ya no pueden llenarse la boca con la bazofia de la “democracia” y los “derechos humanos”. Los torturadores están sentados en las poltronas. Los torturadores son los antifascistas. Y, al igual que bajo el régimen de Stalin, los disidentes serán acusados de “fascistas”, no importa qué méritos, morales o intelectuales, presenten en su descargo.
Günther Grass defiende su poema ante los ataques de la termitera sionista:
http://www.cuartopoder.es/detrasdelsol/las-razones-de-gunter-grass/1613
El poema, una joya para todas las personas que todavía se lavan en medio de la pocilga sionista de mentiras y crímenes justificados apelando al mantra de Auschwitz :
Günther Grass
Warum schweige ich, verschweige zu lange, was offensichtlich ist und in Planspielen geübt wurde, an deren Ende als Überlebende wir allenfalls Fußnoten sind.
Es ist das behauptete Recht auf den Erstschlag, der das von einem Maulhelden unterjochte und zum organisierten Jubel gelenkte iranische Volk auslöschen könnte, weil in dessen Machtbereich der Bau einer Atombombe vermutet wird.
Doch warum untersage ich mir, jenes andere Land beim Namen zu nennen, in dem seit Jahren – wenn auch geheimgehalten – ein wachsend nukleares Potential verfügbar aber außer Kontrolle, weil keiner Prüfung zugänglich ist?
Das allgemeine Verschweigen dieses Tatbestandes, dem sich mein Schweigen untergeordnet hat, empfinde ich als belastende Lüge und Zwang, der Strafe in Aussicht stellt, sobald er mißachtet wird; das Verdikt “Antisemitismus” ist geläufig.
Jetzt aber, weil aus meinem Land, das von ureigenen Verbrechen, die ohne Vergleich sind, Mal um Mal eingeholt und zur Rede gestellt wird, wiederum und rein geschäftsmäßig, wenn auch mit flinker Lippe als Wiedergutmachung deklariert, ein weiteres U-Boot nach Israel geliefert werden soll, dessen Spezialität darin besteht, allesvernichtende Sprengköpfe dorthin lenken zu können, wo die Existenz einer einzigen Atombombe unbewiesen ist, doch als Befürchtung von Beweiskraft sein will, sage ich, was gesagt werden muß. 
Warum aber schwieg ich bislang? Weil ich meinte, meine Herkunft, die von nie zu tilgendem Makel behaftet ist, verbiete, diese Tatsache als ausgesprochene Wahrheit dem Land Israel, dem ich verbunden bin und bleiben will, zuzumuten. 
Warum sage ich jetzt erst, gealtert und mit letzter Tinte: Die Atommacht Israel gefährdet den ohnehin brüchigen Weltfrieden? Weil gesagt werden muß, was schon morgen zu spät sein könnte; auch weil wir – als Deutsche belastet genug – Zulieferer eines Verbrechens werden könnten, das voraussehbar ist, weshalb  unsere Mitschuld durch keine der üblichen Ausreden zu tilgen wäre.
Und zugegeben: ich schweige nicht mehr, weil ich der Heuchelei des Westens überdrüssig bin; zudem ist zu hoffen, es mögen sich viele vom Schweigen befreien, den Verursacher der erkennbaren Gefahr zum Verzicht auf Gewalt auffordern und gleichfalls darauf bestehen, daß eine unbehinderte und permanente Kontrolle des israelischen atomaren Potentials und der iranischen Atomanlagen durch eine internationale Instanz von den Regierungen beider Länder zugelassen wird.
Nur so ist allen, den Israelis und Palästinensern, mehr noch, allen Menschen, die in dieser vom Wahn okkupierten Region dicht bei dicht verfeindet leben und letztlich auch uns zu helfen.

DESINFORMACIÓN

2 abril, 2012

Una reciente y sutil forma de falsificar la historia es distorsionarla: Por una parte se exagera calificando al régimen nacionalsocialista de “derecha”, queriéndolo alinear en la defensa del capitalismo… y ahora, por otra parte, se trata de desacreditarlo ubicándolo en la “izquierda” junto al marxismo y al régimen soviético. Lo que oculta la desinformación es que si por una parte el NS representaba una auténtica oposición al imperio de la alta finanza bancaria y de la usura, por otra se manifestaba como defensor de la comunidad popular y contrario a la estatolatría o supremacía del Estado, tal como se ha dado en lo que se ha dado en llamar “totalitarismo”. Conviene recordar que si bien Italia se autocalificó como Estado Totalitario, esa denominación fue rechazada por el Tercer Reich.

En relación con el tema de la “desinformación”, que es el asunto que aquí nos interesa destacar, copiamos seguidamente de aquí un post sobre la posición del hitlerismo respecto al cancer y el tabaquismo:

It seems that Hitler was a smoker in his youth but at some stage he became aware of its health hazards and, when in power (perhaps with the zeal of a convert), appeared to detest tobacco, which he called “the wrath of the Red Man against the White Man, vengeance for having been given hard liquor.” But the antismoking campaign reflected “a national political climate stressing the virtues of racial hygiene and bodily purity” as well as the Fuhrer’s personal prejudices. The same could be said of Nazi efforts to discourage drinking and encourage a better diet.
The state performer in antismoking propaganda was Adolf Hitler. As one magazine put it: “brother national socialist, do you know that our Führer is against smoking and think that every German is responsible to the whole people for all his deeds and emissions, and does not have the right to damage his body with drugs?”
“Robert Proctor presents a great deal of evidence that the nazis’ exerted massive control over most facets of ordinary citizen’s lives. Yet somehow, he never reaches the obvious conclusion that such compulsive regulations, even if arguably well intentioned, ultimately lead to a large scale sacrifice of basic freedoms.He explains how the nazis greatly restricted tobacco advertising, banned smoking in most public buildings, increasingly restricted and regulated tobacco farmers growing abilities, and engaged in a sophisticated anti-smoking public relations campaign. (Suing tobacco companies for announced consequences was a stunt that mysteriously eluded Hitler’s thugs.) Despite the frightening parallels to the current war on tobacco, Mr. Proctor never even hints at the analogy. Curiously, he seems to take an approach that such alleged concern for public health shows nazism to be a more complex dogma than commonly presumed. While nothing present in the book betokens even a trace of sympathy for the Third Reich, this viewpoint seems incredibly naive. It’s easy to wonder if Hitler and company were truly concerned with promoting public health. The unquenchable lust for absolute control is a far more believable motive.Incongruously some of the book’s desultory details lend further certitude to its unpromulgated thesis. Hitler not only abstained from tobacco; he also never drank and was,for the most part–a vegetarian. Frighteningly he also was an animal rights activist. The book reruns a nazi-era cartoon depicting many liberated lab animals giving the nazi salute to Hermann Goring after he outlawed animal experimentation and promised to send violators to a concentration camp. Also included is a fitting quote -now too widely suppressed from Joseph Goebbles, `the fuhrer is deeply religious, though completely anti-Christian; he views Christianity as a symptom of decay.” Controversial as it may be in some circles, such a quote proves that nazism viewed Christianity as hatefully as it did Judaism. Passing coverage is given to the Third Reich’s forays into euthanasia and eugenics. Another striking morsel is the reporting of a widespread nazi-era whispered joke `What is the ideal German? Blond like Hitler. Slim like Goring. Masculine like Goebbles…’ implying that Gautlier Goebble’s homosexuality was common knowledge. Nazi linguistic restrictions seem to be the counterpart of modern day `hate speech.’ Words such as `catastrophe,’ sabotage,’ and `assassination’ were to be avoided, and in a portentous move, `cripple’ was replaced by `handicapped. Proctor also suggests `the word `enlightenment’ (was) probably used more in the nazi period than at any other time.’Perhaps the ultimate overlooked point of this work is the suggestion that Adolph Hitler with his anti-tobacco, anti-religion, pro-animal rights, pro-government intrusion would find success as a modern day liberal.” —Steve Fantina
Factoid:

Did you know the three leading fascist leaders (Mussolini, Franco & Hitler) all abstained from tobacco and smoking?

nazi1a.gif
nazi1b.gif

Motherhood, apple cider and Volkswagen: Virtures of abstinence include healthy infants and savings, enough for Germans to buy two million VWs.


In Nazi Germany, for instance, abstinence from tobacco was a “national socialist duty” (Hitler gave a gold watch to associates who quit the habit, though this didn’t stop them lighting up in the Berlin bunker once they heard the Fuhrer had committed suicide). Armed with such senior sanction — loyally, Reichsfuhrer Heinrich Himmler banned SS men from smoking, though not shooting, on duty, and Propaganda Minister Joseph Gobbels was obliged to hide his ciggie whenever he was filmed — anti-tobacco activists succeeded in banning smoking from government offices, civic transport, university campuses, rest homes, post offices, many restaurants and bars, hospital grounds and workplaces. Tobacco taxes were raised, unsupervised cigarette vending machines were banned, and there were calls for a ban on smoking while driving.

Thanks to the Ministry of Science and Education, and the Reich Health Office, posters were produced depicting smoking as the typically despicable habit of Jews, jazz musicians, Gypsies, Indians, homosexuals, blacks, communists, capitalists, cripples, intellectuals and harlots. Zealous lobbyists descended into the schools, terrifying children with tales of impotence and racial impurity.

One particularly vile individual, Karl Astel — upstanding president of Jena University, poisonous anti-Semite, euthanasia fanatic, SS officer, war criminal and tobacco-free Germany enthusiast — liked to walk up to smokers and tear cigarettes from their unsuspecting mouths. (He committed suicide when the war ended, more through disappointment than fear of hanging.) It comes as little surprise to discover that the phrase “passive smoking” (Passivrauchen) was coined not by contemporary American admen, but by Fritz Lickint, the author of the magisterial 1100-page Tabak und Organismus (“Tobacco and the Organism”), which was produced in collaboration with the German AntiTobacco League.

If some of these measures appear familiar today, then consider the rules laid down in 1941 regarding tobacco advertising. “Images that create the impression that smoking is a sign of masculinity are barred, as are images depicting men engaged in activities attractive to youthful males (athletes or pilots, for example),” and “may not be directed at sportsmen or automobile drivers,” while “advocates of tobacco abstinence or temperance must not be mocked.” Advertisements were banned from films, billboards, posters and “the text sections of journals and newspapers.” Nevertheless, even the Nazis couldn’t equal the recent ban on smoking on death row, meaning prisoners about to undergo massive electric shocks are forbidden from indulging in “one last drag” — talk about cruel and unusual punishment.

This great crusade, propagated through a remarkable network of lectures, re-education programs and congresses, was backed up by the medical and health establishment for the sake of “science.” Or at least a certain type of junk science, one in which objective research and the scientific method was subordinated to, and bastardized for the sake of, a greater political program. Thus, it was commonly touted by scientists and racial hygienists that smoking caused “spontaneous abortions”: a clearly demonstrable fallacy, but one requiring official promotion in order to ensure a high birth rate for Aryan women. (Source: Anti-tobacco Gestapo: past and present)

nazi2a.gif

The anti-tobacco campaign of the Nazis: a little known aspect of public health in Germany, 1933-45

(BMJ No 7070 Volume 313)

Robert N Proctor

Historians and epidemiologists have only recently begun to explore the Nazi anti-tobacco movement. Germany had the world’s strongest anti smoking movement in the 1930s and early 1940s,encompassing bans on smoking in public spaces, bans on advertising,restrictions on tobacco rations for women, and the world’s most refined tobacco epidemiology, linking tobacco use with the already evident epidemic of lung cancer. The anti-tobacco campaign must be understood against the backdrop of the Nazi quest for racial and bodily purity, which also motivated many other public health efforts of the era.

Medical historians in recent years have done a great deal to enlarge our understanding of medicine and public health in Nazi Germany. We know that about half of all doctors joined the Nazi party and that doctors played a major part in designing and administering the Nazi programmes of forcible sterilisation, “euthanasia,” and the industrial scale murder of Jews and gypsies.(1) (2) Much of our present day concern for the abuse of humans used in experiments stems from the extreme brutality many German doctors showed towards concentration camp prisoners exploited to advance the cause of German military medicine.(3)

Tobacco in the ReichOne topic that has only recently begun to attract attention is the Nazi anti-tobacco movement.(4-6) Germany had the world’s strongest anti smoking movement in the 1930s and early 1940s,supported by Nazi medical and military leaders worried that tobacco might prove a hazard to the race.(1) (4)Many Nazi leaders were vocal opponents of smoking. Anti-tobacco activists pointed out that whereas Churchill, Stalin, and Roosevelt were all fond of tobacco, the three major fascist leaders of Europe-Hitler, Mussolini, and Franco-were all non-smokers.(7) Hitler was the most adamant,characterising tobacco as “the wrath of the Red Man against the White Man for having been given hard liquor.” At one point the Fuhrer even suggested that Nazism might never have triumphed in Germany had he not given up smoking.(8)

German smoking rates rose dramatically in the first six years of Nazi rule, suggesting that the propaganda campaign launched during those early years was largely ineffective.(4) (5) German smoking rates rose faster even than those of France, which had a much weaker anti-tobacco campaign. German per capita tobacco use between 1932 and 1939 rose from 570 to 900 cigarettes a year, whereas French tobacco consumption grew from 570 to only 630 cigarettes over the same period.(9)

Smith et al suggested that smoking may have functioned as a kind of cultural resistance,(4) though it is also important to realise that German tobacco companies exercised a great deal of economic and political power, as they do today. German anti-tobacco activists frequently complained that their efforts were no match for the “American style” advertising campaigns waged by the tobacco industry.(10) German cigarette manufacturers neutralised early criticism-for example, from the SA(Sturm-Abteilung; stormtroops), which manufactured its own”Sturmzigaretten”-by portraying themselves as early and eager supporters of the regime.(11) The tobacco industry also launched several new journals aimed at countering anti-tobacco propaganda. In a pattern that would become familiar in the United States and elsewhere after the second world war, several of these journals tried to dismiss the anti-tobacco movement as “fanatic”and “unscientific.” One such journal featured the German word for science twice in its title (Der Tabak: Wissenschaftliche Zeitschrift der International en Tabakwissenschaftlichen Gesellschaft, founded in 1940).

We should also realise that tobacco provided an important source of revenue for the national treasury. In 1937-8 German national income from tobacco taxes and tariffs exceeded 1 billion Reichsmarks.(12) By 1941, as a result of new taxes and the annexation of Austria and Bohemia, Germans were paying nearly twice that. According to Germany’s national accounting office, by 1941 tobacco taxes constituted about one twelfth of the government’s entire income.(13) Two hundred thousand Germans were said to owe their livelihood to tobacco-an argument that was reversed by those who pointed to Germany’s need for additional men in its labour force, men who could presumably be supplied from the tobacco industry.(14)

Culmination of the campaign: 1939-41 German anti-tobacco policies accelerated towards the end of the 1930s,and by the early war years tobacco use had begun to decline. The Luftwaffe banned smoking in 1938 and the post office did likewise.Smoking was barred in many workplaces, government offices, hospitals,and rest homes. The NSDAP (National sozialistische Deutsche Arbeiterpartei) announced a ban on smoking in its offices in 1939, at which time SS chief Heinrich Himmler announced a smoking ban for all uniformed police and SS officers while on duty.(15) The Journal of the American Medical Association that year reported Hermann Goering’s decree barring soldiers from smoking on the streets, on marches, and on brief off duty periods.(16) Sixty of Germany’s largest cities banned smoking on street cars in 1941.(17) Smoking was banned in air raid shelters-though some shelters reserved separate rooms for smokers.(18) During the war years tobacco rationing coupons were denied to pregnant women (and to all women below the age of 25) while restaurants and cafes were barred from selling cigarettes to female customers.(19) From July 1943 it was illegal for anyone under the age of 18 to smoke in public.(20) Smoking was banned on all German city trains and buses in 1944, the initiative coming from Hitler himself,who was worried about exposure of young female conductors to tobacco smoke.(21) Nazi policies were heralded as marking”the beginning of the end” of tobacco use in Germany.(14)

German tobacco epidemiology by this time was the most advanced in the world. Franz H Muller in 1939 and Eberhard Schairer and Erich Schoniger in 1943 were the first to use case-control epidemiological methods to document the lung cancer hazard from cigarettes.(22) (23) Muller concluded that the “extraordinary rise in tobacco use” was “the single most important cause of the rising incidence of lung cancer.”(22) Heart disease was another focus and was not infrequently said to be the most serious illness brought on by smoking.(24) Late in the war nicotine was suspected as a cause of the coronary heart failure suffered by a surprising number of soldiers on the eastern front. A 1944 report by an army field pathologist found that all 32 young soldiers whom he had examined after death from heart attack on the front had been “enthusiastic smokers.” The author cited the Freiburg pathologist Franz Buchner’s view that cigarettes should be considered “a coronary poison of the first order.”(25)

On 20 June 1940 Hitler ordered tobacco rations to be distributed to the military “in a manner that would dissuade” soldiers from smoking.(24) Cigarette rations were limited to six per man per day, with alternative rations available for non-smokers(for example, chocolate or extra food). Extra cigarettes were sometimes available for purchase, but these were generally limited to 50 per man per month and were often unavailable-as during times of rapid advance or retreat. Tobacco rations were denied to women accompanying the Wehrmacht. An ordinance on 3 November 1941 raised tobacco taxes to a higher level than they had ever been (80-95% of the retail price).Tobacco taxes would not rise that high again for more than a quarter of a century after Hitler’s defeat.(26)

Impact of the war and postwar poverty The net effect of these and other measures (for instance, medical lectures to discourage soldiers from smoking) was to lower tobacco consumption by the military during the war years. A 1944 survey of 1000 servicemen found that, whereas the proportion of soldiers smoking had increased (only 12.7% were non-smokers), the total consumption of tobacco had decreased-by just over 14%. More men were smoking (101 of those surveyed had taken up the habit during the war, whereas only seven had given it up) but the average soldier was smoking about a quarter (23.4%) less tobacco than in the immediate prewar period. The number of very heavy smokers (30 or more cigarettes daily) was down dramatically-from 4.4% to only 0.3%-and similar declines were recorded for moderately heavy smokers.(24)

Postwar poverty further cut consumption. According to official statistics German tobacco use did not reach prewar levels again until the mid-1950s. The collapse was dramatic: German per capita consumption dropped by more than half from 1940 to 1950, whereas American consumption nearly doubled during that period.(6) (9) French consumption also rose, though during the four years of German occupation cigarette consumption declined by even more than in Germany(9)-suggesting that military conquest had a larger effect than Nazi propaganda.

After the war Germany lost its position as home to the world’s most aggressive anti-tobacco science. Hitler was dead but also many of his anti-tobacco underlings either had lost their jobs or were otherwise silenced. Karl Aster, head of Jena’s Institute for Tobacco Hazards Research (and rector of the University of Jena and an officer in the SS), committed suicide in his office on the night of 3-4 April 1945.Reich Health Fuhrer Leonardo Conti, another anti-tobacco activist,committed suicide on 6 October 1945 in an allied prison while awaiting prosecution for his role in the euthanasia programme. Hans Reiter, the Reich Health Office president who once characterised nicotine as “the greatest enemy of the people’s health” and “the number one drag on the German economy”(27) was interned in an American prison camp for two years, after which he worked as a physician in a clinic in Kassel, never again returning to public service. Gauleiter Fritz Sauckel, the guiding light behind Thuringia’s antismoking campaign and the man who drafted the grant application for Astel’s anti-tobacco institute, was executed on 1 October 1946 for crimes against humanity. It is hardly surprising that much of the wind was taken out of the sails of Germany’s anti-tobacco movement.

The flip side of Fascism Smith et al were correct to emphasise the strength of the Nazi anti smoking effort and the sophistication of Nazi era tobacco science.(4) The anti smoking science and policies of the era have not attracted much attention, possibly because the impulse behind the movement was closely attached to the larger Nazi movement.That does not mean, however, that anti smoking movements are inherently fascist(28); it means simply that scientific memories are often clouded by the celebrations of victors and that the political history of science is occasionally less pleasant than we would wish.

Funding: United States Holocaust Memorial Museum,Washington, DC; Hamburger Institut fur Sozialforschung in Hamburg.

Conflict of interest: None.

Department of History, Pennsylvania State University, University Park,
PA 16802, United States

Robert N Proctor, professor of the history of science

1 Proctor R N. Racial hygiene: medicine under the Nazis.Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press, 1988.

2 Kater M H. Doctors under Hitler.Chapel Hill: University of North Carolina Press, 1989.

3 Annas G, Grodin M. The Nazi doctors and the Nuremberg code.New York: Oxford University Press, 1992.

4 Smith G D, Strobele S A, Egger M. Smoking and death.BMJ1995;310:396.

5 Borgers D. Smoking and death. BMJ 1995;310:1536.

6 Proctor R N. Nazi cancer research and policy. J Epidemiol Community Health(in press).

7 Bauer D. So lebt der Duce. Auf der Wacht 1937:19-20.

8 Picker H. Hitlers Tischgesprache im Fuhrerhauptquartier.Bonn: Athenaum Verlag, 1951.

9 Lee PN, ed. Tobacco consumption in various countries. 4th ed.London: Tobacco Research Council, 1975.

10 Reid G. Weltanschauung, Haltung, Genussgifte.Genussgifte1939;35:64.

11 Kosmos. Bild-Dokumente unserer Zeit.Dresden: Kosmos,1933.

12 Reckert FK. Tabakwarenkunde: Der Tabak, sein Anbau undseine Verarbeitung.Berlin-Schoneberg: Max Schwabe, 1942.

13 Erkennung und Bekampfung der Tabakgefahren. DtschArztebl 1941;71:183-5.

14 Klarner W. Vom Rauchen: Eine Sucht und ihre Bekampfung.Nuremberg: Rudolf Kern, 1940.

15 Rauchverbot fur die Polizei auf Strassen und in Dienstraumen. Die Genussgifte1940;36:59.

16 Berlin: alcohol, tobacco and coffee. JAMA 1939;113:1144-5.

17 Kleine Mitteilungen. Vertrauensarzt 1941;9:196.

18 Mitteilungen. Off Gesundheitsdienst 1941;7:488.

19 Charman T. The German home front 1939-1945. London: Barrie & Jenkins, 1989.

20 Fromme W. Offentlicher Gesundheitsdienst. In: Rodenwaldt E,ed. Hygiene. Part I. General hygiene. Wiesbaden: Dietrich’sche Verlagsbuchhandlung,1948:36.

21Informationsdienst des Hauptamtes fur Volksgesundheitder NSDAP.1944;April-June:60-1.

22 Muller F H. Tabakmissbrauch und Lungencarcinom. Z Krebsforsch1939;49:57-85.

23 Schairer E, Schoniger E. Lungenkrebs und Tabakverbrauch.Z Krebsforsch1943;54:261-9.

24 Kittel W. Hygiene des Rauchens. In: Handloser S, Hoffmann W, eds. Wehrhygiene.Berlin: Springer-Verlag, 1944.

25 Goedel A. Kriegspathologische Beitrage. In: Zimmer A, ed.Kriegschirurgie.Vol 1. Vienna: Franz Deuticke, 1944.

26 Pritzkoleit K. Auf einer Woge von Gold: Der Triumph der Wirtschaft.Vienna: Verlag Kurt Desch, 1961.

27 Werberat der deutschen Wirtschaft. Volksgesundheit und Werbung.Berlin: arl Heymanns, 1939.

28 Peto R. Smoking and death. BMJ 1995;310:396.

(Accepted 6 November 1996)

8 torres indestructibles

24 mayo, 2011

Las 8 Torres evocan las 2 Torres que relata Tolkien en su grandiosa obra “El Señor de los Anillos”. Estas construcciones ciclópeas nos hablan de una civilización destruida por el fuego infernal del fósforo y del azúfre, tragedia que ocurrió hace miles de años… aunque los documentos recojan una datación correspondiente al período comprendido entre los años 1940 y 1944…

¡ el padre de la MENTIRA!!!

22 abril, 2011

Si Jesucristo llamó a Satanás el “Padre de la Mentira”, también otras  doctrinas tradicionales condenan la mentira como uno de los peores crímenes pues dañan y mátan a las almas…  El hinduísmo comprendió muy bien que con la difusión de ideas se puede hacer muchísimo bien y también muchísimo mal…  De aquí la enorme fuerza y poder de la propaganda… En la historia de los hombres no sólo son hechos los acontecimientos reales que ocurren… también son hechos que pesan en el acontecer diario los relatos de esos hechos tanto si son fieles a la verdad como si son mentiras absolutas…  En este sentido tenía razón Goebbels cuando acusaba a los bolcheviques de mentir y repetir miles de veces una mentira…pues consideraba que esa mentira actuaba como si fuera verdad sobre los hombres que creían en ella…

Desde las dos últimas guerras mundiales, la propaganda de las fuerzas llamadas “aliadas” ó de las “Naciones Unidas” se ha impuesto de tal manera que las mayores falsificaciones históricas se admiten como verdad indiscutible…

Uno de los pocos pensadores que se atreve a cuestionar las mentiras oficiales es Jaume Farrerons. De su interesantísimo blog reproduzco el siguiente post, titulado:

¡Rechacemos la Mentira!

Se acostumbra a minimizar que el Premio Nobel de la Paz Alexandr Solzhenitsyn, brutalmente ignorado por la intelectualidad occidental cuando, después de poner en evidencia la realidad del sistema soviético, dejó muy claro que no iba a dedicarse a adular las sociedades de consumo occidentales, propuso a todos los ciudadanos decentes del mundo un código de conducta muy simple: rechazar la mentira. Conviene aclarar que existe una diferencia de matiz relevante entre “decir la verdad”, ética racional universal, sencilla e irrefutable que vengo proponiendo en este blog desde hace cuatro años, y negarse a acoger la mentira dentro de uno en términos de “resistencia pasiva”. Solzhenitsyn mismo lo aclara:

No es una llamada a filas. No hemos madurado para salir a la plaza y proclamar la verdad públicamente, y expresar en voz alta lo que pensamos. No es necesario; aunque es terrible que no podamos hacerlo. Pero, al menos, !neguémonos a decir lo que no pensamos!

(Solzhenitsyn, A., Alerta a occidente, Barcelona, Acervo, 1978, p. 45).

El rechazo de la mentira es algo así como una resistencia pasiva que no obliga más que a no convertirse en una caja de resonancia del discurso oficial, algo que está en nuestro poder y que, sin embargo, las más de las veces despreciamos como un detalle insignificante, cuando podría tener consecuencias decisivas en la lucha contra la opresión antifascista:

Aquí yace la clave que despreciamos. La más sencilla, la más asequible para alcanzar la liberación: !LA NO PARTICIPACIÓN PERSONAL EN LA MENTIRA! Que la mentira lo cubra todo; pero obstinémonos en lo más pequeño: que domine pero !NO A TRAVÉS DE MÍ!

(op. cit., íbidem).

Y añade: “este es nuestro camino”. Se trata de la clave de una ética cívica individual que pondría en riesgo, de manera inmediata y sin sangre, el entero entramado del poder oligárquico mundial. Aplicada no sólo al ámbito político, sino a todo lo que tenga que ver con nuestra actividad como ciudadanos, de manera ejemplar para los demás, supone el primer paso hacia la verdad y, por ende, hacia una regeneración integral de las instituciones democráticas. Solzhenitsyn, quien arriesgó su vida luchando pacíficamente contra la dictadura totalitaria soviética, desarrolla con tremenda autoridad moral una suerte de decálogo del coraje cívico:

No escribirá, no firmará, no publicará de modo alguno una sola frase que, en su opinión, tuerza la verdad.

Ni en conversación privada, ni públicamente, ni mediante declaración escrita, ni como propagandista, maestro o educador; ni desempeñando un papel en el teatro; ni artísticamente, esculturalmente, fotográficamente, técnicamente, musicalmente, no representará, no acompañará, no transmitirá un solo pensamiento falso, una sola verdad tergiversada, que pueda discernir.

Ni oralmente, ni por escrito traerá a colación una sola cita “directiva”, para complacer, para asegurarse, para ascender en su trabajo, si no comparte la totalidad de la idea citada o no tiene relación directa con lo que se trata.

No permitirá que contra sus deseos y voluntad se le haga asistir a una manifestación o mitin. No tomará en las manos, no elevará una pancarta o una consigna que no comparta en su totalidad.

No alzará la mano electora de una propuesta que no comparta con sinceridad; no votará ni abierta ni secretamente en favor de un individuo que estima indigno o dudoso.

No permitirá que se le acose en una reunión en la que se espera un debate forzoso y tergiversado del asunto.

Dejará inmediatamente la reunión, la sesión, la conferencia, el espectáculo, el cine en cuanto escuche del orador la mentira, la sandez ideológica o la propaganda desvergonzada.

No se suscribirá y no adquirirá en números sueltos el diario o la revista donde la información es tergiversada y son ocultados hechos de primera importancia.

No he enumerado, naturalmente, todas las abstenciones posibles y necesarias. Mas quien comience a purificarse, con su mirada ya limpia fácilmente discernirá en otros casos.

Sí, en los primeros tiempos será difícil. Habrá quien pierda su trabajo temporalmente. A los jóvenes que quieran vivir en la verdad, al principio se les complicará mucho la vida: las lecciones que reciben están repletas de mentira, y hay que elegir. Quien desea ser honrado tiene que elegir: todos los días, todos nosotros, incluso ante las ciencias técnicas más seguras, hemos de andar o en dirección a la verdad o en el sentido de la mentira; hacia la independencia espiritual o el servilismo del alma. Y quien no tenga valor para defender su alma, que no se enorgullezca de sus convicciones vanguardistas, que no se ufane de ser académico o artista del pueblo, personalidad emérita o general; que se diga a sí mismo: soy un animal y un cobarde y sólo necesito suculencia y calor (op. cit., pp. 46-47).

Entre quienes se niegan a ser vehículos de la mentira y quienes proclamen abiertamente la verdad -que primero habrá que fundamentar con los métodos rigurosos y univerales de las ciencias-, deberán existir hilos más o menos sutiles. La afirmación de la verdad exige tales sacrificios, que serán pocos quienes puedan comprometerse tan a fondo en la lucha contra el poder filosionista. Pero si están rodeados de personas que, pese a no dar ese paso al frente, al menos arropan a los valientes alzados en su negativa a colaborar con la mendacidad institucionalizada, la tarea de aquéllos resultará humanamente más asumible y efectiva.

La doctrina oficial del sistema oligárquico mundial es el antifascismo. La oligarquía transnacional vigente representa el dispositivo de poder más criminal que conoce la historia de la humanidad, pero también aquél que con más medios técnicos cuenta para sacar rendimiento a su arma principal, a saber, la mentira, precisamente, pero también, en última instancia, cualquier tipo de artilugio terrorífico que ni siquiera la fuerza de las masas podría actualmente derrotar. Ahora bien, lejos de arriesgarse a caer en esa sangrienta confesión de su carácter antidemocrático (que vale sólo para el Tercer Mundo, donde los asesinos se quitan la máscara sin empacho), en los países centrales del sistema no se nos oprime con fusiles, sino con un asfixiante lavado de cerebro filosionista y con la amenaza implícita de la denominada “muerte civil”. Ésta supone en muchos casos la renuncia a una carrera profesional en el ámbito que fuere, pero singularmente en aquéllos relacionados con la cultura, la docencia y la administración pública. “Fracaso” económico y de estatus personal que, en las sociedades de consumo actuales, afecta al corazón mismo de la existencia del disidente, pues destruye su vida familiar, su equilibrio psicológico, su salud, etcétera. La “muerte civil” equivale así a un veneno lento que asesina sin dejar huellas. Para romper el bloqueo, se puede recurrir a la política, por ese motivo hemos fundado una organización que aspira, entre otras cosas, a dirigirse a la mayor parte de la población de la nación, los trabajadores, a fin de que despierten de la narcosis propagandística en que el discurso oligárquico los ha sumido desde hace décadas.

Ahora bien, en la actualidad, políticamente ya no se trata sólo de denunciar el gulag, sino de analizar aquéllo que ha hecho posible la impunidad de la mayor atrocidad de la historia, perpetrada por una organización, el partido bolchevique y sus derivaciones, en la que, como se ha demostrado ya sin contestación, en sus orígenes la mayoría de sus dirigentes y perpetradores eran judíos. Dicha impunidad trasciende el régimen comunista y compromete a occidente en su conjunto. Representa el hilo conductor para comprender nuestra realidad social cotidiana actual. Es necesario preguntarse cómo está constituida la estructura del poder político en el mundo occidental para que hayan podido suceder ciertos espantosos acontecimientos, de enorme magnitud -de tamaño cósmico, por decirlo así-, que interesan al núcleo mismo del discurso legitimador de nuestras sociedades (los derechos humanos) y, sin embargo, se viva como si aquéllos carecieran de importancia o nunca hubiesen ocurrido, mientras se machaca sin parar la mente de los ciudadanos con la propaganda relativa a uno solo de los genocidios habidos en el siglo XX. Sin contar con que dicho genocidio “privilegiado” ha sido tremendamente exagerado y tergiversado y que, quizá también por pura casualidad, la narración del mismo tiene por objeto central la persecución de los judíos y sólo de los judíos (gitanos, rusos y otras víctimas del nazismo son olvidadas también). ¿Existe una relación entre la minimización del gulag y la inflación de la Shoah? Sólo un ciego o una persona muy deshonesta se negaría a aceptar la luminosa (y monstruosa) evidencia intelectual del escándalo. Esta situación puede parecer normal a algunos, porque a fin de cuentas la simple repetición de las imágenes y conceptos guía de la ideología antifascista nos ha habituado a la imagen del judío-víctima; ciertamente, nos habituaría a cualquier cosa que hubiésemos experimentado con tal regularidad y que formara parte de la cotidianeidad más profunda vivida desde la infancia, como lo demuestra la naturalidad con que se aceptan los dogmas religiosos más absurdos siempre que se imbuyan tempranamente en la psique del niño.

Casi todas las personas que en la actualidad se alimentan de la cultura y de los medios de comunicación del “antifascismo socioliberal filosionista” han nacido en una época en que la oligarquia había ya empezado a reescribir la historia o justamente en la fase de transición (los años 60) hacia una sociedad en que Auschwitz monopolizaría el centro del espacio público. Nos hemos acostumbrado a la impostura, la cual, por otro lado, sigue una curva ascendente en su peso mediático, educativo y cultural a medida que nos alejamos del hecho histórico a la que originariamente remite en teoría (unos edificios reconstruidos, supuestas cámaras de gas, en el campo de concentración de Auschwitz, Polonia). Pero la lógica, la objetividad, el acceso, todavía posible, a la literatura y el pensamiento anteriores al triunfo de la oligarquía, nos permiten cotejar datos y entender que “lo cotidiano” en el occidente contemporáneo no es “lo normal” desde ningún punto de vista racional, sino un estado de excepción moral y político que atenta contra el espíritu. Vivimos en un mundo orwelliano donde la mente del ciudadano ha sido colonizada por una serie de imágenes falaces imbuidas propagandísticamente e impuestas a los desafectos mediante la presión a la conformidad social y, en los casos de rebeldía extrema, mediante la amenaza penal -y la cárcel- o incluso la muerte. La característica central del sistema totalitario vigente es que, al poder controlar el alma de las gentes gracias sobre todo a los medios de comunicación, destruye en la mayoría precisamente la conciencia de vivir inmersos en el totalitarismo. De manera que la liberación no será política si no es primero espiritual, bien entendido que tampoco puede generar una incidencia histórica significativa mientras, en una suerte de espiral entre lo filosófico y lo político, no se consiga que el espíritu empape a las masas de alguna manera, provocando la única reacción eficaz digna de consideración a los efectos de una auténtica democracia, a saber, la revolución pacífica de la verdad y el derrocamiento de la tiranía oligárquica. En definitiva, sólo seremos libres el día en que podamos decir: “Auschwitz fue una mentira”, sin que ello nos convierta en fascistas; pues, de hecho, no otra es la única superación posible del propio fascismo.

Jaume Farrerons

28 de febrero de 2011

Publicado por Jaume Farrerons

Los números de 2010

2 enero, 2011

Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud de tu blog:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: Wow.

Números crujientes

Imagen destacada

Un barco de contenedores puede llevar a unos 4.500 contenedores. Este blog fue visto cerca de 15,000 veces en 2010. Si cada cada visita fuera un contenedor, tu blog llenaria 3 barcos.

 

En 2010, publicaste 42 entradas nueva, haciendo crecer el arquivo para 163 entradas. Subiste 90 imágenes, ocupando un total de 5mb. Eso son alrededor de 2 imágenes por semana.

Tu día más ocupado del año fue el 4 de diciembre con 188 visitas. La entrada más popular de ese día fue ¿POR QUÉ DECIMOS QUE SOMOS DE RAZA CAUCÁSICA?.

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran search.conduit.com, rafaespana.blogspot.com, arribaeuropa.blogspot.com, mundodaorino.es y es.wordpress.com.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por raza caucasica, desnudismo, cruz esvastica, raza caucásica y hurania.

Lugares de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

¿POR QUÉ DECIMOS QUE SOMOS DE RAZA CAUCÁSICA? abril, 2008
8 comentários

2

Significado de la cruz esvástica febrero, 2009
8 comentários

3

DESNUDO SÍ; DESNUDISMO, NO febrero, 2008
1 comentario

4

la belleza de una mujer aria septiembre, 2009
3 comentários

5

EN CUEROS VIVOS Y BELLOS mayo, 2008
1 comentario

Sarrazin: ¿un blog con bandera falsa?

7 septiembre, 2010

Es interesante comprobar que según vemos en el blog titulado LUPE, DER SATIRE-BLOG:

http://swiss-lupe.blogspot.com/2010/08/bundesbank-versetzt-sarrazin-nach.html

el político del SPD  Thilo Sarrazin habría abierto un blog con el nombre de

IN THILO VERITAS, es decir una parodia del dicho latino

 IN VINO VERITAS,

lo cual, como es evidente, significa que, en nuestra sociedad “abierta”  y”libre” de la actual Europa, sólo los borrachos se atreven a proclamar la verdad, ó al menos… a dar a conocer públicamente sus ideas…

Ocurre… sin embargo, que es muy extraño que una persona que pertenece o pertenecía al SPD  diga que entre sus libros favoritos está el “Mein Kampf”, entre sus músicos,… Richard Wagner… y entre las películas… “El triunfo de la voluntad”, es decir el famoso film    TRIUMPH DES WILLENS… que según la “progre” wikipedia  es una película propagandista nazi dirigida por Leni Riefenstahl.  …Y según METAPEDIA: El Triunfo de la Voluntad (en alemán, Triumph des Willens) es una película dirigida por Leni Riefenstahl. Muestra el desarrollo del congreso del Partido Nacionalsocialista en 1934 en Núremberg.

También es muy sorprendente que en su perfil personal de su supuestamente blog se publique una fotografía con un gesto algo cómico y acompañado del signo de interrogación “?”:

Ese mismo blog “LUPE”, es decir “La Lupa”, publica esta  foto-caricatura de Thilo Sarrazin para ridiculizarle:

En todo caso, falsa o auténtica, esta es la copia de la “información”  que aparece en el citado blog LUPE:

29.08.2010

Bundesbank versetzt Sarrazin nach Istanbul! Dieser eröffnet einen Blog

zwei exklusive news: wir haben die ersten screenshots von thilo sarrazins blog, den er morgen eröffnen will und die deutsche bundesbank beschloss soeben, ihren “deutschlandretter” für seine äusserungen in die zweigstelle nach istanbul strafzuversetzen. 

thilo sarrazin, jener kreuzritter, der deutschland vor den muslimen zu retten gedenkt, will morgen aus anlass der buchpräsentation einen eigenen blog eröffnen. da dieser aus versehen zwischendurch bereits online war, hier einige screenshots vorab. zuerst aus seinem blogger-profil:

(…/…)
====
NOTA de HURANIA: ¿Se nos quiere hacer creer que Thilo Sarrazin, con su curioso apellido, que suena a sefardita, presume de ser “neonazi”? Eso parece querer sugerir lo que leemos en esta dirección ( http://www.blogger.com/profile/16036575854868841020) que corresponde, en el blog IN THILO VERITAS, en castellano y alemán, el perfil de Thilo Sarrazin:
  • Sternzelchen: Wassermann
  • Beruf:                   Politiker
  • Standorf:            Frankfurt : Hessen

Uber mich:

Ich wurde am 12.02.1945 im Deutschen Reich geboren. Ich habe meine steile berufliche Karriere allein meiner Mitgliedschaft in der Sozialdemokratischen Partei Deutschlands (SPD) und Klaus Wowereit (SPD) zu verdanken, die mich seit meinem Parteieintritt 1974 immer gefördert hat. Alle meine Positionen habe ich durch mein Parteibuch bekommen. Wer unter mir Minister war, hat mich nie sonderlich interessiert – und das war auch gut so. Leider hatte ich immer nur unfähige Vorgesetzte, die meine Arbeit nicht zu würdigen wussten. Aber ich habe mich immer gegen sie durchgesetzt, so wie zuletzt auch gegen diesen Axel Weber. Ich plane derzeit KEINE vaterländische Volkspartei, um unser Vaterland vor den Negern und islamischen Horden zu retten. Die SPD hat die notwendige Infrastruktur, um meine Ziele zu erreichen. Mir Rassismus vorzuwerfen, ist nicht nur typisch Gutmenschentum, sondern auch völliger, entlarvender Unsinn, denn schließlich habe ich oft genug wiederholt, daß ich gerne wieder ein paar 15% intelligentere Juden aus Ost-Europa bei uns hätte. Viele sind ja nicht mehr übrig.

Interessen

Lieblingsfilme

Lieblingsmusik

Lieblingsbücher

Mein blog

In Thilo veritas!  

“fascismo” y “antifascismo”… ¿hasta cuándo?

8 junio, 2010

Divide y vencerás… Una forma de debilitar a una nación es hacerla caer en la trampa de contradicciones y oposiciones internas… mientras se baja la guardia ante los autenticos enemigos, los exteriores, los que son por naturaleza biológica y por razones geopolíticas nuestros enemigos objetivos…  En estas circunstancias, las luchas de “clases”, de “sexos”  (de “género” dicen los manipuladores… que destruyen la familia), los “separatismos” territoriales, etc… sólo son conflictos menores, con frecuencia explotados por los poderes de facto del Sistema dominante… Uno de estos conflictos distorsionadores de la real guerra que amenaza a Europa y a Occidente es el debate entre “fascistas” (o “neo-nazis”, aunque éstos son muy diferentes a los anteriores) y “antifascistas”…

Estas consideraciones me las ha sugerido la lectura de un interesante post publicado en montalbo:

“antifascista”… un anacronismo…

Por montalbo

Con frecuencia observamos personas totalmente respetables… que tienen tendencia a definirse políticamente no tanto por lo que defienden sino por lo que dicen combatir…  En el mejor de los casos, cabe decir que si su “enemigo” desapareciese… ellos se encontrarían en una situación de vacío, es decir, sin sentido…

Es significativo que trancurridos 65 años desde el final de la segunda guerra mundial, regímenes y movimientos políticos totalmente fracasados sigan utilizando una jerga política propia de los años treinta del siglo XX, cuando el “agitprop” de la época hizó la bandera del “antifascismo”,  y así, recientemente el régimen de la DDR llamó “muro antifascista de protección” al Muro de Berlín y hoy, incluso los más extremistas líderes del islamismo radical –todos ellos claramente contrarios al Estado de Israel– llaman “fascistas” a quienes en Occidente se oponen a la invasión de inmigrantes musulmanes…  Y, por supuesto, los creadores de opinión judíos y afines al judaismo político , cultural y religioso ven “fascistas” y “nazis” en toda persona o idea que les critique…

Mi opinión es que, en cualquier caso, tanto si se  valoran sobre todo, sus méritos  como sus errores, los movimientos nacionales europeos de los años 30 y 40, deben ser objeto de estudio serio y sereno y no motivo de odio y de  descalificación del adversario.  Esa actitud de utilizar la “memoria histórica” como medio de control despótico del pensamiento y de la política es lo que Orwell denunciaba ya en el año 1947  en su famoso libro “1984″. Es en suma un juego sucio que además socava la convivencia en las naciones europeas.

Sin embargo, a todo esto debe anotarse que se dan casos de posicionamientos políticos e ideológicos que, estando fundamentalmente de acuerdo, se autodefinen como simpatizantes o contrarios a lo que, para entendernos,  llamaremos “fascismo histórico”… 

A este respecto, pongamos por ejemplo, una postura que se dice “antifascista” y que hemos tomado de un interesante blog, la respuesta de europa:

*Mi anti-islamismo es consecuencia de mi anti-fascismo. Mi blog es la expresión más pura del anti-fascismo. Es el anti-fascismo en su máxima pureza, me atrevo a decir. El islam es la última ideología totalitaria amenazante. Pero no es la única ideología totalitaria superviviente. Se lo recuerdo a los lectores.
Ningún paso en vano da el islam, ni otras ideologías del neolítico, en estos momentos, en este período de transición donde se juegan su futuro, su supervivencia.
Con respecto al islam, es una ofensiva planetaria lo que vivimos. Es un frente internacional. Es preciso advertir sus múltiples estrategias. Lo último, enviar esa flotilla de alimentos, denominada cínicamente ‘de la libertad’, a Gaza. Todo calculado y bien calculado. Es obvio que han provocado este asunto. Es un acto de guerra, una batalla, una misión encubierta y suicida (sin reparar en ‘gastos’). Contaban con las víctimas (los mártires). Los peones (y algún que otro alfil) que se apuntaron a esta ‘aventura’. Pobres desgraciados. Movidos. Instrumentalizados. Este uso de civiles en sus estrategias de poder. No les importa sacrificar ni a sus propios hijos –como todos sabemos. ¿Cómo van a tener piedad de los demás, de los otros? La ambición de poder de los líderes musulmanes; su total falta de escrúpulos morales –su arma más poderosa. Como el ‘alien’ en la película de Scott. No es invencible, empero.
Ningún análisis crítico en nuestros medios de comunicación. Todos han entrado a saco contra Israel. Nuestra falta de inteligencia y de claridad mental en estos momentos es uno de los signos de nuestra decadencia. Que caigamos en estas trampas tan burdas. Que le sigamos el juego al peor y al más absurdo y delirante enemigo que en estos momentos tienen los pueblos y culturas del mundo; que tiene la humanidad. En nombre de la democracia y de la libertad, precisamente. Es deplorable e indignante.
Poner las cosas en su lugar, de esto se trata. Que sepamos con quién (con qué clase de gente) nos enfrentamos. Que nada puedan ni sus gritos, ni sus amenazas, ni su violencia, ni sus lágrimas. Que no nos intimiden, que no nos conmuevan. Es una guerra declarada contra el no-islam, a ver si nos enteramos. Contra el mundo libre. Contra todos nosotros. Se nos ha declarado la guerra. Estamos en guerra. Hay que entender cada gesto como parte de la estrategia, de la guerra (ideológica, cultural, económica, de posiciones, de conquista…). No nos engañemos. Llevamos años así.
Es el mundo libre, el mundo no sometido (no islamizado), el que debe responder como se debe a estos fantasmas y poner en su lugar las ridículas y peligrosas pretensiones de dominio del islam. Decirle no al islam aquí y allí. Dentro y fuera de sus dominios. Sin temor ni rubor.
Es una torpeza intolerable, imperdonable. La de nuestras clases políticas, la de nuestros gobernantes, de la de nuestros pueblos. Las presentes generaciones. El tema ‘islam’ los tiene confundidos. Tanto peor será en el futuro, cuando los flujos migratorios indeseados –son intrusos- de millones de musulmanes alóctonos se hallen asentados en los países del mundo libre. En nuestra ciudades y tierras europeas, americanas, asiáticas… Una quinta columna que tan sólo espera su momento en cada lugar; sedientos de sangre.
La terrorífica ‘umma’ y sus terroríficos ‘pastores’. Seres aborrecibles. Su presencia, aquí y allá, en este nuevo período que ilumina a la humanidad es, cuando menos, siniestra. Anuncian males. Astutos, tramposos, violentos, sin escrúpulos morales. Harán lo imposible por permanecer, e incluso por destruir este incipiente período. Nos esperan tiempos de muerte y de dolor a todos –pueblos e individuos. Una aurora roja. La que ya vivimos.
*Provocará, el islam, una guerra planetaria que, en último término, acabará con los residuos ideológicos del neolítico. Precipitará su propia desaparición, y la de otros; será la muerte definitiva del segundo período. Se encaminan hacia su total destrucción. Lo sepan o no lo sepan; lo quieran o no lo quieran. Ya están espiritualmente vencidos. Hace ya tiempo que deambulan como clones, como zombis; como fantasmas del pasado. Testigos somos de su agonía –de su violenta y destructiva agonía.
Serán vencidos, como digo, espiritual y materialmente vencidos; arrojados del cielo y de la tierra.
*
Hasta la próxima,
Manu

——

alex dijo…

ya sabes mi posición respecto a llamar “fascista” al islamismo…
Esto conduce a que en consecuencia, todos los “antifascistas” y los “izquierdistas” que hoy son cómplices del islamismo y promueven la “alianza de civilizaciones” se convierten automáticamente en “fascistas”…
Por otra parte, todos las personas que están en contra de la invasión islámica de Europa, entre los cuales abundan los elementos que la prensa del Sistema llama “neonazis”, “fascistas” y “extrema derecha” pasarían a ser, según tu terminologia… “Antifascistas”…
Aunque no tiene exactamente relación con este tema, te sugiero leas un artículo que se publica en el número 100 de “el catoblepas”, de cual hay información en http://www.jrania.wordpress.com y también, directamente, en http://www.nodulo.org/ec/2010/n100p10.htm
Por cierto, que aunque admiro a Gustavo Bueno, no comparto todos sus puntos de vista… y finalmente yo te hago una pregunta: ¿Quienes, como el obispo Williamson, no aceptan el “dogma” laico ó judio de los seis millones… ¿también son “fascistas” …
Saludos amistosos… porque en el fondo creo que opinamos casi igual…

4 de junio de 2010 12:03

Respuesta a un comentario:

Manu Rodríguez. Desde Europa (05/06/10).

Alex, a estas alturas debería estar claro que se puede ser anti-islamista y no ser antifascista. Digamos que los fascismos europeos (neonazis, fascistas, extrema derecha…) se oponen al fascismo musulmán. Por lo que les toca. Las ideologías totalitarias combaten y compiten entre sí. Eso es todo.
“Tengo que explorar en que otros medios pudieran circular mis escritos. Hasta ahora solo han entrado en los medios anti-islamistas. Hay mucho fascismo tradicional europeo, mucho anti-judaísmo, mucho cristianismo, muchos cruzados… Estaban semi-dormidos, la entrada del islam en Europa los ha despertado. Son mis antípodas. Se han confundido con mi blog. Los que han ido más allá de mi claro anti-islamismo han encontrado cosas que no les han gustado, como era de esperar. No tengo nada que ver con estos fantasmas ‘europeos’.”
Este fragmento que te incluyo no lo introduje en la última entrada. Añado este (completo) de una entrada reciente: “*…los seguidores del blog están confundidos conmigo; está claro que no han leído, como recomiendo, los textos en su orden de aparición. Si me hubieran leído, ahora no contaría con ningún seguidor. (No hay sino cristianos, un judío, extremistas de derecha, nacionalistas… (nueve en total). Han captado, y aplaudido, mi anti-islamismo, pero no mi anti-cristianismo, o mi anti-judaísmo, o mi anti-nacionalismo… español, francés, alemán, o lo que sea. Que yo hablo de pueblos y culturas, y no de credos y naciones.”). Lo que va entre paréntesis es lo que no incluí.
Esto, por si no estuviese claro el contenido del blog desde sus primeras entradas. Puedes repasar el segundo trabajo (‘Contra la muerte y el olvido’).
Universalismos, internacionalismos, totalitarismos, fascismos, autarquías, tiranías, dictaduras, teocracias, clero-cracias… Nombres para lo mismo.
Es obvio que el anti-islamismo de un neonazi, o de un cristiano tipo cruzado, no los convierte en anti-fascistas. Ellos significan otro horror. Ya tuvieron su oportunidad, cuando se apoderaron de la soberanía. Nos han mostrado a todos su ser y su proceder en el tiempo y en el espacio. Ya hemos visto lo que son. ¿Por qué habríamos de esperar de ellos algo distinto en el futuro?
Ya tenemos experiencia de estas ideologías totalitarias religiosas o políticas; de todas sus monstruosas variedades. Mira la historia, contempla lo pasado y lo presente. Reflexiona. ¿Qué futuro quieres para ti, para tu gente, para tu pueblo? ¿Este infierno que vivimos desde hace milenios quieres prolongar y legar a los venideros? Son patologías sociales, colectivas, no lo dudes.
No es extraño que desde el cristianismo se cuestione el reciente holocausto judío (o se rebajen sus cifras). Ese feo gesto. El anti-judaísmo tiene su origen en el cristianismo, precisamente (desde los primeros cristianos, pueden consultarse sus fuentes). Es similar al anti-cristianismo y al anti-judaísmo que promueve el islam. Este odio o aversión lo encontramos ya en sus textos sagrados (Nuevo Testamento y Corán); es un odio sacralizado, entiéndase esto. Son el mismo mal.
El anti-fascismo tiene su origen en la democracia. El universalismo cristiano, o el musulmán, son anti-democráticos por definición. Como lo son los internacionalismos socialistas o comunistas. Los creyentes y militantes de estas ideologías, si son sinceros, son anti-democráticos. Sus ideologías totalitarias tienen las soluciones para todos los problemas culturales, económicos, o sociales. Ellos tiene la clave de cómo un país debe ser regido. ‘No necesitamos la democracia’, nos dicen con tranquilidad. Aceptan, y aceptarán, las reglas de juego democrático en tanto no puedan conseguir el poder. En tanto no puedan imponer sus respectivas ‘utopías’.
La hipocresía es común a todas estas ideologías. Y la mentira. Te recuerdo la invocación a la tolerancia romana de los primeros cristianos en Roma (y la intolerancia que mostraron cuando alcanzaron el poder), la llamada a la democracia y a los derechos humanos de los musulmanes actuales en Europa (y el desprecio que muestran hacia los mismos en su ámbito de dominio), o la supervivencia de formaciones políticas internacionalistas de izquierda en nuestras modernas democracias (y el totalitarismo que aplican en los lugares donde han dominado o dominan). Todas estas ideologías, radicalmente anti-democráticas, viven hoy libremente, e incluso financiadas, en nuestros Estados democráticos. Se crían monstruos, cuervos. Es el enemigo en casa. Esto es algo que las democracias actuales deberán resolver en el futuro. Si quieren sobrevivir.
El anti-fascismo genuino es el democrático. Es espurio, e hipócrita, el comunista, el cristiano, el islamista, o el de cualquier otra ideología totalitaria –conocida o por conocer. Lo primero para un creyente o un militante es su fe. Para un fascista (de izquierdas o de derecha, religioso o político) sincero y consecuente, tanto las otras naciones, como las otras ideologías (y culturas) son un estorbo, un peligro, el mal… Ninguna de estas ideologías pasaría la prueba democrática.
Los anti-fascistas europeos actuales están, simplemente, confundidos, y tarde o temprano incluirán al islam, y no sólo al islam, en su nómina de los fascismos del mundo (religiosos o políticos). Ya lo harán. Es cuestión de tiempo. El engaño no durará mucho. Ya es el día.
No sé si estas palabras disiparán al fin la perplejidad que estos términos que uso (fascismo, anti-fascismo) provocan en ti. Te vuelvo a recomendar que leas el blog desde las primeras entradas. Si tal cosa hicieras, no te harías preguntas que ya están contestadas de una y mil formas aquí y allá. Tendrías, además, una idea de conjunto, y no te sorprenderían ciertos conceptos, argumentos, reflexiones, o analogías. El blog es bien claro desde el principio. El lugar desde el cual hablo.
*Los momentos presentes son momentos de confusión semántica, lingüística, cultural, ideológica… Es confusión sembrada desde antiguo. Rebrota, tristemente, en nuestros días; se recrudece en estos tiempos de transición, en esta aurora. Voces que ya deberían estar apagadas vuelven a sonar. Vienen del pasado. Son fantasmas del pasado. Nos confunden, nos ciegan. Nos dividen y nos enfrentan. No terminan de callar esos discursos dia-bólicos que nos retienen con astucia y violencia en esta pesadilla (locura) colectiva milenaria.
Sal de ahí, te digo. Sitúate en el futuro, piensa en el futuro, sé tú uno de los futuros. Aclárate, purifícate, renuévate, renace. Disponte al nuevo día. Alégrate.
*
Hasta la próxima,

Manu

====

Y a continuación, otro blog, titulado filosofía crítica, en el que se denuncia la implacable persecución que sufre toda idea o hecho que sea susceptible de ser  considerada como “fascista”:

Katyn. Víctimas de los comunistas acusadas de “fascistas”. Unos 100 millones de personas han sido exterminadas bajo este concepto. En un mundo repleto de “progresistas” y de presuntos defensores de los derechos humanos, el mayor genocidio de la historia de la humanidad permanece impune. Los “fascistas” no eran seres humanos y para la “democracia” liberal siguen sin serlo. Todavía hoy, la prensa “democrática” decreta la muerte civil de un ciudadano acusándolo de “fascista”. ETA te descerraja un tiro en la nuca por el mismo “motivo”. Estas prácticas incluyen a los funcionarios de prisiones que denuncian torturas en las cárceles del sistema o que simplemente se comprometen con la legalidad humanitaria sin dobles varas de medir. Por lo que a mí respecta, puedo acreditar que el 9 de noviembre de 2006, en el programa de máxima audiencia “Els Matins”, de TV3, presentado por J. Cuní, el gobierno de la Generalitat de Catalunya llamó por teléfono al presentador para impedir que se pudiera explicar, con decenas de documentos probatorios encima de la mesa, la impunidad del maltrato a los internos en los centros penitenciarios catalanes. Josep Cuní obedeció caninamente el mandato del amo según testimonio escrito (que conservo) de la periodista Xiana Siccardi. La justificación de este repugnante fariseo fue que el Departament de Justícia me acusaba de “fascista”. Stalin podía regocijarse desde su tumba.

 

martes, junio 01, 2010
Nota de Montalbo:  Estamos, sin duda, ante un debate abierto y sin fácil solución… En todo caso, aunque se diga que lo más parecido a un fascista es un antifascista, opinamos que este tema desborda el ámbito de lo ideológico y racional para entrar en el campo de lo vital y biológico…  ¿Hay condicionamientos genéticos que nos hacen sentir y pensar a favor o en contra de alguien o de algo?… En mi opinión, estar a favor de Esparta, de los “300″, de la Cristiandad, de los Defensores de Constantinopla en 1453, del III Reich,…   es algo que se lleva en la sangre…

“Libreria Europa”, otra vez en “el banquillo” de los acusados.

29 enero, 2010

Barcelona, 29 ene (EFE).- El dueño de la librería “Europa” de Barcelona Pedro Varela ha defendido hoy que las obras de ideología neonazi que vende y edita son “para todo tipo de público” y que su criterio para seleccionarlas es puramente comercial, sin que necesariamente él comparta la opinión de sus autores.

En el juzgado penal número 11 de Barcelona se ha celebrado hoy el juicio contra Pedro Varela, para quien la Fiscalía y la acusación particular -ejercida por la comunidad israelí en Barcelona- piden cuatro años de prisión por vender libros que justifican el genocidio nazi e incitan a la segregación racial.

El juicio que afronta hoy el librero, que cuenta con una condena previa de siete meses de prisión por justificar el Holocausto, es consecuencia de un registro efectuado por los Mossos d’Esquadra en su local de Barcelona, donde se incautaron 4.793 libros de Ediciones Ojeda, editoral de su propiedad, que difundían la ideología nazi.

No obstante, Varela ha asegurado que su librería va dirigida “a todo tipo de gente” y que la frecuentan desde universitarios hasta alumnos de secundaria enviados por sus profesores, dado que está “especializada en la Segunda Guerra Mundial y el siglo XX”.

“Nos adaptamos a lo que pide la gente”, ha mantenido Pedro Varela, que ha asegurado que sus criterios para seleccionar los libros que edita o vende son sólo comerciales, en función de si están agotados en España o de si han tenido éxito internacional, sin que él comparta “necesariamente” la opinión de todos sus autores.

Pese a que los Mossos que inspeccionaron la librería han insistido en que ésta es monotemática, Varela ha recalcado que ésa es una “percepción ideologizada” y que su establecimiento, que cuenta con más de 13.000 clientes en España y el extranjero, vende “libros de todo tipo”.

Nota de HURANIA: La información y la fotografía de arriba está tomadas de yahoo noticias. En la fotografía -de archivo-  aparecen Pedro Varela y el autor David Duke  con motivo de la prresentación de un libro titulado “El supremacismo judío” durante una conferencia, en Barcelona, que estuvo vigilada por los “mossos d´ esquadra”, policia de Catalunya.


A %d blogueros les gusta esto: